POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

OBJETIVO: INSERCIÓN COMPETITIVA EN EL SISTEMA URBANO MUNDIAL

La imagen de ciudad se está descubriendo como un elemento fundamental en las políticas municipales del globo. Con este hallazgo político/comunicativo los gestores municipales están humanizando y sociabilizando el desarrollo no solo urbano sino también institucional.

El siglo XXI, es denominado el siglo de las ciudades debido a que la preponderancia se enlaza directamente a la ciudad más que al país. Las urbes no sólo compiten hoy en día, en ítems como infraestructura, equipamientos y servicios. Sino que se busca un elemento diferenciador que le otorgue un valor añadido. Los que se denomina Valores de Ciudad.

Para la consecución del plan de identidad e imagen municipal es necesario promover, analizar, generar, gestionar y promover económica y comunicativamente los recursos propios que posee una urbe, siendo estos: los tangibles e intangibles. Los materiales serán aquellos que son medibles y forman parte de los recursos materiales y económicos por definición natural. Los inmateriales son aquellas posesiones que toda ciudad tiene y que la destacan en el imaginario colectivo más allá de su riqueza. Esos recursos intangibles son el constructo socio-histórico de un municipio, apoyado siempre por la identidad social de la ciudad, compuesta por los valores, creencias y cultura.

Esta nueva visión coyuntural nos impone la necesidad de generar campañas de comunicación, basadas en:

1. Promoción: la potenciación externa e interna de los valores de la ciudad, buscando la generación de adeptos a lo que llamaríamos “marca de ciudad”.

2. Creación de imagen: la gestación de una nueva imagen de ciudad que cumpla los objetivos municipales a nivel político, económico y social. Teniendo especial relevancia la “importación de la imagen de ciudad”, con el fin de generar empatía y por lo tanto interés más allá de sus propios límites geográficos. Eso es una garantía para la inversión y la promoción económica.

3. Nueva identidad: la creación de una nueva identidad significa la transformación de la ya existente a través de la participación ciudadana. Realizada a través de la energía de todos, con ella transformaremos lo que tenemos en un sentimiento de pertenencia aún más potente y que se proyecte al exterior como algo inigualable y único. Seamos algo a imitar, no algo que imita.

4. Construcción de signos de imagen: integrando el plan de generación de identidad e imagen se implementará la construcción de signos visuales de imagen de urbe. Todo aquello apreciable en la ciudad llevara “la imagen de marca de la ciudad”, generando así un sentimiento de identificación y de diferencia.

sta producción simbólica, ya que se basa en signos de identidad e imagen, de caracter social es la la apuesta política-municipal que diferencia a las ciudades que se insertan competitivamente sistema urbano mundial. Esta inclusión competitiva otorga a las ciudades los siguientes beneficios:

1. Institucionales: debido a que a través de la promoción de este plan estratégico la ciudad e implicitamente sus instituciones representativas (por ende sus gobernantes/gestores), se convierten en fuente de creación de esa marca de ciudad, su expansión y mantenimiento. Generando como consecuencia, el apoyo de los ciudadanos.

2. Universidad: la universidad y la ciudad deben generar una relación simbiótica y fundamental en la generación de la imagen y la identidad urbana. Todas las ciudades que ocupan un lugar en el imaginario colectivo, estan respaldadas por la eficaz y social actividad de una universidad al servicio de sus ciudadanos. Generando a través de esta unión, una recíproca valoración de ambas.

3. Ciudadanos: los residentes conforman una parte importante de la creación, mantenimiento y beneficio del proyecto. Las ventajas competitivas que genere la ciudad seran revertidas directamente en ellos. Traduciéndose en beneficios económicos, sociales, infraestructura, culturales, históricos, etc.

4. Empresariales: es evidente la repercusión a nivel empresarial que implica la puesta en marcha de una gestión de imagen municipal. La mejora evidente de la percepción de una ciudad se traduce en la elevación de los beneficios de los comerciantes, las industrias locales y foráneas.

5. Inversión: los grupos inversionistas tomarán un papel preponderante en este plan a desarrollar, ya que serán los señalados para percibir junto con los visitantes, el cambio de la ciudad, su marca distintiva y los beneficos que la convierten en un valor en alza.

Una vez que hemos establecido los beneficios y de forma implícita los grupos de interés, es importante determinar los públicos de este plan de desarrollo municipal de gestión de identidad e imagen. Los grupos de stakeholders , seran los siguientes:

• Residentes en las urbes

• Empresas internas

• Inversores externos

• Visitantes

• Instituciones supramunicipales

• Medios de comunicación locales , estatales, nacionales e internacionales

Las características antes expuestas nos conducen directamente a la necesidad de analizar la forma comunicativa que fluye en nuestras ciudades y la identidad e imagen que nacen de esa misma comunicación local y estatal. Para lo cual idearemos, estructuraremos e implementaremos un plan de marca de ciudad: citymarketing.