LA OTRA PARTE DEL TURISMO: LA DINÁMICA INTERNA DEL PREJUICIO

LA OTRA PARTE DEL TURISMO: LA DINÁMICA INTERNA DEL PREJUICIO

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 


LA DISTANCIA SOCIAL

Establecer un método acorde a nuestro tema de estudio, que pudiera ser claro, profundo, simple, y que no arrojara resultados ambiguos, fue una tarea difícil. Por un lado, había que confirmar que existía algún tipo de prejuicio o etnocentrismo en el turismo por motivo de nacionalidad, segundo poder indagar los motivos.

Tomando como marco de referencia las variables que estudio Allport (1977) en la teoría del contacto hemos establecido dos tipos: las primarias las cuales hacen referencia a la forma en que se da el contacto y las secundarias que se relacionan con características intrínsecas del entrevistado.

En principio, las variables primarias a estudiar fueron: duración del contacto (alto medio y bajo), tipología del contacto obligatoria o voluntaria, apoyo institucional para regular el contacto, estatus social percibido de los implicados, experiencia personal derivada de ese contacto. Por el contrario, las variables secundarias fueron: nivel de educación, edad, sexo, antigüedad en el puesto, satisfacción laboral y concreción de objetivos conjuntos.

Las entrevistas en profundidad las hemos dividido en dos etapas: en la primera establecimos un cuestionario semi-estructurado con 15 preguntas, el cual nos llevó a precisar la forma en que se suscita el contacto entre turistas y profesionales, además poder confirmar si existe un prejuicio evitativo hacia los turistas chilenos y sus motivos. En la segunda, aplicamos una escala social clásica o mejor conocida como Escala Bogardus adaptada, para medir el índice de distancia social que los profesionales en turismo muestran hacia cinco nacionalidades: brasileros, españoles, estadounidenses, ingleses y chilenos.

La escala de distancia social, ha sido utilizada durante más de cuarenta años y alcanza tres postulados básicos: está metodológicamente probada, es de rápida y fácil compresión y no presta a confusiones o respuestas ambiguas. Sin embargo, debido a que el objeto de estudio es original se han hecho algunas modificaciones a la escala y agregado tres tópicos más. Los puntajes van de 1 con el mínimo de etnocentrismo hasta 8 con el pico máximo.

Con el objetivo de no sesgar o condicionar las respuestas de los entrevistados, y siguiendo las recomendaciones de los antropólogos Bogdan y Tylor (1992) sea ha descartado la posibilidad de utilizar elementos intrusitos como grabadoras o filmadoras en las entrevistas. Las mismas no superan los 30 minutos, en vistas del tiempo con el que estás personas disponen diariamente. Por otro lado, si bien las preguntas son tomadas como orientación, la conducción de las entrevistas es totalmente flexible y abierta.

Desde el momento en que no todas las empresas turísticas tratan con el mismo público, y teniendo en consideración que cada una de ellas tienen características que las distinguen del resto, escogimos cuatro rubros que hacen al sector: rentadoras de autos, hoteles, agencias de viaje y compañías aéreas.

Sobre un grupo de 40 personas, se procuró que 10 de ellos estén ocupados en rentadoras de autos, 10 en líneas aéreas, 10 en hoteles, y 10 en agencias de viajes minoristas y mayoristas. De esta manera, los resultados pueden ser comparados y nos dan un panorama claro y fiable del fenómeno. Cabe aclarar, que de la muestra no es estadísticamente representativa y sus resultados no pueden ser extrapolados a todos los profesionales del sector, no obstante ha sido construida siguiendo ciertos criterios selectivos que la hacen fiable y heterogénea. Con ese objetivo, se ha seleccionado como cupo máximo dos entrevistados por empresa lo cual implica que cada rubro esté compuesto por un mínimo de cinco empresas.

Asimismo, en el rubro hotelero tomamos 2 establecimientos cinco estrellas, 3 establecimientos cuatro estrellas, 1 establecimiento tres estrellas y 1 dos estrellas. Para las rentadoras de autos, tomamos dos empresas internacionales y tres empresas de alcance domestico o nacional. En el caso de las agencias de viaje, se tomaron 2 “implants”, 4 operadores minoristas, 2 operadores mayoristas, y 2 operadores mayoristas y minoristas. Por último, en lo que respecta a las líneas aéreas, se escogieron 4 compañías de cabotaje y 4 internacionales.

La selección se llevo a cabo respetando ciertos parámetros como sexo y edad. En relación a la composición general del grupo, 23 de ellos son de sexo masculino y 17 femeninos de entre 18 y 51 años de edad. Con el fin de poder realizar ciertas comparaciones hemos incluido profesionales con y sin título universitario en turismo, con escasa, media y mucha experiencia en el rubro, algunos con meses de antigüedad otros con más de diez años.

Las entrevistas se realizaron todas en forma presencial utilizando el método bola de nieve o “snow ball”, dos de los primeros entrevistados con los cuales teníamos una relación previa nos condujeron al resto mediante recomendaciones.

Es importante señalar, que no hemos dejado de lado a aquellos profesionales que trabajan en el rubro pero que su formación no condice con su trabajo. Aunque no es común, podemos encontrar entre los entrevistados a contadores públicos y estudiantes de derecho o recibidos en Recursos Humanos entre otros. De esa forma, creemos que sus testimonios son también interesantes de analizar y de comparar con aquellos que tienen títulos o estudios universitarios en turismo.

Finalmente, se introdujo una prueba control aplicando la escala Bogardus en 10 personas ajenas al turismo, quienes no tienen contacto diario con extranjeros, más que por diarios o programas televisivos.

Los resultados que a continuación se detallan no deben ser comprendidos fuera de contexto y sus alcances solamente son válidos para el grupo en cuestión:

Si se observa el cuadro, y junta a los cuatro sub grupos que hacen al grupo turístico y se compara con el grupo control, se obtiene que:

A) En el grupo turismo los entrevistados muestran un mayor índice de distancia social hacia los chilenos con 4.2.

B) En el grupo control se observa el mayor índice de distancia social hacia los estadounidenses con 3.6.

C) En el grupo turismo son los brasileros con 2.62 hacia quienes se observa menor distancia

D) En el grupo control los españoles son el grupo que menos distancia registra con 2.1

Dentro de lo que los cinco sub-grupos, las rentadoras de autos son las que mayor etnocentrismo muestran en general hacia el extranjero con 4.38, seguido de los hoteleros con 3.32. Estos dos rubros se encuentran por encima de lo que es el grupo control, en donde el índice es de 2.88. Por debajo de este, se encuentran las líneas áreas con 2.7 y las agencias de viaje con 2.54.

Si dentro del grupo turismo, los datos se desagregan por nacionalidad y por rubro, se puede notar que:

A) En el sub-grupo hoteles los chilenos reciben el índice de distancia social más alto con 5.1, seguido de los estadounidenses con 3.4 y los ingleses con 3. Aquellos que menor grado de etnocentrismo recibieron fueron los españoles con 2.5, seguido de los brasileros con 2.6.

B) En el sub-grupo agencias de viaje los resultados fueron diferentes. Por un lado, si bien los chilenos siguen encabezando el mayor índice con 3.5, éste es comparativamente menor con el grupo hoteles. Según este grupo, las otras nacionalidades obtuvieron puntajes también bajos: estadounidenses con 2.5, brasileros con 2.4, ingleses con 2.2 y españoles con 2.1.

C) En el sub-grupo confeccionado por los empleados de las rentadoras de autos, los entrevistados apuntan a los chilenos como el grupo con el cual mayor distancia social se consideran con 5.5, seguido inmediatamente de ingleses 4.7, estadounidenses 4.6 y españoles con 4.3. El colectivo que menor disposición etnocéntrica ha registrado fueron los brasileros con 3.8.

D) En los empleados de líneas aéreas los índices de distancia social fueron particularmente bajos. Los ingleses muestran el mayor puntaje con 3.6, seguido de los estadounidenses con 3.1, chilenos con 2.7, españoles con 2.4. Finalmente los brasileros muestran el menor con 1.7.

Desde un punto de vista general (superficial), podemos decir que de 40 entrevistados, 17 manifestaron directamente que de tener la oportunidad evitarían a ciertos grupos de turistas por su nacionalidad. Asimismo, 18 entrevistados manifestaron su idea de no evitar a ninguna clase de turistas. Finalmente, 6 afirmaron que no evitarían a nadie pero que saben que en su entorno laboral sus compañeros lo harían.

Dentro del grupo que manifiesta evitar a ciertos turistas: 10 señalaron a los chilenos, 2 a los argentinos, 1 a los mejicanos, 1 a los estadounidenses,1 a los bolivianos, 1 a los ecuatorianos y 1 a todos los extranjeros por igual.

Se forma así tres categorías analíticas distintivas que se deben agrupar en:

1- Aquellos que de tener la oportunidad evitarían a ciertos turistas

2- Aquellos que sin importar esa oportunidad no evitarían a nadie.

3- Aquellos que no evitarían a nadie, pero que sin embargo saben que en su entorno laboral sus compañeros si lo harían.

¿Se puede afirmar que aquellos que dicen evitar a ciertos turistas tienen un prejuicio negativo tanto hacia los chilenos como a otras nacionalidades?