TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

El estudio de las relaciones internacionales.

Como ya vimos, el estudio de las relaciones internacionales forma parte, en general, del objeto de la Ciencia Política. Las particularidades del tema le han ido confiriendo cierta autonomía a la disciplina, que se configura hoy como una ciencia política especializada.

Son objeto de su análisis temas como los siguientes:

- la estructura del sistema internacional;

- el ambiente internacional;

- los sistemas de equilibrio;

- las condiciones para la paz;

- los factores de la política exterior;

- los procesos decisionales de la política exterior;

- la guerra, la negociación, la alianza;

- la organización internacional;

- el regionalismo;

- la integración.

En general, el estudio de las relaciones internacionales abarca una fase descriptiva (basada en el estudio de los procesos históricos); una fase normativa (de neta orientación jurídica) y una fase explicativa (basada en la observación sistemática, la verificación empírica de hipótesis, la generalización inductiva,etc.)

El behaviorismo, que tánto impacto tuvo en las ciencias sociales en general después de la segunda guerra mundial, desarrolló mucho esta última parte del estudio de las relaciones internacionales, introduciendo técnicas analíticas, operacionalización de conceptos, cuantificación, construcción de escalas, etc. También hizo su notable aporte en este sentido el análisis decisional, para la descripción del contexto y de los mecanismos de la toma de decisiones internacionales.

Hoy, sin rechazar sus aportes, estamos en una etapa post-behaviorista, porque la experiencia ha mostrado que algo sustancial escapa a estos análisis cuantitativos.

Mientras continúan estas sofisticadas investigaciones, hoy se revalora el análisis cualitativo, el estudio histórico (que permite aportar datos de otros tiempos a más de los de hoy). Se revaloriza incluso la teoría prescriptiva; y sobre todo, se parte de un modelo que abarca en un "continuum" desde el individuo hasta el sistema internacional global.

Esta es la base de la llamada Teoría de las Interdepedencias ("linkage theory"), centrada en el estudio de las interacciones y conexiones, de los procesos de adaptación y sobre todo de los llamados "procesos integrativos" (penetración, reacción y emulación).

La teoría de Rosenau, por ejemplo, considera que la política exterior e interior no son cualitativamente diferentes, y que la política exterior no es casual (aleatoria): supone un orden que puede ser analizado.

Considera una escala de categorías de variables a considerar: individuales, de rol, gubernativas, sociales, sistémicas; las cuales son ordenadas en función de la dimensión nacional, del desarrollo económico y del desarrollo político, para obtener hipótesis como las siguientes:

- la fuerza de la variable sistémica es inversa a la dimensión del país;

- la fuerza de la variable individual es mayor en las economías menos desarrolladas;

- la fuerza de la variable de rol es mayor en las economías más desarrolladas;

- la fuerza de la variable social es mayor en los regímenes abiertos;

- la fuerza de la variable gubernativa es mayor en los regímenes cerrados.

Toma también en cuenta -para prever su actuación- que los sistemas políticos suelen estar más o menos "penetrados" por no-miembros de la sociedad, que realizan acciones acordes con miembros de la sociedad.

En esa actuación influyen también las "áreas de problemas" de los sistemas políticos: territorio, status, recursos humanos, recursos no humanos.

Rosenau concluye afirmando que la característica distintiva de la política exterior es "querer tener efecto sobre otros sistemas diferentes de aquel que la origina".

En general, la orientación de las nuevas teorías de las relaciones internacionales apunta a considerar la política internacional como no separada de toda otra forma de política; a visualizar la presencia de un "continuum" desde el individuo hasta el sistema planetario global, con muchos modos de interacción y de conexión entre niveles; y a asignar un papel central a los procesos integrativos.

Al parecer, en la actualidad, la teoría de las relaciones internacionales tiende a desarrollarse como parte de una teoría global de la acción política.