POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

8. CONCLUSIÓN

Las personas emigran fundamentalmente por razones económicas. Sectores de la clase media se han sumado a la emigración como resultado de cambios estructurales. La decisión de emigrar se consolida y el proceso se facilita por la presencia de familiares o amistades en el lugar de destino. Aunque los riesgos de un cruce ilegal disuaden a muchos de emigrar a Estados Unidos, las nuevas medidas de vigilancia no parecen ofrecer un freno adicional a largo plazo.

La separación familiar es en muchos casos un freno efectivo. La condición de indocumentados contribuye grandemente al problema de las separaciones prolongadas. La regularización de los inmigrantes en Estados Unidos sería una medida con consecuencias económicas pero también humanitarias.

Podemos concluir que sin duda, como un producto de la emigración, las remesas se consolidan como un aspecto fundamental en la economía mexicana, y de al menos cuatro estados centrales, debido al impacto que representan a nivel macro y en las economías de los hogares que reciben remesas de sus familiares que trabajan en el extranjero.

El crecimiento sustancial de los ingresos por remesas al país año con año refleja por un lado, un aumento del flujo migratorio de mexicanos hacia el extranjero, teniendo como principal destino el vecino país del norte.

Por otro lado, este incremento de los ingresos por el concepto de remesas al país, también deja ver una evolución de los mecanismos de transferencias de remesas y que a la vez, permite una mejor medición de estas. Las transferencias electrónicas y las money orders son actualmente los mecanismos más usuales por lo trabajadores migrantes que envían dinero desde el extranjero a sus familias, debido a la mayor seguridad y menores costos que ofrecen los bancos y empresas especializadas en transferencias de dinero. Los envíos en especie y efectivo han disminuido por los riesgos lógicos que implican (robo o extravío de estos), así como los envíos en cheques que se reportan casi inexistentes.

Las remesas en México, como en todas partes, se utilizan primordialmente en los gastos de la casa, pero se ve que existe una mayor tendencia aquí al ahorro y a la inversión en pequeñas empresas. Las remesas aportan al bienestar de los receptores, palian carencias en los servicios públicos, aportan cierto grado de seguridad a los que las reciben y no fomentan el ocio, hasta donde nos fue posible indagar.

CONCLUSIÓN

La migración mexicana a los Estados Unidos ha significado a lo largo de su ya centenaria historia, una importante inyección de recursos monetarios, que han jugado un papel central en el sostenimiento de millones de familias del campo y de la ciudad, sobre todo en aquellas regiones y entidades de mayor concentración de migrantes. Sin embargo, los resultados preliminares hasta aquí presentados exhiben la fuerte concentración de las remesas en ciertos estratos económicos y en determinadas regiones y municipios de México, que no son necesariamente los más pobres o los más marginados. Por el contrario, alrededor de las dos terceras partes del monto total de remesas se concentran en hogares localizados en municipios con bajo o muy bajo grado de marginación.

Finalmente, los propios migrantes se organizan para enviar dinero de forma colectiva para destinarlo en la construcción de obra pública o generar pequeñas inversiones de negocios que se convierten en fuentes de empleo e ingresos para su comunidad. Estas iniciativas han sido abordadas en diferentes foros y conferencias de organismos internacionales estableciéndose diferentes estrategias enfocadas a promover en mayor medida proyectos de coinversión con el objeto de potenciar las remesas y convertirlas en productivas.

Se han destacado los programas gubernamentales en México que fomentan esta idea, entre ellos el Programa de la Secretaría de Desarrollo Social y que nació en el Estado de Zacatecas denominado 3x1, donde los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal, en montos iguales a los que aportan los grupos o clubes organizados de migrantes, aportan para la ejecución de obras de infraestructura básica y de desarrollo social; inversión en pequeñas en empresas y así fomentar el desarrollo y la generación de empleos en sus comunidades de origen y que mitigue la emigración de otros trabajadores.