LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

CRITERIOS ESENCIALES PARA UNA REFORMA FISCAL

20 de octubre de 2000

Ahora que se discute la posibilidad de llevar a acabo una profunda reforma fiscal para adecuar al país a los tiempos modernos y eficientar el desempeño del sector público, es importante unificar criterios en torno al significado de lo que constituye una “reforma fiscal” porque el concepto suena seductor porque invita pensar que se trata de un cambio positivo para todos. Sin embargo es necesario conocer su contenido y las intenciones que persigue para poder valorar su pertinencia, sobre todo en función de la diversidad de necesidades que existen en el país dada la polaridad social que existe, es decir la profunda desigualdad económica.

En todo caso hay que considerar lo que la teoría de la imposición establece que deben ser los elementos constitutivos de una reforma fiscal para constituir un buen sistema tributario.

Según el eminente economista norteamericano Joseph Stiglitz, estos componentes son:

1.- Eficiencia económica: Es decir que el establecimiento de un sistema de impuestos no debe de interferir en la asignación eficiente de los recursos. Esta premisa parte de la consideración de que los impuestos pueden generar efectos nocivos sobre las decisiones de los individuos porque distorsionan la eficiencia económica en tanto que reducen los incentivos para ahorrar y trabajar o conducen a tomar decisiones que propician desperdicio de recursos o uso ineficiente de estos. Así que el mejor impuesto será aquel que no cause distorsiones.

2.-Sencillez administrativa: El sistema impositivo debe ser fácil y relativamente barato de administrar. La administración del sistema tributario tiene elevados costos. Los llamados costos directos que son aquellos derivados del manejo de la oficina de recaudación de impuestos) y los indirectos, que son los que paga el contribuyente como resultado de la necesidad de pagar los impuestos. Así, el mejor impuesto será aquel que sea mas rentable en la medida que permita maximizar la diferencia entre los gastos que genera y el volumen de ingresos que recauda.

3.-Flexibilidad: Debe ser capaz de responder fácilmente (en algunos casos automáticamente) a los cambios de las circunstancias económicas. Esto significa que debe existir facilidad para modificar las tasas impositivas. En algunas estructuras impositivas las modificaciones son fáciles de hacer, en otras requiere un amplio debate político y en otras se realizan automáticamente. El mejor impuesto será aquel que mayor flexibilidad ofrezca de modo que responda de manera eficiente a cada modificación del entorno económico.

4.- Responsabilidad política: El sistema tributario debe diseñarse de tal forma que cada individuo pueda saber que está pagando para que el sistema político pueda reflejar con mayor precisión sus preferencias. Los impuestos deben ser claros en cuanto a quien paga y cuanto paga cada quien, porque existen algunos impuestos (como el IVA) en el que la carga tributaria no es tan aparente y los responsables de crear el impuesto no aparecen como tales, evadiendo su responsabilidad política. Un sistema fiscal responsable es, también, aquel en el que los impuestos varían como consecuencia de los cambios legislativos y en la que el gobierno debe recurrir repetidamente a los ciudadanos para que valoren si está (el Estado) gastando mucho o poco.

5.- Justicia: Todo sistema tributario debe ser justo en su manera de tratar a los diferentes individuos. La justicia tributaria se entiende en dos sentidos: como equidad horizontal, que se refiere a que aquellos individuos que son iguales en todos los aspectos relevantes deben recibir el mismo trato por parte de la autoridad fiscal. Y la equidad vertical. que establece que algunos individuos se encuentran en mejores condiciones que otros para pagar impuestos y que por ello deben pagarlos. Un sistema tributario será mas justo en la medida en que trate igual a los iguales y de modo desigual a los desiguales.

Sería bueno saber si Fox y compañía están pensando en estos criterios para llevar a cabo la famosa reforma fiscal, si no, sería conveniente que los fueran considerando, porque, de otro modo, el resultado de la reforma podría ser desastroso. En todo caso, la eficiencia de su reforma deberá ser valorada en función a que tanto cumplan con estos criterios. Al tiempo.