BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


TEMAS

Francisco Javier Contreras Horta

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (266 páginas, 475 kb) pulsando aquí

 

 

 

 

 

SOLILOQUIOS IV


(Sobre la evolución humana)

Te entiendo.

Tú no me entiendes,

pero yo si te entiendo;

y te entiendo que no me entiendas.

Tú tienes razón en lo que dices,

y tienes razón en no entenderme;

y entiendo que no me entiendas,

porque te entiendo.

Algún día me entenderás...

¿Puedes perdonarme mientras tanto?

EL RACISTA

Llamamos racista al tipo que desprecia o no le gustan los de otras razas. Pero el término también se aplica a la persona que rechaza a otros en general, que aunque sean de su misma raza étnicamente hablando, no comparten sus mismas características culturales o socioeconómicas.

¿Pero, porqué existe el racismo?

Esto es como preguntarse porqué existe el mal sobre la tierra. Es una pregunta difícil de que alguien la pueda contestar. Si embargo una cuestión elemental a considerar es que el racista ama mucho a los que son como él, pero también idolatra a su tierra y a sus cosas y desprecia a lo que no son sus cosas, a la tierra de otros y a lo que no es cercano a él.

Un fanático de este tipo se parece mucho a alguien que está pegado a su mamá y ello es bueno porque le da seguridad emocional pero que por otro lado le impide salir del cascarón, ser adulto; porque para cualquier cosa quiere regresar a recargársele a su mamá para preguntarle qué opina de esto o aquello. Desde este punto de reflexión, resulta que el racista es una persona con poca visión de la realidad en que vive, alguien miope política y socialmente hablando, que carga con una gran inmadurez emocional, y por ello con una gran incapacidad para comprender a los que piensan diferente a él.

Dicen, los que saben de psicología, que el complejo de superioridad no existe, sino que la actitud altanera está más bien relacionada con personas que se ven a sí mismas como muy pequeñas al compararse ante los demás, que se sienten con muy poca valía personal, y entonces, para contrarrestar esa situación, fingen sentirse mucho más grandes que los demás o se pasan la vida buscando argumentos para alegar que son de un tamaño mayor que el que se sienten.

Este tipo, parece que dice: el que no sea hijo de mi mamá no es bonito porque nomás los hijos de mi mamá somos bonitos. Es alguien que sólo alcanza a apreciar a los muy cercanos a él sentimentalmente. Desde ese punto de vista se parece a un niño. El racista es alguien que está ligado entrañablemente a su tierra y a su gente. Que no ha salido de su región o que si lo ha hecho, esto ha sucedido por corto tiempo y sin cortar la dependencia psicológica y sentimental hacia su terruño y que por esa subordinación, todo lo compara con relación a su mundo y que por su apego a su rancho, sólo ve las cosas favorables que hay en su medio y que escasean en otra parte, como el amor de su mamá que sólo está en ese pedazo de sí mismo y no en otra parte, y de ahí parte para suponer, sentir y afirmar que su tierra es "el ombligo del mundo".

Un racista nunca es alguien que emigra, porque piensa que su tierra es el mejor lugar, y porque al emigrar perdería los privilegios de que goza en donde vive. Un racista es alguien que nace en un seno privilegiado y que por ello tiene mucho que perder si se retira de donde está o se modifican las circunstancias que hicieron que él fuera un ser favorecido en ese lugar. Si él pierde su posición social o su estatus, automáticamente inutiliza todo lo que lo sostiene emocionalmente y se convertirá en una cáscara o una hoja seca ante el viento. De ahí que sea terriblemente tradicionalista y vea en cualquier pensamiento o hecho diferente a lo cotidiano, una amenaza permanente para su situación. De ahí que por su misma inseguridad emocional, se agarra de las tradiciones, de las costumbres. Se cuelga de supuestas glorias, pasadas o presentes, reales o imaginarias, como se sujetaría del sentimiento a su madre, o a un salvavidas en el océano, para no sentirse perdido.

El racista es pues un egoísta, un tipo del que deberíamos de tener lástima antes que odiarlo. Es alguien que tiene mucho que perder y casi nada que ganar, pero sobre todo, es un ser desvalido que se toma con desesperación de sus "grandezas" de raza o familia para negarse a sí mismo que es poco o que se siente nada.

El racista es desde luego un "montonero", alguien que se vale de la superioridad numérica de su grupo para hacer valer su "verdad". No es que tenga razón, en cuanto a idea debatible y defendible, sino que hace imperar su criterio, porque en ese momento cuenta con número de partidarios mayor que los de otras posturas. Es montonero, decíamos, como las bestias. Quien conoce de animales, sabe lo que sucede en los corrales cuando una bestia es herida en equis circunstancia; llega a pasar que todos las demás empiecen a atacar al lastimado. El detalle es que animales aparentemente mansos, que normalmente no se atacan entre sí, al ver a su compañero herido, como si se pusieran de acuerdo, todos cargan contra aquel infeliz hasta que acaban con él. Eso sucede entre las bestias...

Y eso ha sucedido en algunas naciones, cuando se encuentran con alguna persona diferente a ellos. Así, mayorías blancas esclavizaron y abusaron de minorías negras por la sola "razón" de que unos eran más que los otros. Lo mismo ha sucedido en otras naciones cuando existe una minoría desprotegida a la que se puede atacar fácilmente. Desde la antigüedad se ha dado este fenómeno. Cuando usted lea la Biblia, se dará cuenta que ya en épocas muy tempranas de la historia, los profetas del antiguo testamento denuncian de parte de Dios, el abuso que se ejerce contra los extranjeros, o contra las viudas y los huérfanos. Y lo mismo nos podrían decir ahora: que hay minorías a las cuales se puede atacar fácilmente cuando nos refugiamos en la mayoría de nuestro grupo.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet