POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

B. CARACTERÍSTICAS DEMOGRÁFICAS DE LOS MEGRANTES MEXICANOS

Según datos recientes (Mayo, 2007) de la Current Population Survey de Estados Unidos, de los 11.7 millones de mexicanos que residen en Estados Unidos, el 57.8% eran hombres y el 42.2% son mujeres; 9.1% tiene menos de 15 años, el 72.0% se encuentra entre los 15 y los 44 años de edad; y el 18.9% tiene más de 45 años.

El 74.4% de los emigrantes mexicanos residen en California, Texas, Illinois, Arizona y Nuevo México; 7 de cada 10 residentes de 15 años o más son económicamente activos, distribuidos de la siguiente manera: 8.3% en el sector primario, 35.8% en el secundario y el 55.9% en el terciario, lo anterior implica que el trabajo en el campo está dejando de ser atractivo para los mexicanos y se están ocupando en su mayoría el trabajo de los servicios.

A pesar del estereotipo del mexicano que emigra a Estados Unidos como el obrero no calificado cuyo nivel de escolaridad es escaso, y de que generalmente la emigración se ha vinculado con la región de la altiplanicie central, sin embargo, en los últimos años el migrante típico proviene de la clase media y cada vez está mejor educado.

A partir del 11 de septiembre del 2001 el flujo migratorio cambió su patrón para convertirse en uno más complejo y heterogéneo. Este hecho se expresa en una estancia más larga de los migrantes o bien en el establecimiento de su residencia permanente en el vecino país del norte.

Se estima que la estancia de la mayoría de los migrantes temporales se alarga hasta por un año en promedio, es decir, entre 50 a 52 semanas. Y tan sólo en la década de 1991 al 2000, 3 millones de mexicanos establecieron su residencia en la Unión Americana, cuyo saldo anual neto fue de más de 400 mil personas por año.

El origen geográfico de los migrantes se ha extendido más allá de las entidades tradicionales de emigración. Eso no significa que en dichas áreas la tendencia sea su disminución, sino que se ha incrementado en otras. Por ello, cada vez es más notoria la presencia de migrantes de las zonas urbanas.

Ejemplos de los anterior son la zona Metropolitana de la Ciudad de México, la zona conurbada del Estado de México y algunas otras ciudades intermedias, además de absorber a los migrantes internos, están sirviendo de plataforma para la migración a los Estados Unidos.