ENCUENTROS ACADÉMICOS INTERNACIONALES
organizados y realizados íntegramente a través de Internet

TURISMO DE MASA, LENGUA, Y MEDIO-AMBIENTE EN ITALIA: EL EJEMPLO SICILIANO Y EL LADINO
 

Aurora Ornella Grimaldi
Universidad de Salamanca
aurorgri@tin.it

RESUMEN: La aceptación sin restricciones de los beneficios del turismo ha empezado en los últimos años a dar paso a una propuesta más equilibrada sobre el papel de este sector, especialmente en lo referente a sus impactos no económicos. Sin embargo, los problemas acarreados al territorio italiano, son, en algunos casos, todavía bien evidentes.
En nuestro breve trabajo abarcaremos la condición de dos áreas italianas muy distintas entre ellas, que, sin embargo, comparten las consecuencias más deletéreas del turismo de masa: el ejemplo siciliano nos permitirá individuar las repercusiones de este sector sobre los hábitat naturales de playas y dunas, mientras que el caso de la comunidad ladina evidenciará como en una economía de intercambio con culturas dominantes, pueda darse una gradual perdida de la lengua, y una lenta transformación de la cultura en folclore.


PALABRAS CLAVES: Turismo de masa, medio ambiente, dunas y playas sicilianas, paisajes alpinos, lengua ladina, turismo sostenible.

Turismo y Desarrollo
y Simposio "Desarrollo Local y Turismo"
del 5 al 23 de julio de 2007

Esta página muestra parte del texto de la ponencia, pero carece de las tablas o imágenes o fórmulas o notas que pudiera haber en el texto original.

Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo y Actas Oficiales en CD-ROM
que incluye todos los debates en los foros, la lista de participantes, con indicación de sus centros de trabajo y los documentos que se presentaron en el Exhibidor del Encuentro.

Si usted participó en este Encuentro, le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.

Vea aquí los resúmenes de otros Encuentros Internacionales como éste

VEA AQUÍ LOS PRÓXIMOS ENCUENTROS CONVOCADOS


Las políticas comunitarias, en líneas generales favorables al turismo, evidencian cual sea la relevancia que este sector ha adquirido en nuestra sociedad. La Unión Europea ha propuesto, además, una nueva política del turismo para aprovechar su enorme potencial, promoviendo una gestión de los recursos naturales que exija por parte de las comunidades humanas la adopción de criterios “sostenibles”. Más allá, pero, de los procedimientos actuales, el crecimiento del turismo a escala internacional ha acarreado evidentes problemas en lo referente a su impacto en las sociedades y en el medio ambiente.
Con nuestro breve escrito intentaremos individuar las repercusiones del turismo de masa sobre la lengua y el paisaje de dos áreas situadas en las antípodas de Italia: la comunidad ladina y la isla de Sicilia.
«Italia sin Sicilia» afirmó Goethe «no deja alguna imagen en el espíritu, sólo en ella está la llave de todo», mucho, pero, desde el siglo XVIII ha cambiado en esta isla italiana, la más grande del mar Mediterráneo (Correnti 1987).
Efectuamos por comodidad del lector, un rápido excursus sobre las características físicas y económicas del territorio siciliano. La isla, que se extiende por 25.707 km², está compuesta fundamentalmente por una meseta, que se eleva entre 150 y 580 m de altitud. Al norte, las montañas Nebrodi y Madonie son las únicas cadenas montañosas bien definidas, aunque también posee numerosos picos aislados, como el volcán Etna, con una altitud de 3.323 m, y el monte San Giuliano (antiguo Eryx), con 750 m. En las faldas de las montañas se cultivan naranjos y olivos, mientras que la mayor parte de la meseta queda oculta bajo los campos de maíz. En las tierras montañosas situadas a mayor altitud pueden encontrarse enebros, mientras que en sus vertientes crecen las hayas y, con el disminuir de la altitud, castaños, robles, olivos, alcornoques y pinos.
Sicilia sufre terremotos, aunque no muy frecuentes; el de 1908 causó la muerte de más de 50.000 personas en las ciudades y pueblos cercanos, además está sujeta a una sequía constante y a los devastadores efectos del viento Siroco, que llega a la isla procedente del norte de África. La estación lluviosa (finales del otoño y durante los meses de invierno) contribuye muy poco a mejorar la aridez de la región. La combinación de métodos de cultivo poco avanzados, junto a la escasa utilización de sistemas de regadío y a la pobreza de los suelos han hecho que Sicilia tenga una agricultura menos productiva de lo que podría haber sido.
Por lo que se refiere a su economía, la isla es una fuente considerable para el suministro mundial de azufre. También se extraen en la isla otros minerales, como sal y asfalto. La industria petroquímica es igualmente representativa y de su producción depende, en gran medida, todo el este de Sicilia, en especial Catania, Siracusa, Ragusa y Gela. La agricultura es todavía hoy la ocupación principal de los sicilianos; el maíz es el cultivo más importante. Los cereales crecen en las grandes propiedades del interior y a lo largo de toda la costa meridional, en muchos casos junto a uvas, almendras, aceitunas, naranjas, limones, judías (frijoles) y zumaque, utilizado para curtir pieles y para tinte. Una cuarta parte de las conservas de pescado producidas en Italia proceden de Sicilia, cuyas especies más importantes son el atún y la sardina (también se capturan corales y esponjas). Entre las actividades industriales podríamos destacar también la producción de vino, aceite de oliva, frutas y verduras en conserva, además, en las principales ciudades de la isla se fabrican artículos en vidrio, metal y fósforos.
Casi todo el comercio se realiza vía marítima, a través de los tres puertos principales: Palermo (capital de Sicilia), Catania y Messina. Y entre las actividades económicas el turismo constituye, sin dudas, una importante fuente de ingresos. Muchos visitantes, en efecto, llegan cada año a la isla con el propósito de disfrutar de las costas sicilianas y contemplar sus hermosos monumentos históricos, como las ruinas griegas y romanas de Agrigento, Siracusa o Taormina, Selinunte, Segesta, Piazza Armerina, sólo para citar algunas. Las playas sicilianas, pero, están sujetas desde unas décadas a un efecto generalizado, que amenaza con producir alteraciones irreversibles. Los efectos sobre las playas derivan en general de una errada política de gestión del territorio, y han empeorados por las consecuencias, directas e indirectas, del desarrollo del turismo de masa. Los efectos de este fenómeno se notan sobre todo a través de daños directos o derivados del ambiente físico, como los procesos de erosión ya evidentes en muchas playas, y a través de la reducción de las poblaciones bióticas, a menudos causada por elementos externos, y cuya distribución geográfica resulta muy amplia.
