LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

SECTOR EXTERNO: DETERIORO Y DEPENDENCIA

Marzo, 1991

Uno de los puntos más débiles y vulnerables de la economía en su sector externo. En los últimos años ha mostrado fuerte deterioro del que aun no se recupera. Y los pronósticos señalan que su posición podría ser mas desfavorable en el futuro. Ello debido, principalmente a la fuerte apertura comercial a la que esta sujeta la economía mexicana. Apertura que incidirá en mayor medida a gravar el problema una vez que entre en funcionamiento el Tratado de Libre Comercio (TLC).

En 1990, de acuerdo a los datos publicados por la Secretaria de Hacienda el déficit en la balanza comercial fue de 3,000 millones de dólares (md). Cifra muy superior a los 645 md del déficit en 1989. Ello es debido a un crecimiento de las importaciones en mayor magnitud de las exportaciones. Ya que las primeras incrementaron un 27.2%, mientras las ultimas avanzaron un 17.6 % (ambas con respecto al valor del año anterior). Este propicio que la balanza en cuenta corriente alcanzara un déficit de 7,000 md. Cifra que pone en riesgo los márgenes de maniobra de la política económica interna y que evidencia serios y añejos problemas, aun sin resolver, dentro de nuestra economía.

Por una parte tenemos la proporción aun elevada que guarda las exportaciones petroleras en el total de las ventas al exterior. En 1990 dicha proporción fue del 37.7% y su favorable posición fue se debió en buena medida, al repunte de los precios del petróleo por la guerra en el Pérsico.

Este déficit se calculo sin considerar los ingresos por exportaciones de las maquiladoras. De tal manera que si se incluyen dichos ingresos resulta que déficit, en balanza comercial, prácticamente desaparece. Sin embargo, en cuenta corriente permanece un déficit de casi 6,000 md. Ello es producto de las fuertes erogaciones que aun representa el servicio de la deuda externa. Erogaciones que podrían hacerse mayores debido a que la deuda misma pude verse incrementada por los problemas del sector externo. En la medida que existan déficits en la cuenta corriente, será necesario financiarlos con entradas netas de capital que se reducen a: deuda externa o inversión extranjera directa. Pero dada la reticencia de los capitales extranjeros de venir a nuestro país el monto mayor se ha cubierto con endeudamientos. Y, por lo menos en el corto plazo, así seguirá siendo. De donde deviene urgente crear los mecanismos necesarios para reducir esos déficits recurrentes y cada vez mayores.

Por otra parte, el hecho del que déficit en balanza comercial desaparezca al incluir las exportaciones de las maquiladoras pude entenderse de varias formas. Una de ellas es que el aparato productivo nacional muestra una seria incapacidad para generar un volumen considerable de ingresos para financiar sus importaciones. Es decir, demanda una fuerte cantidad de importaciones pero no produce las exportaciones que generan las divisas suficientes para pagar esas importaciones. Esto habla de la desfavorable posición que tiene las empresas nacionales para conquistar los mercados internacionales. Pero habla también de un problema mas grave. Secular e insoluto. La fuerte dependencia en materia de aprovisionamiento de insumo para la producción que guarda nuestro país con el resto del mundo. La nuestra no es una economía sana. No en tanto no es capaz de generar los productos que constituyen la base de la dinámica productiva. Productos sin los que es imposible pensar en una expansión económica. Productos cuya elaboración interna ha dejado de ser preocupación y prioridad dentro de la política económica. Lo que es peor, ha dejado de considerarse necesaria.

Casi ningún país, después de la Segunda Guerra Mundial ha podido desarrollarse sin contar con déficit comerciales. Sin embargo, a medida que ha avanzado su desarrollo ha ido elaborando su propia tecnología a tal grado que no depende de otros países en ese sentido. Aun que su fuente de abastecimiento de otros productos será fuera de sus economías. Con todo, sin embargo, no es lo mismo depender del exterior para comprar ciertos productos alimenticios, que depender tecnológicamente del exterior como en el caso de nuestro país. Por esa razón México, durante años presento tasas de crecimiento positivas aunadas a déficits comerciales de considerable importancia. Pero, al contrario que otros países, el nuestro no fue capaz de generar su propia tecnología para no depender del exterior. Ahora el atraso en ese sector nos orilla, cada vez mas, a ceder los derechos sobre nuestra soberanía con el fin de obtener los recursos y los medios necesarios para dinamizar la economía interna. Aunque ello sea a costa de comprometer nuestra capacidad para tomar decisiones respecto al rumbo y modalidades que deseamos imprimir al desarrollo de nuestro país.

Las proyecciones para 1991 destacan la posibilidad de que el déficit en cuenta corriente ascienda a 12,800 md que en su mayor parte tendrá que ser financiados por unos 8,000 md de endeudamiento externo publico y cerca de 4,000 md de inversión extranjera directa. Estos datos (publicados por el Financiero 18-02-91) no hacen si no corroborar la tesis antes expuesta. Muestran la gravedad y profundización del deterioro del sector externo. La debilidad del aparato productivo para responder a las nuevas condiciones que se le imponen y para las que aun no se encuentra preparado. Muestran como la dependencia misma genera sus propios mecanismos de reproducción y ampliación. De manera tal que los elementos de solución al problema externo se convierten en elementos de condicionamiento del desarrollo interno. Y en agentes que promueven la agudización misma del deterioro del sector externo.

Con toda la solución no esta fuera. No radica en el sector externo, que finalmente no es sino el reflejo de lo que sucede al interior del país. Es el modelo de desarrollo, mismo que el que hay que modificar. No de otra forma encontraran solución nuestros problemas económicos y de desarrollo.