BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

PROFUNDIZACIÓN DE LA POBREZA EN AMÉRICA LATINA
El caso de Argentina 1995-1999
 

Mariana Calvento

 

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (106 páginas, 374 kb) pulsando aquí

 

1.1. El Modelo Desarrollista

La estrategia desarrollista toma lugar en los años cincuenta a sesenta. Camilo Dagum (1) señala que para los cincuenta en América Latina:

-aproximadamente 50% de la población vivía en condiciones de infraconsumo (2);

-en amplias zonas se registraban el padecimiento de enfermedades endémicas como paludismo y Mal de Chagas;

-el coeficiente educativo era sumamente precario.

La instauración del modelo económico Desarrollista permitió enfrentar los problemas sociales que ocurrían en dicha época. Sobre la base de esta estrategia el producto per capita de América Latina creció en promedio a un 2,7% anual entre 1950 y 1980.

Grafico 1: Crecimiento porcentual del Producto Bruto Interno (PBI) de América Latina, 1950-1990.

Fuente: Datos de CEPAL, en Bethell, Leslie(ed.): Historia de América Latina, Edit. Critica, Barcelona, 1991, Tomo 11, Cap. 3, Pág. 109.

El modelo desarrollista se guió por la teoría económica de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Esta teoría articuló a este modelo en torno a una concepción que atribuía a los estados una capacidad de producir un desarrollo económico y social prometedor por medio de una modernización industrial acelerada. Por ende, éste modelo tuvo como objetivo lograr “una industrialización que condujera a la auto sustentación económica” (3).

La estrategia latinoamericana del desarrollismo o “desenvolvimentismo” (en el caso de Brasil) implico orientarse, económicamente, al desarrollo hacia adentro (4), buscando reducir la vulnerabilidad frente a los acontecimientos económicos internacionales. Significó una política de industrialización que tomó como núcleo y foco dinamizador al mercado interno. Esta estrategia atribuyó capital importancia a la ayuda masiva del Estado para el establecimiento y perfeccionamiento de la infraestructura material y para el crédito subsidiado del sector privado.

Para el funcionamiento del modelo desarrollista fue necesario la adquisición de capitales, que se obtuvieron a través de fuentes internas y externas. En lo relativo a los capitales externos se trazaron cambios institucionales para facilitar su ingreso, adquiriendo éstos mucho mayor peso en la industria latinoamericana, demarcando así una nueva dependencia. La CEPAL, que buscaba generar independencia respecto de las exportaciones primarias, no veía contradicción en utilizar capitales extranjeros, ya que se carecía de fuentes internas.

Paralelamente, el modelo desarrollista avalaba el impulso de las políticas sociales (5) ya que estas, implicaron el fomento de la inversión pública en infraestructura social (educación, salud, etc.), como así también programas de construcción de vivienda por empresas privadas con financiamiento privado y público, y similares; ampliaron el consumo colectivo de los trabajadores y elevaron su nivel, y el consumo individual a través de las políticas de empleo, salarios y precios.

Según Carlos Vilas “la política social fue encarada como una dimensión de la inversión y no del gasto (...). Las políticas sociales contribuyeron al desarrollo capitalista, le imprimieron un sesgo reformista y alimentaron la movilización social, y en esa medida dotaron de una amplia base de legitimidad al Estado” (6).

Por tanto, la política social se consideraba un vértice importante en el crecimiento de los países orientados al modelo desarrollista. Estas políticas no fueron fruto de un sentimiento de solidaridad, sino de objetivos económicos, como fue el generar un consumo colectivo.

El modelo desarrollista, en su conjunto, consiguió entre 1960 y 1980 que la población en condiciones de pobreza se redujera de 51% a 33% de la población total de América Latina (Cuadro 1).

Cuadro 1: Evolución de la pobreza en América Latina (%), 1960-1990.

Fuente: CEPAL, citada en Borón, Atilio: “La sociedad civil después del diluvio neoliberal”, en La trama del neoliberalismo. Mercado, crisis y exclusión social, Sader, Emir y Gentili, Pablo (comps.), CLACSO-Eudeba, Argentina, 1999, pp. 59-60.

No obstante, las debilidades del modelo desarrollista pronto se hicieron evidentes. Las debilidades manifestadas provinieron, en parte, de la utilización del proteccionismo y la dependencia del sector exportador. La primer debilidad, el proteccionismo, considerado primordial para el desarrollo industrial, logró crear industrias “de alto costo e ineficientes en todo sentido”, como señala Bulmer-Thomas (7). Esto fue provocado por “las distorsiones del factor precio, la falta de competencia en el mercado interno y la tendencia a una estructura oligopólica, con elevadas barreras de ingreso” (8).

Estos factores impidieron establecer una producción industrial capaz de instalarse en los mercados internacionales, lo que puso de manifiesto su dependencia del sector (agro)exportador, la segunda debilidad. Esta dependencia del sector exportador se explica porque los bienes de capital necesarios para el desarrollo industrial, debieron ser financiados por el sector (agro)exportador, ante la incapacidad efectiva de exportación de productos industriales. El sector (agro)exportador, debido mayormente a los embates de las variaciones en los precios internacionales, fue incapaz de cubrir los costos para la industrialización. Esta situación llevó al desequilibrio de las Balanzas de Pagos.

La recesión internacional y la crisis de la deuda de la década del ochenta, más las debilidades explicadas del proteccionismo y la dependencia del sector exportador, marcaron el fin del modelo desarrollista.


1. Articulo de Dagum, Camilo: “La integración y el crecimiento económico en América Latina”, en Revista Desarrollo Económico, Edit. IDES, Vol. 4, número 14-15 (julio-diciembre 1964), Bs. As, Argentina, Pág. 240.
2. El infraconsumo se produce cuando el ingreso familiar no alcanza para acceder a una dieta con el mínimo de calorías indispensables.
3. López, Ernesto: Diccionario de Política, Bobbio, Norberto, Matteucci Incola y Pasquino, Gianfranco, Octava Edición en Español, México, 1991, Pág.470.
4. Desarrollo de la producción industrial de bienes para consumo interno.
5. Las políticas sociales serán aquí definidas como: “el conjunto de intervenciones públicas (estatales) en las relaciones de mercado; se realizan para encarar situaciones consideradas injustas o inconvenientes de acuerdo con los criterios valorativos predominantes en la sociedad, y/o para promover el mejoramiento de la calidad de vida de determinados actores a quienes se consideran discriminados por el libre desenvolvimiento de las fuerzas del mercado”.Vilas, Carlos: América Latina: experiencias comparadas de combate a la pobreza, Univ. Nac. Autónoma de México, México, 1998, Pág. 9.
6. Vilas, Carlos: “De ambulancias, bomberos y policías: la política social del neoliberalismo”, en Revista Desarrollo Económico, Edit. IDES, Vol. 36, número 144 (enero-marzo 1997), Bs. As, Argentina, Pág. 933.
7. Bulmer-Thomas, Víctor: La Historia Económica de América Latina desde la Independencia,, FCE, México, 1998, Pág. 329.
8. Bulmer-Thomas, Víctor: Ob. Cit, Pág. 329.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:
Google

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet