LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

2. PERCEPCIÓN DE BENEFICIOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN

2.1 ANTECEDENTES

Durante los últimos 25 años, el Perú ha experimentado una serie de intentos para alcanzar una descentralización política y económica. Los resultados obtenidos en los distintos procesos no han sido auspiciosos.

En este contexto, en julio de 2002, se dio inicio al más reciente intento por implementar un nuevo proceso de descentralización. Esta iniciativa pretendía alcanzar una transición de un esquema de gobierno centralista y autoritario, como el de 1992-2001, a uno descentralista y democrático.

Luego de algunos años del inicio de esta nueva reforma, destacan como logros importantes la aprobación del marco normativo general del proceso, la creación de nuevos espacios de participación ciudadana y el inicio de la transferencia de competencias sectoriales y programas sociales a los gobiernos subnacionales.

No obstante, todavía subsisten algunas dificultades que deberían ser superadas. Entre los principales obstáculos destacan, la falta de consensos sobre la asignación efectiva de competencias y las transferencias a los gobiernos subnacionales; la ausencia de una voluntad política clara y uniforme de las autoridades en cuanto al rumbo de la reforma; y, la existencia de vacíos en el marco normativo que aún no aún no han sido subsanados.

De otro lado, el actual proceso de descentralización ha involucrado dos aspectos que conviene resaltar. El primero de ellos relacionado a los hitos o secuencias políticos ampliamente publicitados, como las elecciones regionales del año 2002 y el referéndum para la integración de regiones de 2005. El segundo, por su parte, está referido a las medidas de diseño técnico del proceso, las cuales han sido menos difundidas y, al vez, menos politizadas. En este último ámbito destacan el fomento de la participación ciudadana y la puesta en marcha de las transferencias de competencias hacia los gobiernos subnacionales.

El énfasis y la prioridad que se otorgó a la difusión de los hitos electorales – de la primera categoría – ha llevado a que un gran sector de la población confunda el mensaje descentralista con el de la regionalización. Esta confusión ha generado que muchas personas evalúen el proceso de descentralización en temas más relacionados al referéndum (conformación de regiones) que al proceso en si mismo.

En este contexto, para asegurar la continuidad de una reforma de largo plazo como la descentralización, además de trabajar en una agenda de reformas y medidas pendientes, es de vital importancia que se analice si la población percibe la descentralización como beneficiosa. Es conveniente mencionar que la evaluación de beneficios requiere precisar respecto a qué temas u objetivos se realizará la medición. Para definir el ámbito de evaluación es importante que el tiempo que la reforma lleva en marcha sea consistente con los objetivos que son factibles de alcanzar en este horizonte.

En línea con este objetivo resulta importante identificar qué factores podrían estar afectando dicha percepción. Precisamente, se incide en la evaluación de la percepción de beneficios que la población tiene del proceso y en la explicación de heterogeneidad que esta percepción tiene a nivel departamental.

La aproximación propuesta contrasta con la reducida atención prestada por la literatura de reformas de la administración pública, la cual ha estado centrada principalmente en temas como la revisión y corrección del marco normativo, y el estudio de experiencias exitosas a nivel mundial. Este sesgo resalta la necesidad de realizar una mayor investigación sobre la percepción de los ciudadanos.

La actual reforma descentralista es un proceso que se inició recientemente, por lo tanto los resultados obtenidos deberían ser considerados como una primera línea de base para su evaluación desde el punto de vista de la percepción de beneficios de la ciudadanía.

Asimismo, es necesario que estos resultados sean contrastados con los que se encuentren en investigaciones posteriores a fin de determinar si existen mayores rezagos entre la implementación de la reforma y la percepción de beneficios.

En ese orden de cosas, se presentan los principales estudios previos sobre la percepción de la descentralización en el Perú. Luego se muestran las características esenciales del actual proceso de descentralización. A continuación se describe la aproximación empleada para el análisis de los beneficios que la ciudadanía percibe de la misma. Posteriormente se examina la metodología de estimación y se discuten los resultados empíricos logrados.