59. WARMAN, Arturo (1976) “El reparto”. En … y venimos a contradecir . Los campesinos de Morelos y el estado nacional. Centro de investigaciones superiores del INAH. Cap. IV. México. Pp. 148 – 212.
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 HISTORIA DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN MÉXICO
(Siglos XVIII, XIX y XX)
ANTOLOGÍA BIBLIOGRÁFICA COMENTADA

Jorge Isauro Rionda Ramírez

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (133 páginas, 500 Kb) pulsando aquí


59. WARMAN, Arturo (1976) “El reparto”. En … y venimos a contradecir . Los campesinos de Morelos y el estado nacional. Centro de investigaciones superiores del INAH. Cap. IV. México. Pp. 148 – 212.

La revolución mexicana deja muchas dudas una vez realizada la constitución de 1917 y ante los primeros repartos de tierras. El ejército constitucionalista es tan brutal como lo era el ejército federal de la época del porfirismo. Las leyes agrarias sirvieron más para aislar y contener los movimientos agraristas que para resolver el problema agrario, de hecho mucho del reparto de tierras se les dio a sus antiguos dueños, se sostiene que Carranza más que repartir la tierra se dedica a devolverla (Warman, 1976; Pp. 148 – 212).

La revolución mexicana causó que la población del país experimentara una fuerte disminución: en 1910 la población nacional era de 15.2 millones, y para 1921 baja a 14.3 millones.

Los caudillos militares sacaron mucho provecho de la revolución mexicana pues de origen clase mediero y de provincia, mantuvieron estrecha relación con los hacendados y el reparto muchas veces les dotó de tierras como canonjía de sus méritos por su desempeño militar durante la revolución. Conformaron a su vez la nueva clase política del país.

Surgieron movimientos reaccionarios al carecer el ejército constitucionalista de identidad ideológica, los hacendados volvieron a adquirir el poder, y el gobierno post revolucionario retomaba ideales liberales que emprendieron iniciativas de Gobierno a favor de la consolidación de un capitalismo liberal. No es hasta el periodo de Lázaro Cárdenas, durante la década de los 30 que el gobierno se sesga a una ideología social demócrata y rescata los ideales de la auténtica revolución mexicana, dejando atrás la pasión por el liberalismo reaccionario de las clases medias y urbanas del país.

Morelos fue una de las entidades donde se atendió de inmediato el reparto aunque de forma provisional (1923), puesto que el reparto realizado con Emiliano Zapata no deja un registro de su acción agraria. Uno de los principales problemas que se tuvieron a la hora de repartir las tierras era la provisión del agua, de tal forma que la dimensión de los ejidos debía contemplar y compensar las carencias de este vital líquido, lo cual no era cuestión de fácil manejo.

El gobierno de Álvaro Obregón trata de conciliar las fuerzas revolucionarias agrarias con el nuevo proyecto de nación, por lo que el Estado adquiere un carácter de abierto populismo, con un papel mediador y conciliador de las contiendas políticas y post revolucionarias.

Los problemas agrarios en su momento son vitales tanto para la pacificación del país como para echar a andar el capitalismo moderno. Existen por otro lado la necesidad de vitalizar la economía mexicana mediante la promoción de exportaciones que doten de solvencia a la moneda nacional, así como la fuerte presión que imprime la deuda externa.

Existieron algunos leves levantamientos armados post revolucionarios por la existencia, todavía, de caciques, como en 1924 con el levantamiento de Adolfo de la Huerta por su inconformidad contra Obregón al concederle el poder a Plutarco Elías Calles como su sucesor. La paz social no era un juego sencillo, en 1926 se tuvo también el levantamiento en el occidente y centro del país de los cristeros. Movimiento promovido por la Iglesia católica a favor de rescatar sus canonjías perdidas desde tiempos de Benito Juárez, como promover sus intereses dentro de la nueva conformación de un Estado post revolucionario que era más jacobino que los bolcheviques.

En 1929 se funda el Partido Nacional Revolucionario, necesario para poder encausar las fuerzas políticas que desata el asesinato de Álvaro Obregón y en la búsqueda de una sucesión presidencial ordenada.

El reparto agrario pretendía, más que regresar la tierra a los indígenas y campesinos, fundar las bases de la pequeña propiedad, tan necesaria como fundamento del capitalismo, por lo que la Ley reglamentaria sobre repartición de tierras ejidales y constitución del patrimonio familiar de 1925, orienta las iniciativas a solventar las bases de la propiedad privada de corte capitalista y liberal.

El liberalismo post revolucionario lo enarbolan los caudillos de la revolución mexicana, quienes desean acabar con toda forma de orden feudal, heredado desde tiempos coloniales, a cambio de un nuevo orden económico capitalista. Se deseaba una hacienda con una producción ya no de autoconsumo, sino excedentaria, con una producción ampliada, moderna y con fines de exportación. Se procura la liberación de la fuerza de trabajo de la servidumbre, a cambio de un trabajo libre, propietario de un modesto pero lucrativo patrimonio.

Estos liberales post revolucionarios ven a la Iglesia Católica como una fórmula de oscurantismo y causa del atraso y la ignorancia del pueblo. Institución que promueve las sociedades estamentarias, la Iglesia católica es la principal instancia a derrumbar en favo de la democracia. Instauradora de un mundo de mansedumbre, servidumbre, de la superchería y la sinrazón, educadora de la resignación. Por ello, las iniciativas de conformar un nuevo Estado post revolucionario moderno iban de nueva cuenta contra la existencia de la Iglesia católica.

El agrarismo desordenado, corrupto y obediente a intereses de los políticos y burócratas, en los años 20 no logra resolver las demandas surgidas con la revolución mexicana, y en los años 30 el agrarismo adquiere su sesgo de radicalización socialista y de izquierda (desde el discurso desde luego, nuevo fórmulas de demagogia de Estado). Destaca la Liga Nacional Agrarista que funda Úrsulo Galván, líder veracruzano, de 1926, que promueve un programa de socialización de la tierra.

La crisis mundial de 1929 deja su huella en la economía mexicana que desde 1926 compensaba la caída en la producción del petróleo con la promoción de otras exportaciones mexicanas, mismas que no lograron sostener la situación financiera de una moneda nacional sólida y solvente. Las exportaciones mexicanas se ven paulatinamente disminuidas hasta llegar a ser un tercio de las de 1925 en 1932. Con esto la década de los años 30 es un periodo de estancamiento. En 1940 se re incentiva la economía nacional gracias a la demanda externa creciente de exportaciones mexicanas sustentadas en el marco de la Segunda Contienda Mundial. En dicho año México recupera su volumen de exportaciones similar al que presentaba en 1925. Y de 1940 en adelante el crecimiento es estable y sostenido hasta el primer lustro de los años 70.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet