TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

.04 Relación medio-organización-líder, distribución grupal de las funciones del liderazgo.

Con respecto a la relación Medio - Organización - Líder, conviene tener en cuenta que el auge del liderazgo como forma de conducción organizacional se produce durante procesos de cambio. Si el medio es estable, habrá una menor necesidad de cambio, y por lo tanto menos posibilidades de acción para el liderazgo; si el medio es muy dinámico y cambiante, habrá mayor necesidad de cambio, y más oportunidades para la emergencia de líderes.

El liderazgo es un fenómeno esencialmente individual, una función social necesariamente personalizada. Sin embargo, en la perspectiva de una cultura participativa, o que tiende a ensanchar las bases de una participación social o grupal efectiva, suele hablarse de la conveniencia de una distribución grupal de la función de liderazgo. Se dice ésto, en primer lugar por una razón de motivación: la gente cumple mejor las decisiones en cuya elaboración han participado y/o en las que pueden actuar de modo autónomo. En segundo lugar, por una razón de eficiencia: una amplia distribucion grupal de las funciones de liderazgo mejora la calidad de las decisiones.

Entre las formas efectivas de distribuir grupalmente la función de liderazgo cabe citar: delegar tareas, dejar que los miembros del grupo participen en la toma de decisiones, receptar sugerencias de los subordinados, compartir informacion de valor significativo.

.05 Liderazgo y presión política.

Cuando se habla de la acción de los grupos de presión, generalmente se enfatiza su rol de acción reivindicativa, de formulación de exigencias; pero también hay que tener en cuenta su rol como expresión pública de aspiraciones, lo que produce una disminución de la frustración, y obliga a llegar a acuerdos, por lo que en definitiva son aliados del orden social. Esa intermediación entre la base social y los poderes públicos limita la extensión del desorden e impide transformar una semivictoria (única obtenible en una relación interactiva) en una derrota.

Rol del líder en el ejercicio de la presión política.

En el ejercicio de la presión política, el líder tiene un rol de coordinación de la elaboración estratégica, de toma de las decisiones básicas, de conducción estratégica y táctica. El líder es la voz e imágen del grupo ante la opinión pública; ejerce la intermediación grupo-contexto en las negociaciones transaccionales; es el sostén anímico del grupo, mantiene las relaciones del mismo con otros grupos y coordina la evaluación del seguimiento del proceso en curso.