En Sicilia el desarrollo de la explotación de las playas ha tenido lugar, en muchos casos, de forma incontrolada y sin ninguna planificación, a veces con resultados destructivos. Las playas han sido, a menudo, urbanizadas por completo y en muchas de las costas sicilianas las construcciones distan unos pocos metros del mar (en muchos casos de forma abusiva), impidiendo al resto de la población alcanzar la costa, que es un bien de todos.
La flora y la fauna de la playa han desaparecido casi por completo. Las áreas de camping han, en cambio, invadido los sistemas de dunas y las selvas litorales, sobretodo donde predominaban los pinares, provocando también en este caso un completo empobrecimiento biótico del ambiente.
Más allá de los efectos destructivos directos causados por la urbanización costera sobre los hábitats naturales, y de las consecuencias estético-paisajísticas relacionadas, merecen ser recordados también otros aspectos del fenómeno, quizás menos obvios, pero igualmente negativos. Se da, en efecto, en muchos casos la necesidad de proteger de los vientos, del aerosol marino y de la arena manufacturas, viviendas, carreteras o campos. Se ha difundido, por consiguiente, la tendencia a oponer obstáculos (muros, vallas, barreras cortavientos, setos, árboles) a nivel de las dunas o hasta de las playas, para proteger actividades esencialmente antrópicas. Además se ha difundido la tendencia a plantar especies vegetales arbóreas o arbustivas junto a las playas o a las dunas, con la supuesta finalidad de consolidarlas. En realidad, cualquier elemento de altitud, artificial o (pseudo) natural, que venga interpuesto transversalmente entre el mar y las dunas, es capaz de modificar sensiblemente la dirección de los vientos, el ciclo de trasporte y de re-deposición eólica de la arena, y por consiguiente los sistemas de auto-reparación de dunas y playas. Los ambientes naturales y los originarios equilibrios dinámicos geológicos y vegetales son modificados, y todo el ecosistema entra en crisis. Se ha calculado que una barrera cortaviento (seto, viviendas, chiringuito, ecc.) puede influenciar negativamente el mantenimiento y la evolución natural de un sistema de dunas hasta una distancia igual a casi treinta veces la altitud del mismo obstáculo. Como consecuencia de la construcción costera, que ha a menudo modificado localmente la altitud del flujo de los vientos, se pueden observar con cierta frecuencia enormes y anómalas deposiciones de arenas, que son desplazadas desde la playa y las dunas originarias, y luego depositadas por los vientos en el interior de las mismas áreas urbanizadas.
También las carreteras costeras constituyen un problema grave, sobretodo cuando se interponen, come pasa a menudo, entre la playa y las dunas, o entre las dunas móviles y aquellas consolidadas. El ciclo natural de la arena es una vez más alterado, la manutención de los márgenes viarios daña la contigua vegetación natural (herbicidas, talas, incendios), y facilita el ingreso en la duna y en las playas a numerosas especies vegetales alienas y externas, que aprovechan este improvisado “corredor” para colonizar los ambientes de las dunas, dañando la vegetación espontánea natural. Para la fauna las consecuencias de las carreteras costeras, sobre todo las de elevada rapidez, son aun más graves, porque un gran número de invertebrados y pequeños vertebrados son segados por el tráfico rodado, sobretodo durante las horas nocturnas; para muchas especies litorales estas horas coinciden en efecto con los momentos más intensos de actividad y de migraciones tróficas (AA.VV., 1982).
Otro riesgo de amplias dimensiones es el asociado a las actividades balnearias, causas de molestia para los ecosistemas litorales arenosos, sobretodo por su componente biótica. En Sicilia todas las especies animales (desde los coleópteros Haplidia massai e Hoplidia attilioi, u el casi extinguido Thorectes marginatus, Pterolesis siciliensis a algunas especies de mariposas Dociostaurus minutus, Ochrilidia sicula, Pterolepis siciliensis e Pterolepis elymica) y vegetales más peculiares y delicados de playas y dunas (Muscari gussonei de Sicilia meridional, Matthiola Sinuata, Ephedra fragilis y Ephedra distachya, casi extinguidas y originarias de las bajas dunas marítimas de buena calidad ambiental de la isla) están fuertemente amenazadas por el transito peatonal (además que rodado) que tiene lugar encima y a través de ellas. Las playas son consideradas, lamentablemente, por la mayoría de los usuarios como lugares destinados a simples finalidades lúdicas y ociosas, con escasa o nula consideración hacia el elevado valor naturalista. Los daños más graves están relacionados con la afluencia en los meses primaverales-veraniegos, cuando millares de personas se vuelcan en pocos metros cuadrados de playa, pisando las áreas de la orilla y las comunidades de invertebrados que viven en ella, exportando las flores de algunas de las plantas más características (Muscari gussonei por ejemplo o Ephedra distachya) cruzando a lo largo y a lo ancho las dunas, y “abonándolas” con residuos orgánicos de varia naturaleza.
El atravesamiento desordenado de las dunas determina también importantes fenómenos erosivos, y contribuye a la difusión de especies vegetales alienas. También en los meses invernales, además, se puede asistir a verdaderos fenómenos de vandalismo ambiental, cuando muchos “todoterrenistas” se aventuran por las costas con sus vehículos de cuatro ruedas motrices (“quads”) o sus motos de “cross” o de “enduro”, aprovechando el escaso gentío y los escasos o nulos controles por parte de las autoridades locales.
Un factor dañino aun más importante es, además, representado por las actividades de limpieza, remodelación o re-creación mecanizada de playas y dunas originarias, que destruyen de forma prácticamente irrecuperable las comunidades locales de invertebrados, sus refugios naturales (a menudo constituidos por cúmulos de organismos empantanados) y también ciertas floras sobre-litorales.
Lamentablemente en muchos casos los mismos entes locales son los promotores de estas actividades que, si se ponen en acto con medios pesados o con tractores, tienen efectos realmente devastadores sobre los ecosistemas litorales (AA.VV 2002).
Aunque los daños sean numerosos, las intervenciones necesarias para la salvaguarda de los ecosistemas arenosos sicilianos no faltarían. Algunos de esos ambientes de playas y dunas arenosas han llegado en buen estado hasta nuestros días sólo de casualidad; hoy, pero, tiene que ser una prioridad hacer de manera que estos se conserven para las generaciones futuras como resultado de una minuciosa programación, que prevea, donde sea posible, su extensión a través de la re-naturalización de áreas contiguas sustraídas al degrado y a la negativa influenza antrópica. Obviamente cuando se habla de tutela habría que distinguir entre áreas destinadas al tiempo libre, otras que tengan que ser por lo menos parcialmente salvaguardadas y las que deben estar integralmente protegidas. En el primer y segundo de los casos no se puede prohibir una correcta fruición a quien desee disfrutar de la playa. Y un primer problema en ese caso es el de los aparcamientos: antes que recurrir a restricciones generalizadas, que además son difíciles de respetar, es mejor a menudo sacrificar parte de la superficie de los sectores de menor calidad ambiental, para realizar un aparcamiento eficiente y, al mismo tiempo, aislar la playa. Ulteriores propuestas son las que han sido magistralmente expuestas por el volumen editado por Pietrobelli (Pietrobelli 1998), importante antología de artículos inherentes experiencias de gestión, estudio y rehabilitación ambiental sobre los ecosistemas costeros italianos. Entre las varias sugerencias a implantar en Sicilia, recordamos:
● La eliminación gradual y cautelosa de los eventuales elementos de vegetación aliena presente en las dunas, puntando sobretodo a la eliminación de los ejemplares más jóvenes y con más capacidad vegetativa y reproductiva.
● La limpieza manual de los residuos de las playas, a través de personal especializado y miembros de asociaciones ambientalistas.
● La redefinición de las rutas comerciales de las petroleras para alejarlas lo más posible de las costas, mejorando la calidad ambiental y reducir los daños debidos a eventuales naufragios o pérdidas parciales de la carga.
● La eliminación o reducción de las actividades agrícolas y la presencia de calles o edificios en el cercano interior, y la prohibición física al acceso al mar con cualquier tipo de vehículo.
● La disminución de la contaminación fluvial y marina en las cercanías.
● Evitar totalmente que los alrededores sean modificados por muelles fijos o estructuras que actúen de barrera perpendicular a la línea de la costa, o con cordilleras artificiales que limiten la circulación natural de las corrientes y la actividad del moto de las olas.
● Evitar plantar arbustos o árboles en las dunas con la supuesta finalidad de consolidarlas y protegerlas de la erosión.
Aunque en Sicilia todavía los parámetros para evaluar la eficiencia de un sector sean esencialmente pecuniarios, en los últimos años, las ventajas económicas, por algunas mentes ilustradas, ya no son el único criterio para apoyar el desarrollo del turismo; éste está cada vez más unido al concepto de sostenibilidad, aunque hay que admitir que el camino en este sentido está todavía muy lejos.
Cuando hablamos de sostenibilidad, además, nos referimos a un proceso que no degrade o agote no sólo a los recursos naturales de un pueblo, sino también su patrimonio cultural. A este propósito la sociedad ladina nos ofrece un ejemplo del empobrecimiento (esta vez) lingüístico y cultural que puede ser favorecido por el turismo de masa.
La unidad de la comunidad ladina, en efecto, se funda esencialmente, sobre el uso de una lengua común. El ladino, o retorrománico, es un conjunto de tres dialectos románicos de los Alpes centrales y orientales, vestigios de una antigua población romanizada que, en los territorios de Retia y Nórica, a partir del s. V, se germanizó progresivamente.
Los confines geográficos de los dialectos que componen el ladino son los siguientes:
a) El ladino grisonés, que se extiende entre el San Gotardo y Ortles, comprende dos grandes dialectos, el grupo del Oberland bernés, subdividido en sobresilvano y grisón central, y el engadino de la cuenca del Inn, subdividido en tres variantes: superior, inferior y dialecto del valle de Münster.
b) El ladino central se habla desde Ortles hasta los Alpes dolomíticos y comprende dos variantes: la de la cuenca del Etsch, que se subdivide en la variedad de los valles de Nonsberg y Sulzberg, subdialecto con fuerte influencia lombarda, y la variedad de los valles de Gróden, Fleims-Fassa y Gader; la segunda variante está constituida por el dialecto de la cuenca del Piave y muestra fuerte influencia veneciana.
c) El friulés, que es el dialecto más oriental, se habla en la región de Tagliamento-Isonzo hasta el mar.
Cultura, tradiciones, lenguas distintas a las oficiales, han sido custodiadas espontáneamente por la comunidad ladina, gracias también a la naturaleza montana de su territorio.
En un contesto tan peculiar como es el del ladino, han tenido repercusiones evidentes los cambios que se han verificado en los sectores económicos. La economía de los países ladinos, en efecto, ha recibido una gradual trasformación en los últimos decenios, pasando de una base agrícola a una más intensa explotación del turismo, que lleva visitantes ítalo-hablantes y alemán-hablantes en los valles ladinos durante el verano y el invierno. Este movimiento lleva en las zonas ladinas también inmigrantes estables, a menudo con una posición económica de prestigio (propietarios de hoteles, restaurantes), mientras que se nota una migración de los habitantes ladinos que tiene una instrucción superior.
A causas del turismo de masa el panorama ladino ha cambiado en más sentidos. El escenario paisajístico a menudo es dominado por hoteles imponentes edificados, por lo general, en estilo pseudo-alpino; la tradición cultural, los usos, las costumbres vienen ofrecidas come atracciones turísticas, falsificando y deformando el patrimonio cultural originario; la liquidación de pisos que son ocupados pocas semanas al año ha contribuido, fuera de temporada, a la proliferación de pueblos fantasmas. El flujo de mano de obra desencadenado por las actividades turísticas ha llevado a los Grisones a la germanización de pueblos enteros (S. Moritz/San Murezzan). Cortina, que a partir de las Olimpiadas invernales de 1956 se ha hecho famosa a nivel internacional, se ha poblado de extranjeros dejando los ladinos en neta minoría.
En general se puede afirmar que el moderno ritmo de vida, escandido por una economía estrictamente relacionada al turismo, ha puesto en peligro de extinción el patrimonio cultural ladino.
Por lo que se refiere a los aspectos lingüísticos, hay que subrayar que el ladino es un código lingüístico esencialmente oral, sin una estandardización reconocida, aunque existan iniciativas en esta dirección. Las investigaciones sobre las lenguas minoritarias y de frontera indican que, cuando falta en ellas una estandardización, y en presencia de una economía de intenso intercambio con una cultura mayoritaria (la alemana y la italiana, en este caso), la tendencia evolutiva determina la escisión entre lengua y cultura: la primera se pierde, mientras que la segunda pasa a ser folclore, el cual, en una economía turística, equivale a una sobre-estructura finalizada a la atracción de más visitantes, aunque el folklore caracterice a menudo sólo superficialmente a la cultura minoritaria (Balboni 1996). A confirmar esas teorías sirvan unos datos relativos al uso entre los jóvenes de la lengua materna sentida como minoritaria: ha bajado entre un 10% - 40% el número de niños ladino-hablantes que ingresan en el ciclo de educación primaria, y entre los jóvenes los ladino-hablantes son sólo el 20% (AA.VV 1990).
En muchos casos las comunidades lingüísticas minoritarias han tenido que enfrentarse a una realidad socio-cultural aplastante, caracterizada por la supremacía de las lenguas-culturas mayoritarias. Un ejemplo significativo es ofrecido por el Alto Adige, en donde más de dos tercios de los habitantes (69,15%) son de habla alemana, y sólo el 4,37% de habla ladina dolomítica. Los ítalo-hablantes (26,47%) se concentran sobretodo en la capital de provincia, Bolzano, y en las localidades de Merano, Bressanone, Laives y Bronzolo. Los ladino-hablantes sobretodo en la Val Gardena y en Val Badia.
Cada ciudadano italiano de edad superior a los catorce años y empadronado en la provincia de Bolzano en la fecha en que se realiza el censo tiene que indicar su pertenencia a un grupo lingüístico. Aunque los ciudadanos puedan declarar su no-pertenencia a ninguno de los grupos existentes, deberán igualmente agregarse a uno de ellos. Ese tipo de declaración está orientada, en primer lugar, a la determinación de una proporción étnica, para la asignación de los empleos en la pública administración. Actualmente, sobre 100 plazas públicas, 70 van al grupo alemán, 26 al italiano y 4 al ladino.
Frente a serios riesgos de extinción debidos a factores internos a la lengua (sus complejas variedades y la falta de una gramática unitaria) y externos a ella (la supremacía aplastante de las economías y de los idiomas mayoritarios de los estados liminares) la comunidad ladina ha apostado por eficaces propulsores de su patrimonio histórico-lingüístico: los institutos de cultura. Uno de los principales es el Instituto cultural ladino Micurá de Rü. Su objetivo no es sólo la salvaguardia de la cultura de esta minoría étnica – y por consiguiente de su lenguaje escrito y oral -, y de las relaciones entre los Ladinos de las Dolomitas, de Suiza y de Friuli, sino también el de promocionar iniciativas culturales, manifestaciones, proyectos escolares y publicaciones, con la finalidad de mantener viva la riqueza de las tradiciones, amenazadas por los cambios debidos a actividades vitales para la comunidad ladina, y sin embargo deletéreas, como el turismo (de masa durante los últimos treinta años), fenómeno que, como hemos evidenciado, ha dado luz verde a una globalización cultural, hasta en los lugares aparentemente ‘inmunes’ a ella. La respuesta a ese fenómeno ‘global’ y la necesidad de una valoración y salvaguardia de las tradiciones pasadas ha sido una de las preocupaciones principales del Instituto que provee a la conservación y a la divulgación de revistas y calendri (calendarios concebidos como libros para la familia ladina, una suerte de lunario dotado de reflexiones), divulgados ya desde el siglo XIX y XX, junto a las sagas dolomíticas – casi todas de origen ladino - de Karl Felix Wolff, publicadas en 1913 en una afortunada colección que ha tenido numerosas reimpresiones: mitos y cuentos trasmitidos oralmente por los habitantes de los valles y recogidos por el estudioso en las distintas hablas ladinas. Al Instituto, entonces, es confiado un papel relevante de reflexión, estudio y creatividad, en suma, una relectura del presente sin la pátina de las postales que se venden en los refugios, y sus bibliotecas son lugares vivos de crecimiento también para los estudiantes de las nuevas generaciones. ¿Pero es eso suficiente para la salvaguarda del patrimonio cultural ladino? Según Roland Verra, superintendente escolar y escritor, los ladinos en la escuela no aprenden su lengua, y la docencia del ladino parece resultar bastante insatisfactoria en gran parte de las comunidades (AA. VV 1990). Se añadan a estos factores disgregantes las dificultades y las fronteras creadas hasta entre ladinos por razones burocrático-administrativas. Sin embargo existe una respuesta a esta generalizada pérdida de identidad cultural, y son los movimientos culturales, que han intervenido fomentando a nivel ideológico una unidad en otros ámbitos inexistente. La literatura ladina moderna ha ya ofrecido con personalidades como Max Tosi, altos ejemplos de originalidad y compromiso. El Tosi, igualado a Pasolini por sus estudios universitarios de lenguas y literaturas románicas, anticipa de una década la exigencia de liberarse de una lírica retórica para buscar una expresividad virginal y un impulso capaz de crear nuevas experiencias verbales. Otros nombres como los de Frida Piazza, Valentino Dell’Antonio, Felix Dapox, Luciano Jellici, Joseph Kostner y Iaco Ploner, nos ofrecen ejemplos de un lirismo ladino que se vuelve, a veces, reflexión existencial y búsqueda de identidad, una estética de la montaña que se reflexiona en el individuo, condicionando su punto de vista (Belardi 1985).
La comunidad ladina, entonces, a pesar de las muchas dificultades derivadas de su condición de lengua minoritaria y de la obtusidad burocrática de sus confines, ha descubierto que el compromiso cultural es el único antídoto eficaz para contrastar la vacilación lingüística y cultural de sus tradiciones frente a un fenómeno tan ambivalente como el turismo de masa.
Podemos entonces concluir que la idea de protección ambiental y cultural no comporta únicamente criterios restrictivos de uso, sino la idea de desarrollo sostenible, que permite todas las intervenciones humanas que no degraden el medio ambiente en el sentido de permitir la continuación indefinida de los usos sin que haya agotamiento de recursos ni daños irreversibles en el ambiente natural, y cultural. De esta manera se intenta hacer compatible la conservación de los valores naturales y culturales con las legítimas aspiraciones socio-económicas de la comunidad humana que ocupa el territorio. No hay ninguna razón para creer que el turismo declinará como actividad internacional en el futuro. Todo se inclina a suponer que aumentará para convertirse en un aspecto significativo del desarrollo económico y social en muchos países. El desafío, pues, es asegurar que ese crecimiento pueda acomodarse dentro de una estructura sostenible.



Bibliografía
AA.VV. (2002) - Biogeografia degli ambienti costieri. Atti del XXXIII Congresso della Società Italiana di Biogeografia, Cefalù, 2000. Biogeographia, 33.
AA.VV. (1982) - I litorali sabbiosi. Quaderni sulla “Struttura delle zoocenosi terrestri” 3. Ambienti mediterranei I. Le Coste Sabbiose .Consiglio Nazionale delle Ricerche,Roma.
AA.VV. (1990), Lineamenti per una politica lingüística in favore del ladino dolomitico, Institut Cultural Ladin, Vigo de Fassa (TN).
Balboni, P. (1996), Educazione Bilingüe, Guerra edizioni, Perugia.
Bartoli, M. (1923), Popoli y lingue dell’Alto Adige, Marzocco, Florencia.
Battisti, C. (1937), Storia de la questione ladina, Firenze.
Belardi, W. (1985), Antologia de la lirica ladina dolomítica, Bonacci Editore
Bianconi S. (2001), Lingue di frontiera. Una storia linguistica della svizzera italiana dal Medioevo al Duemila, Casagrande, Bellinzona.
Correnti, S. (1987), Germania e Sicilia attraverso i secoli, TEN, Catania.
Forni, M. (1997), La realtà y l’immaginario nelle valli ladine dolomitiche, Istitut Cultural ladin “Micurá de Rü”.
Pietrobelli, M. (1998), La Progettazione ambientale nei sistemi costieri. International Association for Environmental Design, Roma, Quaderno 12.
Pult, G. (1931), Impronte Grigioni, RLingR VII.
Renzi L. (1992) Nuova introduzione alla filologia romanza, el Mulino, Bolonia.

 


Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo en CD-ROM
Si usted ha participado en este Encuentro,
le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.


Los EVEntos están organizados por el grupo eumednet de la Universidad de Málaga con el fin de fomentar la crítica de la ciencia económica y la participación creativa más abierta de académicos de España y Latinoamérica.

La organización de estos EVEntos no tiene fines de lucro. Los beneficios (si los hubiere) se destinarán al mantenimiento y desarrollo del sitio web EMVI.

Ver también Cómo colaborar con este sitio web


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet