ENCUENTROS ACADÉMICOS INTERNACIONALES
organizados y realizados íntegramente a través de Internet

ÈTICA EN LAS RELACIONES LABORALES: UNA NUEVA VISIÔN EN TIEMPOS DE GLOBALIZACIÒN

Armando J Camejo R.
 

ÉTICA, GOBERNANZA Y DESARROLLO
realizado del 4 al 24 de abril de 2007
Simposio
"Economía, Paz y Seguridad"
Simposio
"Economía y Religión"
Simposio PEKEA
"El individuo y la sociedad"

Esta página muestra parte del texto de la ponencia, pero carece de las tablas o imágenes o fórmulas o notas que pudiera haber en el texto original.

Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo y Actas Oficiales en CD-ROM
que incluye todos los debates en los foros, la lista de participantes, con indicación de sus centros de trabajo y los documentos que se presentaron en el Exhibidor del Encuentro.

Si usted participó en este Encuentro, le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.

Vea aquí los resúmenes de otros Encuentros Internacionales como éste

VEA AQUÍ LOS PRÓXIMOS ENCUENTROS CONVOCADOS




“La única cura contra el daño causado por el progreso, es el progreso ético de uno mismo” Albert Einstein


Resumen
El interés del presente ensayo es examinar las nociones teóricas sobre ética en las relaciones laborales en el marco de una nueva visión en tiempos de globalización bajo el contexto de unas nuevas relaciones de trabajo caracterizadas por la flexibilización las cuales se prefiguran hoy en la era neotecnologizada y postmoderna. Las disertaciones giraran en torno a los aportes teóricos que en este sentido, brinda los pensamientos de Niklas Luhmann y Humberto Maturana en torno a las relaciones laborales. Finalmente se intenta hacer especial énfasis en la redefiniciones del modelo capitalista cuyos efectos se manifiestan en las distintas esferas socioeconómicas en la sociedad del siglo XXI y más aun en el contexto de las nuevas relaciones laborales intervenidas desde su propio sistema por el anómalo de la flexibilización.
Palabras claves: Ética, Relaciones laborales, Maturana, Luhmann


1.- Introducción
Profusos autores, subrayan que estamos hoy bajo la apertura de un nuevo proyecto humano circundada en medio de las nuevas contingencias, complejidades e incertidumbres. Todo ello implica reconocer que en esta década futura enfrentaremos profundas contradicciones y paradojas desconcertantes que lleva inmersa la postmodernidad. En un intento, por sistematizar estas transformaciones se intentara ampliar desde este ensayo las concepciones teóricas que fundamentan la perspectiva analítica sobre ética en las relaciones laborales como una nueva visión del derecho laboral en tiempos de globalización.
Si consideramos, más detenidamente el proyecto denotamos que los tiempos actuales atesoran grandes cambios. Estos escenarios encaminan a la humanidad a reflexionar dentro de sus espacios de actuación el nuevo paradigma que no es más que el resultado del desarrollo tecnológico y comunicacional de la época. Sumado a ello, florecen elementos societales tales como crisis de valores, represión, exclusión e imposición las cuales provocan siempre reacciones (riesgos) que perturba la vida de todos y mantienen una agitación constante en las sociedades
Frente a ello, las nuevas formas de pensar e imaginar las innovaciones adheridas por el fenómeno globalizador, las cuales remueven dispositivos conceptúales que espolean el momento en que actuamos como naciones en torno a las formas sociales, políticas y económicas ( procesos productivos para el desarrollo) que vinculados con los sistemas humanos (trabajadores) logren la refundación de un nuevo espacio ético desde la globalización emparentado con la integración y no con la disociación
Los procesos productivos para el desarrollo a los que nos referimos, están conexos a una amplia confusión de agentes indóciles que carecen de respuestas de cara al discurso triunfante que les encierra, en un nuevo mundo caracterizado por el individualismo que empuja a ampliar aun mas las grandes brechas entre los sectores económico / sociales (trabajadores) que conforman la vida de una nación, constituyéndose a partir de ello en un nuevo tipo de capitalismo, un nuevo tipo de economía, un nuevo tipo de orden global, un nuevo tipo de sociedad , un nuevo tipo de relaciones entre los actores laborales y un nuevo tipo de vida personal todos los cuales difieren de fases anteriores del desarrollo. Fundamentalmente se dice, que detrás de todos estos cambios globalizadores se implora una nueva valoración de la concepción ética – societal (redefinida por esos cambios a nivel mundial) trayendo como consecuencias implicaciones en el contexto del sistema como eje central de la humanidad. En este sentido, se intentara dar respuestas alas siguientes interrogantes: ¿Cuáles son los espacios para prefundar una ética en las relaciones laborales desde el actual proceso de globalización?, ¿Cuáles son sus efectos sobre las relaciones laborales ? Y por ultimo ¿Que aportes teóricos brinda los pensamientos de Niklas Luhmann y Humberto Maturana en torno a la ética en las relaciones laborales desde el actual proceso de globalización?

