LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

3.3.1.1. Las relaciones entre los municipios microregionales

El establecimiento de relaciones al interior de la microregión que identifica a los municipios como actores institucionales activos en la creación y fortalecimiento de estos vínculos resulta especialmente difícil, ya que los cinco municipios que conforman la unidad microregional se caracterizan por la baja densidad de relaciones que mantienen entre si.

A pesar de los denominadores comunes que pueden establecerse en materia de condiciones ambientales y actividades económicas en el territorio microregional, los actores políticos vinculados directamente a los municipios microregionales mantienen un reducido diálogo entre si en instancias formales, vinculadas a problemas puntuales o potenciales que afectan de igual manera a las unidades municipales.

En principio, es reducida la información con la que cuentan los municipios asociada a las actividades que desarrollan sus municipios vecinos del orden microregional. A esta situación debe agregarse, que es reducida la configuración de áreas o espacios de dialogo (foros) a mediano y largo plazo que permitan concertar ideas, intereses y acciones. Hasta el momento no se identificarían instancias de fomento o proyección de canales de comunicación interna.

Las razones de esta serie de procesos podrían atribuirse a) Distinta filiación política que prima en el área, ya que se identifican tres partidos políticos b) Competencia histórica que existe entre el municipio de mayor envergadura (Andalgalá) y los municipios más pequeños. C) Competencias y rivalidades singulares que existen entre los municipios del mismo departamento. d) La necesidad de fortalecer el rol activo de la provincia en formalizar a la Microregión inducida, promoviendo instancias de diálogo en conjunto e) Las condiciones físico naturales, especialmente las geomorfológicas que se traducen en barreras naturales que dificultan la conectividad.

Esta situación podría traducirse en dos desventajas:

a) Imposibilita el tratamiento en conjunto de problemas de desarrollo que no reconociendo los limites político administrativos afectan por igual a las divisiones municipales. Tales son los casos de la ampliación de la frontera agrícola y los posibles efectos derivados de la actividad minera que compromete a los recursos naturales de la zona.

b) Cierra ventanas de oportunidad en materia de gestión en el conjunto de actividades públicas y privadas actuales y proyectos e iniciativas productivas a futuro (diversificación de la producción local), que podrían traducirse en una disminución de costos, aumento de la competitividad y cierto nivel de garantía en materia de la sostenibilidad temporal de las iniciativas. Tales son los casos de la potencial gestión en materia de residuos sólidos urbanos, instalación de establecimientos industriales, cooperativas de trabajo, y oportunidades en materia de educación terciaria y universitaria.