TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

.05. La técnica del torbellino de ideas.

El torbellino de ideas ("brainstorming") es una técnica de comunicación, de búsqueda grupal de soluciones o resultados, que favorece la libre expresión individual de las ideas, sin restricciones ni censuras, y trata de romper la influencia de la rutina, de lo ya establecido, para buscar nuevas propuestas más creativas e imaginativas.

El torbellino de ideas, centrado en un tema o problema a tratar, con frecuencia produce ideas nuevas, planteos originales, entre los cuales puede ocasionalmente haber aportes muy valiosos.

En el torbellino de ideas, el grupo se reune para tratar un asunto bien delimitado, que es presentado por el coordinador y luego debatido por los asistentes. Los aportes de cada uno son registrados para un tratamiento posterior.

Hay dos modalidades básicas de trabajo: libre ( cada uno habla a medida que se le ocurre algo, sin ningún orden) y ordenada (sucesivamente cada uno expone una idea, formando una "rueda de opiniones").

El torbellino de ideas es un modo de acción propicio al trabajo grupal y a la creatividad, cuya utilidad no se limita a un tipo de problemas sino que puede aplicarse en forma muy flexible a una gran variedad de situaciones.

Lo esencial del método está en que cada uno se esfuerce en liberarse lo más que pueda de su autocensura, de sus prejuicios y rutinas, y busque expresarse con la mayor libertad y espontaneidad, apoyándose en sus propias ideas y en las que escuche en la reunión.

Es también muy importante que el director del grupo actúe solamente como animador y coordinador, y no como líder formador de opinión.

Tanto el coordinador como los asistentes deben esforzarse para crear un clima cordial y distendido, que facilite una ágil y confiada exposición de ideas.

Reglas de juego para los miembros del grupo:

* Mantenerse centrado en el tema.

* Expresar sus ideas en forma sintética y clara.

* Hablar cuando le toque el turno y no interrumpir.

* Expresar solo una idea por vez.

* Asegurarse de que la propia idea sea registrada con precisión por el coordinador.

* Escuchar con atención las ideas ajenas y tratar de ver cómo pueden combinarse con las propias.

Reglas de juego para el coordinador:

* Crear un clima propicio para la reunión.

* Exponer claramente el tema a tratar, con la mayor objetividad posible, sin tratar de influir con la propia posición a los demás.

* Asegurarse de que los miembros del grupo hayan comprendido bien cual es el tema o problema a tratar.

* Coordinar la participación de los demás en forma cordial, pero sin permitir ni permitirse comentarios ni críticas sobre las ideas ajenas. No rechazar ninguna idea, aunque en principio parezca absurda. El análisis y selección deben hacerse en una etapa posterior.

* Resumir y anotar cada idea en un pizarrón o rotafolio a la vista de los asistentes. Asegurarse de que cada expositor queda conforme con la manera en que fue registrada su idea.

* Hacer una buena síntesis al final de cada reunión.

Cómo fomentar la creatividad:

* Estructurar cada idea en base a seis interrogantes basicos: quién, qué, dónde, cómo, cuándo, porqué.

* No temer imaginar ni salirse de lo común.

* Combinar ideas existentes en formas originales.

* Dejar deliberadamente de lado las alternativas conocidas, para buscar un nuevo punto de partida.

* Es fundamental un ambiente grupal respetuoso, cálido, alegre, para neutralizar inhibiciones y animar la generación de ideas nuevas.

Consideraciones generales:

* Cada reunión termina cuando se agotan las ideas, cuando se percibe que se entra en reiteraciones y razonamientos circulares, que vuelven a lo mismo.

* Las anotaciones hechas pueden ser consultadas por los participantes entre dos sesiones, para madurar nuevas ideas.

* Nuevas ideas pueden surgir combinando dos o mas de las ya expuestas.

* Eventualmente pueden incorporarse transitoriamente a las reuniones

otras personas, con fines de asesoramiento, etc.

* El rol de coordinador puede ser rotativo.