BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


J.M. KEYNES, EL PROFETA OLVIDADO

Mario Guillermo Gómez Olivares

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (247 páginas, 1.36 Mb) pulsando aquí

 

 

5.1.2.2. Las tipologías de la desocupación y la política económica diferenciada sobre la desocupación clásica y la keynesiana

Examinaremos a seguir la contribución de esta corriente a través de las contribuciones específicas de Malinvaud e Benassy para el estudio de la desocupación. Estos representantes europeos de la corriente del desequibrio consideran situaciones de desocupación masiva o generalizada que les permite el diagnóstico del fenómeno y sus características y el diseño de políticas correctivas alternativas. Para Malinvaud el tratamiento del problema tiene todavía una otra finalidad:“(...) la revision de la theorie du chomage est une etape majeure dans le developpement de la science economique” .

Esta revisión de la teoría de Keynes se limita, todavía, a aquello que designamos por desocupación involuntaria en el sentido keynesiano, aunque restringida solo a las consideraciones de Keynes hechas en los primeros capítulos de la Teoría General, conocido como modelo del multiplicador: “(...) plutot celui popularise par ses discipules ” .

El cuadro general de la investigación es el del equilibrio general, en que las ofertas son racionadas sea en el mercado de bienes, sea en el del trabajo. Da aquí resulta la explicación de la desocupación keynesiana debido a la insuficiencia de demanda efectiva, alternativamente a la desocupación clásica que resulta del análisis de equilibrio parcial en que la desocupación se explica por la rigidez de los salarios.

El análisis es de algún modo un desarrollo de la propuesta de Patinkin, en un cuadro de equilibrio general en que los individuos no encuentran demanda para su oferta, visto que existe un exceso de oferta de bienes que obliga a los empresarios a compatibilizar cuantitativamente producción y vendas, en un proceso dinámico en que las variables precios son insensibles a los ajustes automáticos.

La proposición de Malinvaud consiste en reflexionar sobre el análisis de la desocupación keynesiana, sin subestimar la llamada desocupación clásica. La primera tarea será llenar un vacío teórico, pues no existe un cuadro conceptual para tratar en equilibrio general las economías en racionamiento. Este punto de vista se confronta con aquel que Malinvaud denomina de idea generalizada sobre la inutilidad operacional del equilibrio general, pues exigiendo el equilibrio una igualdad para cada oferta y demanda, la existencia de la desocupación lo invalida, admitiendo que el trabajo es un bien como cualquier otro. Será necesario lidiar con un otro concepto de equilibrio:“ Si l’on refuse de se refierer á la notion d’equilivres on doit utiliser alors une formulation dinamique dans laquelle les variables significatives evoluent simultanement selon certaines regles bien definies” .

La coherencia en la opción del equilibrio escogida solo puede ser válida a corto plazo, pues un análisis de largo plazo implicaría entrar en línea de cuenta con la estructura productiva. El paso siguiente es catalogar las exigencias del equilibrio, lo que implica una visión del proceso dinámico real, es decir, los estados de equilibrio y en el equilibrio deben constituir aproximaciones útiles de los estados reales. Se busca sobre todo definiciones escogidas de equilibrio que permitan resultados analíticos operacionales, sobrepasando las complicaciones de los procesos dinámicos cuja formulación se torna difícil de desarrollar.

Los ajustes rápidos de los precios a corto plazo, como acepta la tradición neoclásica, son vistos como hipótesis insuficiente, comprobada por la evidencia empírica. El propio avance de la industrialización demuestra, pari passu, una cada vez mayor rigidez de los precios, diferenciando los bienes cuja demanda aumenta a largo plazo, favoreciendo los bienes de componente tecnológica noble, así como la demanda de trabajo y servicios más cualificados. Los ajustes se hacen por las cantidades, donde solamente más tarde aparecen los movimientos de los precios relativos de modo vi-sible:“(...) la premiere reaction aux modifications intervenues dans l’environnement consiste plus frequemment en un reajustement de quantites qu’en un reajustement des prix” .

Tal comportamiento de los agentes es considerado racional cuando estos observan que están racionados en algún de los mercados. En el caso de la desocupación involuntaria, donde existe un racionamiento en el mercado de trabajo para los trabaja-dores, la hipótesis ortodoxa asumiría una presión sobre los salarios a la baja. Aquí se sugiere que los precios son más rígidos, sobre todo a la baja. Tal situación es típica cuando existe un exceso de demanda de bienes en los límites de la capacidad de producción.

El modelo a desarrollar deberá considerar la hipótesis de precios fijos, donde su de-terminación es exógeno. El próximo paso será determinar los equilibrios con racionamiento, donde los ajustes se realizan por las cantidades (stocks, filas de espera, desocupados) es decir, lo que va ser determinado son las cantidades intercambiadas en un cuadro de equilibrio general, en que el lado corto del mercado decide sobre el nivel a realizar de la transacción, siendo el lado largo el que está racionado.

El concepto de mercado se refiere al lugar de las vendas y compras de una mercaduría, o a la transacción de esa mercadería con la moneda. Si existen r mercaderías, siendo la última la moneda, existirán entonces r l mercaderías, donde la moneda esta presente entonces en todos los mercados.

Cada agente consumidor o productor deberá entender no solo de las demandas y ofertas, sino deberá también distinguir entre compras y vendas. En el equilibrio clásico o walrasiano las ofertas y demandas expresan los deseos de trueque en relación a las transacciones efectivamente realizadas En el caso walrasiano, la oferta iguala la demanda a un determinado nivel de precios flexibles, lo que equivale a decir que las vendas deseadas igualan las compras deseadas. Siendo evidente que las vendas pueden ser inferiores a la oferta o las compras inferiores a la demanda: “(...) mas dans un equilivre la prix fixes et a ajustement par les quantites, l’egalite ne tient plus” .

Un individuo podrá encontrarse en una de las siguientes situaciones: primero, comprador racionado, siendo sus compras inferiores a su demanda positiva; segundo, vendedor racionado, siendo sus vendas inferiores a su oferta positiva; tercero, vendedor noracionado, el que realiza una venda igual a su oferta positiva; cuarto, comprador noracionado, el que realiza una compra similar a su demanda positiva; quinto, no existen ni oferta ni demanda y por tanto ni vendas ni compras. Un vendedor o comprador no puede estar racionado en todos los mercados al mismo tiempo.

Es también de realzar que los equilibrios de un mismo tipo podrán aplicarse a las situaciones particulares en que los precios son determinados por las restricciones institucionales. Es un modo elegante de atribuir la rigidez de los precios y de los salarios a fuerzas sociales como los sindicatos, por ejemplo.

Se establece la existencia de un caso particular de equilibrio, en que no existen agentes racionados, el caso walrasiano, en que ni consumidores ni productores pueden mejorar a su situación. Es la hipótesis de competencia pura y perfecta. La existencia de varios tipos de racionamientos considerando la diversidad de modos de racionamiento permite concluir que: “(...) l’equilivre ne sera pas unique” .

La mayor parte de la discusión sobre la desocupación en esta corriente está relacionada con el problema de la flexibilidad o rigidez de los salarios. Como escribe Malin-vaud, reflejando una antevisión que él propio aproxima de la opinión neoclásica: “I shall examinate why unemployment result from inappropiate real wages and I shall discuss our hability to determinate what real wages ought to be in order to permit a more satisfactory employment situation to emerge” .

El abordaje de esta escuela presenta todavía, una cierta inconclusividad. Ela se constituye como un modelo teórico ecléctico que, asumiendo como racionales los ajustes por las cantidades, implicando para los agentes restricciones de racionamiento, no suministra un criterio ex-ante sobre eses mismos racionamientos, de modo que esa racionalidad no genera comportamientos previsibles. El modelo no permite previsiones, limitándose a describir situaciones que serán conocidas ex-post. El carácter taxonómico es diluido en variantes de diagnóstico post-operacional.

De un punto de vista metodológico, la explicación de la desocupación se reconoce en la variante característica de la desocupación involuntaria, pues los individuos, al visitar el mercado de trabajo, encontrarán una demanda excedentária negativa, disminuyendo a seguir su demanda de bienes cuando visiten el mercado de bienes, pues su ingreso se reduce (desocupación keynesiano). Se existir demanda excedentária de bienes o mismo equilibrio en el mercado de bienes, implicará que la demanda de trabajo determina el carácter de la transación, lo que significa que los trabaja-dores, estando racionados en el mercado del trabajo, y siendo los salarios rígidos a la baja, involuntariamente no consiguen ofrecer una cantidad de trabajo igual a la utilidad marginal del empleo (desocupación clásica).

El modo diferente de abordar el fenómeno de la desocupación reside en apuntar para causas que explican manifestaciones fenomenológicas distintas, o explicar que un mismo fenómeno tiene varias causas que coexisten simultáneamente, que la desocupación puede ser provocado por el exceso de oferta de trabajo cuando existe o una rigidez del salario real o una falta de demanda de bienes. Sustentamos así que la contribución de esta corriente se circunscribe a la intención de explicitar una tipología de desequilibrios que permitan sintetizar en un modelo general las varias contribuciones, pretendiendo fundamentar al mismo tiempo sus varios significados microeconómicos.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet