BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

APUNTES DE TEORÍA Y POLÍTICA MONETARIA

Mario Alberto Gaviria Ríos

Puede bajarse el libro completo en DOC comprimido ZIP (137 páginas, 2.342 KB) pulsando aquí


LA DEMANDA DE DINERO EN KEYNES

En el planteamiento Keynesiano los agentes económicos tienen tres motivos para demandar (conservar) dinero.  Dos de ellos, la necesidad de realizar transacciones y de cubrirse contra imprevistos de la vida cotidiana, no guardan una diferencia sustancial frente a lo planteado por el cuantitativismo clásico y al igual que para este cuerpo de pensamiento la demanda de dinero por tales motivos depende en general del nivel de ingreso.

Sin embargo, Keynes no era partidario de considerar la demanda de dinero para transacciones y  por precaución como una proporción constante del ingreso, pues advirtió que ésta también era afectada por la tasa de interés debido a que las personas eran conocedoras del costo de oportunidad que les implicaba la posesión de dinero. Pero lo cierto es que no insistió mucho en este aspecto del análisis[27], concentrando su atención en el papel de la tasa de interés sobre la determinación de lo que él llamó “la demanda especulativa de dinero”.

Entonces la demanda de dinero por los motivos transacciones y precaución (Mt), que Keynes consideró estaba determinada básicamente por el ingreso, queda definida de la forma que aparece en la ecuación No 4.

                        (4)

La gran aportación de Keynes a la teoría monetaria es la consideración del motivo especulación.  Marshall y Pigou habían sugerido que la incertidumbre frente al futuro podía ser uno de los factores influyentes en la demanda de dinero. El análisis de Keynes del motivo especulación representa el intento de formalizar un aspecto de esta sugerencia. En vez de hablar de la incertidumbre en general, Keynes centró el análisis en la incertidumbre sobre el nivel futuro de la tasa de interés de la forma siguiente.

Dados los ingresos de un individuo, este decide cuanto orientar al consumo y cuánto ahorrar. Definido ese ahorro puede optar por conservarlo en dinero o adquirir otros títulos que le proporcionan un interés.  Esa parte que se conserva en dinero es lo que constituye la demanda por motivo especulación y la razón por la que puede resultar preferible conservar en forma liquida (de dinero) parte del ahorro es la incertidumbre sobre el futuro de las tasas de interés. El dilema que enfrenta un individuo al decidir en que forma conservar su ahorro nace de la posibilidad que existe de enfrentar perdidas de capital, al poseer títulos valores cuando se espera un incremento futuro en las tasas de interés, dado que con ello se disminuye el precio de esos títulos.

Para ejemplificar esta situación, supóngase que el agente A adquiere un certificado a término por un año, por valor de $100.000 y una tasa de interés del 30%, con lo cual ese título promete redituar al final de período $130.000

Técnicamente podría hablarse de un valor presente (VP) de ese título igual a $100.000 y un valor futuro (promesa de pago) del mismo equivalente a $130.000,  donde:

130.000 = 100.000+0.3*100.000

Es decir,

130.000 = 100.000(1+0.3)

Con r: tasa de interés del título.

Despejando VP,

 

Si por alguna circunstancia, pasados algunos días, el agente A concurre al mercado de valores a vender su título, encontrará que, dado el incremento de la tasa de interés del mercado al 35%, el precio del mismo (VP) ha disminuido.  Difícilmente, encontrará a otro agente dispuesto a pagar por su título más del VF descontado a la tasa de interés vigente:

 

Si encontrase una persona dispuesta a pagar los $100.000 que inicialmente había costado el título, ella obtendría un rendimiento en su inversión financiera de sólo un 30%, mientras que hubiese podido obtener fácilmente un 35% en una inversión diferente.  Pagando solo $96.296 asegura un rendimiento mínimo del 35% prevaleciente en el mercado.

, por lo que,

Entonces, si se tienen expectativas de incremento de la tasa de interés, los agentes económicos estarán tentados a conservar al menos una parte de su ahorro en dinero, dado el riesgo de pérdida al conservarlo en títulos valores[28]. Los títulos valores además de ofrecer el atractivo de unos intereses, también ofrecen la posibilidad de obtener perdidas de capital cuando se espera que el interés aumente. La situación es la opuesta cuando se espera una baja en las tasas de interés, pues en tal caso el poseedor de títulos tiene la posibilidad de obtener ganancias adicionales de capital.

Pero aun no es claro que indica a las personas cuando y como se espera que varíe la tasa de interés. Keynes consideró que la variable que servia de indicador era el nivel de interés normal. Para ello argumentó que en las economías tiende a existir un nivel de tasa de interés que las personas consideran como normal y cuando el nivel observado de esa tasa es superior a éste ellas tenderán a esperar que baje. A su vez, cuando el nivel observado es menor, esperarán que suba.

En este sentido las personas, en un momento dado, o bien esperan que el interés baje en cuyo caso estarán decididamente inclinados a poseer títulos valores en vez de dinero, o bien esperan que el interés suba con lo que se prevén perdidas de capital por la posesión de títulos. Si esas pérdidas no son exageradamente altas y pueden ser ampliamente compensadas con los intereses que ofrece el título, las personas decidirán mantener su ahorro en títulos. En caso contrario, las personas tenderán a poseer su ahorro en dinero, demandarán dinero por el motivo especulación[29].