2.- Algunas Consideraciones Generales

Estos procesos Globalizadores, irrefrenables traen consigo grandes cambios que se configuran en mostrar los alcances de una perspectiva ética, que –mediada por la nueva revolución tecnológica- privilegia la productividad y la competitividad como valores sustantivos de toda actividad económica.....]
Esos nuevos valores y esa nueva ética en las relaciones de trabajo, están a su vez fundamentados en una nueva forma de acumulación marcada por el consumo en el sistema capitalista emergente, que consiste en la aplicación del conocimiento al conocimiento mismo.
No se trata ya de un modelo basado en la fuerza-músculo de los trabajadores, sino en el conocimiento como correaje del plus - valor en la actividad productiva (Drucker, 1998). Ese proceso se refuerza con las innovaciones tecnológicas aplicadas al proceso económico y la reingeniería de procesos, basada en las altas exigencias de competitividad en el mercado.
Desde esta perspectiva señala: Parra (2003) “No sólo desaparece el empleado de [...cuello azul...], sino también el peso de las organizaciones sindicales que sirven de resguardo a las garantías laborales”. Este tipo de capitalismo, tiene efectos importantes en el empleo, en los ambientes de trabajo y en las relaciones laborales subrayan algunos diligentes autores sobre el tema aunque para otros es precariedad y exclusión.
Por otra parte cabe señalar que la reingeniería de procesos, aplicada con la finalidad de reducir los altos costos operativos empresariales, produce altos índices de desocupación laboral. Desde este escenario sostiene Rifkin (1996) que la automatización “…conduce vertiginosamente a la economía global a un futuro industrial sin trabajadores”.
En el caso especifico de América Latina, los efectos de la innovación tecnológica y las exigencias en los patrones de competitividad en el mercado, han puesto en jaque los perfiles tradicionales de la demanda de mano de obra. Cada vez más se establecen necesidades ligadas al manejo de las tecnologías en red (software) como parte sustancial de la formación de recursos humanos en la era microelectrónica.
El abordaje sobre la ética en las relaciones laborales en ese proceso de redefinición del capitalismo, parte del argumento-hipótesis según el cual, se trata de una visión del mundo y de los acontecimientos humanos que rescata la misión profesionalizante como valor supremo del proyecto de vida.


3.- Globalización un Fenómeno Actual pero de Vieja Data

La globalización es un fenómeno que no es reciente, durante la época de Adán Smith, la construcción del capitalismo sustento su base en la expresión del mercantilismo bajo el argumento de un intenso intercambio de bienes, la complementariedad de las naciones, la identificación de las ventajas competitivas y la intensificación del comercio internacional, aquí encontramos un proceso de cambio y desarrollo sustentado en la generación de nuevos vínculos en entornos sociales sometidos a las exigencias de un capitalismo creciente que configuraba las comunidades de nuevas formas, exigiendo a las personas la adaptación y la adecuación a nuevos medios de transporte, comunicación, consumo y nuevas condiciones de vida y gestión política.
Ingresado en el siglo XX el proceso de globalización o como algunos autores denominan la segunda globalización, responde a la época de posguerra que siguió a la primera conflagración mundial, que trajo como resultado entre otras cosas además de la intensificación del comercio y las relaciones entre las naciones, el uso intensivo de las nuevas tecnologías como ser el automóvil, el teléfono, maquinaria sofisticada, el motor de combustión interna, etc. Este proceso se intensifica luego de la segunda guerra mundial cuando encontramos que los niveles de industrialización superan todas las expectativas, y de la mano de los procesos de reconstrucción de vencidos y vencedores, se generaron las nuevas civilizaciones que se constituyeron en los paradigmas políticos, económicos y sociales de la modernidad exacerbada, basada en un policentrismo distribuido entre Estados Unidos, Japón y Europa en proceso de consolidación por aquel entonces.
Hacia finales del siglo XX y con la caída del muro de Berlín en 1989, el movimiento globalizador consolido tercera etapa cuyo espíritu incluye varias nociones que devienen entre categorías tales como postmodernidad, postcapitalismo, o era postindustrial, mas que cualquier categoría que se asuma al respecto. Este movimiento representa, una nueva situación en la cual el post se usa porque en realidad no conocemos cuales son las variables que la conformaran en los próximos años.
Esta nueva etapa nace signada por una revolución en distintos campos, donde las tecnologías duras ya no son relevantes, dentro de entornos en los cuales los conocimientos conforman el nuevo capital, donde los recursos financieros circulan con mayor rapidez que los bienes, donde las comunicaciones son totales, donde la red ha democratizado todos los accesos, donde el sur ya conoce como vive norte, donde los pobres ya saben como viven los ricos, donde las diferencias que siempre han existido ahora están expuestas en todas sus dimensiones, ya no hablamos del apartheid racial, ahora usamos esa palabra que implica segregación en el campo de las tecnologías.
Los indicadores del proceso de globalización han estado signados por una serie de dispositivos que se concretan en: a.- Intensificación del intercambio, b.- Incremento de la interdependencia de las naciones, c.- Aparición y dispersión inequitativa de nuevas tecnologías, d.- Consolidación de nuevos centros de poder mundial, e.- Cambio en los paradigmas económicos, f.- Cambios culturales y sociales, g.- Nuevos medios de comunicación.
En este mismo orden , cabe destacar que si bien todas estas etapas globalizadoras tienen aspectos en común nos encontramos con que esta tercera etapa se desarrolla en un entorno nunca antes visto por lo cual los desafíos para todos los actores se encuentran más allá de lo que nunca antes se vio, donde los riesgos del fracaso son enormes.

4.- La Reestructuración Capitalista y El Proceso de Globalización

La globalización constituye uno de los grandes fenómenos del mundo económico-social, cuyo contexto se desdibuja en la integración geopolítica bajo el imperativo de un sistema socio-cultural dominante, un mercado único y un centro de poder multipolar hegemónico. Puede afirmarse que dicho proceso tiene varias etapas. La primera de ellas, cuyo origen se remonta a la época colonial, cuando la imposición de una cultura –entendida como superior- aniquiló las estructuras culturales y políticas del mundo conocido. Esa fuerza cultural se fundamentó en el catolicismo emancipador, el mercantilismo y el feudalismo, como plataforma ideológica y política.
Una segunda etapa de globalización mundial, ocurre con el surgimiento de la revolución industrial. La cultura hispánica se vio obligada a decidir en este período – dada la desventaja tecnológica de España en el contexto mundial de entonces- que las compañías de las indias orientales se encargaran de difundir los valores proteccionistas del imperio, a fin de preservar el control político y comercial de sus colonias iberoamericanas.
El proceso globalizador de los mercados fue más extenso que el anterior. Sus herramientas principales estuvieron marcadas por la era de la ciencia, el capitalismo y la idea de progreso. Durante esta época se vivió un fuerte enfrentamiento entre varias corrientes de pensamiento económico y social: la discusión entre centro y periferia, por un lado; las tesis comunistas, impulsoras de la economía de planificación centralizada donde el Estado funge como protector y garante del desarrollo económico social; y el ideario político-social del capitalismo libre anglosajón, cuyo origen realza el principal postulado de Adán Smith: la mano invisible del mercado.
Una tercera etapa globalizadora se extiende y se expande hoy. Dispone de grandes innovaciones tecnológicas ahora como la robótica, informática, telecomunicaciones, ingeniería genética, televisión por cable, Internet y otros avances tecnológicos impresionantes, más radicales que las que impulsaron la revolución industrial en su momento. Esta nueva globalización llamada infocapitalismo, no tiene sin embargo, la capacidad para reemplazar linealmente las culturas autóctonas, sin que se produzcan fuertes resistencias a nivel de sus redes de expresión locales.
Las principales armas de esta nueva expansión globalizante y civilizatoria son: la microelectrónica, la aplicación del conocimiento al conocimiento mismo y la cybercultura. La onda Cyber despliega un lenguaje mundial expresado en códigos culturales que responden a los principios éticos de Occidente. Esta insurgencia político-económica y cultural tiene la particularidad de superponer, a través de sus redes mediáticas, los valores de uso sobre los valores de cambio. Jettin (1996) afirma al respecto: “las innovaciones científicas llevarían necesariamente a nuevos modelos de producción y de transformación social como resultado de una definición de oportunidades tecnológicas dictada por los nuevos paradigmas” (p.17)
Los actuales cambios tecnológicos presentan un rostro distinto. Su influencia no sólo consiste en incidir en las formas de producir los bienes de consumo masivo y redefinir los modelos organizacionales empresariales para la competitividad en el mercado, sino en trastocar el comportamiento de los individuos, sus relaciones de trabajo y el mundo laboral en su conjunto. El nuevo modelo globalizador impacta de manera directa la generación del conocimiento, el proceso educativo, los procesos productivos de mercancía, el comercio, los servicios, y las relaciones económicas internacionales. Es decir, ha ampliado el armazón de la frontera de producción y ha creado nuevas formas de relaciones intersubjetivas a nivel mundial. Castells (1998) define esta incursión económico-cultural en los siguientes términos: A este nuevo modo del desarrollo del capitalismo denominado informacional, en el cual la tecnología de la información ocupa el elemento central para agregar áreas de producción y redefinir las otras, generándose así una avalancha de innovaciones tecnológicas que impulsan la productividad y al mismo tiempo reordenan y potencian al nuevo modo de producción capitalista (p. 39)
Estos cambios en la esfera económica se deben sin embargo, a un cambio de paradigma según el cual, el patrón microelectrónica sustituye al modelo petrolero Pérez, (1998). En ese escenario, el conocimiento adquiere valor económico y no sólo tiene una significación en el orden cultural. El impacto de las redes culturales es avasallante, pero el valor del conocimiento como factor de acumulación adquiere un sentido determinante en el proceso productivo.
La información y el conocimiento se han convertido en medios de producción y han desplazado progresivamente al trabajo manual. El intercambio de producción y conocimiento es la propia esencia del nuevo sistema financiero mundial, en el que el dinero consiste exclusivamente en cifras que aparecen en ordenadores. Los mercados financieros trabajan, en general, a una velocidad increíble. No existe ninguna oportunidad de obtener beneficios a largo o medio plazo; es decir, algunas estrategias utilizadas por los operadores se vuelven obsoletas casi en el mismo momento de ser creadas, debido a la rapidez con la que otros reaccionan o las sustituyen. Se trata de una economía del conocimiento que ya es realidad y no supone una mera proyección del futuro.
Hay sin embargo, algunos riesgos importantes en esa nueva onda tecnológico-cultural. Castells (2001) advierte: “El resultado de este proceso de globalización financiera es quizás que hemos creado un “autómata”, que está en el corazón de nuestras economías y condiciona nuestras vidas de forma decisiva”. (p. 87). Esto quiere decir que la pesadilla de la humanidad no sólo radica en que la robótica pueda eliminar los puestos de trabajos ni que los ordenadores del gobierno vigilen nuestras vidas, sino en el carácter incontrolable de los sistemas electrónicos que favorecen las transacciones financieras intangibles.
Giddens y Hutton (2000) señalan que “… en las condiciones de modernidad reciente, los dos polos de la dialéctica de lo local y lo individual están constituidos por las transformaciones, en la identidad del yo y la mundialización. Las relaciones ínter subjetivas y la contextualidad de todo orden en la sociedad del conocimiento, estarían marcadas así por vínculos socioculturales de alcance muy amplio, mas allá de los microespacio íntimos, directos y personales de modo que el yo y la sociedad estarían interrelacionados, por primera vez en la historia, en un medio mundial” (p. 48).
En esta línea del pensamiento, se introduce un nuevo espacio de discusión que supone el surgimiento de nuevos esquemas de subjetividad en la relación del yo individual y la sociedad informacional.
5.- La Ética, Una Mirada desde El Contexto Capitalista
En la sociedad Occidental, la “ética” (del griego ethika, de ethos; “comportamiento”; “costumbre”), se refiere a los principios o pautas relacionadas con la conducta humana. Es conocida también como moral (del latín mores; “costumbre”), razón por la cual el estudio de esos principios y normas es llamado “filosofía moral. Se ha de aclarar que cada cultura ha desarrollado un modelo social moral-ético propio, y códigos que se relacionan con el tipo de ambiente que envuelve a la comunidad; su historia; su psicología; su grado de desarrollo tecnológico; así como muchos otros factores que influyen en la mentalidad y en la convivencia de los seres humanos.
En líneas generales, los filósofos procuraron determinar la bondad de la conducta humana, teniendo en cuenta dos grandes principios fundamentales. El primero, la conducta es buena en sí misma, lo que implica un valor final, deseable en sí mismo y no sólo como medio para alcanzar un fin. El segundo, la conducta es buena porque se adapta a un modelo moral concreto. Si estudiamos el desarrollo moral-ético a través de la historia, encontramos también tres modelos de conducta principales. Cada cultura o comunidad concreta los ha considerado como el bien más elevado.
Estos son: la felicidad o placer; el deber, la virtud o la obligación; y la perfección, el más completo desarrollo de las potencialidades humanas. Podemos indicar además, algunas otras líneas que sintetizan el desarrollo moral y que han predominado en algún momento histórico concreto o determinaron el comportamiento humano en algún contexto particular. Para De la Torre, (1994) ética es el sistema moral por naturaleza, el cual juzga los actos del hombre y emite un juicio. La ética se basa en los actos en los cuales los hombres actúan haciendo uso de su libertad; es decir, la libertad se vuelve la base de la ética. Sin libertad, no hay ética.
En el discurso de disertación inaugural del Encuentro Internacional sobre Ética y Desarrollo (2000:4) Enrique Iglesias, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) planteó que la dimensión ética del desarrollo se expresa en la vigencia en la vida social de valores morales como el respeto a la verdad, la honradez, el sentido del deber y la justicia, la consideración al prójimo, la solidaridad, el espíritu de servicio y el anhelo de perfección.
En tal sentido, expresó: “si miramos la realidad de América latina y del mundo en desarrollo a la luz de estos criterios, surgen con claridad los grandes desafíos éticos a que ellos nos aboca. Desafíos que, en mi opinión, no sólo se plantean a estos países, sino también a las naciones del mundo rico y desarrollado”. En atención al contexto que implica el despliegue del fenómeno globalizador, los aspectos de orden ético se asoman en medio de grandes discusiones que no parecieran dirimirse fácilmente. Weber (1998:90) en su obra La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo señala que el protestantismo fue quien concedió un sello claramente religioso al aspecto ético, en contraste con la tradición católica y su relación con el trabajo. En tal sentido, todo implica una exigencia moral; es decir, “el cumplimiento en el mundo de los deberes que a cada cual impone la posición que ocupa en la vida, y que por lo mismo, se convierte para él en el trabajo”
Igualmente puntualiza Weber, que no se trata de la ética protestante ni el capitalismo en sí mismos, sino de la ética protestante y el espíritu del capitalismo. Para Weber, el espíritu del capitalismo se resume en el lucro del dinero como valor más importante de la vida, el ejercicio del trabajo como fin, la racionalidad y la austeridad.
En fin, al plantear la discusión sobre ética en las relaciones de trabajo y derecho al trabajo en tiempos de globalización resulta clave comprender los signos de la nueva sociedad infocapitalista y sus efectos en el conjunto de valores que rigen los marcos de subjetividad en Occidente. Además verlos desde el contexto del pensamiento de Luhmann y Maturana constituye un esfuerzo epistemológico que implica repensar la realidad de una sociedad en los momentos actuales donde el triunfo de los esquemas globales es inevitable en los sistemas sociales existentes.


6.- Amenazas al Derecho Laboral en la Era Global
El Derecho laboral está amenazado por el pensamiento único. Se pretende destruir las bases históricas del conjunto de principios y normas tutelares que disciplinan las relaciones entre empresarios y trabajadores, o entre las entidades sindicales que las representan y otros hechos jurídicos resultantes del trabajo.
Desde este planteamiento discurre que la alta tecnología aplicada al trabajo y el influjo dominante de la globalización de la economía, sentencian el final del Derecho Laboral como regulador de las relaciones de trabajo y protector de los trabajadores. Dejarán de ser el trabajo humano, los trabajadores (y con ellos la estabilidad laboral, negociación colectiva, etc.) los que decidan la existencia de esta disciplina jurídica.
La argumentación anterior gira en torno a la aplicación del modelo de Flexibilización que es el fruto de nuestros pensadores neoliberales, para quienes la manera como se define el Derecho Laboral es ir en contra de su estructura. El modelo, en términos generales, ha consistido en reducir y eliminar derechos laborales, tratar con rigor a los trabajadores, proclamar la libertad e igualdad de las partes de la relación laboral y limitar la intervención del Estado a la aplicación del modelo.
Finalmente la postmodernidad, en el campo del Derecho Laboral, va a significar básicamente una intervención estatal en las relaciones de trabajo –con diligencia en la regulación de los derechos laborales-, potenciar la participación de los trabajadores en la empresa y una disposición de los empleadores por el bienestar de sus trabajadores que en última instancia conllevará una mayor producción y productividad.



6.- La Visión Ética de Humberto Maturana sobre el Mundo Globalizado
Tal como se expreso en acepciones anteriores, El mundo de hoy esta rodeado por avances tecnológicos y comunicaciónales los cuales tienden a estimular, según Hopenhayn (2000), exclusión y precariedad. Sobre este aspecto la actividad humana, el trabajo y la regulación de la conducta de la gente se desordena. Cambiando además los principios de dicha conducta de unos respecto de otros. No puede ser de otra manera, porque los seres humanos derivan sus ideas y valores morales y éticos en última instancia de las condiciones prácticas en que se basa su situación concreta.
Hoy día, estas condiciones están basadas en la reestructuración del capitalista y de las relaciones sociales derivadas del modelo neoliberal que se instalado en el sistema social actual, y cuya acción se denota en la precarización del trabajo y marginalización del hombre bajo la de sus expresiones de grandes mayorías cada vez mas empobrecidas.
La crisis de la ética actual se fundamenta en que ya no existe un estado social que le reconozca sus derechos laborales a cada uno y la satisfacción de sus necesidades sin atropellar las de los demás. El Estado lejos de contribuir con ello, se limita a ser funcional a la nueva ideología neoliberal y las minorías sociales que la sustentan, siendo cómplice de la ruptura del mundo ético. Es un Estado que excluye los problemas sociales de sus afanes y sólo se centra en disminuir permanentemente las regulaciones a la economía, favoreciendo al capitalismo salvaje.
Se trata entonces, de que los seres humanos no consientan la preocupación por el otro es decir no coexiste la presencia del otro para los demás. Ello se manifiesta en el constante irrespeto de los derechos sociales (humanos) de los hombres. Esta alarmante situación es producto del desarrollo contradictorio entre el enorme avance tecnológico y la incapacidad de la sociedad para orientarlo al servicio de todos los integrantes de ella a través del trabajo.
Hoy día predomina en el sistema social individualismo, aislamiento, soledad, angustia, incertidumbre, desintegración cultural, engaño, cesantía o el trabajo precario y prácticamente vano para las grandes habitantes de las sociedades. Todo ello sobre la base de una ética racionalizada desde la perspectiva neoliberal, desencantada y sin bases morales sólidas.
En este sentido, la ciencia como instrumento liberador del hombre abandona su camino, para convertirse en sólo fuente de productividad y mayor consumo – mercado (Racionalidad mercantil) La ética entonces es relativiza al extremo que sólo importa lo que es más cómodo y rentable: el costo/beneficio es el nuevo patrón en que se miden los valores. La calidad de vida se confunde con cuánto tienes y cuánto vales
Pero la superación de estas profundas contradicciones que está lanzando al abismo de la marginalización a millones de personas, no es sólo un problema de conocer esta situación. Pasa necesariamente por fundar una nueva base moral que coloque lo humano en el centro de toda política económica y social. Se trata, en el contexto de Maturana (1973) de interesarnos en las consecuencias de lo que hacen grupos humanos sobre otros seres humanos, es decir, los efectos que producen en las grandes mayorías las acciones de pequeños grupos humanos egoístas privilegiados. Maturana (1995) sostiene que los seres humanos somos animales éticos que hemos surgido en una historia biológica de amor e intereses mutuos, que comparte comida, cooperación y sensualidad.
Siguiendo el planteamiento de este mismo autor, la ética surge en los humanos en su emoción como un interés por el otro o los otros y no negando la responsabilidad de las consecuencias de nuestras acciones sobre estos otros seres humanos, mientras se aceptan racionalmente sus efectos negativos. El interés por la suerte del otro en una comunidad social es constitutivo a nuestra coexistencia social, es el sustento fundamental para construir dominios cognitivos que expliquen nuestras praxis de vivir, superen las coexistencias no-sociales que no asumen el destino del otro y que demanden la reformulación de la praxis del vivir ético propio de la coexistencia social de sociedades normales. Maturana (1995) asevera categóricamente que permaneceremos humanos sólo mientras nuestra acción en el amor y la ética sean las bases operacionales de nuestra coexistencia como humanos.
Para ello es necesario reconstruir la ética como esencia socializadora del hombre. Su reconstrucción pasa no sólo por ofrecer una nueva moral a la familia, la vida privada, a la política nacional, empresarial y a las relaciones de trabajo, sino que es necesaria una macroética capaz de asumir las consecuencias planetarias del desarrollo tecnológico, la globalización y del nuevo tipo de sociedad que está surgiendo en estas nuevas condiciones. Debe ser redefinida sometiendo nuevamente la tecnología a la ciencia y la globalización a los intereses de las diversas naciones y etnias que pueblan el planeta.
La macroética debe ser redefinida. Ello se debe hacer sobre la base de reconocer en todos los miembros de la sociedad interlocutores válidos con derechos a la libertad, al desarrollo personal, a la satisfacción de todas sus necesidades, -tanto materiales, intelectuales como espirituales-, que le permitan un crecimiento pleno e integral como seres humanos. Es una ética recontextualizada para las necesidades humanas normales actuales, cuyo fin será superar la amenaza que significa hoy día para las distintas sociedades el desarrollo tecnológico sin equidad y manejado exclusivamente en función de los intereses de minoritarios sectores financieros transnacionales.
En fin, una ética fortalecida sobre principios morales sólidos que ponga al desarrollo científico-tecnológico en la perspectiva de crear nuevas formas de organizar el trabajo que asegure a la persona humana su desarrollo normal, sin exclusiones y brutales marginalizaciones. Urge reivindicar entonces en el mundo una visión política, ecológica, económica, ética y espiritual del desarrollo social para construir una nueva sociedad que esté basada en la dignidad, los derechos humanos, la igualdad, el acceso a la tecnología, el trabajo moderno y flexible de buena calidad para todos, el respeto al entorno, la paz, la democracia, la responsabilidad mutua, el amor, la coexistencia social, la comprensión, el conocimiento, la sabiduría, la cooperación y el pleno respeto de los diversos valores y orígenes culturales de toda la gente.
7.- La Visión Ética de Niklas Luhmann
Existen dentro de los apuntes de de Luhmann (1991) diferentes de sistemas sociales el primero de ellos esta referido a la Sociedad la cual se relaciona con el concepto mundo en toda su amplitud. Es decir, un sistema autopoiético de comunicaciones es una red de producción y transformación de componentes tal que los componentes son determinantes de los procesos que los generan La Autopoiesis, trae consigo de la mano, una nueva epistemología y una teoría sobre el origen del lenguaje.
El otro sistema esta referido a la Interacción la cual se crea con la presencia de los interlocutores que se perciben mutuamente y pueden generar comunicación directa (este sistema autopoiético cesa con la última comunicación) y por ultimo los sistemas de la Organización cuyo contexto se resume en el criterio de selección en la capacidad de poner condiciones a la persistencia de los miembros a ese sistema.
En este sentido, cada uno de los sistemas descritos no tienen un criterio común, cada cual tiene su propia expresión, en distintos grados, de la complejidad a la que ha llagado en la sociedad.
Plantea Luhmann (1991) que en los regímenes o sociedades anteriores sí existe un punto central, a partir del cual gira lo demás, llámese estado o política. Sin embargo, dentro del sistema funcional la sociedad es un todo compuesto por distintos subsistemas, entre los cuáles podemos incluir el de la política. Estos subsistema tiene que interrelacionarse con otros tan importantes como: religión, economía, educación, ética Entre todos ellos tiene lugar una relación mutua con su entorno, formado por los subsistemas que le pueden afectar.
De esta manera se explica por que un mismo problema puede tener distintos enfoques que deban ser resueltos por distintos subsistemas.
Por otra parte, y en contraposición al sistema clásico, es decir, evitando cualquier clase de centralismo, Luhmann (1991) integra al hombre en todos los subsistemas, pero sin terminar de incorporarse a ninguno de ellos en profundidad. El hombre desde su lugar de entorno para cualquiera de los sistemas puede comunicarse con ellos, pero no pertenece exclusivamente a ninguno
Fundamentadose en estos dos presupuestos, destaca el análisis del desarrollo social de la sociedad moderna. En este tipo de sociedad se ha ampliado desmesuradamente la capacidad de prestaciones comunicativas entre las distintas personas y sistemas. Esto lo convierte directamente en unas comunicaciones altamente especializadas y funcionales Se ha llegado hasta estos niveles de comunicación principalmente por dos factores: diferenciación de una determinada clase superior y diferenciación de distintos centros de gravedad funcionales de la sociedad.
Por consiguiente, nos enfrentamos a la capacidad autorreguladora y autopoiética de un sistema que teniendo en la estabilización de un patrón dominante de interacción su horizonte final responde a un principio organizador constituido por ese atractor por ese punto dinámico de convergencia hacia el que tiene lugar la confluencia normalizadora de las distintas variables del mismo. El Poder, convertido, así, en un medio de comunicación global simbólicamente generalizado de transmisión de complejidad reducida (Luhmann, 1995), hace de esa complejidad la principal fuente de retroalimentación del sistema. Cuanto mayor es el grado de complejidad, es decir, cuanto mayor es el margen de respuesta de las diferencias, mayor es el potencial reductor del Gran Disciplinamiento Informacional.
Al relacionar esto con los cambios actuales del mundo globalizado, Luhmann (1991) genera el estudio de la ética y la moral desde el contexto de la sociología. En su análisis toma en consideración las reacciones del sistema social ante la ampliación de las diferenciaciones. De esta condición la moral que debe facilitar la inclusión moral ha de hacerlo en base a la generalización. La ética prescribe a la moral una simultaneidad entre la generalización y la individuación.
La moral remite a la comunicación humana que conlleva aprecio o desprecio referidos a la persona como un todo en su pertenencia a la sociedad. En la medida que alguien participa en la comunicación lo hace también la sociedad. Así mismo el autor considera que la moral es el conjunto de condiciones de aprecio y desprecio, objeto de comunicación cuya validez es independiente de su concreción o abstracción, así como de que alcancen en cada caso un consenso fáctico o no.
De igual manera la ética por el contrario, es la teoría de la moral como reflexión fundamental sobre afirmaciones, reglas, principios acerca de lo que se puede esperar en materia de juicios morales".
La ética debe incluir todas las posibilidades morales, interpretar los inconvenientes de autorreferencia del código moral de otros códigos, debe insistir en que el código moral tenga relevancia universal y que pueda ser aplicado a cada conducta sin excepción, procurando que esto no suceda por aplicación de otros códigos regidos por perspectivas opuestas. La ética debe centrarse en una descripción de la sociedad policontextual, en juicios de competencia universal, mientras que la moral ha de verificar esa misma competencia universal. La ética ha de recurrir a una Lógica polivalente sobre la aceptación o el rechazo de determinadas distinciones, debe poder determinar cuándo es pertinente hacer uso de las distinciones de la moral. Las identidades buscan la respuesta a estos inconvenientes desde la producción de un modelo ético-cultural que replantee la relación entre naturaleza y cultura.
En conclusión, para Luhmann (1991) la moral comunicacional está ligada al aprecio o desprecio referidos a la persona en sociedad. De esta forma la moral, no da lugar a la inclusión o exclusión, sino que remite a valores de los bueno y lo no bueno. La moral remite a lo fáctico, esta privatizada, y la ética a la teoría de la moral en cuanto reflexión. La moral plantea la inclusión no facilita en ningún caso la exclusión.
8.- La Posibilidad de una Dimensión Ética en el Sistema Neoliberal desde las Posturas de Maturana y Luhmann en el Campo de las Relaciones Laborales y del Derecho al Trabajo
Durante las ultimas décadas se ha venido afianzando un nuevo sistema económico, cuya emergencia no estaba prevista ni por los teóricos, ni por los dirigentes. Ese modelo llamado neoliberal, pero también conocido por muchos como flexible, transporta hasta el extremo una tendencia espontánea del sistema capitalista sobre el trabajo y otros espacios: la disociación entre la eficacia y la justicia Social.
En este sentido, se destaca que el sistema capitalista conduce a la necesidad de discernir, valores morales, que inspiran las cambiantes situaciones históricas, ello compromete a líderes empresariales, sindicales y del estado a esforzarse por aplicar la ética al mundo de las relaciones de trabajo, derecho del trabajo y de la organización del trabajo, donde se sitúa la lucha por el progreso económico y el bienestar social .Este singular compromiso, abre paso a los imperativos éticos que debe incorporar la sociedad en su búsqueda, del desarrollo económico .
Los argumentos de Maturana y Luhmann sobre el espacio ético conducen a pensar inexorablemente en la reconstrucción de la conciliación entre democracia, equidad y crecimiento, y esta conciliación no se puede lograr sola y únicamente mediante fórmulas tecnocráticas. Por el contrario, se necesitan nuevos valores, que tengan directa relación con el componente ético humanista (amor, comunicación) para atender al menos las siguientes necesidades: a.- Ampliar y consolidar las bases de las demandas políticas en estas sociedades, b.- Instrumentar una auténtica reforma social integral, que parta de la profunda desarticulación que subsiste en la sociedad latinoamericana y de las distancias económicas que separan a sus grupos sociales; c.- Abordar un enfoque integral del desarrollo económico, bajo las reglas de una nueva cultura de la solidaridad. Estos tres elementos, constituyen el marco de acción que debe tener presente el nuevo sistema imperante del capitalismo global y competitivo en el mundo de hoy.

9.- Reflexiones Finales
Para concluir, el contenido de la visión ética planteada por Luhmann y Maturana sobre los cambios que propicia el mundo globalizado constituye una realidad presente de las sociedades en los tiempos de hoy. En este sentido, esta nueva forma del sistema económico existente en la actualidad debe construir la necesidad nuevos valores por cuanto que los seres humanos somos animales éticos que hemos surgido en una historia biológica de amor e intereses mutuos, que comparte comida, cooperación y sensualidad. Para evitar los distanciamiento individualistas hacia los cuales nos conduele el sistema económico neoliberal.
Por otra parte, Luhmann desarrolla claramente la importancia de la comunicación en el sentir ético de una sociedad que deseé como propósito la inclusión frente a los grandes fenómenos de exclusión. En este sentido la solidaridad entre humanos debe ser parte del sistema conduciendo a los mecanismos de globalización a la no desaparición de los valores morales y sociales, que con prudencia y responsabilidad deben regularse para potenciar las posibilidades de las personas y de los pueblos sin destruirlos.
De igual manera. Si no cambiamos nuestra conducta frente a estos procesos la ética corre el riesgo de convertirse cada vez más en un discurso de justificación ex post factum, con la consecuencia evidente del decrecimiento de su significación social. En este aspecto Luhmann dice que a partir de encontrar que el amor es un medio de comunicación simbólicamente generalizado cuya referencia sistémica se encuentra en el sistema social y no en el sistema psíquico por ello al no lograrse concretar por esta vía surge la incomunicación.
Finalmente si en los sistemas sociales tienen predominio categorías tales como: individualismo, aislamiento, soledad, angustia, incertidumbre, desintegración cultural, engaño, cesantía etc. Estaríamos dando paso a una ética racionalizada desde la perspectiva neoliberal, desencantada y sin bases morales sólidas. Por ello debemos superponer ha estos esquemas la humanización del ser humano haciendo ver nuestra visión ética de mutua convivencia por encima de todo.
9.- Referencias Bibliografícas
CASTELLS, M. (1998) La era de información. Economía, Sociedad y Cultura. Volumen 1. La sociedad red. Madrid: Editorial la Alianza.

