LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

PROBLEMÁTICA DE LAS FINANZAS PÚBLICAS

24 de abril de 2006

El próximo gobierno tendrá que encarar el profundo atraso económico y social que priva en el país y para ello, deberá enfrentar el grave problema que representan hoy las finanzas públicas, respecto al cual, hay una perspectiva errónea que, al prevalecer, ha equivocado las políticas públicas que deben implementarse.

Para un enfoque adecuado hay que considerar que no es el exceso de gasto público el problema a resolver. A final de cuentas, eso es fácil y los gobiernos liberales (de De la Madrid a Fox) simplemente lo redujeron dramáticamente, pero dejaron sin solucionar el problema del Desarrollo, el cual requiere encarar la enorme precariedad de los ingresos públicos, que limita la capacidad de los gobiernos para implementar una estrategia que acelere el crecimiento económico y mejore el bienestar social.

La gran crisis de principios de los ochenta (que en lo inmediato se manifestó, en una gigantesca deuda pública acumulada durante los setentas) en el fondo es resultado de los enormes déficits presupuestales generados por una escasa recaudación, producto de la fragilidad endémica de un atrofiado sistema tributario, que permitía enormes privilegios fiscales, los cuales no sólo limitaban el tamaño de la base tributaria, si no que, además, propiciaban una enorme regresividad en la tributación directa. Privilegios tales como el anonimato en las acciones, partes sociales, títulos de crédito y depósitos bancarios generadores de intereses y dividendos que impedían la globalización de los ingresos y la tributación progresiva.

Pero esa crisis, también fue resultado de la imposibilidad para implementar una reforma tributaria profunda como la propuesta en 1973 por Hugo Margáin (Secretario de Hacienda en esa época) a la cual, se opusieron, de manera frontal y agresiva, las organizaciones empresariales. Igual suerte corrió el fallido intento de Julio Rodolfo Moctezuma en 1977. Sólo hasta 1979 con David Ibarra, se pudieron implementar cambios trascendentales al crearse el Impuesto al Valor Agregado (que sustituyó al Impuesto sobre Ingresos Mercantiles)

Esta Reforma Fiscal, amplió la base gravable y simplificó el pago de impuestos, pero no acabó con los privilegios, ni con la regresividad del sistema tributario, sin embargo, es notable que represente el cambio más importante en materia fiscal en los últimos 25 años. Esto significa que ningún gobierno neoliberal (de De la Madrid hasta Fox) hizo algo realmente relevante en materia fiscal que permitiera resolver el grave problema de la escasez de ingresos públicos. Por el contrario la recaudación se ha concentrado en los grupos de ingresos medios en un esquema de regresividad debido a lo rápido que aumenta la tasa impositiva del Impuesto Sobre la Renta (ISR) conforme se incrementa el ingreso, para luego detenerse en un nivel máximo, lo cual deja con la misma tasa a los grupos de alto ingreso que a los de ingreso medio. Además la tasa de este impuesto se ha venido reduciendo para los grupos de ingreso más alto, pasando de un 40% hasta el actual 28%. Para colmo el Presidente Fox propuso una reforma impositiva que pretendía fortalece la recaudación cobrando el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a alimentos y medicinas, lo cual habría aumentado la regresividad del sistema tributario y hubiera deprimido aún más el crecimiento económico del país, pues las mayores tasas impositivas inhiben el consumo y la inversión.

Si hay algo que resolver para fortalecer las finanzas públicas nacionales es reducir la evasión fiscal que se calcula entre un 4% y un 6% del PIB (algo así como 500 mil millones de pesos). Bastaría eso, pero implica una serie de retos que debe enfrentar el gobierno mexicano, de los cuales hablaré en mi próxima colaboración.