MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

MEJORES PRÁCTICAS PARA EL ESTABLECIMIENTO Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE SOFTWARE

Vega Lebrún Carlos
Rivera Prieto Laura Susana
García Santillán Arturo

Volver al índice

 

 

 

 

2.5.10.- Certificación de la Calidad

Un sistema de certificación de calidad permite una valoración independiente que debe demostrar que la organización es capaz de desarrollar productos y servicios de calidad. Los pilares básicos de la certificación de calidad son tres:

a) Una metodología adecuada,

b) Un medio de valoración de la metodología,

c) La metodología utilizada como el medio de valoración de la metodología que deben estar reconocidos ampliamente por la industria.

2.5.11.- Factores que determinan la Calidad de Software

La calidad, para poder ser entendida de una mejor manera y posteriormente ser medida con eficacia, debe ser expresada por medio de otros términos que tengan más sentido para el usuario, o en este caso, para el desarrollador.

Estos factores son el medio por el cual se traduce el término “calidad” al lenguaje de las personas que manejan la tecnología [16].

2.5.12.- Clasificación de Factores de Calidad

Éstos se clasifican en tres grupos:

1. Operaciones del producto, Características operativas

Corrección (¿Hace lo que se le pide?)

El grado en que una aplicación satisface sus especificaciones y consigue los objetivos encomendados por el cliente.

Fiabilidad (¿Lo hace de forma fiable, todo el tiempo?)

El grado que se puede esperar de una aplicación lleve a cabo las operaciones especificadas y con la precisión requerida.

Eficiencia (¿Qué recursos hardware y software necesito?)

La cantidad de recursos hardware y software que necesita una aplicación para realizar las operaciones con los tiempos de respuesta adecuados.

Integridad (¿Puedo controlar su uso?)

El grado con que puede controlarse el acceso al software o a los datos a personal, no autorizado.

Facilidad de uso (¿Es fácil y cómodo de manejar?

El esfuerzo requerido para aprender el manejo de una aplicación, trabajar con ella, introducir y conseguir resultados.

2. Revisión del Producto, Capacidad para soportar cambios

Facilidad de Mantenimiento (¿Puedo localizar los fallos?)

El esfuerzo requerido para localizar y reparar errores

Flexibilidad (¿Puedo añadir nuevas opciones?)

El esfuerzo requerido para modificar una aplicación en funcionamientos

Facilidad de prueba (¿Puedo probar todas las opciones?)

El esfuerzo requerido para probar una aplicación de forma que cumpla con lo especificado en los requisitos.

3. Transición del Producto, Adaptabilidad a nuevos entornos

Portabilidad (¿Podré usarlo en otra máquina?)

El esfuerzo requerido para transferir la aplicación a otro hardware o sistema operativo.

Reusabilidad (¿Podré utilizar alguna parte del software en otra aplicación?)

Grado que define que partes de una aplicación pueden utilizarse en otras aplicaciones.

Interoperabilidad (¿Podrá comunicarse con otras aplicaciones o sistemas informáticos?)

El esfuerzo necesario para comunicar la aplicación con otras aplicaciones o sistemas informáticos.

La calidad en el producto final puede ser determinada como una función parametrizada por los factores de calidad, donde el peso de cada uno de los factores depende de los requerimientos del usuario [30]. La importancia de los factores de calidad radica en que dichos factores hacen posible medir objetiva y absolutamente el cumplimiento de los requerimientos [8].

Una forma más en la que los factores de calidad pueden definirse es como lo manifiestan Pressman y Perry, en el esquema que se presenta a continuación en la Figura 2.8