CASTELLS, M. (2.001). La galaxia Internet (reflexiones sobre Internet empresa y sociedad). Plaza & Janes Editores, S.A. Barcelona – España.

RIFKIN, J. (1996) El fin del trabajo (nuevas tecnologías contra puestos de
Trabajo: el nacimiento de una nueva era). Ediciones Paidós Ibérica, S.A.
Barcelona España

DE LA TORRE, A. (1994) Ética y libertad. Consulta en línea del 27 mayo,
2003 en WWW. Huachache/acta/1994nov/adltorr3.htm

GIDDENS, A Y HUTTON, W, eds (2001) En el límite (la vida en el capitalismo global). Tusquets Editores, S.A.- Cesare Cantú. Barcelona – España.

IGLESIAS, E. (2000) La Realidad Económica y Social de América Latina y de los Países en Desarrollo y los Desafíos Éticos que plantea el Mundo. Disertación Inaugural en el “Encuentro Internacional sobre Ética y Desarrollo, Washington. Consulta en línea del 27 mayo, 2003 en www.lasociedadcivil.org.

MATURANA, H (1995) La realidad: ¿Objetiva y Construida? Anthropos. Barcelona
MATURANA, H. y VARELA, F (1973) " De maquinas y seres vivos" Santiago de Chile. Editorial Universitaria
MATURANA, H y VARELA, F. (1984) "Árbol del conocimiento El " Madrid, Debate
MATURANA, H (1991) El Sentido de lo Humano Hachette Comunicaciones, Santiago de Chile
JETTIN, B. (1996) Paradigma e trayectoria tecnológica, OPS, Volumen 1, No 1, Pp 5-17. Salvador

LUHMANN, N (1997) Observaciones de la modernidad. Barcelona: Ediciones Paidós América, 203 p.

LUHMANN, N (1991) Cambio de paradigma en la teoría de sistemas, en ID., Sistemas sociales. Lineamientos para una teoría general, Alianza Editorial, México

LUHMANN, N (1992) Sociología del riesgo Universidad Iberoamericana, México

PÉREZ, C (1998) “Las nuevas tecnologías: una visión de conjunto” en La Tercera revolución industrial. Impactos internacionales del nuevo viraje tecnológico. Buenos Aires: Grupo Editorial Latinoamericano.

PÉREZ, C (1998) “La empresa ante el cambio tecnológico”. Valencia: Conferencia ante el Congreso Nacional de Estrategias Gerenciales, Asociación de Ejecutivos del Estado Carabobo. [En línea: http://www.fgma.gov.ve/Fondo Editorial/Jornadas/TECNOLOGIA.htm]

PARRA, G. (2002). Educación, Reforma y Sociedad del Conocimiento. Una visión de la Reforma educativa desde el paradigma político-estratégico. Trabajo de Mérito presentado ante la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez para optar a la categoría de Profesor Titular. Decanato de Postgrado. Caracas.

DRUCKER, P. (1998) La sociedad postcapitalista. Bogotá: Editorial Norma, 6ª.Reimpresión, 244 p.

GIDDENS, a Y HUTTON, W, eds. (2001) En el límite (la vida en el capitalismo global). Tusquets Editores, S.A.- Cesare Cantú. Barcelona –España.


VARELA, F (1996). Ética y acción. Editorial Dolmen. Chile

WEBER, M. (1998) Ética Protestante y el espíritu del capitalismo. México, Fondo Cultura Económica, 10ª edic.

WEBER, M. (1998) Economía y sociedad. México, Fondo Cultura Económica, 12ª edic.
HOPENHAYN, M (2000) Repensar el trabajo: Historia, profusión y perspectiva de un concepto. Grupo Editorial Norma. Buenos Aires Argentina.


Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo en CD-ROM
Si usted ha participado en este Encuentro,
le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.


Los EVEntos están organizados por el grupo eumednet de la Universidad de Málaga con el fin de fomentar la crítica de la ciencia económica y la participación creativa más abierta de académicos de España y Latinoamérica.

La organización de estos EVEntos no tiene fines de lucro. Los beneficios (si los hubiere) se destinarán al mantenimiento y desarrollo del sitio web EMVI.

Ver también Cómo colaborar con este sitio web


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

10 al 27 de
abril
VIII Congreso EUMEDNET sobre
Ética, Gobernanza y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

7 al 26 de
mayo
VII Congreso EUMEDNET sobre
Historia y Ciencias Sociales

6 al 25 de
junio
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Sostenible y Población

8 al 25 de
julio
VIII Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo

7 al 24 de
octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre
Globalización y Crisis Financiera

 

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet