POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

PROBLEMÁTICA ACTUAL

Un mayor entendimiento de los movimientos indígenas requiere de una mayor comprensión de los procesos internos de este sector social demandante.

Las sociedades indígenas están caracterizadas por el mandato colectivo, lo cual origina problemas a la hora de interactuar con ellas a la usanza de la democracia occidental. La toma de decisiones en estas sociedades se lleva a cabo por consenso, no por mayoría.

El discurso indigenista ha minimizado su carácter cultural, en aras de familiarizar las demandas que expone a otros sectores sociales: restitución de tierras, el acceso a bienes, mayor representación política en las instituciones estatales y la configuración de regiones autónomas .

Los movimientos indígenas pueden presentar una faceta ante lo externo, que contempla la defensa de la integridad nacional, y ante lo interno, que plantea una ciudadanía étnica basada en el concepto de autonomía –lo que implica reconocimiento étnico diferenciado, autogobierno y participación diferenciada en cuestiones nacionales; y diferente de lo que conlleva el separatismo-, la lucha por sus territorios, la defensa del conocimiento nacional y biodiversidad, la lucha por un desarrollo con rostro indígena y la defensa de la cultura .

En este contexto, la práctica de las autonomías se lleva a cabo en diferentes partes del país, sin necesidad de esperar el reconocimiento de los Acuerdos de San Andrés en la Constitución . De aquí se concluye que, en tanto forma legítima de vida, le corresponde un reconocimiento constitucional.

Por otro lado, la situación del EZLN se ha tornado sumamente diferente. En el entendido de un diálogo inexistente entre las partes que suscribieron los acuerdos de 1996, se presentan dos formas de lucha: una que seguirá vigente, es decir, la exigencia del cumplimiento por parte del gobierno federal de los Acuerdos de San Andrés, y otra de reciente realización, que se refiere a una campaña de conciencia social basada en lucha indígena y socialismo –que fue conocida como La Otra Campaña-.

En esta tónica, sin embargo, existe una realidad muy bien expresada en un planteamiento de Arturo Warman: “el tema indígena vuelve a plantearse como el problema de los indios y no como el de la nación plural y democrática que debe asumir y resolver su diversidad” .