POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ANTECEDENTES.

El municipio es el primer nivel de representación democrática en el territorio, por lo que el pueblo o la ciudad son la referencia esencial para el individuo. Ante los procesos globalizadores el individuo necesita aferrarse a un ámbito próximo para reforzar su sentido de pertenencia. Contar con instituciones próximas, que defiendan, prioritariamente, los intereses locales, ayuda, decisivamente, a reforzar este sentimiento. Por otra parte, las entidades locales y especialmente los ayuntamientos han demostrado su capacidad para mejorar la cohesión social 7. Esta se produce en el ámbito local y conjuntamente con la participación son dos aspectos íntimamente ligados a lo local. Por estas y otras razones, el espacio donde mayores transformaciones pueden observarse, son dentro del municipio y en la forma en que interactúan actualmente los diferentes ámbitos de gobierno de nuestra federación.

Tanto estados como municipios, exigen y luchan por una mayor participación en la toma de decisiones que inciden en su gestión y gobierno. Uno de los elementos clave que permite que los gobiernos municipales se organicen adecuadamente es la organización descentralizada del gobierno y es por ello que en nuestro país, el gobierno federal ha tenido que iniciar un auténtico proceso de descentralización. Más allá de los defectos y virtudes de este proceso, una gran parte de los programas federales dependen de la gestión que realizan los estados, y de manera destacada, los municipios. En su acepción más sencilla, la descentralización se puede entender como una forma de organización que permite la división de poder en un territorio, puesto que los órganos centrales no pueden ejercer todos los poderes y transfieren algunos a los locales 2. Esto no significa que se estén delegando responsabilidades del gobierno federal a los municipales, sino que la organización gubernamental trabaja en un estado de flexibilidad entre un gobierno central que garantiza unidad, y la voluntad de la diversidad y autonomía local.

De entre las alternativas que existen para fortalecer la capacidad de gestión de los municipios, la intermunicipalidad es una estrategia de desarrollo que pretende responder de manera eficaz a la demanda de problemas comunes, con mayor cobertura y permanencia, donde cada uno de los gobiernos locales participantes mantengan sus propias atribuciones.

Ante surge la Asociación Intermunicipal del Altiplano Tamaulipeco, creada en 1999 para ser una herramienta auxiliar para proyectos productivos, propiciando como primera acción un proyecto previo que tuvo como inversión de 1 millón 900 mil pesos que se puso en marcha un diagnóstico turístico integral del IV distrito, Jaumave, Palmillas, Miquihuana, Bustamante y Tula para conocer las áreas de oportunidad en materia de ecoturismo que permita incrementar los ingresos de sus habitantes.

Asimismo es preciso mencionar que dentro de los mismos antecedentes se han venido presentando Foros de Consulta Ciudadana sobre Desarrollo Social en el cuál se presentan a continuación, las diez conclusiones del año 2004 8:

1. Lograr que los municipios asuman un papel fundamental en materia social, tengan nuevas y amplias competencias, y cuenten con recursos mucho mayores para todos los programas sociales,

2. Hacer de la familia la protagonista y destinataria de todos los programas sociales, para consolidarla como la base de la construcción de una sociedad más digna

3. Asegurar una educación de calidad en todos los niveles,

4. Ampliar y mejorar la infraestructura social,

5. Combatir la pobreza extrema a partir de una estrategia que focalice esfuerzos y abra la participación comunitaria en su propio mejoramiento,

6. Involucrar fuertemente a los jóvenes en la construcción de un futuro mejor,

7. Ampliar oportunidades y dar mayor calidad de vida a los adultos mayores y a los discapacitados,

8. Asegurar vivienda digna a todos los tamaulipecos,

9. Consolidar un sistema de salud moderno y eficaz, y

10. Dotar de recursos mucho mayores a los programas sociales, en base a esquemas innovadores y a la captación de financiamiento de fuentes alternas a las tradicionales.