LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

6. La incidencia en el territorio

La repercusión de la gestión realizada en las diferentes Comarcas se ha podido valorar en el exterior y también internamente en cada territorio. Los datos cuantitativos expresados anteriormente reflejan una importante aportación procedente de la gestión de los Grupos de Acción Local (GAL). La población ha sido consciente y receptora de las ayudas que les han permitido mejorar su calidad de vida.

Los resultados materiales han sido variados y se han generado siguiendo unas pautas que aproximadamente han sido similares en todos los casos. La prioridad ha consistido en intentar configurar áreas culturales en las que se pudieran unir en un mismo sistema de gestión los elementos naturales y culturales, la preservación y la gestión con un modelo innovador de ordenación del territorio, que favoreciera el estudio, la conservación la valorización y difusión del patrimonio como factor de identidad, cohesión comarcal y recurso de desarrollo (JUSTE, N. 2006)

En el ámbito de la metodología el resultado ha supuesto la exportación de un nuevo modelo, en torno al concepto territorio-museo, a través de una estrategia de desarrollo sostenible (TERRA, 2001). El elemento vertebrador en los respectivos planes ha girado en torno al Arte Rupestre, a la historia o al paisaje natural, según los casos. A partir de ahí, se han elaborado los respectivos planes de gestión para todas las actuaciones de turismo cultural, deportivo, gastronómico etc etc. Y se ha conseguido la puesta en valor del patrimonio natural y arquitectónico por medio de actuaciones específicas innovadoras y transferibles.

En el campo de la investigación se han elaborado materiales didácticos y de difusión, destinados a públicos diferentes en edad y en preparación académica.

Las técnicas de difusión han sido novedosas y raramente experimentadas por otros proyectos europeos. Se ha desplegado una amplia gama de herramientas y productos de información, tales como páginas web, en todos los casos, un Plan de Marketing para promocionar la imagen “Bajo Martín, espacio Ibero”, el diseño y puesta en marcha de un pabellón móvil de gran calidad para ferias de turismo españolas e internacionales y la emisión de un programa especial de televisión sobre el proyecto, para un canal de televisión internacional, en el CEDER del Somontano. El ejemplo más paradigmático posiblemente sea el del Maestrazgo, donde se han puesto en marcha 17 proyectos en otras tantas localidades, basados en la difusión de su cultura, arte y/o historia y la creación del Centro Aragonés de Información Rural Europea (CAIRE), integrado en la Red CARREFOUR, dependiente de la Comunidad Europea

La promoción de actividades de ocio innovadoras está representada en la realización de seminarios, talleres, congresos periódicos, publicaciones de gran calidad, programación de ferias especializadas con temáticas referidas al medio ambiente, la artesanía, la agroalimentación, el turismo los productos locales y actividades diversas, relacionadas con los elementos aglutinantes, que cada territorio ha formulado en su respectivo programa de desarrollo y que han sido la valorización de los productos locales, la puesta en valor del patrimonio natural y cultural y la búsqueda de la calidad de vida de los habitantes.

Los aspectos demostrativos e innovadores han incidido en las políticas locales, regionales y europeas y han servido de marco de referencia para las intervenciones públicas en diferentes ámbitos.

Han despertado gran interés en las autoridades públicas de Europa, que han apoyado la creación de una red europea para la gestión sostenible del patrimonio cultural, a imitación de lo que en Aragón se ha realizado en este aspecto. El resultado se ha materializado ya en la creación de una red en torno al Proyecto Territorio-Museo para la ordenación territorial de cinco áreas del mediterráneo, en la Cerdaña, Aragón y Cataluña a partir de la gestión de los yacimientos arqueológicos, fundamentalmente el Arte Rupestre. Se ha presentado la guía y la página web de la Red Europea de Primeros Pobladores y Arte Rupestre Prehistórico (REPPARP), que recoge 49 destinos franceses y españoles de una ruta que aspira a convertirse en Itinerario Cultural Europeo, en el “Camino de Santiago” del suroeste de Europa. La ruta está integrada por ocho regiones, Ariène (Midi-Pirénés), Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Ciudad Rodrigo (Castilla y León), Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana y el día 1 de marzo de este año coincidiendo con la presentación del Itinerario Cultural, se adhirieron Cataluña y Extremadura, con lo que los destinos llegarán hasta 55 y posteriormente más cuando se incorporen Galicia, Guipúzcoa, Vizcaya y otras regiones portuguesas. El itinerario abarca tres ejes temáticos: pirenaico-cantábrico, atlántico y mediterráneo y se pretende que incluya las caras norte y sur de los Pirineos y toda la Península Ibérica. La red ha surgido por iniciativa de los Grupos de Acción Local LEADER y PRODER de España, a los que se han sumado las respectivas consejerías de Cultura de las Comunidades Autónomas, que han generado un proyecto al amparo de la Iniciativa Comunitaria INTERREG III para desarrollar de manera conjunta una oferta turístico- cultural basada en el arte rupestre europeo, que en un 98 por ciento está en las zonas rurales. (HUGUET, A. 2007).

Las acciones relacionadas con la recuperación, restauración y rehabilitación del patrimonio material e inmaterial han recibido un gran impulso y han generado puestos de trabajo en todas las localidades, previa fase de preparación y formación a través de las llamadas escuelas- taller. Se han creado empresas relacionadas con la talla de la piedra, el alabastro, la arcilla y la madera en el territorio del río Vero, en el río Martín y en Albarracín. Y ha surgido una tupida red de Asociaciones de empresarios locales y un Centro de Iniciativas Empresariales, caso insólito en el medio rural antes de trabajar con esta metodología.

En los últimos catorce años se han rehabilitado cientos de elementos arquitectónicos y renovado edificios de diferente funcionalidad, de uso religioso, obras hidráulicas, redes viarias, construcciones agroganaderas e industriales, obras defensivas y otros usos. A esto se añaden numerosos monumentos considerados BIC (Bienes de Interés Cultural) y casas de interés arquitectónico artístico o de arquitectura popular.

La descentralización ha propiciado una forma de actuar que ha beneficiado a todos los municipios, que forman parte de la delimitación territorial de los Parques Culturales. Se ha articulado una red de museos y centros de interpretación, con diferentes temáticas que han supuesto una verdadera innovación porque han servido para generar empleo y riqueza en las localidades de las comarcas.

En el parque Cultural de San Juan de la Peña hay dos centros de interpretación, el que lleva su mismo nombre y el que recoge la Historia del Reino de Aragón, ambos en Jaca, que es la cabecera de la comarca. En el Río Vero está el que lleva su nombre en Castillazuelo, El Centro de la Sierra y Cañones de Guara, en Bierge, El Centro de Interpretación del Arte Rupestre, en Colungo, El Centro de Leyendas y Tradiciones, en Adahuesca, El Museo de Guadamacil, en Asque, El Conjunto de San Julián, en Barbastro, El Museo Etnográfico Casa Fabián, en Alquézar y El Centro de Interpretación del Aceite, en Buera, fruto de la rehabilitación fidedigna de lo que en su día fue uno de los muchos molinos aceiteros que había en la zona.

En el Parque Cultural del Río Martín está el Centro de Interpretación del Arte Rupestre, en Ariño, el de la Cultura Ibérica en Oliete, el de Paleontología en Alacón, el de Geología y Espeleología en Montalban, el de Cultura Popular en Albalate del Arzobispo, el de Flora en Torre de Arcas y el de la Fauna en Alcaine, en total uno en cada municipio de tal forma que la influencia cultural ha irradiado a todas las localidades.

En el Parque Cultural del Maestarzgo también existen diseminados por todas las localidades parques y centros expositivos de variada temática. Es espectacular el Parque Paleontológico en el municipio de Galve, que reproduce dinosaurios a tamaño natural y está completado por una esmerada planificación didáctica, el Centro de Interpretación Ambiental de Villarluengo, el Parque Geológico de Aliaga, el Museo de Arqueología de Mas de las Matas, el Centro de Interpretación del Patrimonio Arquitectónico de toda la Comarca ubicado en Mirambel, que fue Premio Europa Nostra en 1981, el Parque Fluvial del río Guadalupe y el Parque Escultórico de Hinojosa de Jarque, dedicado a la “memoria de los pueblos” permanentemente actualizado ya que se incorporan ejemplares año tras año con motivo de la celebración de un Simposio Internacional.

Finalmente, en el Parque Cultural de Albarracín el propio municipio es en sí mismo un museo, declarado Conjunto Histórico en 1961; además se ha creado el Centro de Interpretación de la Naturaleza del Paisaje protegido de Rodeno y el Museo de la Transhumancia de Guadalaviar.

Para completar esta red se han diseñado itinerarios de senderismo y un sistema de señalización interpretativa de todos los monumentos arquitectónicos civiles y religiosos.

En coherencia con este despliegue de hitos representativos han surgido empresas, relacionadas con la construcción y con los oficios específicos, para la intervención en la rehabilitación de los elementos arquitectónicos, así como las especializadas en los servicios turísticos. Se ha procurado ofrecer un producto global que satisfaga y cubra las expectativas de los clientes –visitantes, de los empresarios que promueven la oferta de trabajo y sobre todo de los habitantes de la comarca. Unos habitantes que están en el punto de mira de todos los proyectos, en un intento por conseguir cambiar la tendencia decreciente, que ha supuesto una pérdida global de más del 30 % de la población desde 1900. No obstante, desde 2001 se observa algún síntoma de estabilidad e incluso de crecimiento, principalmente en las cabeceras comarcales y en los núcleos rurales donde se concentra la mayor parte de la actividad turística. El ejemplo descentralizador ha seguido su curso hasta la escala local y se puede afirmar que a la concentración de servicios en las ciudades le ha sucedido una mejor redistribución por todos los municipios. Actualmente, el 90 % de los alojamientos turísticos están en la zona rural. La oferta se adapta al perfil del visitante, que puede elegir entre hoteles, viviendas y apartamentos de turismo rural, albergues, refugios y campings, que ofertan más de cuatro mil plazas de diferentes categorías.

Otro tipo de empresas que ha surgido al albur del aprovechamiento del medio natural han sido las de aventura. Y lo mismo podemos decir de las relacionadas con la transformación de productos locales; empresas familiares de productos agroalimentarios y de artesanías variadas. Todas ellas de pequeño tamaño, pero de gran calidad en los productos que ofrecen y en el trato que dispensan a los clientes.

La consecuencia en el ámbito del empleo se refleja en el desplazamiento del predominio de los activos agrarios por los ocupados en el sector servicios que, en cuatro de los cinco territorios, supera el 50 %, frente a un 21 % en la industria o un 13 % en agricultura y construcción respectivamente.

En el ámbito de lo inmaterial e intangible la influencia positiva se refleja en el cambio de actitud de los agentes sociales, de las autoridades locales y de los particulares, que han modificando su modo de pensar respecto al patrimonio. Lo consideran un bien que ha servido y sirve para incrementar su competitividad económica, que ha contribuido a acrecentar su autoestima, que les ha acostumbrado a pensar y a plantear iniciativas con los demás vecinos de su territorio y de otros más alejados, con los que han comprobado que, si se lo proponen, pueden encontrar nexos de unión e incluso antecedentes comunes. Desde esta perspectiva, todos los gerentes de los Parques destacan como puntos fuertes a considerar la descentralización de la gestión,hasta el nivel comarcal, la colaboración local, el despertar de la sensibilidad hacia el patrimonio cultural y el efecto global de demostración en todos los municipios. En el Parque de Albarracín, dice su gerente que la mayor rentabilidad del turismo es la inducida, porque ha contribuido a modificar las relaciones socioeconómicas de los habitantes, que han aprendido a apreciar el valor del patrimonio.

Este modo de hacer ha calado hondo y ha impregnado y difundido la práctica del consenso y del pacto en el quehacer habitual, que afecta a los grandes proyectos y las pequeñas iniciativas. Se ha puesto de manifiesto en las innumerables muestras de convenios entre diferentes estamentos públicos y privados, donde la administración nacional, autonómica y comarcal han interactuado perfectamente para implementar programas de turismo que, además de sus resultados tangibles en infraestructuras, formación, divulgación, equipamientos…, han dejado como herencia consolidada una gestión de calidad y una cultura de la cooperación entre las administraciones digna de ser imitada en otros contextos.

Igualmente es digno de reseñar el nivel de empatía logrado con agentes sociales de otros territorios, constituidos en red para diferentes proyectos, relacionados con Leader, Proder e incluso Interreg en sus diferentes modalidades. Es el caso del proyecto Terra Incognita en el CEDER Somontano, el proyecto “Abraza la Tierra” en Albarracín junto con otros 14 Grupos de otras Comunidades Autónomas, el Proyecto Eurotuber del Río Martín, de cooperación transnacional con Francia e Italia para la revalorización de la trufa negra, el proyecto “Vía Láctea:Red para la gestión creativa del patrimonio en los Caminos de Santiago de Compostela” en la Jacetania, comarca del Parque de San Juan de la Peña

Esas actitudes de entendimiento y cooperación también han demostrado ser eficaces en la conclusión de acuerdos interinstitucionales y con todo tipo de organizaciones e interesados, que se han materializado en el apoyo institucional y financiero de los gobiernos regionales y de otros organismos públicos y privados. Pero hay que destacar que este aspecto estaba formulado en los objetivos. No ha sido una cuestión que haya surgido por casualidad; estaba inherente en el propósito de los artífices del proyecto. La integración de los diferentes agentes institucionales y sociales en la gestión y puesta en práctica de iniciativas y actuaciones estaba ya previsto como un logro a conseguir. En definitiva, lo que podemos destacar ha sido un cambio de conductas que ha incidido en el aumento de la capacidad competitiva en todos los órdenes.