LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

1.2. Antecedentes Empíricos

Wight (1993) establece que el turismo sustentable, es un desafío para desarrollar la capacidad de turismo del mundo y la calidad de sus productos sin afectar el ambiente que mantiene y los nutre a pesar de lo adverso. Por su parte Hawkes & Williams (1993) externan que el turismo sustentable se ha igualado con varios términos, como turismo alternativo, turismo rural, turismo verde, turismo apropiado, turismo responsable o turismo progresivo (Senda, 1990; Mayordomo, 1990; Wheeller, 1992). Los críticos han cuestionado tales términos como turismo alternativo y sugirió que es un concepto elitista (Mayordomo, 1990; Wheeller, 1992), o lo puso en un extremo de una balanza donde "turismo de masa" (qué se ve para ser indeseable) ocupa el extremo opuesto de la balanza (Senda, 1990).

A partir de la interacción de tres elementos como la economía, sociedad y el aspecto ambiental, se pretende satisfacer las necesidades humanas de manera responsable en el presente, evitando comprometer, de las generaciones futuras, sus propias necesidades .

La naturaleza de la tierra, esta registrando signos de alerta a los que todos y cada uno de que la habitamos debemos de accionar, sobrecalentamiento de la tierra, contaminación de aire y agua, deforestación y la explotación irracional del petróleo, son algunas de las realidades científicamente comprobadas que se encuentran latentes en la destrucción de nuestro lugar de vida (Torres, 1999)

La realidad y los hechos hacen que los intereses de los individuos se, anteponen a los intereses de la sociedad, desafortunadamente los esquemas que se desenvuelven en la comunidad, presentan y apoyan sólo lo económico, presentando ausencia de responsabilidad para ver lo social y lo ambiental, a esto se le reconoce como enfoque tecnocéntrico, (Wight, 1993) como se puede observar en la siguiente figura Nº 2

Por su parte los estudiosos de la ecología, también han realizado su esfuerzo por resaltar su parte, argumentando que la contaminación ambiental es provocada, en su mayoría, por los industriales y la sociedad, estos, por falta de cultura y educación para resolverla; a este grupo se le da el nombre de ecocéntricos o biocéntricos, en la figura siguiente se puede observar como las áreas de participación, rompe con el equilibrio, que guarda el desarrollo sustentable.

En cuanto al círculo socio-cultural la situación no es distinta, resulta cada vez más evidente la inequidad imperante entre los países desarrollados y los países en desarrollo, ya que, la cultura conforma valores, ideas, actitudes que definen el comportamiento de los mas fuertes y son transmitidos de una generación a otra, por lo tanto la brecha entré uno y otro, es mayor. Este desequilibrio es conocido como Antropocéntrico.

Por lo anterior, la familia como primer grupo social, la sociedad en un segundo plano y el municipio, son los actores principales, para lograr una participación activa, afín de alcanzar el desarrollo sustentable, y de ahí pensar en otros niveles. Sin embargo, es necesario un compromiso global de los grupos sociales para cristalizarlo (Que es el desarrollo sustentable, 2006).

Urquidi (2006) incorpora al desarrollo sustentable, un ingrediente mas, la globalización ya que un crecimiento y desarrollo económico y social, no pueden ser vistos y conceptualizarse sin políticas ambientales integrales, por ello el desarrollo sustentable busca en si mejorar el bienestar de vida de la sociedad, y para ello es necesario un cambio en el paradigma de desarrollo, donde las empresas logren una armonía, en la utilización de materiales, participación de personas; encaminadas al mejoramiento del ambiente, reconociendo el desarrollo social y económico.

Munné (1988) establece cuatro tiempos claramente visibles dentro de la vida social del individuo: el tiempo psicobiológico, el cual es ocupado por las conductas impulsadas por necesidades psíquicas y biológicas; el tiempo socioeconómico, el cual consiste en actividades laborales, productivas de bienes y servicios; el tiempo sociocultural, donde se contemplan los compromisos resultantes establecidos por la sociedad y al grupo al que se pertenece; y el tiempo libre, donde la libertad de las acciones que se realizan no llevan de por medio una necesidad externa que las impulse, sobre este ultimo apartado es donde descansa la teoría; precisamente en el tiempo que una persona destina para la realización de cualquier actividad excluyendo desde luego el tiempo laboral.