Observatorio de la Economía Latinoamericana

 


Revista académica de economía
con el Número Internacional Normalizado de
Publicaciones Seriadas  ISSN 1696-8352

 

Economía de México

 

El estudio de los agrupamientos industriales transnacionalizados en México

Metodológica a partir del enfoque de competitividad sistémica desde una perspectiva regional para el estudio de los agrupamientos industriales transnacionalizados en México: un caso muestra sobre la dinámica productiva de la industria electrónica en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

Marco Antonio Merchand Rojas
Universidad de Colima, México
merchandrojas@yahoo.com.mx
 

La versión del artículo que se
muestra en esta página carece de
formato, gráficos y notas.
Para acceder al artículo completo
en formato DOC pulse aquí


Introducción.

Desde de la perspectiva del desarrollo regional y del enfoque de “competitividad sistémica”, el presente trabajo analiza la importancia que tiene la empresa transnacional en la conformación de los agrupamientos industriales en el espacio económico nacional.
Sin olvidar la influencia que ejercen los gobiernos federales y estatales a través de la definición de un estilo o patrón de desarrollo y del tipo de instrumento de política de promoción industrial utilizado para que los capitales extranjeros decidan instalarse en la región.
Para consolidarse estos agrupamientos industriales han necesitado la concurrencia del gobierno federal y local en coordinación con los propios intereses de las empresas transnacionales para que las masas críticas o “cluster” que hace mención Porter se aglomeren territorialmente y de origen a lo que en el análisis espacial se conoce como lo “local globalizado”.
La demostración sobre uno de los asentamiento que caracterizan un tipo de agrupamiento industrial, se muestra en el caso del desarrollo que ha tenido la industria electrónica en la ZMG.
Este trabajo se divide en cuatro apartados


1.- Planteamiento del problema (escenario hipotético).
2.- Construcción del objeto de estudio, y el aporte desde una perspectiva regional.
3.- Tipo de agrupamiento industrial transnacionalizado.
4.- Subcontratación y redes de las empresas transnacionales en la formación de nichos de mercado en la ZMG.

1.- Planteamiento del problema (escenario hipotético).

El capital transnacional requiere territorios que sean funcionales y rentables a la acumulación capitalista a escala mundial, tal es el caso de algunas entidades que ofrecen ventajas comparativas y competitivas, concentran externalidades y reúnen economías de aglomeración, nuestro interés se centrará en estudiar las transnacionales desde esta perspectiva regional.

En el caso del modelo de geografía económica que se ha practicado en México, éste se ha caracterizado por empujar la actividad económica hacía la integración en aglomeraciones, surgidas de la interacción entre los rendimientos crecientes en el ámbito de las plantas de producción individuales, los costes de transporte y la movilidad de los factores.

Este tipo de aglomeraciones se ejemplifica para el caso de la dinámica industrial que se han desarrollado en el espacio nacional y que reúnen, como bien lo señala (Krugman, 1997), las fuerzas “centrípetas” que tiende a empujar la actividad económica a integrarse en aglomeraciones.


El planteamiento general que da guía este trabajo es que: “Algunos subespacios nacionales albergan un conglomerado industrial que tiene ver más con relaciones intraempresariales lideradas por transnacionales que con el desenvolvimiento interno de la dicha región" (Merchand, 2002).

En el caso específico de nuestro estudio, aplicamos el concepto de valor heurístico, a la búsqueda de respuestas, desde la perspectiva regional y el enfoque de competitividad sistémica, que nos permita encontrar una explicación sobre el papel que desempeñan las instancias (Estado-Nación, Estado-local, Transnacionales y Economía Mundial), y las estrategias empleadas de estas instancias, en su cuatro niveles (Micro, Macro, Mesa y Meta).

Lo de hibridación teórica viene de la combinación planteada en estudios anteriores, acerca de la controvertible perspectiva regional y el enfoque de competitividad sistémica, y que nos ha permitido encontrar los parámetros que definen los rasgos que modelan la configuración de la industria trasnacional en México.

En lo que sigue abordaremos, en primer término, nuestro objeto de estudio, a partir de la configuración regional en sus tres niveles: local, nacional e internacional; y en segunda instancia se explicará el enfoque de competitividad sistémica que guardan las estrategias y acciones de las cuatro instancias que configuran una región.


2.- Construcción del objeto de estudio, y el aporte desde una perspectiva regional.

Para “anclar” el concepto de región se tiene que desglosar las dimensiones (internacional, nacional y local) en indicadores observables.

Para alcanzar a este objetivo, partimos del significado sobre el concepto de región. Tarea no sencilla, puesto que dicho concepto es utilizado por diversas disciplinas de las ciencias sociales, y aplicado desde teorías y metodologías propias. Por lo que su manejo varía de acuerdo al campo del conocimiento de que se trate (Merchand, 2002).

Las posiciones teóricas inscritas en la perspectiva regional, plantean que conceptualmente la noción de región continúa siendo politética, pues parten de los intereses del sujeto cognoscente. Es decir, epistemológicamente se sostiene que el objeto de región debe surgir del sujeto mismo, cuando en el curso de la experiencia, el interés del sujeto se enfoca hacia aspectos particulares del mundo (Manheim, 1987).

En este punto destacan (Byran, 1980 y Rofman, s/f). El primero señala que el concepto de región no puede utilizarse estáticamente, caracterizándolo como un concepto heurístico. En tanto que Rofman lo aborda como forma específica de configuración impresa por el carácter de la formación económica y social vigente, en el momento histórico que se escoge.

Por otra parte, se reconoce que no existe una concepción unívoca de región, sino que está sujeta al planteamiento teórico general del investigador, al problema específico que trata de resolver y, por consiguiente a la actitud metodológica adoptada (Fábregas, 1992).

Por lo tanto, no se puede entender el concepto de región, sin sus dimensiones temporal y espacial, y que nos conduce necesariamente a la relación entre región e historia (Palacios, 1993).

La tarea consistirá entonces, en definir la región de acuerdo a su objeto de estudio: cultural, educativo, poder, asistencia social y hospitalaria, transnacionalización, etc (Oliver, 1998).

“En cada investigación o análisis de lo regional y de lo local, está implícita la necesidad de crear, de construir y de mostrar –con un acervo empírico suficiente- la existencia de una región. Por eso es que las regiones son hipotéticas por comprobar” (Oliver, 1998: 189).

En términos generales, la construcción de región que se propone, consiste en que cada sociedad organiza su espacio, y le imprime una forma específica de configuración. Sin embargo, aunque los diferentes subsistemas o regiones se diferencian por el tipo de variante que acusen de la formación social en cuestión, estas formaciones sociales propias, dependerán de las características y condicionantes económicas que desarrolle tanto el modelo nacional como internacional.

En otras palabras, y retomando a (Boiser 1993a), el funcionamiento de cualquier sistema económico, tiene que ver con el “estilo” de desarrollo (patrón de acumulación) que el sistema adopta en un determinado lugar y momento. Precisamente, un determinado "estilo" o una sucesión de ellos, se manifiesta territorialmente en dos procesos que se retroalimentan:

Primero, se produce un proceso y diferenciación espacial mediante el cual, los diferentes espacios (regiones) que comienzan a delimitarse y a consolidarse en el territorio nacional, asumen funciones específicas, diferentes entre sí, que conducen a una especialización regional al modo y reproducción, incorporando el "estilo".

Segundo, esta misma diferenciación espacial permite la aparición de una determinada articulación entre tales espacios que usualmente, pero no de modo inexorable, estará asignada por las características de una relación jerárquicamente ordenada de dominación y dependencia.

Estos dos procesos dibujan una organización del espacio, una división territorial del trabajo y una forma de crecimiento regional, en gran medida más funcional a los intereses agregados de todo el sistema, que a los intereses específicos de cada región. En términos de la operación y "estilo" correspondiente, éste se despliega en tres características:

“Primero, la concentración geográfica en reducidos segmentos del territorio, tanto de la población como del aparato productivo; segundo, la centralización de los sistemas públicos y privados, en instituciones y organizaciones localizadas mayoritariamente en los mismos puntos anteriores; y tercero, la amplia disparidad entre los niveles de ingreso y de vida de la población ubicada precisamente en los lugares anteriores y el resto de la población asentada en diferentes áreas del territorio” (Boisier, 1993a: 311).

De estas tres características, resalta el fenómeno de la concentración y el de centralización; el primero se da por las condiciones que ofrece la aglomeración geográfica en que la industria encuentra el fundamento para su crecimiento y expansión, por lo que dicho fenómeno aparece como un factor de estímulo para el crecimiento y el desarrollo de las economías industriales.

Respecto a la centralización política territorial, parece haber sido parte y requisito del proceso de conformación del Estado-Nación, que requería de un Estado relativamente fuerte y centralizado.

En cuanto al tercero, concentración geográfica (expresión de la industrialización y urbanización), alimenta la centralización territorial en sus inicios; y el fenómeno de la centralización como proceso fortalecido, retroalimenta a la propia concentración (Boisier, 1993a).

En este sentido, es necesario considerar a la región como sujeto de activación social endógeno, que recrea su propia imagen de sentido y pertenencia común.

Si consideramos que la región es un concepto heurístico, y su conceptualización debe partir del sujeto cognoscente, la definición práctica que se propone, consistirá en interrelacionar cuatro instancias (empresas transnacionales, estado nacional, estado local o estatal y la dinámica de la economía mundial).

Estas cuatros instancias aplicadas para el caso de un determinado espacio económico (nacional o local), vendrían a ser ilustrativo, pues definirían y configurarían espacialmente a una determinada región, en función de las interrelaciones entre estas instancias.

Al considerar que el manejo sobre región se hace plástico o elástico , se propone también, que para abarcar integralmente este concepto, se le integren tres dimensiones que interactuan: local, nacional e internacional, que a final de cuentas, es donde se concretizan las estrategias de las cuatros instancias aludidas.

Ahora bien, y siendo más puntual para explicar nuestro objeto de estudio en torno al concepto de región, cabría preguntarse, ¿cómo analizar una situación local, en un contexto global (economía mundial)?.

Por lo que para abordar esta problemática, deberemos ser lo suficientemente cautos para no explicar la realidad económica de la región, sólo a partir del desempeño de la economía nacional en la cual está inmersa, sino tomando en cuenta también, que su dinámica económica interna es arrastrada por los cambios que se registran en el entorno internacional.

Ahora bien, para comprender la interacción entre el nivel regional, nacional e internacional, se partirá de cuatro instancias que interactúan conjuntamente: empresas transnacionales (empresas líderes que se agrupan en redes); Estado nacional, que se encarga de extender a todo el ámbito territorial, el "estilo de desarrollo"; Estado local o estatal, quien se adapta a las exigencias nacionales, adecuándolas a las propias particularidades regionales; y Economía Mundial , la que exige a los Estados-nación, favorecer el despliegue de la acumulación del capital (Merchand, 2002).

¿De qué depende y cuáles son los factores que hacen que una región adopte un “estilo o patrón de acumulación", para que responda a patrones ligados de una industria mundial?

Cuando hablamos de estilo o nuevo patrón de acumulación”, nos referimos al cambio que se da entre un patrón de industrialización que tenía como eje la política de sustitución de importaciones, en que la intervención del Estado estaba en todos los órdenes económicos y definía pautas de desarrollo industrial, a uno nuevo estilo de desarrollo que inicia en los años ochenta, y que se caracteriza por una política neoliberal en que el Estado ha dejado de desempeñar muchas funciones económicas, pasando a ser una instancia de promoción de las iniciativas empresariales, sobre todo la de capitales extranjeros.

Este estilo de desarrollo incide en una especialización regional en algunos estados de la República Mexicana que reproducen las condiciones excepcionales de maniobra para el capital transnacional, al instrumentar una política de fomento y desregulación; aunado con un régimen maquilador que propicia un espacio económico idóneo para implementar actividades de subcontratación internacional.

Condiciones de maniobra que potencializan los acervos del capital extranjero en los sectores de vanguardia tecnológica (por ejemplo: industria electrónica), y hacen surgir patrones de especialización regional cada vez más complejos. La característica, es que estas empresas ensambladoras se desarrollan por medio de complejos industriales de tipo piramidal, agrupando a las líderes, en torno al interés por subcontratar y desarrollar sus proveedores, para sus propias cadenas productivas.

Por lo que respecta a los gobiernos Federal y estatal influyen en forma determinante sobre las ventajas competitivas, de ahí que exista una interinfluencia entre el desempeño de las empresas, y la selección y aplicación de las políticas del Estado para hacer funcional el capital transnacional al espacio industrial que se desea configurar; pues no hay que olvidar que en la economía de una sociedad informacional, existe una interacción compleja entre instituciones políticas y agentes económicos (empresas) cada vez más globalizados.

De ahí que se presente plena sincronía entre el interés de las empresas transnacionales para fortalecer sus propios agrupamientos industriales, y la de los Estados-nación, que propician condiciones favorables para el desarrollo de agrupamientos industriales de creciente competitividad internacional; en última instancia, la misión o compromiso del Estado nacional o estatal, es la de promover un espacio fértil para segmentos industriales competitivos, internacionalmente.

Ahora bien ¿qué relación podemos encontrar entre la economía mundial constituida, y la naturaleza de clase de los Estados periféricos (Estados latinoamericanos)?. Al respecto, (P. Salama y de Mathias, 1983) señalan lo siguiente:

“Los Estados periféricos no pueden escapar a la determinación fundamental que les es dada por la economía mundial: ser el lugar en el cual se cristaliza la necesidad de reproducir el capital a la escala internacional. El lugar de difusión de las relaciones mercantiles y capitalistas, necesaria a la realización de división internacional del trabajo (y del Sistema monetario Internacional, esto es la economía mundial por definición)” (Salama y Mathias, 1983: 36).

En otras palabras, las políticas de los gobiernos están cada vez más interconectadas, y sometidas, por un lado, a las decisiones del Fondo Monetario Internacional o de la Organización Mundial de Comercio; por otro deben ajustarse a los acuerdos derivados de su integración en estructuras supranacionales, como el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá. Fenómeno que los analistas definen como un régimen de control internacional, poniendo en tela de juicio, la "autonomía efectiva del Estado nacional" (Merchand, 2005).

Sobre este punto, (Castells, 2000), señala que se ha pasado de un Estado-nación, a un “Estado-red”, constituido por una serie de relaciones, red de relaciones entre Estados naciones, instituciones supranacionales, incluyendo a los entes locales y regionales, que también poseen capacidad creciente de gestión. Es decir, el ejercicio de la política pasa cada vez más por una continua interacción, en ocasiones negociada y en otras conflictiva entre esos distintos niveles de instituciones estatales que forman el Estado-red.

En cierta medida, el Estado-red se inspira en el liderazgo ejercido por las empresas transnacionales, cuyo accionar en una economía informacional, como lo menciona Castells, está cada vez más determinado por la interacción compleja entre instituciones políticas con bases históricas, y los agentes económicos (transnacionales) cada vez más globalizados.

De aquí se asume, por principio, que la globalización no es más que un eufemismo, en lugar de la transnacionalización de la economía; por lo que el concepto de globalización vendría a ser la expansión sin límites de las corporaciones de la economía mundial, hacia un espacio que le permita expander su proceso productivo, comercial o financiero (Merchand, 2004).

La también llamada reestructuración industrial, consistente en cambiar los sistemas tradicionales de producción, por un sistema flexible, se debe gracias a las actividades que desarrollan las empresas transnacionales, las cuales incorporan cada vez, mayor conocimiento e información, así como integración horizontal y vertical, alianzas estratégicas, comercio intrafirma y multilocalización productiva, que se combina con una fragmentación y reintegración espacial por medio de la internacionalización de los procesos productivos.

Esta estrategia de reestructuración industrial de las empresas, opera a través del esquema de subcontratación, trasladando parte del proceso productivo a otros países, en búsca de costos más bajos (cercanía geográfica, mano de obra barata, condiciones excepcionales para maniobrar en el país receptor, etc.).

Bajo estas características, la industria maquiladora electrónica se acomoda perfectamente al modelo de producción flexible y de la manufactura de clase mundial; sobre todo si se toma en cuenta que el comercio intraindustrial (intrafirma), se desarrolla con diferentes líneas de productos en varios países, o cuando la empresa fragmenta su proceso productivo en diversas plantas, dentro y fuera del país (Merchand, 2004).

Con este nuevo diseño de estrategias, es relativamente sencillo comprender las razones que llevan a separar no sólo los procesos productivos en tres o cuatro países; sino también la administración, el diseño, la tecnología y las ventas. Así, el propio concepto de oficinas matrices y filiales, se vuelve más funcional en esta fase de la globalización mundial.

La producción en el extranjero (off-shore) de los países avanzados, y por supuesto de sus empresas, se ha vuelto más intensa. En especial existen algunos sectores, como el automotriz y la electrónica, que presentan los coeficientes más altos de globalización, y donde es prácticamente difícil encontrar el proceso completo de producción total, en un solo país.

Si bien son las empresas transnacionales, las organizaciones más influyentes en los procesos actuales de globalización, la verdad es que no son los únicos promotores. Los gobiernos y los organismos mundiales también desempeñan un papel relevante en la toma de decisiones que afectan al entorno económico mundial. Por ejemplo, la decisión del Fondo Monetario Internacional de restringir la liquidez de los países endeudados, prácticamente se convierte en un promotor de la inversión extranjera, y por tanto, de una “mayor globalización” de los mercados de capital en el mundo.

Retomando lo hasta aquí señalado, vale la pena recordar que la variable heurística que sustenta este trabajo, parte de la derivación de estas caracterizaciones y que de alguna manera responden a algún tipo de “hibridación” de enfoque teórico, a partir de la perspectiva de los estudios regionales y del enfoque de competitividad sistémico.



2.2. El enfoque de competitividad sistémica

A fin de aclarar los niveles micro,macro, meta y meso, partes fundamentales de una región, abordaremos en este espacio el enfoque de la competitividad sistémica.

Cuadro 1
Matriz e imbricación de los niveles de competitividad sistémica para el análisis de región

Dimensiones
Niveles Economía mundial Nacional Regional Local
Meta Se exige al capital su despliegue internacional a través de la tríada (E.U., Japón y CEE).
Patrón o estilo de desarrollo que reproduzca las condiciones de la producción estadounidense global Identidad de acuerdos comerciales como el TLCAN Capacidad de cooperación de actores locales (Competitividad de la economía)
Macro Mercado internacional de capitales Condiciones macroeconómicas (sistema tributario, opciones de financiamiento Política fiscal sólida.
Capacidad de inversión pública Política industrial que no contravenga la política macro
Meso Política de libre comercio y desregulación arancelaria Política fomento y desregulación a la IED Coproducción entre países (Pitex, Altex) Políticas de promoción (programas de inversión, incentivos y otros)
Micro Reestructuración industrial (Flexible y Encadenamientos Mercantiles Globales).
Se instrumentan estrategias de TRNs en respuesta a la política industrial diseñada Redes empresariales lideriadas por OEMs Se crea un modelo híbrido que cumplan con las expectativas de crecimiento de las empresas TRNs (Clusters industriales).

El cuadro 1, ejemplifica los niveles y dimensiones referidas; y aún cuando poseen dinámicas propias, sus prácticas son secundadas por otras, es decir, se retroalimentan constatemente a través del tiempo. Como se muestra, las expresiones de cada nivel y las estrategias en cada ámbito de acción (economía mundial, nacional, regional y local), tienen resultados retroalimentadores que no se explican por sí solos en sus distintas esferas de acción.

Ahora bien, debido a las dificultades que encontramos para explicar de manera integral el concepto de región, debido precisamente a la ausencia de conceptualización propia, trataremos de definirla a partir de los elementos que la componen, y que no son más que las estrategias empleadas por cada instancia, y que incluyen la libertad de acción entre los cuatro niveles analíticos (meta, macro, meso y micro) .

Para (Esser; Hillebrand; Messner y Meyer Stamer 1999a), el concepto de competitividad sistémica constituye un marco de referencia para los países industrializados y en desarrollo. Existen dos elementos que diferencian este concepto, de otros dirigidos a identificar los factores de la competitividad industrial. El primero consiste en distinguir los cuatro niveles analíticos (meta, macro, micro y meso); y el segundo, en vincular aquellos elementos pertenecientes a la economía industrial, a la teoría de la innovación y a la sociología industrial, con los argumentos esgrimidos en reciente debate sobre gestión económica, desarrollado en el plano de las ciencias políticas en torno a las redes de políticas.

Si bien el concepto de “competitividad “sistémica” tiene su origen en este debate de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) , su enfoque va más allá del formulado por este organismo.

Como lo sostienen los autores del IAD, la OCDE y otras organizaciones similares, sólo cubren categorías económicas, soslayando casi por completo la dimensión política que interviene en la creación de competitividad. Para crear un entorno sustentador, señalan, es necesario el esfuerzo colectivo de las empresas, acompañado por la iniciativa conjunta de las asociaciones empresariales, el Estado y otros actores sociales, para conducir a un desarrollo relativamente acelerado de las ventajas competitivas.

La perspectiva de la competitividad sistémica es relevante para dimensionar, en diferentes niveles, los retos que enfrentan las empresas, regiones y naciones ante los cambios generales de la industria internacional. Surgiendo así, una visión bastante más compleja de la competitividad de las unidades económicas, que la “política industrial tradicional” (sectoriales en su mayoría), basada predominantemente en el proceso de transformación. La propia CEPAL ha insistido en diferentes ocasiones, en esta nueva visión de políticas de competitividad para el sector productivo y los factores y políticas que la determinan (Kosacoff y Ramos, 1999).

De esta manera, el concepto de “competitividad sistémica” viene a proporcionar un marco de referencia para el análisis y la configuración de los factores que determinan la competitividad de los países en desarrollo, incluyendo los menos desarrollados; y que más allá del carácter instrumental, habría que integrar su aspecto central, o sea, que lo “sistémico” radica en que sus factores determinantes no se comprenden sino a partir de la relación recíproca entre elementos y factores, localizados en cuatros niveles diferentes (Esser, 1999b):

“El desarrollo industrial exitoso no se logra por medio de factores en el nivel micro de las empresas y macro de condiciones económicas, sino también es necesario aplicar medidas específicas por parte del gobierno e instituciones no gubernamentales, encaminadas a fortalecer la competitividad de las empresas (nivel meso), en donde la capacidad para articular políticas de promoción en los niveles meso y macro, depende de estructuras políticas y económicas fundamentales de constelación de actores -nivel meta-” (Esser, 1999b: 18).

Estos elementos resultan importantes como estrategias de desarrollo, y son la expresión práctica de las instancias económicas (transnacionales, economía mundial, Estado nación y Estado local).

Insertar el enfoque de competitividad sistémica a los temas de desarrollo local y regional, tendrá su praxis en el carácter instrumental, siempre y cuando lo integremos en cada uno de los cuatro niveles referidos.

Siendo así, la discusión deberá centrarse en la importancia que adquiere la acción estatal, como instancia para atraer parte del flujo de inversión extranjera a su localidad; pues a partir de que el proceso de globalización tiene como consecuencia una mayor presión hacia la competitividad, aumentarán las exigencias del capital transnacional sobre las localidades, es decir, en las ciudades y regiones en donde se instalan.

Por último, el enfoque conceptual (ver cuadro 2) ubica con claridad lo abordado al inicio de este apartado, ya que articula los niveles socio-espaciales: global, mesoglobal y local-periférico (García, 1999).

A partir del vínculo entre las megatendencias productivas (nivel global), pueden explicarse las estrategias corporativas y la transferencia productiva hacia las empresas filiales (nivel mesoglobal), y el proceso de aprendizaje en la conformación de competencias productivas regionales (nivel local-periférico o modelo híbrido).

El cuadro 2 ilustra la configuración productiva de cada nivel. Se explica cómo queda la articulación entre los diferentes niveles socioespaciales (global, mesoglobal y local-periférico), y cómo se operativiza el despliegue del capital transnacional en sus distintas lógicas espaciales.



Cuadro 2
Niveles socio-espaciales

Nivel global Nivel mesoglobal Nivel local-periférico
Megatendencias de la reestructuración productiva mundial (corporativos transnacionales) Transferencia productiva y construcción de competencias productivas Proceso de aprendizaje en la conformación de competencias productivas regionales
- Nuevas tecnologías en comunicaciones y transportes basadas en la microelectrónica que reducen los tiempos y costos de transporte, comunicación y procesamiento de datos.

Los factores competitivos se construyen con menor intensidad sobre la dotación natural de los recursos naturales y con mayor vigor sobre la calidad.

Respuesta rápida a las necesidades del cliente y creación de nuevas redes de distribución.

Búsqueda de reducir costos de producción con niveles crecientes de calidad constante en la demanda de productos. - Las tendencias globales son transmitidas a las filiales o subsidiarias inmersas en economías de alcance y escala aprovechando los factores regionales para la ubicación de sus actividades productivas.

- La actividad productiva de las filiales transnacionales locales es producto de la imbricación entre los imperativos establecidos por las agencias globales (red corporativa) y la forma en que las agencias locales los asimilan.

- El papel de la empresa filial en su red corporativa condiciona y, al mismo tiempo, se ve condicionada, por la formación progresiva de competencias y la transferencia de funciones productivas de la corporación hacia la filial. - Modelo híbrido, en donde, se crea una simbiosis entre las estrategias de subcontratación empresarial adaptadas a las condiciones específicas de cada contexto.

- Las operaciones manufactureras de las filiales se producen a través de empresas lideres con vínculos intra-inter empresas conectadas por redes continentales que se consolidan también por los programas liberalizadores que aplican los países receptores.

-El proceso de reorganización industrial se desarrolla a partir de las estrategias corporativas diseñadas por las casas matrices de las empresas transnacionales. Estas mismas decisiones han dado lugar a la relocalización de procesos productivos específicos en países semi-industrializados.

La compleja interacción de los tres niveles (global, mesoglobal y local periférico) tienden a extenderse en el ámbito mundial, pero con rasgos muy específicos, que consolidan procesos de producción regionalizados, como en el caso de México, con operaciones de ensamble o de manufactura con creciente número de filiales o subsidiarias de las empresas más globalizadas, que edifican sus propias redes de acuerdo a los requerimientos y exigencias de los corporativos transnacionales (Merchand, 2004).

3. Tipo de agrupamiento industrial transnacionalizado.


Evidentemente el concepto de agrupamiento industrial que se analiza aquí y la aplicabilidad que tiene en una economía periférica, está muy distante del que hace referencia (Porter, 1990), quien enumera algunos ejemplos de agrupaciones regionales en distintos países centrales. En la práctica, el mapa económico mundial está dominado por masas críticas o “clusters” de empresas exitosas a nivel regional o urbano, con elevados grados de exportación, complementariedad e interacción. Puede tratarse de las grandes textileras de Carolina del Norte EE.UU. y las automotrices del sur de Bavaria, Alemania; o en el caso de empresas medianas vitivinícolas y electrónicas de California, EE.UU. etc (Campos, 1999).

La diferencia entre un agrupamiento global, del periférico, consiste en que mientras en los países centrales, éstos se gestan por factores de origen interno surgidos espontáneamente, y son protagonizados por empresas domésticas nacidas con capitales eminentemente de la región, y en donde la sinergia que se provoca es endógena al propio desarrollo y configuración económica de la localidad; los que se instalan en los países periféricos, son de filiales y subsidiarias de firmas multinacionales que crearon un clima atractivo para el subsecuente establecimiento de otras empresas transnacionales.

Y si abordamos este tema en concreto, es porque también en una economía periférica se da el agrupamiento industrial, sólo que aquí se desenvuelven en forma fragmentada y dislocada, es decir, que al darse una sinergia exógena en el modelo, cada empresa transnacional registradora de una marca original (IBM, HP, etc.) o de las propias empresas subcontratistas de la electrónica (Solectron, Flextronics, Jabil Circuit, etc.), éstas se agrupan en torno al interés de subcontratar y desarrollar sus proveedores para sus propias cadenas productivas.

La característica de estos agrupamientos es que existe una empresa líder o núcleo que alienta la política de subcontratación, dependiendo de sus necesidades y exigencias en cuanto al plan de sus propias estrategias, tanto productivas y administrativas de la misma planta filial o de su corporativo central.

Sin embargo, hay que reconocer que estos agrupamientos industriales tienen su propia adaptación, al cumplir con los parámetros fijados por la industria mundial. Como acertadamente lo señala Cohen:

"En una época en que la informática permite que la producción combine procesos de fabricación mucho más descentralizados, la admisión de partes se vuelve mucho más flexible que en la época de la producción de masas. Ahora es posible llamar a una multitud de subcontratistas para llevar la contabilidad y para el diseño de los productos (...) Se implementa irremediablemente un proceso de segmentación de los mercados, de los productos y de las personas. Cada unidad de producción se vuelve un subconjunto homogéneo de un proceso mucho más amplio" (Cohen, 1998:70).

Rescatamos de esta cita lo referente a las unidades de producción esparcidas en el espacio mundial, y que corresponden concretamente a los sectores de exportación más importantes del país como el de la industria automotriz y equipo electrónico; conformados por subsidiarias de corporativos transnacionales (GM, Ford, IBM, etc,), que representan un subconjunto homogéneo de un proceso más amplio; y éstas al estar interrelacionadas organizativamente con sus corporativos en el ámbito mundial, les permite mantenerse en los más altos niveles de competitividad internacional y responder a las exigencias de las técnicas modernas: como Justo a Tiempo (JIT), Respuesta Rápida (QR), Respuesta Eficiente al Cliente (ECR), Inventarios Manejados por el Proveedor(VMI).

El conjunto de todas estas técnicas y su combinación, permite a las empresas transnacionales cumplir con el ideal de entregar el producto apropiado, en el lugar correcto, en el tiempo preciso y al menor costo, aún en la más compleja cadena de suministros.

El fenómeno de agrupamientos industriales subraya la importancia que tiene la dimensión de espacio económico, como base territorial en la recomposición de lo regional en sus tres ámbitos: internacional, nacional y local. Por lo que se retomará de nuevo la perspectiva de construcción de región que se propone más arriba.

Siguiendo a (Leal, 1999:8):

“El problema para entender la multiplicidad de usos de la palabra región (polisemia del término región) es encontrar un asidero que logre especificar dentro del proyecto de investigación que tenemos cada uno, aquellos aspectos, rasgos, dimensiones o criterios de regionalidad y regionalización que tengamos a la mano..... Con este fin, resulta imperativo, antes que nada, el elaborar una lista de aspectos espaciales que se piensa investigar, y luego encontrar los niveles de análisis a que esos aspectos pertenecen.... p.ej. una región concebida como un lugar central “ciudad” con su entorno (su hirterland)”.


En dicho espacio económico, el arquetipo de un agrupamiento industrial de tipo piramidal, las plantas líderes (IBM, GM, Ford, etc,), se sitúan en la cúspide de la jerarquía transaccional formada por proveedores menores de insumos directos e indirectos. Sin embargo, estos agrupamientos no sólo son sitios de intercambio intensivo en el espacio económico de insumos y de productos, sino también de información relacionada con el sector, Know How, experiencia tecnológica, etcétera.

El efecto de la globalización ha ampliado y contribuido a acentuar la regionalización económica, al permitir el surgimiento de patrones de especialización regional cada vez más complejos. La caracterización, referida por (Scott, 1998), se expresa en el espacio económico mundial en una tendencia endémica, que se concretiza en:

"En la aparición de densos y localizados agrupamientos de actividad productiva en diferentes lugares del paisaje (...) Estos agrupamientos se constituyen como economías regionales intensivas en transacciones que, a su vez, están inmersas en estructuras de interdependencia que se extienden por todo el mundo. Como tales, también representan importantes cimientos para buena parte del comercio internacional contemporáneo...Tales agrupamientos se pueden examinar en tres estratagemas analíticas principales que implica el estudio de: a) La formación sincrónica de economías externas en sistemas de producción intensivos, en transacciones, así como la tendencia asociada a la aglomeración; b) La dinámica de desarrollo dependiente de una senda trazada dentro de los complejos sistemas económicos localizados, y c) La reestructuración periódica de estas relaciones, y su manifestación regional diferencial (incluyendo las culturas y los hábitos que ayudan a mantenerlos) en contextos histórico geográficos variables" (Scott, 1998: 95).

Estas transacciones o redes de intercambio en el mundo, manifiestas a través de agrupamientos industriales, son proclives por su estructura y organización productiva a funcionar por medio de un centro ordenador (transnacionales) que impone su estrategia a todas las empresas subordinadas. La casa-matriz señala límites a las iniciativas de sus filiales y logra hacer compatibles con su propia estrategia, las de las firmas que se le asocian en participación. Como lo explica Perroux, la empresa transnacional desarrolla sus actividades a través de redes, cuyo funcionamiento consisten en:

"Cuando el espacio económico inicial de su actividad no le procura la ganancia objetiva de su estrategia, la gran empresa puede desplazar sus fuentes de aprovisionamiento (inputs) y las ventas (outputs); en uno y otro caso ella cambia de mercados o a veces los crea. Eso puede pasar en la misma nación o extenderse luego a otras. Entonces no sólo son transnacionales, sino que además están asociadas en ciertas simbiosis con el Estado nacional emisor y en una simbiosis con los Estados nacionales receptores" (Perroux, 1982: 25).

Extendiendo el concepto de redes, y siendo más meticuloso en su tratamiento, (Castells, 1997), señala que éstas se organizan en las posiciones de los actores, ya que se forman en sociedades desiguales, segmentos de la sociedad, grupos sociales e individuales.

Por su parte Veltz lo ilustra de la siguiente manera:

"La gran empresa, y más concretamente la de la gran empresa "solar" reúne en torno a ella a una nebulosa de proveedores, de subcontratistas y de empresas colaboradoras, según el modelo de la cuasi-integración vertical" (Veltz, 1994:172).

Esta cita es ilustrativa porque refleja con exactitud cómo está operando el agrupamiento industrial en algunas regiones del país, cómo es el caso de la industria electrónica que se desarrolla en la Zona Metropolitana de Guadalajara y la Zona Fronteriza´del Norte, donde dicho sector se agrupa para subcontratar, es decir, que la estructura de subcontratación es una red de relaciones en la que la empresa (contratista) solicita a otra empresa (subcontratista) que realice, bajo determinadas especificaciones, la transformación, fabricación, acabado adicional de materias o piezas, ensambles o subensambles para su integración a un producto final que será utilizado o comercializado por el contratista.

Antes de ahondar más sobre este punto, objetivo particular del trabajo, es meritorio continuar ilustrando el control manifiestamente creciente de las grandes empresas sobre sus generalmente pequeños proveedores. Como lo señala (Storper y Harrison, 1994); en la literatura dedicada a la historia del mundo de los negocios, ha surgido la imagen del "núcleo" (core) y el "halo" (ring), los cuales es necesario definir:

"Por núcleo entendemos una situación de poder asimétrica, en la que algunas empresas núcleo condicionan por sí solas la existencia de otras: por halo, entendemos lo contrario; es decir, una situación de poder simétrica en la que la existencia de un conjunto de empresas o unidades de producción no está -en sentido estricto- determinada por decisiones procedentes de otra única. La jerarquía es, por supuesto, más marcada en el primer caso que el segundo" (Stoper y Harrison, 1994: 264).

A partir de estas definiciones, (Storper y Harrinson, 1994), elaboran una tipología de las estructuras de poder en las diferentes combinaciones de los parámetros citados, el siguiente cuadro detalla tales sistemas que se indican:

Tipos de estructuras de poder
1. Halo sin núcleo: Ausencia de una empresa que ejerza el liderazgo de manera permanente, o dirección rotatoria (según proyecto). Ausencia de jerarquía

2. Halo-núcleo, con empresa coordinadora: Se ejerce una posición dominante. Es el agente motor del sistema input-output, pero no puede sobrevivir sola, ni condicionar la existencia de otras empresas dentro del sistema. Existe cierta forma de jerarquía.

3. Halo-núcleo, con empresa líder: Es en gran medida independiente respecto a sus proveedores y subcontratistas periféricos, lo que significa que tiene la posibilidad de redefinir al menos una parte de su periferia. Condiciona, pues la existencia de algunos de sus socios. Por ello, el poder es asimétrico, y la jerarquía considerable.

4. Núcleo sin halo: Es la empresa con integración vertical

En el caso del primer tipo de estructura, ninguna empresa aparece como líder permanente, o con un liderazgo rotatorio garantizado para los diferentes participantes.

Para el tipo de combinación halo-núcleo, existe cierta coordinación sistemática así como cierta asimetría. Este es el caso, por ejemplo, de una red de producción que contiene un agente dominante en su sistema input-output. Este agente (por lo general la empresa) puede con mucha seguridad influir de manera sistemática en las operaciones internas de las demás empresas o unidades de la red, pero, y este es el punto crucial, es incapaz de funcionar sin ellas, ya que no puede hacer por su propia cuenta lo que estas empresas realizan para él ni, en consecuencia, decidir por sí sola la continuidad o el cese de sus actividades.

En la tercera opción, la combinación de núcleo/halo, la empresa líder tiene la posibilidad de prescindir de sus proveedores y subcontratistas, si lo desea. Es ella la que condiciona su existencia, puesto que tiene la posibilidad de remodelar unilateralmente su halo. Esta empresa ocupa una posición dominante, el poder es asimétrico y se deriva de una importante jerarquía. Los autores referidos señalan que ésta es la característica de los sistemas productivos existentes en el sector de aparatos eléctricos (por ejemplo, General Electric, Westinghuose, Sony y Philips). Finalmente, existen sistemas input-output cuyas unidades están todas en el núcleo; se trata básicamente de una empresa verticalmente integrada.

En estos sistemas de poder/input-output se encuentra la gran empresa tradicional con su división espacial del trabajo: es el caso de los sistemas productivos de ordenadores personales de IBM y Hewlett-Packard, en donde la empresa líder teje una red extensa de filiales y de subcontratistas, caracterizada por la jerarquía, y una colaboración o reparto de poder muy limitados.

Hasta aquí se ha ofrecido un pequeño esbozo de la problemática general en torno a la complejidad de las realidades industriales, y cómo se potencializan en la construcción de los llamados agrupamientos industriales. Sin embargo, hay que seguir explorando y redondeando los conceptos, pero trabajándolos en otras perspectivas teóricas. Una de éstas, es la expuesta por (Castells, 1998), quien aborda con destreza el significado de empresa red en la economía informacional y el proceso de globalización

(Castells, 1998), los ilustra de la siguiente forma:

“Las grandes empresas son el vértice de la pirámide de una suficiente red de acuerdos de subcontratación, sus modelos de alianza y competencia implican también a sus subcontratistas. Prácticas como la obtención de suministros de firmas subcontratadas o prohibir el acceso a una red, son armas competitivas que suelen utilizar las empresas. De forma recíproca, los subcontratistas emplean cualquier margen de libertad de que dispongan para diversificar su clientela y proteger sus apuestas, mientras absorben tecnología e información para su propio uso. Por ello es tan importante la propiedad de la información y las patentes de la tecnología en la nueva economía global” (Castells, 1998: 191).

Castells comenta más adelante, que en una economía como la descrita, la gran empresa no es independiente y autosuficiente, y nunca lo será. En el caso de la IBM, Philips y otras, sus operaciones actuales se realizan con otras firmas: no sólo con las cientos o miles de empresas subcontratistas y auxiliares, sino con las decenas de socios relativamente iguales con las que colaboran y compiten al mismo tiempo, en este nuevo y extraño mundo económico donde los amigos y enemigos son los mismos.

Debido a la importancia que tiene Castells en lo que se considera un asidero para enfocar el concepto de región, vale la pena extenderse en utilizar la riqueza de su instrumental analítico, y reflexionar sus principales aportaciones teóricas.

Tomando el concepto de Robert Reich sobre “trama global”, los sectores económicos dominantes en la gestión de producción, incorporan componentes producidos en emplazamientos diferentes, por empresas y ensambladoras distintas, para propósitos y mercados específicos en una nueva forma de producción y comercialización: una producción de elevado volumen, flexible y personalizada. La “trama” consiste en que la estructura industrial se extiende territorialmente por todo el mundo, y su geometría cambia continuamente en su conjunto, para cada unidad individual

En esta estructura, la estrategia consiste en situar una empresa (o un proyecto industrial determinado) de la “trama”, de modo que se obtenga una ventaja comparativa en cuanto a su posición relativa. Es decir, para ser capaz de ensamblar partes producidas por fuentes muy distantes, es indispensable, por un lado, que el proceso de fabricación posea una calidad de precisión basada en la microelectrónica para que las partes sean compatibles al menor detalle de especificación y por otra, el proceso debe ser tan flexible, que permita a la fábrica programar la producción de acuerdo con el volumen y las características personalizadas requeridas en cada pedido.

La “trama” entonces, consiste en un nuevo sistema de producción basado en una combinación de alianzas estratégicas y proyectos de cooperación específicos entre grandes empresas, unidades descentralizadas de cada una de ellas, y redes de pequeñas y medianas empresas que se conectan entre sí o con empresas mayores o redes de empresas. La cuestión es que al operar los agentes en una red global, éstos trascienden las fronteras nacionales, por lo que la unidad económica que cuenta es la global, porque es en esta escala donde tiene lugar la producción estratégica y las actividades comerciales, así como la acumulación de capital, la generación de conocimiento y la gestión de información.

“Por lo que la regionalización interna es un atributo sistémico de la economía informacional global. Ello es debido a que los Estados son la expresión de las sociedades, no de las economías. Lo que resulta crucial en la sociedad informacional es la interacción compleja entre instituciones políticas con bases históricas, y los agentes económicos cada vez más globalizados” (Castells, 1998: 126).

Si de esta cita entresacamos estos agentes económicos, que no son más que las grandes empresas de alcance global, entretejidas por redes internacionales de firmas, y subunidades de firmas, como la forma de organización básica de la economía informacional/global, se tendría que explicar cómo opera dicha transformación en la economía global, hasta constituirse en redes de empresas.

De acuerdo a Ken´ichi Imai , quien ha ido más lejos en proponer y documentar el concepto de redes de empresas, el proceso de internacionalización de la actividad empresarial ha seguido tres estrategias diferentes:

“La primera y más tradicional, alude a una estrategia de mercado multinacional, para que las empresas inviertan fuera de su plataforma nacional. La segunda apunta al mercado global y organiza diferentes funciones empresariales en distintos emplazamientos que se integran dentro de una estrategia global articulada. La tercera, característica del estadio económico y tecnológico más avanzado, se basa en redes transnacionales. Al utilizarla, las empresas se relacionan con diversos mercados nacionales, por una parte; mientras que por otra, existe un intercambio de información entre estos diversos mercados. En lugar de controlarlos desde el exterior, las compañías tratan de integrar sus cuotas de mercados y su información sobre éstos, cruzando las fronteras” (Castells, 1998: 193).

De este modo, la unidad operativa actual, es el proyecto empresarial representado por una red, y no las empresas concretas o grupos de empresas. Los proyectos empresariales se aplican en campos de actividad que pueden ser cadenas de productos, tareas de organización o ámbitos territoriales. La información circula por las redes: entre empresas, dentro de las empresas, personales e informáticas.

En el caso de los países periféricos, el modelo que predomina es el de formación de redes de subcontratación o de franquicia, que gira en torno a grandes empresas; en cambio en países centrales, como Japón, que es el caso más ilustrativo, el fenómeno es diferente, pues el modelo de redes multidireccionales es aplicado por pequeñas y medianas empresas.

Así tenemos que en el nuevo paradigma organizativo existen redes empresariales bajo diferentes formas, en diferentes contextos y de expresiones culturales distintas. Las redes basadas en la familia de las sociedades chinas y el norte de Italia; las empresariales que surgen de los complejos de los medios de innovación, como Silicon Valley; las comunales jerárquicas del tipo Keiretsu (redes verticales) japonés; las redes organizativas de integración vertical obligadas adaptarse a las realidades del tiempo; y las redes transfronterizas resultantes de las alianzas estratégicas entre firmas.

Debido al rápido cambio tecnológico, las redes, no las firmas, se han convertido en la unidad de operación real. ¿Pero cómo se define a la empresa red:?

“Es aquella forma específica de empresa cuyo sistema de medios está constituido por la intersección de segmentos autónomos de sistemas de fines. Por lo tanto, los componentes de la red son tanto autónomos como dependientes frente a ella y pueden ser partes de otras redes y, por ello, de otros sistemas de recursos dirigidos a otros objetivos... la empresa red materializa la cultura de la economía informacional: transforma señales en bienes mediante el procesamiento del conocimiento” (Castells, 1998: 200).

¿Para Dieter Ernst existen cinco redes:

-Las redes de proveedores, que incluyen acuerdos de subcontratación, manufactura de equipo original (OEM) y manufactura de diseño original (ODM) entre un cliente (la “compañía central”) y sus proveedores de insumos intermedios de producción.
- Las redes de productores, donde encontramos todos los acuerdos de coproducción que permiten a los productores en competencia, unir sus capacidades de producción y sus recursos humanos y financieros para ampliar su cartera de productos y cobertura geográfica.
- Las redes de clientes, definidas como la previsión de vínculos entre las compañías fabricantes y los distribuidores, los canales de mercado, los revendedores de valor añadido y los usuarios finales, ya sean en los principales mercados de exportación o en los internos.
- Las coaliciones de normalización, iniciadas por los fijadores potenciales de las normas globales, con el propósito explícito de encerrar cuantas más firmas sea posible, en su producto patentado o normas de interfaz
- Las redes de cooperación tecnológica, que facilitan la adquisición del diseño de un producto y la tecnología de producción, permiten una producción y proceso de desarrollo conjuntos, y se comparte el conocimiento científico genérico y el I&D.

Lo que predomina en esta tipología de redes, es que las empresas multinacionales no sólo funcionan en interconexión, sino que se organizan cada vez más en redes descentralizadas, es decir, como una red interorganizativa o una red metida en una red externa.

El aspecto crucial en este punto, es que cada componente de esas redes está incorporado a entornos culturales/institucionales específicos (naciones, regiones, locales), que las afectan en diferentes grados. Es decir, que la composición de esas redes empresariales que se están formado por todo el mundo, resultan influidas por las características nacionales de las sociedades en las que se insertan. En este sentido, la empresa red cada vez es más internacional (no transnacional), y su conducta será el resultado de la interacción de la estrategia global y los intereses de raíces nacionales regionales de sus componentes.

Al final de cuentas, no se está hablando de configurar una región virtual de identidad corporativa internacional en donde las alianzas entre empresas se instrumentan en razón de un territorio funcional y coyuntural a la red global.

Sobre este tema (Hiernaux, 1995), sostiene de que extrovertir a las economías regionales, implica impulsar la obediencia de las sociedades locales a destinos manifiestos que sólo pueden ser determinados por estructura corporativas supraterritoriales, se privilegia a las relaciones externas sobre las internas.

Para redondear lo expuesto al inicio de este trabajo y haciendo referencia al nuevo espacio industrial, este concepto no puede comprenderse bajo la oposición simplista entre la automatización del centro y la manufactura de coste reducido de la periferia. El nuevo espacio industrial se organiza en una jerarquía de innovación y fabricación articulada en redes globales, donde su dirección y arquitectura están sometidas a los movimientos incesantes y cambiantes de colaboración y competencia entre firmas y localidades, a veces acumulativas en la historia, a veces invirtiendo el patrón establecido a través del carácter emprendedor deliberado de las instituciones.

El nuevo espacio industrial se organiza en torno a flujos de información, dependiendo de los ciclos o firmas y de sus componentes territoriales. Esta nueva lógica espacial crea una multiplicidad de redes industriales globales, cuyas intersecciones y exclusiones transforma la misma noción de localización industrial del emplazamiento de las fábricas, a los flujos de fabricación (Castells, 1998).

Este concepto de nuevo espacio industrial quedará mejor explicado si se la ubica en la división espacial de trabajo, donde la fabricación de alta tecnología se traduce a través de la conexión mundial entre los medios de innovación, los lugares de fabricación cualificada, las cadenas de montaje y las fábricas orientadas al mercado, con una serie de conexiones intrafirmas entre diferentes operaciones en distintos emplazamientos a lo largo de las cadenas de producción, y otra serie de conexiones intrafirma entre las funciones de producción similares, ubicadas en lugares específicos que se convierten en complejos de producción.

Los nodos directrices, los lugares de producción y los ejes de comunicación se definen a lo largo de la red y se articulan en una lógica común, mediante las tecnologías de comunicación y una fabricación programable, basada en la microelectrónica, flexible e integrada (Castells, 1998).

En síntesis, si se asume la postura en la misma línea que lo hace (Boiser, 1997), cada vez, con mayor insistencia, el crecimiento económico de un territorio en el contexto de un sistema globalizado, se determina exógenamente, es decir, que una creciente proporción de proyectos de inversión, tiene un carácter de capital transnacionalizado, donde la matriz decisional es un sistema completamente exógeno a la región o al territorio.

Y dado que el capital privado no se dirige a los territorios como tales, sino a actividades específicas que ostentan determinadas potenciales de lucro directo o indirecto y al funcionar de acuerdo tanto desde la óptica de rentabilidad micro-económica y de una mayor movilidad espacial del capital, este crea territorio, no en su acepción natural, pero sí en la determinación de configurar la dinámica económica de cualquier región sea local o nacional.

El concepto de aplicabilidad al sistema productivo o de agrupamiento industrial, da paso a un modelo híbrido que nos permitirá definir una realidad formada y adaptada a las condiciones específicas de cada contexto.

Bajo esta perspectiva, la hibridación quedaría explicada de la siguiente manera: las estructuras de control en el mundo de los negocios se desarrollan con diferentes pautas y patrones, es decir, cualquier agrupamiento industrial dependerá de las particularidades de la estructura industrial de la región, así como de su propia organización social e incluso de una multitud de fuerzas extraeconómicas que determinan su dinámica y forma de operar.

Esto se ejemplifica en el caso de la maquiladora instalada en México, y que se identifica como una región subsidiaria. La peculiaridad de esta vía, es que se forman áreas productivas especializadas o monosectoriales orientadas hacia la exportación, con débiles vínculos inter-firmas en su territorio.

De acuerdo a lo señalado en el apartado anterior, el concepto de subcontratación es análogo al que maneja Storper y Harrinson de halo-núcleo, en donde los encadenamientos entre diversas empresas presentan una gama diversificada de formas de subcontratación y de articulación. Modelo que se adapta concretamente a la industria electrónica a través de una red jerárquica de control, en la que una sola empresa mantiene control directo sobre una red de empresas proveedoras y distribuidoras, y que dependen de la primera, con posibilidades muy escasas o nulas de influir en el proceso de intercambio.

Este proceso de subcontratación apoyado por el gobierno, se da principalmente a través de las bolsas de subcontratación y el sistema para la subcontratación industrial dirigido por el momento, a sectores como el automotor, plásticos y electrodomésticos. Y que se han iniciado como parte de una estrategia de modernización, con el fin de encontrar fuentes de productividad en su cadena de proveedores. El desarrollo de una compacta red cooperativa, se basa en relaciones de confianza recíproca, transparencia y contratos a largo plazo (García; Mertens y Wilde; 1999).

El aspecto más visible de esta red, es la ubicación de las empresas subcontratistas a poca distancia de la empresa principal, lo que garantiza suministros rápidos y frecuentes. Es decir, el proceso de subcontratación se concibe como una forma de encadenamiento productivo, en general cooperativo, más que competitivo.

Para el caso de la industria electrónica o automotriz, las relaciones interempresa y la subcontratación ha cobrado importancia, ya que ambos sectores se caracterizan por la génesis de redes sistémicas de producción internacional y de subcontratación (Borja, 1995) . La cuestión es que al contar con un proceso de ensamble y fabricación de equipos originales de marca, en donde se manifiesta un control por parte de las empresas contratistas (OEM´s), la región receptora tiene pocas posibilidades de realizar actividades de diseño, investigación y desarrollo de partes, componentes y productos finales.

En otras palabras, el proceso, de subcontratación ideal sería aquel que apuntara hacia empresas de diferentes tamaños (grandes, medianas, pequeñas y microempresas). Sin embargo, en raras excepciones, las pequeñas y medianas empresas son capaces de incorporarse en el mejor de los casos, a relaciones de subcontratación después de una serie de “círculos”.

Esto se puede ilustrar para el caso de una empresa transnacional que tiene una serie de grandes empresas como proveedores del primer círculo; seguidas de las “nacionales”, como proveedores (segundo círculo) y así sucesivamente de tal manera que después de un determinado número de círculos, se incorporan pequeñas y micro empresas. La cuestión es, como los proveedores de segundo círculo, son también de procedencia extranjera (Dussel, 1999).


4.- Subcontratación y redes de las empresas transnacionales en la formación de nichos de mercado en la ZMG.


Hay un reconocimiento que las políticas macroeconómicas emergentes aplicadas por la economía mexicana y el TLC con Estados Unidos de América han representado una palanca de apoyo para atraer y fortalecer el proceso de producción regional, a través de las empresas estadounidenses y asiáticas de la computación y telecomunicaciones en algunas entidades federativas de México (Merchand, 2004).

Para consolidar el mercado y continuar expandiéndose, estas grandes empresas transnacionales han diseñado estrategias que les permiten operar a través de vínculos intra-inter empresas conocidas, según Castells, como redes que atraviesan naciones y continentes; y de clusters, de acuerdo a Porter (1997).

Desde esta perspectiva y considerando el entorno macroeconómico favorable para la inversión extranjera en México y la oferta de factores de producción relativamente baratos, estas redes han permitido la instalación en Jalisco de HP,IBM, Motorola y otras transnacionales, como Motorola –actualmente On Semiconductors- convirtiéndose en el imán para atraer a otras empresas más, como Lucent Technologies y Compac.

Las empresas que conforman la industria electrónica han en la ZMG crecido cuantitativamente. En 1989 había 30 empresas de este sector en el estado; y en 1997, 47. Ahora bien, de acuerdo a datos de Seproe, en el 2000 encontramos un poco más de 150 empresas electrónicas, que dan empleo a 80 mil jaliscienses . Empresas clasificadas según categorías; utilizadas por Caneiti: Om´s, Cm´s y SS´s .

Así tenemos que para 1990, al irse enlazando, más corporaciones al grupo de las 14 empresas electrónicas extranjeras que existían en 1989, como AT&T, NEC del subsector telecomunicaciones, IBM fabricante de computadoras y Hewlett Packard que manufacturan productos, se van diferenciando de las empresas que ensamblan para un segmento de un artículo para la exportación.

Hewlett Packard en Guadalajara, ha desarrollado sistemas de investigación y desarrollo, y cuenta con locales de ingeniería para llevar a cabo patentes de reconocimiento internacional. Lo mismo sucede con IBM, que cuenta con departamentos no sólo de investigación y desarrollo, sino que promueve instancias para el desarrollo exclusivo de sus proveedores.

Por otra parte, el “valle de silicio” mexicano, que se remonta a 1968 con el arribo de motorola (hoy On Semiconductor), empresa de microelectrónica que procesa silicio para producir componentes y semiconductores, se le unirían más tarde IBM (1975); Hewlett-Packard(1982); Kodak(1985) y Lucent technologies (1990), empresas fabricantes de equipo original (OEM´s) que han servido de impulso para atraer a otras empresas de capital extranjero y de menor tamaño, que les proveen de insumos y componentes que antes se fabricaban en el extranjero.

La instalación de estas primeras empresas subsidiarias, produjo un fermento especial para la multiplicación de empresas dentro de la industria electrónica. Sólo que además de las subsidiarias se instalaron de creación inducida (Spin-offs), impulsadas por subsidiarias de grandes empresas transnacionales, que han encontrado redituable instalar en la ZMG parte de sus procesos productivos; y acogidas por el gobierno estatal, que ha visto a este sector, como estratégico. De ahí que haya utilizado como magnetos, a las firmas de nombre internacional asentadas en la región, para atraer inversión al enclave, promocionando las ventajas competitivas que ofrece Jalisco para que otras empresas decidan instalarse.


Al respecto Boisier afirma:

“El marketing es un instrumento de toda región y de todo gobierno local que busca posesionar a la región de una manera competitiva y moderna en el mercado internacional” (Boisier, 1998: 138-145).

De acuerdo al Presidente de la Delegación Regional de Occidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones e Informática (Canieti), “la estrategia de atraer inversiones ha funcionado, pues las diez contramanufacturers (CM´s) más grandes del mundo se han instalado en los dos últimos años y medio” (anexo 1), este volumen de fabricación que las CM´s generaron permitió invitar a proveedores especializados de partes y componentes (specializad suppliers SS´s), así como a proveedores de servicios especializados (Rico, 1999).

Reconociendo por tanto, que un factor macroeconómico determinante en el desarrollo de la industria, es el de los cambios a la ley de inversión extranjera realizados en 1985, y que ha servido como detonante para el aumento de las inversiones extranjeras, particularmente en la electrónica.

Las inversiones y ampliaciones de IBM-Guadalajara desde 1985 –debido particularmente a la estrategia de la misma empresa y a los cambios en el marco institucional (apertura, liberalización, desregulación)-, han generado un cambio cualitativo para la región, permitiendo identificar la compleja y creciente red de empresas, relacionadas particularmente con la computación.

Las principales empresas en el ramo de la electrónica establecidas en la región, las encontramos en primeros fabricantes de equipos originales (OEM´s), como IBM, HP, Motorola, Lucent Technologies (Philips) y NEC, que desarrollan equipos originales, etiquetándolas con marca propia o con marca de otra empresa.

Cabe aclarar que las CM´s son empresas dedicadas básicamente al ensamble y subensamble de partes; mientras que las SS´s proveen de bienes y servicios especializados para los procesos productivos (cuadro 3).

Cuadro 3
Principales empresas de la industria electrónica*
OEM's CM'S SS's
IBM Siemens Electrónica Pantera
Lucent Technolgies (Philips) Flextronics Electronica Cherokee
Hewlett Packard Solectron Acoustic
Motorola(on semiconductoren) Jabil Circuit Molex
NEC USI Cumex
Natsteel GPI Mexicana
SCI Systems Marvil
AVEX Dynacast SPM
Pentex Mitel Electronics
Pemstar Triquest
CP Clare Yamaver
Dovatron Quest
Vtech Vogt Electronics
Compuworld Micron de México
KRS
* Ver el directorio de empresas por giro industrial y ubicación geográfica. Al carecer de información sobre su giro industrial, faltan algunas de las SS´s.

En su composición, este sector de la industria electrónica no sólo ha registrado un nivel rápido en estos últimos cinco años, sino que también se ha reestructurado industrialmente (cuadro 3)

Fenómeno que ha permitido que actualmente se manufacturen Pc´s, notebooks, software, discos compactos fotográficos, impresoras láser, teléfonos celulares, discos flexibles, tarjetas de circuitos impresos, harneses, máquinas contestadoras de teléfono, filmes fotográficos, componentes y ensambles electrónicos. El cambio de configuración productiva se ha venido registrando desde mediados de los años ochentas.


Para el caso de la industria electrónica, las relaciones interempresa y la subcontratación ha cobrado importancia, ya que el sector se caracteriza por la génesis de redes sistémicas de producción internacional y de subcontratación (Borja, 1995). La cuestión es que al contar con un proceso de ensamble y fabricación de equipos originales de marca, en donde se manifiesta un control por parte de las empresas contratistas (OEM´s), la región receptiva (ZMG) cuente con pocas posibilidades de realizar actividades de diseño, investigación y desarrollo de partes, componentes y productos finales.

En otras palabras, el proceso, de subcontratación ideal sería aquel apuntara hacia empresas de diferentes tamaños (grandes, medianas, pequeñas y microempresas). Sin embargo, en raras excepciones, las pequeñas y medianas empresas son capaces de incorporarse en el mejor de los casos, a relaciones de subcontratación después de una serie de “círculos”.

Esto se puede ilustrar para el caso de una empresa transnacional que tiene una serie de grandes empresas como proveedores del primer círculo; seguidas de las “nacionales”, como proveedores (segundo círculo) y así sucesivamente de tal manera que después de un determinado número de círculos, se incorporan pequeñas y micro empresas. La cuestión es, como señala Dussel, que proveedores del segundo círculo, son también de procedencia extranjera (Dussel, 1999).

Estas empresas instaladas en Jalisco, en muchos de los casos se hacen a través de contratos establecidos por la empresa contratista (OM´S), quienes instalan a sus propios proveedores extranjeros; con lo que el potencial de subcontratación nacional y regional se reduce, fortaleciendo la “estructura de embudo”. Término que hace referencia a un número relativamente amplio de empresas contratistas o de primer círculo (empresas transnacionales), mientras que los posteriores círculos disminuyen significativamente, por el valor agregado nacional y/o regional añadido a los respectivos procesos y productos.

La electrónica en Jalisco refleja una “estructura de embudo”, respecto al valor agregado que generan éstas empresas en la región. Según (Dussel, 1999), menos del 5% del valor agregado del sector es de origen nacional y regional, debido al alto grado de control de proveedores e insumos de materias primas por parte de las empresas contratistas, que refuerzan estas estructuras y resultan, incluso en el caso de proveedores regionales, en diferentes círculos de la cadena de valor, en la importación de maquinaria, insumos, componentes y partes. La figura 1 ejemplifica este caso, donde la organización y control de la cadena de valor en su totalidad, son funciones importantes de las empresas contratistas (transnacionales).

En general, la empresa transnacional se queja de la falta de una respuesta de los proveedores nacionales o locales en términos de que no se cumple con las siguientes condiciones: precios competitivos, control de calidad, tiempo de entrega, flexibilidad y velocidad de respuesta, habilidad para diseñar partes y componentes y compromiso a largo plazo. La razón de no poder cumplir con estos requisitos, se debe a las propias características de la industria electrónica en cuanto a la disminución del ciclo de vida de sus productos (constante generación de nuevos productos), y la creciente cantidad de inversión que se requiere para localizarse en el mercado como un potencial proveedor.


Las subsidiarias que están localizadas en Guadalajara, se encuentran en los eslabones 1, 2 y 3 especializándose en procesos de ensamble y subensamble.
Fuente: (Dieter Ernst, 1997).


Estos procesos consignados en la figura 1 pueden alterarse, dependiendo de la trayectoria tecnológica (producción de chips con nuevas materias primas y mayor memoria; nuevas formas electrónicas de almacenamiento de información y cambios de diskettes a CD, etc.), así como cambios en la demanda; especialización en diseños, distribución y desarrollo de componentes claves.

La especialización en uno de estos eslabones no es suficiente, y puede llevar rápidamente a la desaparición de cadenas de empresas, es decir, que ante los constantes cambios tecnológicos, ninguna empresa, aunque se encuentre en situación de monopolio, puede asegurar su posición en el corto plazo. La posición quebradiza en los eslabones de la cadena, propicia una creciente competencia de redes sistémicas de producción internacionales, en donde la subcontratación juega un papel preponderante.

Es así como, por un lado, se plantea una creciente competencia no sólo entre empresas por mantener altas tasas de ganancia que les permita sostenerse en el mercado; sino también, la competencia entre regiones. Finalmente son las receptoras de las transformaciones y procesos que transfieren las empresas contratistas.

Al respecto, Dussel destaca en el caso de la IBM, que ha emprendido la búsqueda y desarrollo de proveedores de productos y procesos, como empaques, productos resultantes de la inyección de plástico (chassis, gabinetes para Pcs y laptops), ya que su importación resulta demasiado costosa por su volumen.

Sin embargo, para las empresas contratistas no existe la necesidad de desarrollar a otros proveedores de insumos, ya que éstas se pueden abastecer con facilidad de las mismas subsidiarias establecidas y certificadas internacionalmente. Empresas (OM´s) que han sido capaces de atraer, mediante coinversiones o incentivos a largo plazo, a manufactureras proveedoras del segundo círculo, como Solectron, SCI Sytems y Yamaver que tienen un origen transnacional y son contratistas en otras partes del mundo.

El ejemplo que menciona (Piore y Ruiz, 1998), es ilustrativo: en 1993, la IBM decide implementar en la planta local de Guadalajara, los principios “justo a tiempo y justo en el lugar” (técnicas gerenciales japonesas que se ven como un camino a seguir). Para lograr este propósito, se invitó a varios suministradores extranjeros para localizar las facilidades en la RMG.

SCI Systems de Estados Unidos y Yamashita de Japón, estuvieron en la primera fila de abastecedores para poner en práctica la dirección de técnicas de inventarios, cuya innovación redujo el periodo de oferta, llevando a la compañía a rediseñar su planta Guadalajara. En lugar de recurrir a facilidades de almacenamiento e inventarios, plantearon acceso directo a las líneas de producción. Esta técnica es llamada “jetway”, es un sistema que evita los inventarios en el lugar de trabajo, a la vez que dispone de los componentes cerca de éste. Es decir, la entrega es directa en el piso de la planta, y hasta que se hace la entrega, se procede a realizar el pago al proveedor.

Las herramientas utilizadas para reorientar su proceso productivo y robustecer su cadena de suministros, son una serie de técnicas modernas, como justo a tiempo, respuesta rápida, respuesta eficiente al cliente, inventarios manejados por proveedor, además de estar acompañadas por toda una gama de programas orientados a reducir el costo de operar, como el downsizing (recorte de personal y reducción del costo laboral), outsourcing (subcontratación de servicios de apoyo) y re-ingeniería, etc. que han ayudado a restablecer la competitividad internacional de las empresas.

Esta sinergia entre las empresas transnacionales, ha generado la primera fila de subcontratos, y empezado a desarrollar un seguro piso de subcontratos. El proceso se acentúa a tal grado, que la expansión de las firmas, y su enlace se cierra, pero en torno a los mismos requerimientos de sus matrices o incluso de otras empresas transnacionales de distinto giro industrial.

La subcontratación que realiza la empresa IBM, además de ser la más importante en términos de inversión y empleos generados en el estado, es la que ha desarrollado y fomentado la organización de proveedores en el ámbito de interempresa, aunque no cabe duda que en otras empresas existen experiencias de subcontratación

Si empleamos la definición que Porter utiliza al designar un Cluster, o lo que podría ser un gluster o agrupamiento industrial en Guadalajara, se tiene que hablar de cómo se han creado instituciones para consolidar regionalmente la industria electrónica.

Ahora bien, para fomentar el desarrollo de proveedores, se creó en 1997, la Cadena Productiva de la Electrónica (CADELEC), contando con el financiamiento del gobierno del estado de Jalisco (SEPROE, 2001) que aporta para su funcionamiento, el 33% del capital; el otro 33 por ciento, se da a través del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (UNDP); el restante 33% lo aportan las empresas (INTEL, IBM, Natsteel y HP). El objetivo de Cadelec es crear un banco de oportunidades a partir de las exigencias de las empresas (OEM´s), y que consisten en:

-Identificación de oportunidades de negocios (demanda de commodities)

- Identificación de prospectos (proveedores locales/nacionales)

-Evaluación, certificación, selección de qproveedores/inversionistas potenciales.

-Consultas directas por los principales compradores de la región -IBM, Philips, HP- (Cadelec, 2000).

El Cadelec representa legalmente la coalición de compañías multinacionales en el estado de Jalisco, pues el objetivo entre estas empresas a través de Cadelec, es empezar a participar en el costo del desarrollo de proveedores y fundamentar sus corporaciones, como IBM, HP, Motorola, Kodak, Llucent /philips, Simec y Solectron.

El argumento que esgrime el Cadelec, es “desarrollar proveedores locales” y fomentar el cambio en las organizaciones internas de las multinacionales; de una estructura centralizada hacia una descentralizada, donde cada una de las plantas compita por el negocio de las compañías. La figura 5 ilustra los planteamientos de Cadelec, en cuanto apoyar a las OEM´s para que cuenten con una situación idónea de un mercado competitivo.












El gobierno del estado ha impulsado recientemente la creación de nuevas instituciones. Es así cómo, en 1995 da inicio el Consejo Estatal de Calidad, que estableció la norma de certificación industrial en 1997, con el objetivo de facilitar la promoción de redes de subcontratación capaces de reunir mínimamente los standares internacionales de calidad.

Estos esquemas se combinan con la promoción de ferias: La Mexitrónica (exposición de manufactura electrónica), Exporta electrónica, Muestra electrónica, Universitrónica (reúne al sector educativo para dar respuesta a la demanda de recursos humanos calificados), Encuentro internacional de negocios, Día del proveedor de la electrónica. La idea del gobierno y sus cámaras industriales, Cadelec y Canieti, es fomentar una sinergia entreempresarial que impulse el proceso de subcontratación.

Si a esta política empresarial de entretejer redes, se le suma la estrategia seguida por las instituciones y mecanismos creados por el Gobierno del Estado de Jalisco, el llamado “embudo” se hace más angosto, pues éste se sustenta en fomentar el desarrollo de proveedores sobre la base de los propios requerimientos y exigencias de las grandes empresas transnacionales, con la expectativa de generar proveedores de “arriba hacia abajo”, lo que fortalece el esquema de ensamble y subensamble.

Y como dice Porter, dentro de los clusters es vital que haya una compañía, “una base hogar” (IBM; HP, etc) creando y renovando los servicios, productos y procesos de la compañía. El ideal es que surja “un cluster en Guadalajara con factores locales”, como el del valle de silicio en California, Estados Unidos.

Por lo que respecta a la operacionalización de redes y la formación de nichos de mercado en los últimos años de los noventa, se han instalado las 10 contract manufacturers (CM´s) más grandes del mundo, que al generar un volumen de fabricación de parte de las CM´s se dio paso a que se instalaran proveedores especializados de partes y componentes (specializazed suppliers), así como de proveedores de servicios.

Esta apertura del “valle del silicio” jalisciense, le ha llevado a competir con los países asiáticos, atrayendo las principales corporaciones de la industria electrónica. Una de las empresas foráneas de reciente ingreso (1999) es la de Natsteel Electronics, el segundo fabricante de partes electrónicas de Asia, que ha invertido al menos 150 millones de dólares para establecer una planta que surte componentes a IBM y Apple Computers. La empresa de Singapur da empleo a más de tres mil 500 personas y exporta productos a su planta de San José, California, aprovechando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte -TLCAN- (El Financiero, agosto de 2000).

Otro ejemplo es el de Flextronic, empresa proveniente también de Singapur, instalada en 1997 y que cuenta con proveedores establecidos en el Parque de Tecnología Electrónica: Insight Electrónics, Bermo, Sothwest, Arrow y DTM, entre otros.

Otra empresa asiática, Acer de Taiwán, aunque no localizada en Jalisco, emplea como estrategia, aprovechar la integración de sus actividades entre Estados Unidos y México, para orientar sus exportaciones vía nuestro país, hacia América Latina, sobre todo en el proceso ensamble de PC y computadoras portátiles (así como de provisión de partes y componentes) en México.

Al igual que la industria automotriz frente a la competencia de los productos asiáticos, las empresas estadounidenses de computadoras han trasladado parte de sus procesos productivos (básicamente de ensamblaje), a las regiones económicas de México, ganando con ello eficiencia y competitividad en el mercado de los Estados Unidos. Aunque también las empresas asiáticas han incrementado su base productiva en México, para cumplir con las normas de origen establecidas para el mercado norteamericano, incluso, algunas de ellas ensamblan para empresas estadounidenses de computadoras que se venden en el mercado del TLC (CEPALl, 2004).

Es así como las redes de las principales OEM´s que corresponden a las subsidiarias de primera fila, y propietarias de una marca reconocida, empiezan a entretejer sus vínculos inter-intra de las empresas de la electrónica, que le da sustento a la competitividad sistémica de la industria, desarrollando subcontratistas globales (CM´s) que se establecen en función de los requerimientos que exigen las OEM´s.

Y es en este mismo sentido que los agrupamientos industriales o “Clusters”; se desenvuelven a partir de las corporaciones transnacionales o empresas líderes que dirigen a las filiales o subsidiarias a través de vínculos externos y relaciones contractuales. El elemento básico de estas redes, es un escenario en que las mismas empresas involucradas, hacen los nodos a su manera.

Estos vínculos económicos se producen por inversiones de capital que realizan las empresas contratistas a sus proveedores, llevándose a cabo a través de acuerdos y contratos, modalidad típica de estas relaciones económicas; aunque ocasionalmente se gestionan algunos vínculos temporales de corto plazo, que no implican ninguna relación entre inversiones tangibles e intangibles por parte de las empresas que acuerdan una alianza, y que consisten en una combinación de cambios y procesos: en productos, servicios, procesos y rutinas.

Sin embargo, el cambio más intensivo es el que se produce entre unidades de producción, por conllevar adaptaciones recíprocas entre las empresas, formando un vínculo que fortalece más las relaciones inter-empresariales en la creación de redes industriales. La razón económica es sin lugar a dudas, la maximización de beneficios que crecen, al establecer acuerdos entre empresas, aumentando así el poder de mercado de grupos estratégicos: empresas líderes y marginales.

Dentro de las empresas del primer círculo, encontramos a IBM y HP (OEM´s), filiales de sus respectivas corporaciones centrales de los Estados Unidos, que trabajan con productos terminados, llevando su propia marca. En tanto que las de “segundo nivel” (CM’s), se convierten en proveedoras, son también maquiladoras, pues hacen diversos productos para las primeras, entre ellas se encuentran Solectron, Flextronic, Jabil Circuit, etc.

Los proveedores de IBM son empresas subsidiarias de corporativos transnacionales que operan en Guadalajara, como se muestra en el cuadro.

Los sistemas de innovación que IBM emprende los lleva fuera de su planta, lo que permite contar con un control central para mantener a sus proveedores y clientes. Los sistemas que implementa se dan a través de los procesos de producción, monitoreando los requerimientos de materiales, partes y componentes. El llamado vendedor en casa, produce Think Pads y PC´s, en diferentes áreas manufactureras: Apro, Siem, Adetek, Adatsa, Caspem, Tecman, Solatec.

Este programa pertenece a un esquema que es propio de la planta de Guadalajara, como el sistema justo a tiempo y las prácticas de negocios incubadores que se les facilita, infraestructura, equipamiento y asistencia técnica para que lleguen a complementar a los proveedores de IBM.

“Las grandes empresas apoyan la incubación de empresas proveedoras, ya sea para realizar una estrategia de externalización o spin off de recursos productivos o generando capacidades nuevas. Además de recibir un grupo de emprendedores adecuadamente seleccionados –un promedio entre 15 a 20- con ideas de negocio. La incubadoras de empresas pueden contribuir a formar verdaderas concentraciones sectoriales de empresas, y contribuyen al cambio de mentalidad individualista del emprendedor, ya que dentro de los servicios que se le proporcionan son compartidos con otros emprendedores” (PNUD, 2000).

Las empresas Yamaver y Compuworld son incubadas en la planta de IBM Guadalajara, y el programa vendedor en casa es complementado con otros esquemas específicos, como los llamados sistemas Jetway e inventario de control, que se ajustan con el promedio de justo a tiempo y a las propias exigencias de los procesos de producción de IBM. De hecho, los proveedores llegan a ser socios de IBM, como Yamaver, Solectron, USI y Ureblock, éstos últimos, son proveedores de envases.

IBM ha desarrollado iniciativas que permiten al canal mayorista y revendedor, tomar parte en más negocios; uno es el Programa de Ensamblador Autorizado (AAP) que mediante el concepto built-to-order, da a los mayoristas y su canal la posibilidad de responder a necesidades de configuración y tiempo de entrega muy específicas de sus clientes.

De ahí que IBM trabaje en colaboración con Cadelec, ya que no sólo busca lograr que los “proveedores locales” (subsidiarias de empresas transnacionales) sean suministradores de la planta de Guadalajara, sino también, que amplíen sus abastecimientos a la empresa en sus operaciones globales. Esta empresa utiliza con eficiencia la flexibilización laboral para contratar a su operarios, pues de los 10,000 empleos que genera, casi el 80% proviene de casas contratadoras, que se adaptan a las necesidades de IBM.

Con las reformas a la Ley de inversión extranjera, en la que una empresa de capital foráneo puede ser poseedora del 100% de los activos, Hewlett-Packard, empresa que opera con el esquema PITEX, termina el joint venture con DESK (empresa mexicana). A mediados de los noventa, fortalece su reputación como centro regional manufacturero en la producción de la impresora “ink jet” o de chorro de tinta, convirtiéndose en una empresa estratégica para Estados Unidos y América Latina. Además de las oficinas en Guadalajara, tiene instaladas otras en Miami, Brasil y Argentina.

Las operaciones manufactureras de HP es también por subcontratación con las principales CM´s que operan e Guadalajara:

HP de Guadalajara opera dentro de la cadena de la manufactura global y la red de producción local, en donde las CM´s juegan un papel determinante. Hp en México está dividida en dos unidades prácticamente independientes: MIPO (oficina de Productores Internacionales en México), que procura partes y componentes (impresoras, monitores, circuitos electrónicos y cables); y LADO (Operación de Distribución en América Latina), ensamblando sistemas de configuración y distribución de PC´s.

HP cuenta con alrededor de 25 empresas de proveedoras, las más importantes son proveedoras de arneses y monitores, procuradas por empresas localizadas en México, como Molex y JPM Pantera, y las PCB, también son subcontratadas localmente por SCI Sytems, Solectron y Jabil Circuit.

Respecto a las filiales CM´s y su red de proveedores localizadas en Guadalajara, son: SCI Sytems, Solectron, Flextronics, Jabil Circuit, NatStell, Yamaver, Dovatron, USI, Pemstar, Avex; subsidiarias todas de corporativos distribuidos en todo el mundo.

En el caso Systems, empresa que opera con el esquema de PITEX, e instalada en Guadalajara para proveer localmente a IBM, funda 4 plantas: una en la Ciudad de México, otra en Monterrey y dos en la capital jalisciense. Una de estas últimas plantas ensambla y subensambla tarjetas para (PCAs). SCI cuenta con clientes localizados en Estados Unidos, y es el segundo exportador en Jalisco, después de IBM. Lo peculiar de esta empresa, es que es proveedora de sí misma, con otras plantas localizadas en México y Guadalajara, siendo Hewlett-Packard, uno de sus principales clientes, junto con Solectron: SCI provee a Solectron de PCAs, mientras esta última ensambla impresoras para Hewlett-Packard.

Solectron de México es considerada como facilitadora de proveedores globales, aunque la planta de Guadalajara se encarga de producir ensambles de tarjetas electrónicas, suministrando. soluciones tecnológicas, operaciones manufactureras y servicios globales. El principal competidor de Solectron, es SCI y otros, como Jabil Circuit, Dovatron, Cumex y Flextronics; sin embargo, con la importancia que adquieren los vínculos entre empresas que operan en la misma área; de hecho, éstas empiezan a ser proveedores de las mismas OEM´s.

Otra de las empresas es Flextronics, de capital asiático (Singapur), que desde 1995 se establece en San José California, EU. La planta en Guadalajara se instala desde 1997, operando con el régimen de maquila. En ese mismo año contaba con sólo una línea de producción y 120 empleados, pero a partir de entonces, el crecimiento ha sido constante, de tal manera que en 1999, tenía un parque industrial en expansión, y 1,300 empleados, aproximadamente.

A lo largo de su historia, Flextronics se ha caracterizado internacionalmente por la innovación en la fabricación de productos electrónicos en manufactura, diseño y servicios. A la fecha cuenta con 26 plantas en todo el mundo, destacando las ubicadas en Malasia, China, Japón, Hungría, Alemania, México y EU.

Sus principales proveedores están establecidos en el Parque de Tecnología Electrónica, de los cuales se pueden mencionar a Insight Electrónics, Bermo, Sothwest Sytems, Arrow y DTM, entre otros. Precisamente, en 1997, DTM Plastic Inc., empresa dedicada al proceso de manufactura en inyección de plástico, es invitada a unirse al parque industrial, iniciando sus operaciones en el mismo año, junto con Flextronic International Ltd, adquiriendo el nombre de DTM productos (El Informador, mayo de 1999). Respecto a la empresa NatStell, que opera con el esquema de maquila, cuenta entre sus principales clientes a nivel mundial, con, IBM, Hewlett-Packard, Apple y Compac; y localmente con Hewlett-Packard, IBM y Xeros (en Aguascalientes).

NatStell es una empresa que se localiza en el Jetway, como proveedor de IBM.

Esta forma de agrupamiento de las principales empresas de la industria electrónica en Guadalajara, es una muestra de cómo desarrollan estrategias competitivas que adoptan con enfoque de gestión, basado en la generación de vínculos de colaboración o de alianzas con otras empresas de su entorno. En particular, sobre la base de las relaciones establecidas con empresas complementarias y la puesta en común de los recursos disponibles, es donde las redes empresariales potencializan las capacidades de aprendizaje en dos formas distintas:

“ 1) El acceso a la experiencia de otra empresa y a su red de contactos, mejora la capacidad de cada firma para captar, seleccionar y utilizar la información y 2) Las redes operan eficazmente como canal de difusión de innovaciones tecnológicas” (PNUD, 2000: 19-21)

La existencia de estos vínculos de confianza, permite generar un proceso de especialización y coordinación productiva. A través de la especialización, las empresas concentran sus esfuerzos en aquellas áreas (ya sea en ciertas etapas de un proceso productivo o en ciertos productos) donde poseen, o pueden alcanzar en el tiempo, capacidades superiores a las de la competencia.

Esta modalidad de organización permite lograr mayor flexibilidad productiva, estándares de calidad más altos y acceso a nuevos conocimientos tecnológicos. Para participar se tiene que ser un proveedor “calificado”, específicamente aquél con quien el contratista ha abierto una cuenta; por lo que el éxito de una empresa local mediana y pequeña, para insertarse en algunas de estas redes es completamente nulo.

Sin embargo, como ya se explicó en la Zona Metropolitana de Guadalajara (economía de aglomeración), tiene todas las condiciones para que se formen redes empresariales, pero con capitales extranjeros y negociar sus ventajas competitivas a través de los agentes locales, más allá del precio de la “mano de obra”. Los países o regiones locales más competitivos poseen:

“-En el nivel meta, estructuras básicas de organización jurídica, política y económica, capacidad social de organización e integración, y capacidad de los actores para la interacción estratégica;
-Un contexto macro que exige mayor eficacia de las empresas;
-Un nivel meso estructurado, donde el Estado y los actores sociales desarrollan políticas de apoyo específico, fomentan la formación de estructuras y articulan los procesos de aprendizaje en el ámbito de la sociedad, y
-En el nivel micro, un número de empresas que buscan simultáneamente la eficiencia, calidad, flexibilidad y rapidez de reacción, estando muchas de ellas articuladas en redes de colaboración recíproca” (Esser, 1999: 71).

La enumeración de estos rasgos que debe de contener toda región económica, se circunscribe con cierta relatividad en su contenido a la ZMG, pues mientras que las políticas de nivel macro se van haciendo homogéneas en el ámbito mundial, las localizaciones industriales difieren mucho de un país a otro, y precisamente en el diseño de estas localizaciones, están determinadas por una constelaciones de instituciones a nivel meso.

No es lo mismo el Valle del Silicio en California Estados Unidos, que el jalisciense; pues en este último, la organización industrial establecida es una barrera de entrada importante para nuevos proveedores potenciales. Las empresas de marca establecidas, han integrado su propia red de proveedores extranjeros con procesos, partes y componentes importados, por lo que los costos para proveedores potenciales locales y nacionales, son extremadamente altos.


Conclusiones.

El haber decidido utilizar como primera instancia la perspectiva regional, complementada con la competitividad sistémica, nos apoyó para concretizar el concepto de región a partir de los actores económicos que la definen, así como las estrategias que emplea cada uno. De esta manera fue que pudimos hacer práctico el enfoque de hibridación teórica, con los niveles micro, macro, meso y meta que plasman sus acciones y estrategias en los cuatro agentes económicos que configuran una determinada región.

Pero más allá del carácter instrumental, habría que integrar lo sistémico al aspecto central del concepto de competitividad, es decir, que los factores determinantes se comprenden a partir de la relación recíproca entre elementos y factores localizados en cuatro niveles diferentes. Por lo que el desarrollo industrial no se logra por medio de factores en el nivel micro de las empresas, y macro en las condiciones económicas, sino que es necesario aplicar medidas específicas por parte del gobierno e instituciones no gubernamentales, encaminadas a fortalecer la competitividad de las empresas (nivel meso), en donde la capacidad para articular políticas de promoción en los niveles meso y macro, depende de estructuras políticas y económicas fundamentales de constelación de actores (nivel meta).

Estos elementos resultan importantes como estrategias de desarrollo, ya que son la expresión práctica de los actores económicos (transnacionales, economía mundial, Estado nación y Estado local).

Por lo que al tipo de hibridación teórico propuesto, le corresponde otro modelo híbrido concreto, pero anclado al concepto de región, a través del manejo de conceptos abstractos y desglosándolos en dimensiones inter actuantes (global, mesoglobal y local-periférico); para que a su vez pueda traducirse en indicadores cualitativos y cuantitativos.

La compleja interacción de los tres niveles (global, mesoglobal y local periférico) tienden a extenderse en el ámbito mundial, pero con rasgos tan específicos, que consolidan procesos de producción regionalizados, como en el caso de México y sus regiones económicas, con operaciones de ensamble o de manufactura con creciente número de filiales o subsidiarias de las empresas más globalizadas, que edifican sus propias redes de acuerdo a los requerimientos y exigencias de los corporativos transnacionales.

Respecto al modelo que predomina en la ZMG no es sólo el de formación de redes de subcontratación o de franquicia que giran en torno a grandes empresas, sino que se podría hablar también de una región virtual de identidad corporativa internacional, en donde las alianzas entre empresas se instrumentan en razón de un territorio funcional y coyuntural a la red global.

Es decir, la región no sólo es un espacio puramente económico de interrelaciones transnacionales (insumo-producto), sino que se articula a una lógica común de tecnologías de comunicación, y sobre todo, de emplazamientos programables y flexibles de acuerdo a los requerimientos de las empresas globalizadas estadounidenses.

La industria electrónica en Guadalajara ha desarrollado lo que se conoce como los encadenamientos mercantiles globales, que presentan a las empresas como un punto de un conjunto de encadenamientos hacia atrás (hasta los insumos básicos de producción) y hacia delante (hasta la distribución del producto al consumidor); estos encadenamientos globales mercantiles normalmente son dirigidos por un “líder” que varía su ubicación, dependiendo de un encadenamiento a otro, estas empresas líderes (Om´s) asumen su responsabilidad por el diseño y desarrollo del producto, por la división del proceso de producción en las etapas que la componen, y por la asignación de esas etapas a varias empresas y ubicaciones geográficas alrededor del mundo.

Por otra parte, resulta que para que la industria electrónica tenga un desarrollo industrial exitoso, éste no se logra solamente por medio de factores en el nivel micro de las empresas y en el nivel macro -de las condiciones macroeconómicas en general-, sino que es necesario, además, la existencia de medidas especiales por parte del gobierno y de instituciones no gubernamentales (Cadelec y Caneiti), encaminadas al fortalecimiento de la competitividad de las empresas (nivel meso), en donde la capacidad de articular políticas de promoción en los niveles meso y macro, dependen de estructuras políticas y económicas fundamentales, y de una constelación de actores nivel meta (identidad regional, capacidad estratégica de actores empresariales).

Esta competitividad sistémica ha venido acompañada por una orientación industrial en el estado de Jalisco, con un sesgo sectorial, selectivo y discriminador. La selectividad en el plano mesopolítico, apunta a “fortalecer a los fuertes” para erigir con rapidez núcleos industriales dinámicos y localizaciones industriales eficientes que dependen de determinaciones exógenas

Bibliografía

Boisier, S (1993),“La articulación Estado-región: clave del desarrollo regional”, en H. Avila (comp). Lecturas de Análisis regional en México y América Latina, México: Universidad Autónoma de Chapingo.

_________ (1998), El vuelo de una cometa. Una metáfora para una teoría del desarrollo territorial. Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social ILPES/CEPAl, Documento 97/37, Serie de Ensayos, Santiago de Chile.


-Borja, A. (1995), El Estado y el desarrollo industrial. La política mexicana de computo en una perspectiva comparada. Centro de Investigación y Docencia Económica y Miguel Ángel Porrúa, México, D.F.

-Bryran, Roberts. (1980), “Estado y región en América Latina”. En Relaciones, El Colegio de Michoacán, Vol. 1, Núm. 4.

-Cadelec. (1998). Informe de actividades. Internret: http://www-guadalajara ibm.net.mx/cadelec/index.htm

-Cadelec. (2000), New Letter Vol.II, nùmero 7.

-CANIETI. (2000), Cámara de la Industria Electrónica, el directorio de empresas. VI Congreso de la manufactura en Puerto Vallarta, Jalisco.
-CANIETI. (2001), Un balance económico de la industria electrónica.

-Castells, M. (1998), La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol I: La sociedad red, siglo XXI, Madrid, España.


-Cepal, (20004), Informe de la Inversión Extranjera en América Latina.

-Cohen, D. (1998), Riqueza del mundo, pobreza de las naciones, Fondo de Cultura Económica de Argentina.

-Coulert ,G y Pacqueur B. (1994), “Sistemas industriales locales en Francia: un nuevo modelo de desarrollo”. Benko y Lipietz (comp). Las regiones que ganan: distritos y redes. Los nuevos paradigmas de la geografía económica. Edición Alfons el Magnanim, Valencia España.

-Dieter, Ernst y David O’Connor. (1992), Competing in the electronics industry: the experience of newly industrialising economies, París, Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

-Dussel, Peters. (1999), La subcontratación como proceso de aprendizaje: el caso de la electrónica en Jalisco (México) en la década de los noventa. Naciones Unidas, Cepal serie desarrollo productivo No 55.

-El Financiero, agosto 2000.

- El Informador, mayo de 1999

-Esser, K. “Libertad de acción nacional a través de competitividad sistémica”. (1999), Esser, K/Hillebrand/D. Messner/J. Meyer-Stamer. “Competitividad sistémica: nuevo desafío para las empresas y la política”, Editor Esser Klaus: Competencia global y libertad de acción nacional. Nuevo desafío para las empresas, el Estado y la sociedad. Instituto Alemán de Desarrollo- IAD, editorial Nueva sociedad.

-Esser, K/Hillebrand/D. Messner/J. Meyer-Stamer. (1999), “Competitividad sistémica: nuevo desafío para las empresas y la política”, Editor Esser Klaus: Competencia global y libertad de acción nacional. Nuevo desafío para las empresas, el Estado y la sociedad. Instituto Alemán de Desarrollo- IAD, editorial Nueva sociedad.

-Esser, K. “Libertad de acción nacional a través de competitividad sistémica”. (1999), Esser, K/Hillebrand/D. Messner/J. Meyer-Stamer. “Competitividad sistémica: nuevo desafío para las empresas y la política”, Editor Esser Klaus: Competencia global y libertad de acción nacional. Nuevo desafío para las empresas, el Estado y la sociedad. Instituto Alemán de Desarrollo- IAD, editorial Nueva sociedad.

-Fábregas A. (1992), El concepto de región en la literatura antropológica, Tuxtla Gutiérrez: Gobierno del estado de Chiapas/Instituto Chiapaneco de Cultura.

-García, Jiménez, H. (1999), “Trayectorias productivas y tecnología ambiental en la industria maquiladora electrónica de Tijuana”. Revista del Colegio de Sonora, publicación semestral, vol.XI, No 18, julio-diciembre.

-García, A; Mertens, L y Wilde R. (1990), Procesos de subcontratación y cambios en la calificación de los trabajadores. Estudios de caso en México. Consultores de la Unidad Conjunta CEPAL/ONUDI de Desarrollo Industrial y Tecnológico de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial No 55, Santiago de Chile.

-Hiernaux,D. (1995), “desequilibrios estructurales y desigualdades regionales” en J.L. Calva, Desarrollo Regional y Urbano, México:CUCSH-UdeG/Instituto de Geografía de la UNAM/Juan Pablos Editor.

-Kosacoff, B y Adrián Ramos. (1999) “El debate sobre política industrial”, Revista de la CEPAL No 68.

-Krugman, P. (1997), Desarrollo, Geografía y Teoría Económica. Antoni Bosch, Barcelona, España.

-Katz, J. (2000) Cambios en la estructura y comportamiento del aparato productivo latinoamericano en los años 1990: después del “consenso de Washington”, que?. Serie de desarrollo productivo #65 Cepal enero.

-Leal, F. (1999), Conferencia en la Universidad de Guadalajara CUSH. Metodología de los estudios regionales: “ubi regio eius ratio: notas para un concepto oportunista de región.

-Manheim, K. (1987), Ideología y utopía. FCE, México.

-Meyer-Stamer,J. (2000) “Estrategias de desarrollo local y regional: clusters, política de localización y competitividad sistémica”, Desarrollo regional: Experiencias internacionales. El mercado de valores, Nacional Financiera, septiembre.

-Merchand ,M (2005), La Globalización y los problemas de América Latina, Revista Aportes de la Universidad de Colima

----------------- (2004), El proceso de globalización y las estrategias de las transnacionales, VI Encuentro Internacional de Economistas en la Habana, Cuba.

-----------------(2002), La política industrial jalisciense para promover la localización de empresas electrónicas estadounidenses en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Revista Espiral de la Universidad de Guadalajara

-----------------La política industrial y el proceso maquilador en México sustentado en una mano de obra barata. Un caso muestra sobre doce empresas del sector electrónico en Guadalajara, Jalisco, México. IV Congreso Latinoamericano de Sociología de Trabajo, celebrado en la Habana Cuba, septiembre de 2003


-Oliver, S. (1998) “Cobertura hospitalaria de una capital regional Guadalajara 1885-1887”. Revista Espiral, Estudios sobre Estado y Sociedad de la UdeG. Vol IV, No 11. Enero/Abril.

-Palacios, J. (1993), “El concepto de región: la dimensión espacial de los procesos sociales” en H. Avila (comp.). Lecturas de Análisis Regional en México y en América Latina, México: Universidad Autónoma de Chapingo.

-Perroux, F. (1982), Las empresas transnacionales y el nuevo orden económico del mundo, Universidad Nacional Autónoma de México.

-Piore y Ruiz C. (1998), “Industrial development as a learning process: Mexican manufacturing and the opening to trade”. Mitsuhiro,K Jon Humphery y Piore,M. (Coord): Learnig liberalization and economic adjustment, Institute of developing economies 42 Ichigaya-Hommura-cho, Tokyo, Japan.

-PNUD, (2000). Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Introducción a la integración productiva.
-Rico, G. (1999), Silicon Valley, Revista Expansión 27 de octubre.


-Rofman, A.(1996) S/f. Desigualdades regionales y concentración económica: el caso argentino, SIAP/PLANTEUS:

-Salama, P. Y Mathías, G. (1983), L'Etat surdeveloppe. La Decouverte Maspero, París

-Scott, A. (1998), “Fundamentos geográficos del comportamiento industrial”. Carlos Alba et al (comp). Las regiones ante la globalización, CEMCA/ Colegio de México.

-Seproe. (2001), Jalisco crece: Una visión de su presente y su futuro. Gobierno del estado de Jalisco.

-Storper, M y Harrison, B. (1994) "Flexibilidad, jerarquía y desarrollo regional: los cambios de estructura de los sistemas productivos industriales y sus nuevas formas de articulación del poder en los años 90", Benko y Lipietz (coord). Las regiones que ganan, edicions Alfons el Magnanim, Universidad de Valencia,España.

-Veltz, P. (1994), "Jararquías y redes en la organización de la producción y del territorio", Benko, G y Lipietz (coord). Las regiones que Ganan, edicions Alfons el Magnanim, Universidade Valencia, España.


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Merchand Rojas, M.A.: "El estudio de los agrupamientos industriales transnacionalizados en México" en Observatorio de la Economía Latinoamericana, Número 51, noviembre 2005. en http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/index.htm


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet