LA FUNCIÓN EMPRESARIAL Y LA CREACIÓN HUMANA
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

EL FUTURO, DE LA ESPERANZA
 

Alejandro A. Tagliavini

 

 

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (336 páginas, 1949 kb) pulsando aquí

 

 

LA FUNCIÓN EMPRESARIAL Y LA CREACIÓN HUMANA.

En definitiva, la función empresarial es, eminentemente, una capacidad creativa en pos del mejoramiento social. Ahora, esta capacidad creativa, supone (lo que es propio de la creación humana) el hallazgo de información tal que ésta configure "conocimiento que previamente se desconocía que podía existir" (8). De aquí que, "...prescindir de las típicas características de imaginación, atrevimiento y sorpresa equivale a eliminar enteramente la naturaleza humana del proceso de elección" (9).

Así, para Jesús Huerta de Soto "La función empresarial (pura) no exige medio alguno para ser ejercitada. Es decir, la empresarialidad no supone coste alguno y, por tanto, es esencialmente creativa. Este carácter creativo de la función empresarial se plasma en que la misma da lugar a unos beneficios que, en cierto sentido, surgen de la nada y que denominaremos beneficios empresariales puros. Para obtener beneficios empresariales no es preciso, por tanto, disponer de medio previo alguno, sino tan solo es necesario ejercer bien la función empresaria... Basta darse cuenta de la situación de desajuste o descoordinación que existe entre A y B para que surja, de inmediato, la oportunidad de un beneficio empresarial puro" (10).

Así es que, en principio, cualquier persona pueda ser empresario o toda actividad puede ser encarada como empresa. Un enfermero, por caso, podría ser una 'empresa' de servicios de enfermería. Las trabas más grandes que impiden que cada uno sea su propio empresario, hoy en día, son las impuestas coactivamente por los burócratas y la carga impositiva, generadas por el Estado. Nótese que la información que nos da el mercado (las personas), generalmente, se refiere a los desajustes existentes. Por ejemplo, necesito alimentos-los alimentos están lejos, en el campo. La información necesaria para solucionar este desajuste (existen aparatos llamados camiones que sirven para transportar), que a veces también brinda directamente el mercado, debe ser descubierta o 'creada' por el empresario.

"La empresarialidad consiste, por lo tanto, en la capacidad típicamente humana para crear y descubrir en forma continua nuevos fines y medios. Desde esta concepción, los recursos no están dados, sino que tanto los fines como los medios son constantemente ideados y concebidos ex novo por los empresarios, siempre deseosos de alcanzar nuevos objetivos que ellos descubren que tienen un mayor valor. Y si los fines, los medios y los recursos no están dados, sino que la acción empresarial del ser humano los crea sin cesar desde la nada, es claro que el planteamiento ético fundamental deja de consistir en cómo distribuir equitativamente 'lo existente', y empieza a concebirse más bien como la manera más conforme a la naturaleza humana de fomentar la creatividad. Por eso en el campo de la ética social se llega a la conclusión de que la concepción del ser humano como un actor creativo hace inevitable aceptar con carácter axiomático el principio ético de que 'todo ser humano tiene derecho natural a los frutos de su propia creatividad empresarial'. No sólo porque, de no ser así, estos frutos no actuarían como incentivo capaz de movilizar la perspicacia empresarial y creativa del ser humano, sino porque, además, se trata de un principio universal capaz de ser aplicado a todos los seres humanos en todas las circunstancias concebibles..." por otro lado "... (antes de que creara no existía aquello que creó, por lo cual su creación no perjudica a nadie y, como mínimo, beneficia al actor creativo, si es que no beneficia también a muchos otros seres humanos)", asegura Jesús Huerta de Soto (11).

