MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

Vega Lebrún Carlos
Rivera Prieto Laura Susana
García Santillán Arturo

Volver al índice

 

 

 

 

1.2 Situación Actual

Con la globalización, la llegada de Internet, y la tecnología, se hace cada vez más esencial estar al mando de la información. Los mercados requieren flexibilidad y dinamismo de las empresas. El que tiene la mejor información y la tiene a tiempo, será el ganador. Los sistemas de información y la tecnología usada, determinarán si las organizaciones puedan sobrevivir al proveer la información requerida para tomar decisiones acertadas [9].

Estudios realizados demuestran que un alto porcentaje del éxito o fracaso del proyecto no solamente está en la tecnología disponible y en el conocimiento que se tenga de ella, sino también en la forma en que el proyecto no lleva un control de calidad durante su desarrollo [32].

El desempeño de los proyectos de sistemas actualmente es: 26% de ellos son exitosos, un 46% son proyectos cuestionables y un 28% son proyectos fallidos, arrojando una cifra de 97 Miles de Millones de USD de desperdicio, (Standish Group International). Casi el 25% de los proyectos de software son cancelados por atraso o por salirse del presupuesto, o por tener una baja calidad, o por experimentar alguna combinación de ellos [5].

En los últimos quince años la industria mundial de desarrollo de software se ha preocupado por mejorar sus capacidades en el desarrollo de software de calidad. Las empresas están invirtiendo en la mejora de los procesos de desarrollo para poder distinguirse en el mercado [9]. Se han definido varios modelos basados en las experiencias exitosas de la Ingeniería de Software que sirven de guía para las mejoras y unifican los criterios de evaluación de las empresas. Las normas ISO de serie 9000, el modelo estadounidense conocido como CMM (Capability Maturity Model), el BOOTSTRAP (Estándar Europeo para Evaluación y Mejoras de Procesos de Desarrollo de Software) y la norma ISO 15504, conocida como SPICE, (Software Process Improvement and Capability determination) son los ejemplos más reconocidos de estos modelos.

Las empresas hacen esfuerzos para implantar estos modelos y lograr la certificación o evaluación en alguno de ellos con el objetivo de obtener ventajas competitivas [9]. Uno de los modelos de procesos de software de referencia, que adquiere mayor interés en México, es el CMM [3]. Podemos mencionar por lo menos dos razones de lo anterior. Los procesos deben ayudarnos a lograr un objetivo de la organización más no son ellos mismos el objetivo. La burocratización es el resultado de ver al proceso como objetivo [10].

El proceso es la unión que mantiene juntas las capas de tecnología y que permite un desarrollo racional y oportuno de la ingeniería del software. Los métodos indican cómo construir técnicamente el software y con la calidad con la que éste debe de contar. Las herramientas proporcionan un soporte automático o semiautomático para el proceso y para los métodos [23].

“Hablando de modelos y herramientas para guiar el mejoramiento del proceso de calidad software, ¿es posible aplicarlos en forma directa a una empresa u organización informática altamente inmadura de América Latina?” [2].