TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

2.00 EL TRABAJO EN EQUIPO Y LA TOMA DE DECISIONES POR CONSENSO:

.01 Conceptos básicos de dinámica grupal.

La gestión participativa requiere una actitud de compromiso y de iniciativa individual. Pero también requiere que los individuos de diferentes niveles jerárquicos y de diferentes oficios interactúen entre si para solucionar problemas y mejorar procesos. Es fundamental, pues, aprender a trabajar en equipo, aprovechando todas las ventajas operativas que ofrece la dinamica de grupos.

En general, la noción de grupo alude a una pluralidad de individuos con vínculos implícitos de solidaridad, que configuran una fuerza social, capaz de realizar objetivos o metas. La expresión equipo, por su parte, suele ser utilizada para aludir a un conjunto de individuos iguales entre si, reunidos en torno a un jefe, para realizar una determinada misión.

Hay diversas clases de grupos: institucionales o espontáneos; formales o informales; de base o de trabajo; naturales o de laboratorio.

Se llama cohesión al conjunto de fuerzas que mantienen unidos a los miembros de un grupo, y que resisten a las fuerzas desintegrantes.

Una vez establecido en un grupo un cierto modo de ser, de relacionarse y de obrar, la introducción de cambios provoca (sobre todo al comienzo) resistencias a menudo considerables.

Las fuentes de esa resistencia al cambio son variadas: el carácter mas o menos coercitivo del cambio, la inercia y rigidez (a menudo agravada por la edad o la fatiga), la solidaridad grupal y la presión colectiva sobre los integrantes del grupo, el temor a apartarse individualmente de las normas del grupo y a quedar aislado.

Paradójicamente, por ese mismo motivo es mas fácil cambiar las costumbres de un grupo que las de un individuo aislado.

La necesidad de afrontar los cambios y la presencia de las resistencias al cambio suelen producir en los grupos estados de equilibrio cuasi-estacionarios, para resolver los cuales se suele recurrir al aumento de las presiones hacia el cambio o a buscar disminuir las resistencias al cambio. En ese sentido, es dable advertir que la participación directa de los integrantes del grupo en la elaboración de las normas del cambio suele, en general, facilitar la adaptación del grupo y disminuir la resistencia al cambio.

Cabe aclarar, sin embargo, que si bien en general la participación es atractiva y motivante, las reacciones reales de las personas son complejas y no facilmente predecibles. Hay quienes prefieren evitar el compromiso que entraña la participación y conservar su margen de independencia (apartamiento); hay quienes evidencian un superficial apegamiento al orden establecido mientras disfrutan de sus ventajas (ritualismo); hay quienes no se interesan en cambios parciales, reformas o mejoras graduales y plantean cuestionamientos globales al sistema (rebelión), etc.

Los aspectos de la dinámica grupal que más nos interesan aquí en relación con la actividad de los equipos de trabajo en el seno de las organizaciones sociales son los siguientes:

1) La labor de los grupos interdisciplinarios e interjerárquicos, interactuando intensamente a los fines de tratar cualquier tema que interese al grupo, produce siempre un resultado que es más que la mera suma de los aportes individuales: hay un plus (sinergia) generado por la interacción, que beneficia en definitiva a la organización.

2) Cuando los individuos participan grupalmente en la definición de los objetivos, estrategias y reglas de su accion futura, su grado de compromiso moral en la acción es mucho mayor que cuando esas pautas les vienen impuestas desde afuera. Ese compromiso permite una actuación posterior autónoma, de esfuerzo sostenido, y posibilita toda clase de mecanismos de delegación, descentralización y autoconducción.