Y así se realiza la vocación humana. Efectivamente, recordemos que "Essentia beatitudinis in actu intellectus consistit" , según el Doctor de Aquino (12), lo que podría traducirse como que la esencia de la felicidad (beatitud, santidad) consiste en un acto del entendimiento (del conocimiento, de la contemplación, la fe natural). Por otro lado es claro que tanto para el Aquinate como para san Agustín conocer es esencialmente enseñoramiento del mundo y apoderamiento de la realidad. Ahora, todo movimiento busca la quietud y la quietud no está en el querer sino en el conocer (13), porque "Beatus est, qui habet omnia quae vult" (14), feliz es quien tiene todo lo que quiere, todo lo que ama. Si recordamos que, finalmente el conocer (la información), el amar y, ahora, el poseer (interiormente) el objeto amado, se confunden, podemos cerrar el círculo virtuoso de la vocación humana (de servicio, de amor al prójimo, al Amor por excelencia, a la Vida, a Dios, porque "¿Qué quiere decir ser feliz sino esto: poseer algo eterno conociendo?" asegura el Aquinate (15); la acción vital por excelencia, el conocimiento es "perfectissimum quod est in vita", dice santo Tomás (16).

De la última cita de Huerta de Soto, por otro lado, surge claramente que, en un mercado natural, según ya vimos, lo ético (supuesto un fin ético, por cierto, de suyo en la naturaleza de las cosas) sea el intento por obtener el mayor lucro, no por razones materialistas (luego cada uno verá con qué criterios maneja lo que gana) sino, por el contrario, porque esto estará indicando un mayor aporte al proceso creativo en función del mejoramiento social.

Así es que, lo que el proceso económico natural (y la función empresarial) realmente produce, no son sólo bienes materiales que, más tarde o más temprano (según sean perecederos o no) terminarán desapareciendo, sino, fundamentalmente, creaciones ideológicas (tecnología, procesos, modelos y demás) que potencian 'hasta el infinito' a los recursos puramente físicos. En un proceso que no tiene límite superior de tal modo que, es lícito decir, que en definitiva los recursos que tiene el hombre son ilimitados. En tanto no destruya este proceso creativo, cuya esencia es la Providencia que se manifiesta, a través de la razón natural (tomista) que supone, de modo esencial, el libre albedrío humano.

Así, cuando el Estado coercitivo, al planificar, al suponer datos futuros como ciertos, establece una cantidad de 'información' que, en definitiva, es falsa, porque se basa en la suposición de que el cerebro humano es capaz de adivinar exactamente el futuro, atenta directamente contra la función empresarial, su carácter creativo, y, consecuentemente, la naturaleza humana. Así es que, el paradigma autoritario de la administración, se basa en el supuesto de que, para un buen administrador o un buen grupo de expertos, es posible, y deseable a la vez, asimilar todo el conocimiento disponible en una organización. Y, a partir de aquí, diseñar un plan maestro que coordine las acciones de todos. En un sistema como éste, todo lo que debe hacer cada uno es realizar el trabajo que se le asigna en el plan, perdiendo las personas todos los incentivos para trastocar la 'misión' común, a partir de que los administradores suponen que conocen las aptitudes de cada uno y los esfuerzos que realiza o que pueden observarlos fácilmente (17).

En otras palabras, en el mercado natural lo que importa son las personas, que son quienes deciden lo que las empresas deben hacer, a partir de una autoridad moral de algún modo establecida. Consecuentemente, el empresario no puede planificar, sencillamente, porque nunca sabrá de antemano lo que la gente querrá (generalmente, ni las personas mismas lo saben, menos lo puede saber un tercero). Pero si el gobierno impone coercitivamente regulaciones (por ejemplo, obliga al uso de cinturones de seguridad, los empresarios sabrán que la gente demandará estos aparatos), así podrán tener 'información' anticipada. Ahora esta 'información' no es tal que 'antes no sabíamos que existía' es decir, no es creación humana, sino simple decisión del burócrata. Teniendo esta 'información' anticipada, el empresario puede olvidarse de crear, de servir a la gente y, en cambio, hacer según el gobierno manda.

Por otro lado, tengamos en cuenta que, la diferencia entre las empresas autoritarias y las naturales (por ejemplo, las de tipo militar y las que, de algún modo, reproducen internamente procesos de mercado), es que, en las primeras, aparentemente, se evitan los costos de las transacciones internas. En las segundas, estos costos se antojan como más altos. Pero la ganancia es muy superior, por cuanto, cada unidad de la empresa, al competir entre ellas, estando más cerca de la gente (los clientes), se transforma en un poderoso buscador de información. Consecuentemente, en la medida en que la 'información' viene dada desde el gobierno, la organización autoritaria vale, pero si a la información hay que buscarla en el mercado, las instituciones naturales se imponen.

Veamos un ejemplo concreto. Existen países en donde, para ejercer determinadas profesiones (medicina, abogacía, ingeniería, arquitectura, y demás), se necesitan 'títulos habilitantes'. Es decir que, por imposición coactiva, se debe obtener un 'título' en una universidad autorizada por el gobierno. Conclusión, si Usted consigue la respectiva autorización, puede instalar una casa de altos estudios con el privilegio (coactivamente garantizado por el Estado) de que tendrá un mercado potencial asegurado. Ya que, muchos querrán ejercer estas profesiones y, consecuentemente, necesitarán del 'titulo' correspondiente que Usted está 'habilitado' para otorgar. Para colmo, el gobierno suele imponer los programas de estudio, además de otras regulaciones, dejando poco lugar para la competencia (la búsqueda de información, la creación) entre los distintas universidades. Conclusión, Usted puede planificar buena parte de su actividad. Por un lado, de antemano conoce los programas y de aquí puede deducir los costos (necesidad de aulas, horas profesor, y demás) y, por el otro, en función de este costo y de que tiene un mercado obligado a conseguir el título, Usted puede estimar la relación cantidad de alumnos/aranceles y, consecuentemente, su presupuesto.

Si en el mercado no existiera esta imposición coercitiva, Usted no tendría asegurado ningún alumno y tendría que competir con los otros programas de las distintas universidades. De modo que no podría planificar nada: ni el costo, ni la relación alumno/arancel. Lo más que puede hacer es estudiar al mercado natural, de manera de ver qué parece de interés para potenciales alumnos, y luego, enseñar esto al menor costo posible. Seguramente, para cuando empiece las clases el resultado será (por exceso o defecto) muy diferente a lo que Usted imaginó. Entonces, deberá ajustar las cosas. Para cuando las haya ajustado, aparecerán nuevas variables (una computadora nueva que interesa conocer más que la que Usted enseñaba, o lo que fuera) que lo obligarán a ajustarse nuevamente, y así en un proceso creativo sin fin. En ningún momento podrá planificar nada, todo lo que puede hacer es estudiar, ordenadamente, al mercado natural, e intentar, ordenadamente, responderle (proyectar), e ir cambiando (creando) permanentemente sus acciones en función del servicio a las personas.

En definitiva, en el mercado natural, un empresario sólo pone la intención y proyecta el futuro (18), pero ni antes de empezar, ni después, planifica nada. Por el contrario, participa de un permanente proceso creativo tendiente al perfeccionamiento personal y social. La 'planificación' la hará el mercado (19). Hoy en día, por ejemplo, cualquier especialista en marketing sabe perfectamente que, para una empresa, son fundamentales los permanentes relevamientos. Y, de esta manera, disponer de datos, como conocer a la competencia, a los actuales y potenciales clientes, la conformidad con el servicio que se ofrece, frecuencia de compra, gustos o preferencias, y demás. Porque ésta información le permite ir adecuando su negocio a las condiciones del mercado natural en 'tiempo real'. Y para esto se utilizan técnicas, métodos y propuestas diversas: encuestas, observaciones directas, desarrollo de estrategias, monitoreo e implementación de servicios, relevamiento de la imagen de la compañía, mediciones de rentabilidad y costos, evaluación y factibilidad de proyectos de inversión, y demás.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet