LAS FLECHAS

La economía financiera

Los mayores problemas de eficacia de los derechos se deben a la dificultad de informar sobre ellos y conseguir que todos los demás los reconozcan. Para que yo pueda ejercer un derecho es necesario que ese derecho sea reconocido por los demás. De nada sirve que yo reclame la propiedad de una res si todos los demás humanos piensan que la res es de otro. Si una res es de mi propiedad, yo puedo marcarla con un símbolo que la identifique y que transmita a cualquiera que la vea la información de que esa res es de mi propiedad. Si un terreno es de mi propiedad, puedo convencer a los demás describiendo el terreno y sus límites en un documento público refrendado por una autoridad reconocida. Pero en ocasiones los documentos públicos son contradictorios o no están claros y como hay muchos seres humanos con muchos derechos, hay muchos documentos públicos y todo eso crea mucha confusión.

Hace poco tiempo, unos tres mil años, poco después de desarrollar el sistema de comunicación mediante escritura, introdujimos una novedad importante en el sistema de información de derechos. Algunos objetos de metal fueron modificados tecnológicamente para que representaran el derecho a obtener algo indefinido en el futuro. Ahora, cuando el herrero necesita un cántaro, se lo compra al alfarero entregándole a cambio unas monedas de dinero. Cuando el alfarero necesite leña, la comprará al leñador pagándole con las monedas. El leñador guardará las monedas para poder comprar un hacha nueva al herrero cuando la necesite. La información referida a esos derechos a adquirir cosas en el futuro está codificada en piezas de metal, de papel o de otras formas. Los derechos así representados se llaman derechos financieros y los objetos o documentos que contienen la información sobre su existencia se llaman dinero. Con la utilización de los derechos financieros, del dinero, se consigue aún mucha más eficacia.

La economía financiera se diferencia de la economía política en que utiliza dinero. Dedicamos tiempo para obtener medios financieros con los que podemos adquirir otros medios financieros, otros derechos, otras informaciones tecnológicas, logísticas o conocimientos, podemos adquirir saber, energía y, en resumen, tiempo. La economía financiera es mucho más eficaz que la economía política ya que permite obtener más tiempo con menos tiempo.

Todos los hombres actuales seguimos practicando la economía política ya que frecuentemente hacemos transacciones que implican reasignaciones e intercambio de derechos sin que intervenga el dinero. Cuando los miembros de una asociación recreativa o cultural elegimos al que será nuestro presidente durante un periodo de tiempo, le estamos asignando el derecho a planificar actividades culturales o recreativas. A cambio no recibimos dinero sino sólo el derecho a participar en esas actividades y a criticarle por lo mal que ejerce su presidencia. También seguimos practicando la economía tradicional sin utilizar o intercambiar derechos de ningún tipo; pensemos, por ejemplo, en algunas comunidades humanas primitivas que viven muy aisladas o en individuos que viven en grandes urbes pero permanecen totalmente marginados. E incluso algunos seres humanos siguen viviendo en un sistema de economía instintiva y tradicional muy poco eficaz; su actividad principal durante todo el día consiste en la búsqueda del alimento necesario para sobrevivir; algunos no lo consiguen.

La economía financiera es tan eficaz y tan habitual en nuestra sociedad que hay mucha gente que cree que es la única economía; hay quien cree que la economía es la forma de usar el dinero para conseguir objetos, informaciones y derechos. Pero en este texto se propone que consideremos que cualquier forma de administrar nuestro tiempo, nuestra vida, es economía. Que el objetivo de la economía es conseguir tiempo, conseguir vida. Y que lo que permite economizar tiempo es la información, información en forma de saber, de tecnología, de conocimiento, de logística y de derechos.

Volver al indice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga