TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

7.00 EL ANÁLISIS DE ACTUACIÓN.

.01 El concepto de actuación.

Para decidir si un sistema político necesita cambios es necesario saber como funciona: si produce los resultados deseados y con que nivel de eficiencia los produce.

Se parte de la noción de sistema político: un conjunto de unidades políticas, conectadas entre si por procesos políticos, que se mantienen unidas y varian con cierta regularidad. Respecto de cada unidad, es importante entender cual es su "latitud de decisión" para saber cual puede ser la "diferencia en el resultado" si se producen cambios: de personas, de cargos, de estructuras.

La actuación está determinada conjuntamente por los sistemas, los individuos que los operan y el ambiente en que operan. Actuación es cualquier resultado que deseamos pero que no es probable que se produzca sin el esfuerzo correspondiente. La actuación logra resultados que no se obtendrían de otro modo.

La actuación se mide por el resultado comparado con los costos y otros factores adversos, que hacen improbable su ocurrencia espontánea. En esa medición es fundamental saber si trabajamos en términos de eficacia o de eficiencia.

Eficacia es hacer que un resultado improbable tenga muchas probabilidades de ocurrir. Eficiencia es la relación entre el cambio de probabilidad del resultado y los costos implicados. En un automóvil, eficacia es su velocidad máxima y eficiencia es su consumo de combustible a esa velocidad u a otra. En política, no solo nos preguntamos si un gobierno puede alcanzar un resultado que nos interesa sino tambien a que precio.

En política es importante tener en claro si se busca lograr un solo valor excluyente y prioritario, o varios. Si hay una sola meta preponderante, la actuación se mide en términos de eficacia (por ejemplo, la victoria en la guerra frente a un invasor externo). Cuando hay mas de un valor, no se puede soslayar la cuestión del costo y la eficiencia. Los métodos del gobierno de emergencia (decisiones de necesidad y urgencia) solo son tolerables por corto tiempo; a largo plazo terminan destruyendo la trama moral de la sociedad.

La gestión política normal, común y corriente, es una gestión de metas múltiples y valores abiertos. En el largo plazo, es fundamental que los gobiernos conserven la capacidad de perseguir muchas metas, equilibrar valores diferentes, aceptar que cometen errores y corregirlos; y aceptar también que hay cuestiones de solución incierta. Una muy buena definición de la política dice que es el campo de todo aquello para lo cual hay más de una solución posible: cuando solo una solución es posible, estamos en el área de la pura técnica; cuando hay más de una solución posible, pisamos el terreno propio de la política. Esto no quiere decir que haya oposición entre técnica y política, sino que la técnica es un auxiliar de la política, que transita en un nivel más alto, el plano de las opciones conscientes de los hombres, de las metas que se buscan y por las cuales se está dispuesto a abandonar otras y pagar también un precio.

Las primeras pruebas cuantitativas de la actuación de un sistema político podemos encontrarlas en su presupuesto. El presupuesto de ingresos nos hablará de los grupos favorecidos y desfavorecidos por el sistema, de la capacidad extractiva del gobierno, del nivel de su financiamiento con déficit, si lo hay, de su inflación y otros efectos de la política financiera seguida por el gobierno. El presupuesto de egresos y el estudio comparado del presupuesto planificado versus el presupuesto ejecutado nos dirá muchas cosas sobre el tipo y calidad del planeamiento y control existentes en el sistema, y sobre las prioridades reales del mismo, más allá de las frases declamatorias de los discursos oficiales.

Las pruebas cualitativas de actuación de un sistema político podemos encontrarlas en el análisis de la calidad del comportamiento de los líderes y los ciudadanos, de su cultura política, de la naturaleza de la autoridad vigente. Otros elementos pueden encontrarse en la prueba de los derechos humanos, la presencia o ausencia de grupos autónomos y la actitud frente a la naturaleza.

Indicadores objetivos de la actuación de un sistema político pueden encontrarse en la esperanza de vida, la calidad de vida, la riqueza creada y perdida y el crecimiento económico; la magnitud de la desigualdad, la preservación del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

.02 Esquema para un análisis de actuación global de un sistema político.

En los análisis de actuación de un sistema político, aparte de las condiciones y factores internos hay que tener muy en cuenta la estructura general del contexto:

Con frecuencia, el análisis de la actuación de un sistema político se combina con el análisis de procesos de cambio. En ese sentido es importante recordar que el rol protagónico del cambio histórico es desempeñado por diversos subsistemas segun las épocas:

.03 Factores del análisis de actuación.

.04 Esquema gráfico del análisis de actuación.