POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

PARTE II. BANCA SOCIAL Y FONDOS DE INVERSIÓN PARA COMBATIR LA POBREZA

1. CONCEPTO

La banca social, sustentable, sostenible o alternativa, se distingue de la banca convencional en la naturaleza social de los proyectos que financia, en la orientación ética de las empresas en las que invierte y en la transparencia de sus acciones. Los bancos sociales deben caracterizarse por financiar proyectos con un alto contenido social o medioambiental; normalmente se financian proyectos productivos a través de la concesión de microcréditos. Adicionalmente deben proporcionar respuestas a las personas excluidas del sistema financiero tanto desde el punto de vista del ahorro, como el referente al crédito.

Para el primer grupo, las personas que no encuentran en el mercado un producto de ahorro adecuado a sus necesidades, la banca social ofrece productos financieros que, sin olvidar el rendimiento económico, les permiten participar en las decisiones referentes al destino de sus ahorros.

El segundo grupo -excluidos financieros desde el punto de vista del crédito- está constituido por personas emprendedoras y entidades del tercer sector y la economía social que enfrentan dificultades para acceder al crédito convencional y que a menudo cumplen los requisitos éticos que los ahorradores están buscando.

El término inversión social tiene el propósito de ayudar a los pobres o marginados mediante proyectos de construcción de escuelas, caminos, calles, centros de salud y sistemas de agua y saneamiento en particular; y a través de proyectos productivos y de infraestructura física, y no mediante la transferencia directa a los pobres de dinero o bienes.

Se concentra en las tareas de movilizar recursos, dar apoyo a las comunidades en la preparación de propuestas de proyectos, de evaluación de las propuestas (sobre la base de criterios prefijados), supervisión del ciclo del proyecto y de cerciorarse de que éste sea debidamente ejecutado (en gran medida por pequeños contratistas del sector privado).