LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

3.1. Las condiciones ambientales de la Microregión

La estructura territorial de la unidad, al igual que ocurre en la provincia de Catamarca, presenta como particularidad, una estructura organizada en el proceso prehispánico al que se sobreimpone un modelo territorial colonial con débil evolución en el último siglo. La etapa indígena deja como herencia la localización de las comunidades étnicas en los mismos lugares en que se asienta luego la población hispánica.

El proceso de poblamiento, se caracteriza por la conservación de los nombres de las hoy localidades y parajes asignados originariamente por los “Diaguitas Calchaquíes.” Las comunidades micro regionales atribuyen su nombre a voz quechua o cacana.

La micro región presenta la particularidad de apoyarse sobre una unidad geomorfológica común, que se estructura sobre el componente orográfico que influencia, y que a su vez se ve influenciado, por el comportamiento de los componentes bióticos y abióticos del medio natural y del medio social. Se trata de la unidad geomorfológica de la Cuenca de Andalgalá, donde la micro región ocupa la mayor extensión de uno de los extensos campos de hundimientos (Kanter, 1948).

La instalación de centros urbanizados se circunscribe a sectores puntuales en las bocas de las quebradas, que ofrecen cierto nivel de estabilidad del terreno y una provisión medianamente segura de recursos hídricos. El tamaño de los centros urbanos es reducido y las condiciones geomorfológicas así lo disponen ya que a medida que se amplia la planta urbana el riesgo ambiental aumenta en materia de incidencia de deslizamientos y aludes.

La observación de la disposición de los asentamientos humanos, permite señalar que los núcleos poblacionales más importantes se encuentran articulados por tres Rutas Provinciales Nº 46, 47 y 48, reduciéndose la vinculación al interior de la micro región a estas redes viales. El vínculo extra microregional se encuentra circunscrito a Rutas Nacionales Nro. 40 y 60 que permiten el ingreso/egreso en la Microregión.

La articulación interna es relativa, y quedaría reducida a una serie de caminos de jurisdicción provincial de características precarias. Los servicios de transporte de pasajeros en sintonía con las características de infraestructura vial, garantizan una comunicación adecuada a nivel regional pero mínima a nivel intra microregional. La periodicidad de las empresas de transporte, condicionan los tiempos y lugares de desplazamiento, existiendo una buena conectividad municipio- ciudad Capital pero una regular conectividad al interior del orden municipal.

La desarticulación de la infraestructura férrea, añadió el ingrediente que garantizó y garantiza el monopolio de la comunicación interna por transporte terrestre.

Este conjunto de procesos permite señalar que la unidad microregional ofrece tres núcleos interurbanos con débiles articulaciones entre si: Andalgalá, Aconquija y Pomán. La poca cohesión de los tres núcleos urbanos señalados dificulta reconocerlos como un sistema socioeconómico integrado.

Por su parte en la zona del Bolsón de Pipanaco, se identifica toda una serie de parajes rurales, conocidos como Puestos de Campos Comuneros.

La intervención del Estado, a nivel provincial y nacional, a través de la instrumentación normativa ejerció influencia sobre las condiciones socioeconómicas del orden microregional. Se identifica con especial atención dentro de todo el conjunto de instrumentos promocionales a las leyes de Desarrollo Económico y de Inversión Minera (Nros.22.021, 22.702, 24.196 y 25.429).

Las principales cadenas agrícolas que se identifican en los municipios se encuentran vinculadas a las plantaciones de olivo, nogal y vid, que se conforman como uno de los atractivos principales para el desarrollo del turismo rural. La ganadería, por su parte, se fundamenta en el ganado bovino, caprino y equino.

Esta situación es resultado de las condiciones climáticas de la zona. El clima imperante en la micro región, al igual que en todo el territorio provincial es de tipo árido. Las reducidas precipitaciones, no supera los 350 mm anuales y se encuentran encuadradas bajo el régimen estival. Las temperaturas superan los 40ºC en verano, mientras que los mínimos invernales provocan no menos de 30 días de heladas.

Los suelos semidesérticos, pobres en materia orgánica, de poca estabilidad y baja capacidad de retención del agua, predominan en todo el territorio provincial. Presentan vegetación de tipo xerófila, dispersa que da lugar a un fuerte trabajo erosivo por acción fluvial, pluvial y eólica.

Los caudales de las vías de drenaje dan cuenta de la diversidad de las condiciones climáticas. Los ríos de las divisiones municipales de la unidad microregional son de tipo primario de régimen estival, con niveles de base lejos del normal, y un fuerte trabajo erosivo y sedimentario violento. Este conjunto determina las posibilidades de los asentamientos humanos y el desarrollo de las actividades económicas.

Los municipios, tienen la particularidad de encerrar una notable riqueza en materia de aguas subterráneas. En la micro región se identifica una de las cinco cuencas hídricas de agua subterránea más importante con las que cuenta la provincia. La gran posibilidad de desarrollo particularmente económico, esta dada por la extraordinaria riqueza de agua subterránea existente en la cuenca, a muy poca profundidad y fácilmente explotable.

La actividad minera, de araigambre histórica en la región, da cuenta de producciones tradicionales, que coexisten con explotaciones a gran escala , actualmente en funcionamiento.

A este conjunto de explotaciones, debe sumarse la producción de carbón vegetal elemento estratégico a partir del cual se configura las economías de subsistencia, como parte de un grupo de creciente importancia de la economía social.

El atractivo de las unidades productivas primarias del orden microregional se ve acompañado en algunos casos con instalaciones industriales, asociadas a las cadenas productivas. La dispersión territorial no favorece de igual manera a todas las unidades municipales pero en líneas generales existe en toda la micro región baja concentración industrial.

La característica común de los municipios se encuentra determinada por la fuerte gravitación del empleo público y de bajo nivel de instrucción que se identifica en la población. Este aspecto se suma a una serie de condiciones demográficas que dan cuenta de tendencia de expulsión de población.

En la región, el 77.95% de los recursos humanos posee un nivel de instrucción baja o nula, y sólo el 6% puede considerarse con un nivel de instrucción alto: del total de población mayor a 15 años sólo el 5.70% alcanza la formación de nivel universitario. En este sentido todos los municipios de la micro región presenta un mediano déficit de recursos humanos calificados, (Minist. de Producción Catamarca, 2005).

El equipamiento educativo y el alcance de los programas provinciales y nacionales en la materia limitan la formación de la comunidad en cantidad, calidad y especialidad temática.