Observatorio de la Economía Latinoamericana

 


Revista académica de economía
con el Número Internacional Normalizado de
Publicaciones Seriadas  ISSN 1696-8352

 

Economía de México

 

A 10 años del TLCAN ¿Apetitosa neocolonia de jóvenes sin futuro?

Alejandro Álvarez Béjar
UNAM

Envíe sus comentarios a
abejar en servidor.unam.mx

Este artículo ha sido publicado originalmente en
la revista mexicana Memoria
núm. 187, septiembre de 2004
www.memoria.com.mx


Para citar este artículo recomendamos utilizar este formato:

Álvarez Béjar, Alejandro : "A 10 años del TLCAN ¿Apetitosa neocolonia de jóvenes sin futuro?" en Observatorio de la Economía Latinoamericana Nº 34, octubre 2004. Texto completo en  http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/mx/


Este año cumplimos diez de que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), de manera que explícita o implícitamente, con visiones optimistas o con recuentos sombríos, dentro y fuera de México encontramos los balances de resultados .
En la visión oficialmente optimista, los resultados positivos son superiores a los costos, por eso siempre se insiste en ella que con el TLCAN todo ha crecido: el comercio regional y extrarregional, las inversiones, la productividad, las cadenas de valor, la institucionalidad de las relaciones comerciales. Sin entrar en matices, no podemos tener ninguna reticencia a admitir que eso es básicamente cierto.
Sin embargo, el optimismo interesado ya no puede negar los aspectos “perturbadores” de dicha percepción y que son, entre otros, que el modelo exportador es más bien importador (a lo largo de los noventa, las importaciones tienden a ser mayores que las exportaciones); que el empleo bajó, especialmente el manufacturero y el agrícola; que los salarios reales están hoy por debajo del nivel real en 1980; que la desigualdad de los ingresos entre el 10 por ciento más rico y el 10 por ciento más pobre se ha ampliado; y que, para todo efecto práctico, en indicadores sociales y niveles de bienestar hoy tenemos un país claramente dividido entre un México del norte y uno del sur.
La mayor de las perturbaciones del exitoso modelo exportador de manufacturas es que reposa en una alta proporción de componentes y partes importados, de modo que en el fondo somos sólo una plataforma para ensamblar y reexportar partes importadas. En la maquila, caso extremo del modelo vigente, el 97 por ciento de las partes son importadas y sólo 3 por ciento son insumos nacionales , pero, sobre todo, la mitad de nuestras exportaciones totales corresponden a las maquiladoras.
Para nuestro recuento, arrancamos de una verdad histórica elemental: que el TLCAN explícitamente buscaba “encadenar” las reformas estructurales (“locking-in” decían sus creadores), esto es, hacerlas irreversibles. El TLCAN es entonces parte de un mismo proceso de avasallamiento económico, político, social y cultural que comenzó en México con la implantación forzada de un nuevo modelo neoliberal de acumulación, una industrialización orientada hacia el mercado externo, especialmente a la región de América del Norte en donde hoy participamos con poco más del 40 por ciento del comercio total.
En términos del modelo económico neoliberal, explícito e implícito en la lógica de la integración económica de México con Estados Unidos, puede probarse que ha habido un continuum doctrinal-económico que afectó estructuralmente a México, de ahí la futilidad teórica de querer separar muchos acontecimientos económicos como si fueran ajenos al TLCAN.
Como el título de nuestro ensayo lo sugiere sin pretender escandalizar, en el diseño político de un estatus neocolonial (es obvio que evocamos a Lenin señalando que la posesión de colonias era, hacia 1880, la única garantía de éxito en la lucha intermonopólica) hay tres roles estratégicos para Estados Unidos que el TLCAN ha buscado afianzar en el país: el doble papel de abastecedor de energía y de mano de obra abundante y barata por un lado; por el otro, el doble papel de una economía exportadora de manufacturas, fuertemente adicta a las importaciones agrícolas y manufactureras.
En el proceso, hemos ido perdiendo capacidad de autonomía sobre la política económica nacional, cuyas orientaciones centrales se deciden unilateralmente desde aquel vecino país, un auténtico Hegemón en la región y la economía mundial .

