EL CONOCIMIENTO SILENCIOSO

EL CONOCIMIENTO SILENCIOSO

Ramón Ruiz Limón

Volver al índice

¿Qué es el intento inflexible?

Es una especie de determinación; una firmeza; un propósito muy bien definido que no puede ser anulado por deseos o intereses en conflicto. El intento inflexible es también la fuerza engendrada cuando se mantiene el punto de encaje fijo en una posición que no es la habitual. Los brujos consideran al intento inflexible como el catalizador que propulsa sus puntos de encaje a nuevas posiciones que, a su vez, generan más intento inflexible.

Un movimiento es un profundo cambio de posición, tan acentuado que el punto de encaje podía incluso alcanzar otras bandas de energía. Cada banda de energía representa un universo completamente distinto a percibir. Un desplazamiento, en cambio, es un pequeño movimiento dentro de la banda de campos energéticos que percibimos como el mundo de la vida cotidiana.

¿En que consiste el mundo de la vida diaria o cotidiana?

El mundo de la vida diaria consiste de una serie de dos puntos de referencia. Tenemos, por ejemplo, aquí y allá, afuera y adentro, arriba y abajo, el bien y el mal, la muerte y la vida (una lucha de contrarios), y así sucesivamente. De modo que debidamente hablando, nuestra percepción de la vida diaria o cotidiana es bidimensional. Nada de lo que hacemos tiene profundidad.

Solamente los brujos perciben sus acciones con profundidad. Sus acciones son tridimensionales: los brujos tienen un tercer punto de referencia. Ya que los puntos de referencia del hombre común son obtenidos primariamente de su percepción sensorial. Nuestros sentidos perciben y diferencian lo que es inmediato para nosotros lo que no es. Usando esta distinción básica derivamos el resto.

A fin de alcanzar el tercer punto de referencia uno debe percibir dos lugares al mismo tiempo. La percepción normal tiene un eje. “Aquí y allá” son los extremos de ese eje y el único de los dos que tiene claridad es “aquí”. En la percepción normal, sólo se percibe el “aquí” por completo, instantánea y directamente. Se lo infiere, se lo deduce, se lo espera y hasta se lo supone, pero nunca se lo percibe directamente, con todos los sentidos. Cuando percibimos dos lugares a la vez se pierde la claridad total, pero se gana la percepción inmediata del “allá”.

Los brujos dicen que los más increíbles logros de la percepción son puras idioteces si no están acompañados de ciertos estados de ánimo claves, que le dan valor y seriedad. El abandono, la frialdad y la audacia son esos estados de ánimo. Y solamente los brujos pueden intentarlos.