LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

FOX Y EL PAN. INCONGRUENCIAS DE UN PROYECTO ECONÓMICO

29 de julio de 2000

La propuesta de Vicente Fox de incrementar el IVA a medicinas y alimentos básicos que tienen tasa cero o están exentos, es la primera muestra de que en materia de política económica el PAN en el poder no representa ningún cambio con respecto al PRI o, en todo caso, representa un cambio perjudicial.

Como si no supieran en que país viven, Fox y el PAN proponen incrementar la recaudación fiscal por la vía de cobrarle mas a quienes menos tienen. En su defensa utilizan dos argumentos que no se sostienen, uno por falaz, el otro por absurdo. Primero, dicen Fox y el PAN, que el incremento afectaría mas a los que tienen un mayor ingreso y muy poco a los de menor ingreso. Este es el mismo argumento que los príistas utilizaron cuando decidieron incrementar ese mismo impuesto del 10 al 15% y es igual de falaz hoy como entonces, porque un incremento a un impuesto indirecto (es decir que grava el consumo como el IVA) propicia, precisamente, lo contrario, es decir, al cobrarle la misma cantidad de impuesto a personas de distinto ingreso, afecta mas a los que menos tienen. Además se trata de medicinas y alimentos básicos que, en todo caso, tienen un mayor peso en la canasta de consumo de los más pobres.

Segundo, en un verdadero alarde de populismo y demagogia (al más puro estilo príista) dicen Fox y el PAN, que el incremento de los ingresos públicos obtenido por esta vía, se utilizará para incrementar los recursos del Progresa, que es un programa orientado a ayudar a los pobres extremos de este país. Lo que resulta verdaderamente absurdo ya que implica querer ayudar a los pobres con mas recursos, empobreciendo a otros para tal fin. Lo que es peor, al empobrecerlos, los convertirá en demandantes de apoyos gubernamentales para aliviar su pobreza, apoyos que hoy no demandan. Esto no haría mas que aumentar la necesidad de destinar mas recursos para combatir la pobreza por el simple hecho de que habría más pobres, ¿puede haber algo más absurdo? Lo que sorprende no es que Fox y el PAN propongan algo así, a fin de cuentas ya se sabía que su proyecto económico es la continuación del proyecto neoliberal príista. Lo que en verdad impresiona es que sus argumentos sean verdaderas incongruencias, pues deberían saber que el incremento de un impuesto disminuye el ingreso personal disponible y, por lo mismo, el nivel de satisfacción de las necesidades de una persona, tal como lo postula la ciencia económica.

Por si eso fuera poco, hace algunas semanas, el mismo Fox, o sea el PAN en el poder, propuso desaparecer el Impuesto sobre automóviles nuevos (ISAN), argumentando que de esa manera se incrementaría la venta de vehículos y se estimularía el crecimiento de la industria automotriz. Esto significa que Fox y el PAN tienen muy claro que una disminución o cancelación de un impuesto al consumo incrementa la demanda y es benéfico para las empresas y para las personas. ¿No le queda claro que lo contrario también es cierto? Es decir que un incremento impositivo disminuye la demanda y que eso es nocivo para las empresas y para las personas ¿Sus asesores (próximos secretarios de Hacienda, Comercio, etc.) no saben Economía?. Ahí está la gravedad del asunto, porque es muy probable que no se trate de un caso de ignorancia. A este respecto tengo dos explicaciones, ambas igual de preocupantes. La primera es que la falta de congruencia en la propuesta fiscal que aquí se comenta, es producto de una carencia absoluta de un proyecto económico por parte de Fox y el PAN. No tenían definida una propuesta concreta de cambio. El 3 de julio, al calmarse la euforia del triunfo electoral seguramente se vieron las caras sorprendidos por el espanto y se dijeron ¿y ahora qué hacemos? Y a la fecha no han podido elaborar tal propuesta de modo coherente y que resulte socialmente aceptable. Esto, desde luego, implica una profunda irresponsabilidad, porque FOX y el PAN prometieron el cambio y ahora se vuelve evidente que ni ellos mismos tenían claro hacia donde era el cambio o si realmente podían ofrecer ese cambio, porque, en todo caso, el incremento del IVA a los exentos no es ningún cambio comparado con lo que hacía el PRI. La otra explicación es que, por el contrario, estas dos propuestas de reforma fiscal si han sido bien pensadas y están integradas en un plan que trata de promover que quienes más tienen (los que tienen para compra un coche nuevo) paguen menos impuestos y por tanto obtengan mas beneficios del gobierno Panista que aquellos que tienen menos y que se verán perjudicados por el incremento del IVA a medicinas y alimentos básicos. Es decir se trata de una Reforma Fiscal Regresiva en donde los que más contribuirán con el pago de impuestos serán los que menos tienen, y en donde los que más tienen menos impuestos pagarán. Lo cual no sólo es injusto, incongruente e irracional sino, además, es anticonstitucional ya que va en contra de lo dispuesto en el artículo 31 de la Constitución mexicana que señala que las contribuciones deben ser proporcionales y equitativas.

Muy seguramente las propuestas incongruentes de Fox y el PAN no serán aprobadas en la Cámara de Diputados. Lo grave es que este proceder evidencia un comportamiento falto de seriedad y de responsabilidad y un proyecto económico neoliberal que le es adverso a las grandes mayorías empobrecidas de este país que, ilusionadas y convencidas por la posibilidad real de obtener un cambio en sus vidas, votaron por Fox y el PAN que les prometían ese cambio. Más grave resulta que esto sucede cuando Vicente Fox ni siquiera ha sido declarado Presidente electo. ¿Qué habremos de esperar para después?