LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

3. El territorio aragonés

La Comunidad Autónoma de Aragón es una de las diecisiete demarcaciones territoriales de nuestro país. Se caracteriza por los contrastes físicos, humanos y económicos. La extensión de 47.669 km2 supone el 9´4% del conjunto de España y la población el 2.9% de la española. Su contribución al PIB nacional es del 3%. Está localizada en sentido latitudinal, en el noreste de la Península Ibérica. El límite por el norte lo marca el sector central, el más elevado, de la Cordillera Pirenaica, al sur el Sistema Ibérico y entre ambas unidades naturales, la depresión del Ebro, surcada por el río que le da el nombre. La Cordillera Costero-Catalana por el este la separa de la vecina Cataluña. Está formada por tres provincias que, de norte a sur son, Huesca, Zaragoza y Teruel, con 729 municipios agrupados a su vez en 33 Comarcas, pero respetando los límites provinciales. La delicada situación demográfica, con más del 60 % de los municipios considerados como zona desfavorecida, contrasta con la potencialidad de la región en su conjunto, derivada de la situación geográfica en el contexto nacional. Su localización se considera inmejorable por la posición estratégica en el cuadrante nororiental de la Península, en contacto con Francia, puerta de intercambio con el resto de los países europeos. Como se aprecia en la figura adjunta, forma parte del llamado “eje mediterráneo”, que si bien no es el tradicional centro neurálgico vertebrador de la economía europea, sí que está formado por regiones que han demostrado un gran dinamismo, un entorno atractivo y una elevada calidad medioambiental. “Esta estructura europea que relaciona los territorios con los niveles de desarrollo sirve para orientar las grandes actuaciones de la política europea y también sirve a los responsables locales para conocer su posición relativa y reflexionar sobre la estrategia que han de emplear para mejorar su propia y particular situación “ (IZQUIERDO, J. 2005).

Desde la perspectiva de la política regional europea, en el marco de la regionalización administrativa, pertenece a la región Noreste dentro del nivel NUTS 2 y queda integrada en el espacio europeo “Diagonal continental” , cuya principal característica es presentar la densidad demográfica más baja de los espacios europeos, una fuerte concentración económica y un marcado carácter rural.

La caracterización de Aragón desde la perspectiva demográfica responde a un territorio con una densidad media de población de 26,6 hb./Km2, sobredimensionada por el peso que aporta la población de Zaragoza. Si la excluimos, la cifra media desciende a 12 hb/Km2, que en el escenario de las respectivas provincias supone 13,8 hb/Km2 en Huesca, 9,5 hb/Km2 en Teruel y 52,8hb/Km2 en Zaragoza, con un referente nacional de 87,2 hb/Km2. Estos valores demográficos son consecuencia de un desigual reparto de población en el espacio, ya que el 71,8 % de la misma reside en la provincia de Zaragoza y más del 50 % en apenas el 5 % del territorio, en la capital regional, Zaragoza, que goza de centralidad geográfica, con Huesca al norte y Teruel al sur y también de centralidad económica y capacidad de decisión y de poder en el contexto de Aragón.

La deficiente estructura de la jerarquía urbana se pone de manifiesto al comprobar que el 72´2 % de los municipios aragoneses tienen menos de 500 habitantes; el 12,2 % tienen entre 500 y 1.000 habitantes; el 12,9 % entre 1.001 y 10.000; el 1,5 % más de 10.000 hasta 50.000 y solamente uno, la ciudad de Zaragoza, supera con creces ese límite.

Siguiendo la clasificación que establece el Instituto Nacional de Estadística para considerar la zona rural, intermedia y urbana, en Aragón los municipios menores de 2.000 habitantes, que son los considerados rurales suponen el 92,2 % y acogen solamente un 18´4 % de la población total; la escala intermedia representada por los municipios entre 2.000 y 10.000 habitantes supone el 6´2 % y agrupan el 13´6 % de la población y la urbana con 68´1 % de la población, está concentrada solamente en el 1,6 % de los municipios mayores de 10.000 habitantes.

La estructura por edad denota un alto grado de envejecimiento de la población. Si además lo consideramos excluyendo la ciudad de Zaragoza, la situación se ve con más crudeza, al reflejar una foto del medio rural bastante complicada, si no se produce un punto de inflexión que cambie la tendencia regresiva. El 20,5 % de la población tiene más de 65 años, valor que se reduce hasta el 17,8 % si consideramos las capitales provinciales y que aumenta hasta el 22,5% en toda la provincia de Huesca y 25,3 % en la respectiva de Teruel. La edad media de la población está en 43,1 años, tres puntos por encima de la media española. Y el Índice de Envejecimiento es muy superior al español (117,2 frente a 88,5). En consecuencia la Tasa Global de Dependencia, que relaciona los activos con los dependientes supone 49,8 %, cinco puntos por encima de la respectiva nacional.

En el primer quinquenio del siglo actual se aprecia una cierta recuperación demográfica, que es fruto de la entrada de población extranjera, ya que el crecimiento natural es negativo. Por lo tanto, el incremento de efectivos es consecuencia de los aportes que resultan de un saldo migratorio positivo, que ha pasado de representar el 1 % de la población total en 2000 al 7,6 % de la misma en 2005.

Esta debilidad demográfica tiene sus consecuencias a la hora de aplicar los Indicadores cuantitativos en la Unión Europea, ya que en lo que se refiere a la renta per capita siempre está por encima de otras regiones más ricas, pero con mejor estructura territorial. Incluso en estos momentos con una Europa ampliada, Aragón está avanzando y se sitúa en la media de la UE25, con un PIB “per capita” en paridad de poder de compra de 20.950 € (99% de la media europea), lo que indica que ha mejorado siete puntos porcentuales desde principios de siglo. Y como es natural, en esta media hay que destacar que Zaragoza se encuentra por encima superando el nivel medio de Aragón, mientras que Huesca y Teruel registran un menor nivel de PIB per capita (CAMPO, M. 2005)