LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LA EFICIENCIA RECAUDATORIA DE LOS ESTADOS.

15 de noviembre del 2003

En mi colaboración anterior, mostré la existencia de una fuerte dependencia del tamaño de la recaudación con respecto al Producto Interno Bruto Estatal (PIBE), de manera que, a mayor producción estatal, se obtiene una mayor recaudación.

En esta ocasión, me interesa analizar que el volumen de recaudación total estatal, también depende de una mayor eficiencia recaudatoria, la cual, a su vez, se encuentra determinada por el tamaño del PIBE, de manera que los estados con una economía más grande, no sólo recaudan más que los de menor producto y contribuyen más a la recaudación nacional, sino que, también, son recaudadores más eficientes.

En primer lugar, hay que observar que existen estados cuya contribución a la recaudación nacional es mayor -en términos porcentuales- que su participación porcentual al producto nacional, en cambio hay otros, cuya contribución es menor a la generación de la riqueza. Para medir esta capacidad recaudatoria, he calculado el Índice de eficiencia recaudatoria (IER) que, precisamente, compara el monto de la recaudación total de cada estado con el valor del PIBE e indica el valor porcentual de la primera con respecto al segundo.

Como resultado de esta medición, se puede observar que los estados con mayor eficiencia, es decir, cuyo Índice es más alto son: Distrito Federal con un índice de 159.2; Tamaulipas con un 87.9; Colima, 82.3 y Nuevo León con 46.0. En cambio aquellos de menor capacidad recaudatoria son: Oaxaca, 8.0; Guerrero, 7.8; Durango, 6.6 y Chiapas, 6.2.

Al comparar los índices de cada estado con el resto, se observa que existe una relación muy importante, entre el monto de la recaudación total estatal y la capacidad recaudatoria del estado. El Coeficiente de correlación IER-Recaudación Total es de “r” = 0.833, esto significa que el mayor volumen de recaudación total estatal, depende de una mayor capacidad recaudatoria. Aunque hay estados que son buenos recaudadores, (su IER es alto) a pesar de que el monto de su recaudación y su participación porcentual en la recaudación nacional es baja.

Esta eficiencia recaudatoria de los estados, se encuentra relacionada, también con el tamaño del PIBE. Esto se puede corroborar observando el Coeficiente de Correlación IER-PIBE que indica qué tanto depende la capacidad recaudatoria del tamaño del producto. El valor es de 0.736. Esto indica efectivamente que hay una tendencia significativa a que los estados con mayor PIBE, sean mejores recaudadores.

Lo anterior significa que los estados con una economía más grande, no sólo recaudan más que los de menor producto y contribuyen más a la recaudación nacional, sino que, también, son recaudadores más eficientes. Pero, también es cierto, -como ya se mostró antes- que algunos estados que son buenos recaudadores, tienen una proporción baja de la recaudación nacional, y de hecho no pueden recaudar más porque el tamaño de su PIBE es reducido. Y, lo contrario, excepcionalmente, también es cierto: una más alta contribución estatal a la recaudación nacional, no significa, en todos los casos, que los estados sean buenos recaudadores, pues la magnitud de su recaudación puede estar influida más por el tamaño de su PIBE que por su eficiencia recaudatoria.

Finalmente, también se puede observar que existe una relación significativa, entre la eficiencia recaudatoria y su PIBE per cápita. El coeficiente de correlación entre ambas variables es de 0.680. Esto quiere decir que la mayor eficiencia en la recaudación depende de la riqueza por persona, por lo que, a mayor riqueza, mayor eficiencia; aunque algunos estados ricos, no son tan buenos recaudadores y otros buenos recaudadores, no son muy ricos.