LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

5.4 INTEGRACIÓN REGIONAL

Parecen relevantes las medidas señaladas con respecto a la regionalización, la formulación de un plan de regionalización, el fortalecimiento de las Juntas de Coordinación Regional y la conformación de regiones piloto.

Es fundamental construir un plan concertado de regionalización en el cual se definan los criterios, estrategias y mecanismos para avanzar hacia un nuevo ordenamiento del territorio nacional. Asimismo se deben consolidar las Juntas de Coordinación Interregional ampliando sus funciones, promoviendo incentivos para la formulación de políticas y proyectos conjuntos. En esta perspectiva es muy importante extender la mirada pasando de la demarcación política a una visión que articula las diversas dimensiones del desarrollo.

Finalmente, hace falta pasar del anuncio de la formación de una región piloto al diseño de su sentido y contenido. No se trata sólo de identificar potenciales demarcaciones sino de definir las características, temas y referentes institucionales que sustenten dichas experiencias.

5.5 ELECCIONES REGIONALES

Los resultados regionales y municipales recientes muestran una nueva manifestación de la relación entre los partidos políticos y la sociedad, así como una nueva evidencia que la gran mayoría de los denominados partidos nacionales tienen que realizar articulaciones sociales e institucionales en las regiones y provincias del país. La población ha vuelto a expresar su desconfianza al sistema de partidos, probablemente por una serie de razones y criterios.

El resultado debería ser asumido por los partidos como una oportunidad para hacer cambios basados en el diálogo con la sociedad, en la transparencia, en la profundización de la democracia interna, así como en la descentralización efectiva de las decisiones en el marco de una estrategia nacional coherente.

En estas elecciones se consolidan los denominados movimientos regionales. Si bien pueden ser espacios con una marcada tendencia personal, también expresan la búsqueda de una nueva forma de representación, voluntad que no es nueva y que ha ido cobrando forma desde hace varios años y ha logrado el triunfo significativo en regiones en las elecciones. Tienen el reto de superar sus debilidades organizativas y programáticas y avanzar en la construcción de movimientos interregionales y nacionales. Es importante considerar que se trata de movimientos con orientaciones diversas, una presencia significativa de la izquierda democrática, núcleos radicalizados en pocas regiones y tendencias vinculadas a sectores empresariales y de derecha, junto con liderazgos con una tortuosa vinculación al fujimorismo.

Es importante tomar en cuenta que han sido elegidos liderazgos con amplio reconocimiento regional, quienes se pueden constituir en interlocutores de mayor peso y trascendencia frente al gobierno nacional y las municipalidades. Una gestión eficiente, transparente y participativa puede ser el punto de partida para impulsar procesos de cambio en nuestro sistema político.