MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

Vega Lebrún Carlos
Rivera Prieto Laura Susana
García Santillán Arturo

Volver al índice

 

 

 

 

Capítulo I: El Contexto

1.1 Antecedente

El aseguramiento de calidad en el software, no es sólo una moda hoy en nuestros días, es una necesidad. Así como la ingeniería de software (que sugiere la integración de actividades de ingeniería en el desarrollo de software), también es necesario el uso de prácticas que nos lleven hacia productos terminados con calidad. Así mismo, se requiere de procesos que nos ayuden a verificar, validar y controlar que dichas prácticas sean realizadas correctamente. El aseguramiento y mejora de la calidad del software es reconocido cada vez más como un problema fundamental, o quizá como el problema fundamental en cuanto a la ingeniería de software en los años de 1990 [21].

Los principales problemas son dos y son de naturaleza distinta; por un lado las empresas de hoy en día no dedican recursos ni atención necesaria para que la actividad tenga éxito [21] y por otro que los esfuerzos que se hacen en su mayoría son reactivos, es decir, cuando ya detectaron un problema en el producto final [28]. Para muchas organizaciones, la información y la tecnología que la soporta, representan los activos más valiosos de la empresa; es más, en nuestro competitivo, rápido y cambiante ambiente actual, la gerencia ha incrementado sus expectativas relacionadas con la entrega del servicio y la calidad en cada uno de los sistemas de información.

Al igual que el ser humano, la empresa necesita de un mecanismo de comunicación interna, "un sistema nervioso" que coordine sus acciones. Un sistema nervioso digital que le permita realizar operaciones a la velocidad del pensamiento: condición clave del éxito en el siglo XXI. Ahora bien Data Mining, EIS, DSS, e-business, ERP, CRM, Knowledge Management, GroupWare, Intranets, Sistemas Dinámicos, COBIT, RUP, CMM, son sólo algunos de los conceptos que prometen llevar a las organizaciones a un desempeño de clase mundial, a la ruta de la excelencia y a la calidad en sus productos y al control de mejores prácticas sobre los niveles que garanticen la confianza y seguridad de los clientes, donde ellos son quienes deciden, donde además, ahora más que nunca el futuro es impredecible. La calidad de software debe de interpretarse, como la concordancia con los requisitos funcionales y de rendimientos explícitamente documentados y con las características implícitas que se espera de todo software desarrollado profesionalmente [22].

Esto es muy cierto y, aunado a esta reflexión, la norma de Calidad ISO 8402, UNE 66-01-92 TQM [32], menciona a la Calidad de software como el conjunto de características de una entidad que le confiere su aptitud para satisfacer las necesidades expresadas y las implícitas. Es importante mencionar que dentro de las Normatividades de Calidad como ISO 9000-9004, ISO QS9000 [14], SEI [26], CMM [3], IEEE [11], por mencionar las más importantes, la administración correcta en el control de calidad debe aportar a las organizaciones “el conjunto de actividades de la función general de la dirección que determine la calidad como objetivo de éxito”.

Este trabajo tiene la finalidad de proponer y dar a conocer una serie de mejores prácticas para el establecimiento de Aseguramiento de Calidad de Software en pequeñas, medianas y grandes empresas en donde el desconocimiento de llevar una serie de pasos a seguir para garantizar la calidad de sus productos no ayuda a dar una respuesta más confiable a las necesidades de los usuarios.