POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

1. Estrategia Competitiva en la globalización.

La etapa de la globalización se caracteriza por la integración de bloques económicos y políticos que se presentan tanto en el libre mercado de productos, servicios, capitales, como también en la migración de personas y de profesiones.

Dentro de los modelos de integración, se están adaptando nuevas formas en torno a ventajas económicas más que a las fronteras políticas, tal es el caso de los Tratados de Libre Comercio que surgen como respuesta a la integración de la Comunidad Económica Europea, o bien tal es el caso de los bloques económicos formados en América Latina como el Mercado Común Andino o el Mercado Común del Cono Sur, o el bloque que integran los países del Atlántico.

A partir de los choques petroleros de la década de los setentas, en México se presenta una tendencia hacia una reconversión industrial, como resultado de la influencia de este nuevo enfoque en materia de producción que tiene lugar en los países desarrollados.

De acuerdo a Hernández Larios (2000) a este proceso se le conoce como la Globalización de las Relaciones Económicas Internacionales.

México, después de la incipiente apertura con el cambio en su política económica iniciada a finales de los años setentas como resultado del auge petrolero, reinició su política de apertura en 1985-1986, con su adhesión primero al GATT y después continuando el proceso con la firma del primer tratado de México con Canadá y Estados Unidos en 1994.

Esto provocó cambio en materia tecnológica, una orientación hacia los mercados del exterior, la creación de cadenas de valor en los procesos productivos y la modificación de la teoría de la localización como ventaja competitiva.

De acuerdo a una investigación desarrollada por el Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana en el 2000, se pudo establecer que en México no se ha estudiado con profundidad la relación entre la orientación sectorial de la economía y sus repercusiones especiales, pero algunos investigadores de ésta institución establecen que el cambio en la orientación sectorial de la economía podría tener consecuencia en la distribución regional de las actividades económicas en el territorio nacional.

En el estudio que ellos elaboraron en base a la evidencia estadística, describieron una abrupta tendencia hacia la concentración regional en las actividades económicas del país.

El supuesto en el que ellos realizaron el estudio se fundamenta en una de las características del proceso de globalización, que radica en exponer a la competencia externa las economías orientadas hacia el abastecimiento de los mercados internos, los principales efectos estructurales que derivan de ese proceso tienen que reflejarse en una nueva orientación sectorial de la economía, como consecuencia del proceso creciente que deben ir tomando en cuenta los sectores exportadores a costa de los sectores orientados sólo al abastecimiento del mercado interno.

La proliferación de empresas multinacionales en busca de mejorar sus economías de escala y niveles más competitivos de costos, han cambiado la forma de operación de las organizaciones, hacia la búsqueda de los modelos de cooperación dejando a un lado el egoísmo que hacia alusión Adam Smith en la búsqueda de producción de manera más eficiente y competitiva para ganar participación en los mercados internacionales.

Desde los últimos años de la década de los setenta, la cantidad de negocios cooperativos y sociedades ha crecido en forma rápida, no sólo en número sino en alcance.

En los años ochentas se puede observar un incremento considerable en el número de alianzas de cooperación, de acuerdo con una publicación americana Venture Economics se percató que en 1991 se construyeron 5000 alianzas importantes alrededor del mundo.

Durante la década de los noventa, la estructura de los negocios empezó a cambiar de manera drástica, ya que éstos se han tenido que adaptar a las exigencias de los mercados mundiales más que a los mercados nacionales. La presente década se caracteriza por la reorganización de las estructuras corporativas, en donde el enfoque es descentralizado, menos jerárquico y orientado a actuar como pequeñas y medianas empresas, en donde se engloben múltiples asociaciones en mercados diversos alrededor del mundo.