Puede plantearse entonces la existencia de un valor crítico de la tasa interés por encima del cual el rendimiento previsto total (intereses más ganancias/pérdidas de capital) de la posesión de títulos es positivo, por debajo del cual es negativo, e igual a cero en ese nivel. Para calcular ese valor crítico, se plantea la posibilidad de comprar un título valor que ofrece una renta anual R. Por definición, esa renta debe ser igual al valor del título -VP- multiplicado por la tasa de interés observada -r:

, es decir:

 

La ganancia o pérdida esperada de capital es igual al cambio porcentual esperado del valor del título (DVP):

Así mismo,

Con VPe y re valores esperados del título y la tasa de interés, respectivamente.

Esa ganancia o pérdida también puede ser expresada en términos de tasas de interés:

 

Es decir,

La compra del título resulta rentable si la suma de la ganancia o pérdida de capital y el interés que él ofrece es mayor que cero:

            

Donde  es el valor crítico de la tasa de interés.

Cuando a la tasa de interés observada vigente el rendimiento previsto total de la posesión de títulos es positivo [] la demanda de dinero por motivo especulación será igual a cero, cuando es negativo [] la demanda de dinero será igual al ahorro de la persona y cuando es cero [] la demanda de dinero se encontrará en un punto cualquiera entre los dos extremos.

Resulta así que, visto de manera individual, la demanda especulativa de dinero de una persona con unas expectativas determinadas sobre el nivel futuro de la tasa de interés (Mei), será una función discontinua del nivel observado de dicha tasa (gráfico No 5).

Gráfico No 5: demanda especulativa de dinero para una persona

Pero en términos agregados las distintas personas se forman diferentes expectativas respecto al comportamiento futuro de la tasa de interés, por lo que las demandas individuales tendrán su punto crítico en diferentes niveles. Por eso al agregarse horizontalmente las demandas individuales se obtiene una curva de demanda especulativa de dinero agregada (Me) con las características expresadas en el gráfico No 6.

De ello resulta que cuanto más bajo sea el nivel observado de la tasa de interés las personas en conjunto esperarán que ella suba de manera rápida y desearán mantener una mayor parte de su ahorro en dinero. En forma correspondiente, cuanto más alto sea ese nivel mayor será la confianza en un descenso rápido y menor será la demanda agregada de dinero especulativo.

Gráfico No 6: Demanda especulativa de dinero agregada.

 

En consecuencia la demanda especulativa de dinero keynesiana, vista en forma agregada, se transforma en una función continua y negativa del nivel observado de tasa de interés (ecuación No 5).

 

                      (5)

    

Recapitulando, se puede plantear la demanda de dinero como la suma de los requerimientos de dinero por los motivos transacciones y precaución (Mt) y el motivo especulación (Me)[30]. Esa demanda de dinero (Md) estará en función de ingreso y la tasa de interés, aumenta con el primero y disminuye con la segunda (ecuación No 6).

 

                  (6)

De manera tradicional, aunque no exclusivamente, se ha considerado la existencia de una relación lineal entre la demanda de dinero y las variables ingreso y tasa de interés, por lo que es posible plantear una ecuación de demanda de dinero keynesiana como la de la ecuación No 7.

        (7)

El primer componente de la ecuación de demanda representa los motivos transacciones y precaución y el segundo los saldos especulativos. A su vez, k y h son parámetros que representan la sensibilidad de la demanda de dinero a las variaciones en el ingreso y la tasa de interés respectivamente. De otro lado, el hecho de que toda la expresión de la derecha esté multiplicada por los precios indica que, permaneciendo todo lo demás constante, la demanda de dinero es proporcional al nivel de precios[31].


[27] Keynes vio en esta parte de la demanda de dinero a la tasa de interés como un factor de poca importancia, excepto en el caso que se presentasen grandes cambios en el costo de conservar dinero (Keynes, Teoría General, 176).

[28] Es importante observar que, de igual manera, existe una relación inversa entre el precio de los títulos valores y su rendimiento.  Ello puede constatarse en la misma ecuación: VP = VF/(1+r).

En este sentido si, por efectos de la oferta y la demanda en el mercado de valores, el precio del titulo disminuye, su rendimiento (tasa de interés) aumenta.

En nuestro ejemplo:     

VP = 100.000

VF = 130.000

r = 0.3

Ahora, supóngase una disminución de VP a VP = 90.000, ¿cuál es el nuevo rendimiento?

r = (VF/VP) - 1  = 130.000/90.000  -1 = 0.44.

[29] Existe una tercera posibilidad, que las perdidas de capital y los ingresos por intereses sean iguales, en cuyo caso para las personas será indiferente conservar su ahorro en dinero o en títulos valores.

[30] En la práctica es imposible separar  la demanda de dinero de una persona según sus motivos. El mismo Keynes señala que “el dinero guardado para cada uno de los tres objetos forma, sin embargo, un mismo depósito, que el tenedor no necesita dividir en tres compartimentos herméticos; porque no requieren ser separados en forma tajante, ni siquiera mentalmente...” (Keynes, Teoría General, 175).

[31] En esto existe plena coincidencia con la Teoría Cuantitativa del Dinero.


Volver al índice


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:
Google

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet