POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

4. EL ÁREA DE ESTUDIO. LOS MUNICIPIOS LITORALES DEL SUR DE TAMAULIPAS

En la última década en el Estado de Tamaulipas la expansión urbana ha pasado a ser objeto de atención por las Administraciones responsables (Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Ecología y Secretaría de Desarrollo Social) estableciendo Planes de Desarrollo Urbano como el de Tampico y Reynosa, así como la creación del Instituto Metropolitano de Planeación (IMEPLAN) en el 2006. Este nuevo contexto donde el Estado, en sus diferentes niveles de gestión (federal, estatal y municipal), disminuyo sus acciones directas sobre el territorio y operó como promotor activo con la finalidad de facilitar la inversión privada y el desarrollo urbano sostenible. De igual modo, las autoridades estatales y municipales acordaron establecer acuerdos institucionales para establecer sistemas de prevención ante posibles desastres naturales en los municipios del litoral tamaulipeco.

La acción preventiva contra huracanes, ciclones, tormentas, inundaciones, marejadas y avenidas extremas que se presentan en la costa tamaulipeca, es una tarea prioritaria de las autoridades de Protección Civil del estado y sus municipios costeros, complementaria a las acciones que a nivel federal emprendan dependencias involucradas en torno a ésta problemática.

Siendo México un país con un territorio de extensos litorales, las zonas costeras son de alta vulnerabilidad ante los efectos de fenómenos meteorológicos extremos; siendo este riesgo desafortunadamente muy frecuente.

Tamaulipas tiene un frente costero de más de 420 km., caracterizado por una planicie costera cuya altitud promedio no supera los 30 metros sobre el nivel medio del mar y una plataforma continental con pendiente muy suave y extensa. La Costa Tamaulipeca (CT) es influenciada por las aguas del Golfo de México.

El Frente Costero Tamaulipeco es vulnerable y altamente influenciado por los eventos ciclónicos (huracanes), vientos del norte y marejadas lejanas que se dan en el Golfo de México. Estos eventos, en condiciones normales y extremas, generan una dinámica litoral que con el transcurrir del tiempo han configurado el litoral tamaulipeco.

Del año 1851 a la fecha si tienen registrados 31 eventos ciclónicos que han tocado las costas cercanas a la ZMCTMA en un radio de 100 km. Analizando los eventos ciclónicos que han tocado la costas de los estados de Tamaulipas y Veracruz, se deduce una probabilidad anual de que impacte un evento ciclónico a la ZMCTMA de un 13.3%, pasando a no mas de 25 km de este .

En Tamaulipas, más de 56 huracanes han afectado nuestras costas desde 1875, de los cuales 27 se han ubicado a menos de 100 kilómetros de la zona metropolitana de Tampico-Madero-Altamira y norte de Veracruz. También, la costa sur de Tamaulipas, está expuesta y es vulnerable a los efectos de inundaciones por avenidas de los ríos Pánuco y Tamesí.

Algunos estudios (DOMÍNGUEZ, R., FUENTES, O. y GARCÍA, F. , 1999) definen una inundación como el proceso que se produce cuando el gasto de una avenida generada en una cuenca supera la capacidad del cauce por lo que el exceso de agua escurre fuera del mismo, hacia las partes más bajas. Precisamente, las inundaciones son fenómenos naturales que adquieren el carácter destructivo cuando las llanuras de inundación naturales de un río son ocupadas por poblaciones, como ocurre en Tampico, Madero y Altamira.

El Huracán Gilberto en septiembre de 1988, pasó a unos 350 Kms. al norte del Puerto de Altamira, sus efectos fueron muy significativos a tal grado, que el cordón litoral fue roto completamente, dejando aislado el acceso a la escollera sur del puerto industrial de Altamira, y provocando que las zonas bajas (zona de marismas) fueran inundadas. Las escolleras del Puerto de Tampico fueron seriamente dañadas por la marejada que ocasionó el huracán frente a este puerto.

El Huracán Iván, que cruzó el Golfo de México en septiembre del 2004 y que tocó tierra a más de 1,000 kilómetros del Puerto de Tampico, generó una marejada lejana con sobre elevación del nivel del mar promedio de 30 centímetros en la Costa Sur de Tamaulipas, ocasionando un proceso erosivo sobre las playas de Miramar y Altamira, perdiendo 40 y 60 metros de playa, respectivamente.

Los huracanes Gladis, Hilda y Jannet, que azotaron la Costa Sur de Tamaulipas en el año 1955 con diferencia de una semana cada uno de ellos, son el fenómeno hidrometeorológico que ha causado la inundación más crítica que se tiene registrada en la zona. La llanura de inundación medida en la zona centro de Tampico, registró un valor de 5.8 metros sobre el nivel medio del mar; teniendo más de 30,000 damnificados en su época; en las condiciones actuales y de repetirse un evento semejante la cifra de damnificados puede superar los 150,000 personas y los daños materiales serían considerables.