Rebelión contra el centralismo

 

Pulse aquí para acceder al índice general del libro.

En esta página web no están incluidos los gráficos, tablas, mapas, imágenes y notas de la edición completa.

Pulsando aquí puede acceder al texto completo en formato PDF (269 páginas, 1 Mb)

Alfonso Klauer

La democracia en el Perú vs. la de Costa Rica

A este, como a muchos otros respectos, la experiencia casi sólo puede medirse por comparación, en este caso, con otro pueblo similar al nuestro. Y Costa Rica resulta un buen parámetro de comparación.

Como se muestra en el Gráfico N° 1, desde 1939 hasta el 2001, en el Perú se han realizado doce procesos electorales generales (aunque también nueve elecciones municipales, dos para elegir congresos constituyentes, tres procesos de segunda vuelta y un referendum 10). Siendo que para Costa Rica sólo hemos encontrado información a partir de 1950 11, haremos las comparaciones sobre el período 1950–2001.Pues bien, en tal período, mientras en el Perú hubo diez elecciones generales en Costa Rica se dieron doce. Veinte por ciento es una diferencia bastante significativa. En rigor, sin embargo, en el caso del Perú debemos descontar, como mínimo, las elecciones de 1950 y 1962. Aquélla porque fue la grotesca farsa montada por Odría como candidato único, y ésta porque fue anulada por el golpe militar de dicho año. Y aunque hoy hay evidencia de que las de 1995 y el 2000 fueron grotescamente ama-ñadas, seguiremos considerándolas porque, al fin y al cabo, han representado o representan –teóricamente, y por lo menos hasta ahora–, una importante experiencia para el pueblo peruano. En definitiva, cuentan en nuestro caso ocho experiencias de elecciones presidenciales frente a doce de Costa Rica, la diferencia es de 50 %, estadísticamente muy significativa.

En elecciones municipales, mientras nosotros hemos tenido nueve, los costarricenses han tenido por lo menos trece. Casi 45 % de diferencia es también una diferencia estadísticamente muy significativa.

Es decir, acumuladas ambas experiencias, bien podría decirse que representan tanto como la enorme diferencia que hay entre un joven de 18 años y un niño de 12. Y es ésta, por desgracia, la que nos corresponde a nosotros. ¿Pero estamos sin embargo midiendo bien las cosas? ¿No muestra el gráfico que hay todavía una diferencia aún más significativa que debemos tener en cuenta? Somos como un niño que aún gatea En efecto, la experiencia de participación popular masiva en ambos países muestra una enorme diferencia. En Costa Rica, ello viene dándose desde 1950, cuando ya estaba el 32 % de la población inscrita en el padrón electoral, participando en los procesos electorales; mientras en el Perú ese porcentaje era apenas el 12 %. En el Perú recién puede hablarse de participación masiva en las elecciones de 1980. En las precedentes sólo intervino una minoría conformada por los grupos socio–económicos A, B y C de la población; esto es, la clase alta (A) y los grupos medios (B y C).

De una u otra manera ello queda reflejado en el Gráfico Nº 2. En él claramente se aprecia cuán elitistas han sido los resultados electorales en las elecciones peruanas hasta 1963 inclusive.

Los votos válidos, respecto de la población del país, apenas llegaron al 30 % en las elecciones de 1980.

En la práctica, mientras los costarricenses tienen una experiencia de 50 años de masivo y sostenido ejercicio democrático, nosotros, los peruanos, apenas tenemos una de sólo 20 años. Hasta aquí, entonces, y en realidad, la diferencia es como la que hay entre un joven de 18 años y un niño de 7. Y nosotros, insistimos, somos éste último. De allí que, todavía a tientas, e imberbes, hemos invariablemente elegido gobiernos centralistas, corruptos e incluso mafiosos.

Esto es, y para concluir con el análisis y llegar a una conclusión más cabal, sólo hemos errado y aún no conocemos de ningún éxito. Así, de acuerdo a la teoría del aprendizaje, estamos entonces recién como los niños que aún gatean.

Así de pobre, incipiente y deplorable es nuestra experiencia democrática en elecciones presidenciales. Por eso somos aún tan proclives a caer tentados por las sonajas de los demagogos durante las elecciones; por eso tan obsesivamente nos aferramos a la imagen autoritaria que transmite el “padre” (el presidente de la república; y por eso, y a su turno, éste tan dispuesto a hacer las gambetas ridículas que sólo hace el padre ante sus guaguas, porque bien se cuida de ya no hacerlas cuando son mayores).

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet