LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

4. DESCRIPCIÓN DE LA APROXIMACIÓN A LA PERCEPCIÓN DE BENEFICIOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN

La percepción de la población sobre una reforma en curso se encuentra en función a los aspectos más publicitados de ésta. Además, la interrogante sobre la aceptación o no de una reforma puede llevar a resultados sesgados, ya que cada persona responde de acuerdo a lo que opina que deben ser los objetivos que debe alcanzar dicha reforma, sin que éstos sean, necesariamente, las metas que se pretenden lograr.

Por ende, para la percepción de los beneficios de la descentralización se deben evaluar temas específicos en los que el diseño de la oferta de la reforma intentó alcanzar determinados objetivos.

Con el objetivo mencionado se elaboró un índice econométrico que recoge la percepción de los ciudadanos en cuatro puntos básicos de la reforma, tomando como fuente la pregunta 23 del Módulo de Gobernabilidad de la ENAHO.

Cada persona debe señalar si la descentralización ha significado:

1. Una mayor participación en la toma de decisiones.

2. Una mejora en los servicios.

3. Una mayor atención a las demandas de ciudadanos.

4. Una mayor injusticia/abuso por parte de las autoridades locales.

Los cuatro puntos mencionados constituyen ejes centrales del proceso y, por ende, son temas en los que la población debería identificar si la descentralización ha reportado beneficios tangibles durante sus primeros años de implementación.

Percepción de beneficios

Luego de iniciar el proceso de descentralización, es importante contar con elementos de guía que permitan evaluar la manera como la población percibe los avances realizados. Una forma de realizar esta labor es a través de la evaluación de los beneficios que los ciudadanos perciben como consecuencia de la puesta en marcha del proceso.

Esta matriz es importante, puesto que en la medida que la población perciba beneficios, se reforzará el carácter permanente del proceso ya que se generarán incentivos para consolidar los avances alcanzados con la implementación de la descentralización.

Los resultados muestran que, a nivel nacional, la percepción de beneficios de la descentralización son bastantes reducidos y no alcanza a niveles aprobatorios, ya que el promedio nacional se sitúa en porcentajes del 46%.

Una desagregación a nivel de zonas geográficas (departamentos y Lima provincias) permite contar con patrones diferenciados. Así por ejemplo, Loreto tiene una aceptación del 60.5%, mientras que Tacna cuenta con un porcentaje de aceptación que sólo alcanza al 33.5%.

Los resultados también evidencian que un mayor nivel educativo y de gasto per cápita están asociados a una mejor percepción de los beneficios de la descentralización, lo que indica que la comprensión de los alcances del proceso y su valoración están condicionados a la posición socioeconómica de las personas, siendo percibida de manera más favorable por aquellos segmentos de mayor educación y mayor capacidad adquisitiva.

Además el carácter urbano del estrato de residencia del individuo también está relacionado positivamente con una mejor percepción de beneficios del proceso, lo que indica que todavía queda una labor pendiente orientada a extender la percepción de beneficios hacia aquellas zonas más alejadas y de menor densidad poblacional.

Dentro de los demás factores que afectan a la percepción de beneficios del proceso de descentralización destacan variables institucionales como la confianza que los ciudadanos tienen en las instituciones públicas, su interés en asuntos políticos y la valoración de la democracia, las que están asociadas positivamente con el grado de, percepción de beneficios del proceso de descentralización.

De otro lado, se encuentra que las personas de mayor edad perciben de manera más escéptica al proceso, señalando que los beneficios percibidos son menores en comparación con grupos de menor edad.

Un punto importante está asociado a la heterogeneidad que se observa entre departamentos. La puesta en marcha del proceso de descentralización involucró velocidades de implementación disímiles entre distintos niveles de gobierno. Ello implicó que de un modo efectivo los alcances de la descentralización no se presenten de un modo homogéneo a nivel nacional, marcando un claro contraste entre las distintas regiones.

Asimismo, este contraste se hace más pronunciado aún si se considera niveles de análisis aún más específicos como por ejemplo, a nivel rural y urbano, entre la capital provincial y capital departamental.