POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: ÓPTICA ACADÉMICA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

4.1 CONCIENCIA DE PROCREACIÓN: UNA LUZ PARA LA PLANIFICACIÓN FAMILIAR

Capacidades básicas en las que incide: Salud Nutrición y Educación.

Explicación. La medición de la natalidad resulta indispensable para conocer la magnitud de la pobreza. A partir de ahí se han vislumbrado realidades que muestran una incidencia proporcional entre índice de natalidad y pobreza. Sin embargo, este indicador de la natalidad no ha llegado a la conciencia de procreación. La única premisa comprobada que podría ser equiparable seria la siguiente: las mujeres educadas tienen menos hijos.

Quedarnos ahí resulta caer en el mismo juego de la pobreza y el ingreso, ya analizado anteriormente. Es decir, simplemente asimilamos que la pobreza es un efecto del ingreso cuando en realidad sucede lo contrario. Lo mismo ocurre con la natalidad y la pobreza; asimilamos que la pobreza aumenta en una familia al tener una mayor cantidad de hijos, pues el ingreso ha de ser repartido entre un numero mayor de personas, y no hemos tomado en cuenta a la falta de capacidades como una causa determinante para el crecimiento desmesurado de la tasa de natalidad.

Incidencia en las Capacidades Básicas

Puesto que las mujeres que procrean muchos hijos sin contar con las atenciones necesarias de cuidados en el embarazo perjudican considerablemente la calidad de su vida. Las mujeres pueden llegar a reconocer estos daños por experiencias de otras mujeres, es decir llegan a ser conscientes del problema que les puede ocasionar tener muchos hijos. Por lo tanto, antes que la Educación, las mujeres han formado una conciencia que les permitirá al menos distinguir lo que le ocasiona y lo que no le ocasiona un daño a su salud el procrear demasiados hijos. Aunque si bien es cierto, tener una conciencia de este problema no llega a formar una capacidad de elección o de autodeterminación. Sin embargo, resultaría muy útil considerar esta conciencia como un elemento sustitutivo o precedente de la educación.

La educación como capacidad forma conciencias, la conciencia de procreación no seria creada a través de ella, sino más bien moldeada y consolidada junto a la autodeterminación. Por eso resulta conveniente incluir este indicador alternativo.

Preguntas aplicadas por el método directo a través del Programa Oportunidades que puedan tener una cercanía a esta conciencia

a) ¿Conoce o ha oído hablar de algún método para no embarazarse o tener hijos? Inscrita en la ENCELURB Socioeconómico Urbana 2003.

b) Si pudiera regresar a la época en la cual no tenía hijos, y pudiera escoger el número de hijos por tener en toda su vida ¿cuantos tendría? Inscrita en la ENCEL Socioeconómico Rural 2003.

Pregunta que se propone en este trabajo para esta conciencia

a) ¿Reconoce usted el daño que le ocasiona a su salud tener más de dos hijos?

b) Usted tiene hijos porque:

1. Esa es la voluntad de Dios

2. Así lo decide mi pareja o mi marido

3. Se que les voy a dar una buena vida

4. Así lo decido junto con mi pareja o mi marido

Importancia del Indicador

El 91.32% de los entrevistados en la ENCELURB 2003 aseguraron conocer un método anticonceptivo. Sin embargo, solo el 0.15% contestó haberlo utilizado un preservativo en su ultima relación sexual. Esto habla de una enorme falta de educación sexual por parte de los pobres. En cuanto a la pregunta de ENCEL solo el 4.69% de los entrevistados supo dar una respuesta concreta de ¿Cuántos hijos tendrían? En tanto que el 95.31% restante No contestó. Esto podría deberse principalmente a que la respuesta proviene mas de un deseo que de un razonamiento. Al contrario, las preguntas que se plantean para conformar este indicador indirecto se encuentran en función de esperar una respuesta basada en la vida cotidiana.