 

I. Impresiones estilizadas sobre la dimensión real del desastre del neoliberalismo y el TLCAN para el país

Entre los hechos recientes que ayudan a pintar un cuadro impresionista de los saldos más destacables del TLCAN (y hasta por encima de lo dispuesto en él), queremos recurrir al auxilio de tres pinceladas: la primera, recordando que con Raúl Muñoz Leos como director general, un empresario llegado directamente de la cúpula corporativa de una trasnacional estadounidense, en el primer trimestre de 2004, PEMEX enviaba a Estados Unidos el 90 por ciento de su plataforma total de exportación de petróleo crudo.
En el mismo lapso, la empresa había bajado los precios de todos los crudos que exporta a la “región” de América del Norte, lo que daba una reducción real de entre 15 y 30 centavos de dólar por barril (el crudo tipo Istmo con la menor baja y el tipo Maya con la más alta). En sintonía y como la otra cara de la misma moneda, a principios de junio de este año, PEMEX anunció que subía en 2 centavos el precio de la gasolina Magna y en 21 centavos el de la gasolina Premium, que representan respectivamente el 82 por ciento y el 18 por ciento del consumo diario nacional.
Para entender cabalmente lo que ocurre al respecto, recordemos también que PEMEX importará en este año productos petrolíferos por valor de más de 4 mil millones de dólares. Somos, pues, exportadores de crudo e importadores de gasolinas, esto es, de productos refinados . Es difícil argumentar que ésa no es una relación de carácter típicamente colonial: exportador de materias primas, importador de productos procesados.
Eso no es todo, pues hay que considerar los alcances de esas realidades a la luz de un contexto públicamente admitido de reservas probadas de crudo “sólo para los próximos 11 años”, aunque para atenuarlo PEMEX haya venido insistiendo en una “recuperación de reservas” porque durante 2003 se descubrieron 41 yacimientos de crudo y gas, lo que permitió elevar la tasa de reposición de reservas a 45 por ciento de la producción . Sin embargo, las estadísticas de la empresa muestran claramente que las reservas totales (compuestas por las probadas, probables y posibles) han caído en 13.4 por ciento, entre 1999 y 2003, y tan sólo las probadas descendieron 41.3 por ciento; aunque en conjunto el porcentaje es menor debido al aumento en las categorías de probables (+40.2 por ciento) y posibles (+13.4 por ciento) .
La producción petrolera de PEMEX ya tiene como prioridad, abastecer de crudo a Estados Unidos y comprar desde ahí la gasolina que consumimos; y, por si ello reafirmara poco el carácter colonial de la relación, digamos que PEMEX soporta además una deuda externa “tradicional” de 7 mil 753 millones de dólares, a la que ahora debemos añadir el fardo de una deuda “novedosa” por estar fuera de presupuesto mediante el mecanismo de PIDIREGAS (Proyectos de Infraestructura con Impacto Diferido sobre el Registro del Gasto), deuda que ascendía en este año a 28 mmdd.
Como vemos, el parasitismo financiero del capital privado nacional e internacional es el factor básico que hoy decide las prioridades productivas, las políticas de precios y las opciones financieras de la empresa pública más importante de México; otro rasgo neocolonial.
La segunda pincelada de nuestro cuadro impresionista es para recordar que, en el mismo periodo del foxismo, las cifras del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos indicaban 2 mil 500 mexicanos indocumentados deportados por día. Según estimaciones de diversos expertos, hay evidencias de que durante el gobierno foxista se saltó de 500 mil a 800 mil indocumentados mexicanos de ingreso por año a Estados Unidos, de los cuales alrededor de 500 mil logran permanecer allá.
Eso significa que en México hay ahora centenares de pueblos semiabandonados, con miles de hogares y de familias separados, centenares de miles de jóvenes llenos de miedo a la deportación, aunque cargados de sueños sobre un futuro que nuestra economía no ha podido darles. Ese complejo fenómeno no se frena con acciones limitadas a la creación de empleos en las zonas más deprimidas de México; de ahí la falla intrínseca del pomposo “Acuerdo para la Prosperidad” firmado por George Bush y Vicente Fox en 2003 .
La criminalización de los migrantes es un problema que afecta no sólo a nuestros compatriotas, sino que se refleja con alarma en una tenebrosa estadística y en otras realidades: tan sólo entre 1998 y 2004 han muerto 2 mil personas tratando de cruzar la frontera norte. Eso se refleja también en la militarización creciente de la frontera sur y en el reporte crecientes de detenciones de migrantes centroamericanos cuyo destino era Estados Unidos y que han sido interceptados por policías federales y estatales y el ejército en Chiapas, Tabasco, Veracruz y Oaxaca, central aunque no exclusivamente; pero, sobre todo, alarma el despliegue publicitario de la criminalización utilizando como amenaza un supuesto desbordamiento de las bandas de delincuentes centroamericanos, ejemplarizada en la temible “mara salvatrucha”.
Al mismo tiempo y a cambio de la contención y criminalización de los migrantes centroamericanos desde nuestra frontera sur, en los hechos se ha contado con cierto estatuto preferente por parte de Estados Unidos, pues el grueso de las visas legales y el mayor número de trabajadores temporales procedentes de México excede a los de cualquier otro país (139 mil 587, en 1990; 196 mil 760, en 1995; y 592 mil 994, en 2001); pero el rasgo más significativo de cambios está en que el 35 por ciento de las visas para trabajadores temporales en EU se dieron a individuos de países de la región de Norteamérica, esto es Canadá y México, aunque es preciso reconocer que el primero es el más dudosamente beneficiado porque de allí procede el menor flujo aunque es el mayor en número de visas y se trata de trabajadores altamente calificados .
La reserva de mano de obra joven, abundante y barata que es México tiende a cumplir su “rol complementario” como fuente abastecedora de mano de obra para actividades en reestructuración dentro de Estados Unidos, en cuyo patrón demográfico predomina la población de mayor edad y en donde la segmentación extrema del mercado laboral asigna a otras nacionalidades las ocupaciones más calificadas y mejor remuneradas .
Así lo indica la propuesta de George Bush presentada el 7 de enero de 2004, que muestra con claridad las estrategias que hoy se debaten en aquel país, para administrar manipuladamente un flujo de trabajadores altamente vulnerables en sus derechos.
Los mexicanos representan poco menos del 60 por ciento de los 9 millones de migrantes indocumentados que hay en Estados Unidos y de los cuales trabajan 6 millones, lo que indica que hay una masa de mano de obra joven (el grueso son menores de 30 años) y barata (la mayor parte de los indocumentados ganan menos de la mitad del salario mínimo), altamente expuesta al riesgo de la deportación; por eso, no es raro que Bush la maneje binacionalmente bajo un “acuerdo de trabajo temporal”.
Ese flujo de migrantes indocumentados llega a ampliar la masa de trabajadores de bajos salarios en EU que ya alcanza cerca de 43 millones y son quienes trabajan en las industrias denominadas de las 3-D (dirty, dangerous, disgusting, esto es con trabajos sucios, peligrosos, repugnantes) .
La tercera pincelada del cuadro impresionista que queríamos pintar se obtiene con datos del Banco de México que dicen que, en los primeros cinco meses del año en curso, los migrantes mexicanos en Estados Unidos enviaron al país remesas por 6 mil 325 millones de dólares, lo que al final de año hará un total superior a 14 mmdd, esto es, un ingreso mayor que el recibido por las exportaciones de manufacturas y ligeramente debajo de las petroleras, reforzando la fuerte dependencia colonial respecto al Imperio.
El deslucido “gobierno de la alternancia” acepta ya como “hecho natural” la imposibilidad de la creación de empleos suficientes en el país y está auspiciando un triple acomodo oportunista frente al drama de la migración, renunciando desde nuestros consulados a la defensa de los derechos de los migrantes, propagandizando entre los mexicanos residentes en Estados Unidos que el plan migratorio de George Bush “es mejor que nada” y, más recientemente, admitiendo frente a la magnitud de las últimas cifras de deportados, que la migración es una sangría de riqueza para el país y por eso “debe preocuparnos”.
El telón de fondo de la avalancha migratoria está en los intercambios agrícolas fomentados por el TLCAN, que también operan bajo los criterios de “complementariedad”, ya que el patrón de especialización resultante está llevando a los productores mexicanos a concentrarse en la producción hortofrutícola y a salirse rápidamente de la producción de maíz y otros granos básicos, por la imposibilidad objetiva de enfrentar la oleada de importaciones (en maíz el 98 por ciento del total de compras mexicanas proceden de Estados Unidos), pero además tenemos una balanza agrícola crecientemente deficitaria y una pecuaria que se deteriora.
Nuestros productores no pueden competir en la producción de granos básicos porque no cuentan con subsidios como en Estados Unidos, porque carecen de créditos, de tecnología y hasta de riqueza natural en sus suelos; de ahí que las importaciones los hayan empobrecido y si se mantienen en la siembra y cosecha de maíz es por razones históricas y culturales y porque dependen de ella alrededor de 18 millones de personas .
Ello explica por qué a principios de 2003 presionaron a las organizaciones corporativas priistas a protestar en la Ciudad de México. Con la bandera de “el campo no aguanta más”, exigieron una moratoria al apartado agropecuario del TLCAN y su renegociación inmediata, sacar el maíz y el frijol de los tratados comerciales, reestructurar la agricultura con participación de los campesinos, contar con calidad y sanidad en los alimentos para los consumidores y el reconocimiento a los derechos y cultura de los pueblos indios conforme a los Acuerdos de San Andrés .
 

II. Del PRI al PAN, cambio de nombre pero no de proyecto: avanza la asimilación neocolonial con Estados Unidos


Aunque Carlos Salinas de Gortari insiste en sus libros y artículos que el TLCAN se le ocurrió a él después de un viaje a Europa, hay evidencias pasadas y presentes suficientes que prueban que el proyecto no sólo no estuvo nunca en sus discursos como candidato ni como parte de su estrategia en los planes de desarrollo como gobernante, sino que, además, desde principios de los ochenta, la regionalización sí era una estrategia de Estados Unidos para enfrentar la pérdida de competitividad de sus empresas en la economía global y en su propio mercado interno.
Es importante identificar la paternidad del proyecto integrador regionalizado porque explica en parte su carácter neocolonial, su naturaleza neoliberal, sus objetivos y resultados socialmente depredadores.
Mediante el TLCAN, Estados Unidos usó a Canadá primero, a México después y finalmente a los dos como cartas de negociación para rendir las resistencias de sus opositores en la Ronda-Uruguay del GATT. Mediante el TLCAN, Estados Unidos dio un vuelco a su favor en la relación con Canadá y amarró en México el cambio estructural que nos habían impuesto a lo largo de los ochenta los organismos financieros internacionales: una apertura comercial unilateral, la redefinición minimalista del papel del Estado en la economía (que implicó la restricción severa de un Estado de Bienestar más bien modesto hasta el desmantelamiento implacable del proteccionismo que defendía a productores y banqueros nacionales) y la desregulación de las inversiones y los accesos al mercado en sectores estratégicos como el financiero, el agrícola, la industria automotriz, el transporte aéreo y terrestre, así como las telecomunicaciones.
Con el TLCAN, no sólo se formalizó un régimen de acumulación norteamericano por sus fundamentos y por la intención de aprovechar a favor de EU las asimetrías existentes, sino porque las reglas del neoliberalismo fueron construidas a imagen y semejanza tanto de la normatividad estadounidense como de su proyección imperial y porque sus alcances preferenciales regionalizados buscaban el beneficio de las empresas trasnacionales con base en Estados Unidos, las grandes ganadoras con el TLCAN.
Hoy estamos más bien a punto de que las asimetrías cobren a Estados Unidos su prepotencia, su soberbia y su ambición neocolonial, pues con el mediocre crecimiento económico de México (menos de 1 por ciento promedio anual en los ochenta, poco más de 3 por ciento en los noventa y alrededor de 1.5 por ciento de 2001 a la fecha), el deterioro social por el desempleo (aunque la tasa abierta sea baja por la forma que tiene el gobierno de medirla), los bajos salarios y la miseria creciente (casi 60 por ciento de los mexicanos en nivel de pobreza), se ha generado un descrédito político del modelo neoliberal, de las reformas estructurales, del TLCAN y hasta de la imagen sobre una supuesta “buena voluntad del vecino”.
Es real la amenaza de que el proceso integrador regional se revierta como pesado lastre desestabilizador de todo el Hemisferio y ya no sólo como un sentimiento antinorteamericano, sino más concretamente como una actitud profundamente antineoliberal y clasista por los despidos de trabajadores, los ajustes fiscales, el deterioro de los salarios y la ausencia de los beneficios prometidos . Ya en noviembre de 2003, los trabajadores electricistas organizaron una enorme manifestación en repudio a la privatización dentro del sector eléctrico, lo que indica que el descontento en México hoy tiene amplias bases urbanas y rurales.
En la batalla global por la competitividad, Estados Unidos está políticamente desacreditado por su ambición de engullir a todo el hemisferio bajo los alevosos principios del TLCAN, sólo que ahora mediante el proyecto de un Área de Libre Comercio de Las Américas (ALCA) que ha copiado los contenidos del TLCAN y que no esconde sus pretensiones coloniales con respecto a América Latina, que en términos del fracaso del modelo es obvio que ya asimiló el efecto “tequila” .
Para superar la falacia de que con el TLCAN todo sería maravilloso si no hubiera sido por el “error de diciembre”, queremos destacar que, desde el principio hasta el final, en la negociación del TLCAN el gobierno priista de Carlos Salinas de Gortari y su gabinete económico dejaron que se impusiera a México el peor de los caminos para la integración económica con Estados Unidos, pues ni pelearon por que se reconociera la necesidad de dotar de “fondos financieros” para amortiguar los efectos del ajuste estructural que implicaba –como fue el caso europeo con las ayudas a las economías y regiones más débiles– ni se exigió ligar los cambios económicos a esquemas financieros de ayuda internacional, como ha sido el caso en las economías de Asia-Pacífico.
En realidad, las ideas pragmáticas del PRI en los tiempos del salinismo, de que “no queremos ayuda, queremos comercio” y de que podemos negociar al tú por tú porque “ya somos una economía de primer mundo”, sirvieron a Estados Unidos como anillo al dedo para negar la evidencia abrumadora de las asimetrías, negar la necesidad de negociar recursos de apoyo y esconder el hecho de que de los tres socios del TLCAN, la de México sería la economía que sufriría los impactos más severos, incluyendo el hecho no reconocido ni valorado de que nuestros socios también pretenden especializarnos como basurero de desechos tóxicos de la región. Todo se sacrificó en aras de ganar la legitimidad que el PRI y Salinas habían perdido en las elecciones de 1988.
Ahora bien, aún hoy, algunos sostienen que el balance del TLCAN debe hacerse a más largo plazo porque “diez años son muy pocos”. Aún hoy, no atribuyen al TLCAN ninguna responsabilidad en la crisis financiera de 1994, pero sí en la rápida recuperación de ella .
La realidad, para decirlo coloquialmente, es que con diez años de experiencia es más que suficiente y hay conciencia masiva de que “el gozo se fue al pozo”. Por eso y para profundizar en sus negocios con un mínimo de legitimidad, tienen que vendernos como promesa lo que hace mucho no tenemos ni nos dio el TLCAN: una sociedad próspera.
Fox ha sido el encargado de dar continuidad a las reformas estructurales neoliberales. Por eso, aunque a la postre ha resultado vendedor de promesas vanas y optimista incurable hasta frente a sus propios fracasos personales, el verborreico y desconcertante empresario panista Vicente Fox ha mantenido una coherencia estratégica: desde principios de su gobierno, anunció que, en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC), iría con Estados Unidos tras la consecución de un TLCAN-plus, esto es, de una profundización del acuerdo inicial.
A cuatro años de su gobierno, constatamos que en eso sí no quita el dedo del renglón, pues en un taller empresarial para que debutara en sociedad el sucesor del TLCAN, “La sociedad para la prosperidad”, realizado a fines de junio de 2004 en Guadalajara, destacó que como parte del “futuro común que todos debemos construir está la integración con Estados Unidos de los sistemas financiero, energético, aduanal, de telecomunicaciones, así como la alineación de instituciones y leyes como parte de la conformación de un bloque económico”.
En el mismo evento citado, el otro vocero oficial del gobierno panista, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, puso en circulación los elementos que fundamentaban su balance y las líneas de desarrollo futuro: el TLCAN debe iniciar una nueva fase para integrar a los tres países en “un solo bloque estratégico que permita enfrentar la creciente competencia de Asia y otras regiones”.
Con el TLCAN, añadió Derbez, “México ha aumentado la productividad y su participación en las exportaciones mundiales”, pero América del Norte necesita “una política común de educación, desarrollo científico y tecnológico y capacitación de la mano de obra, también requerirá mercados de capital comunes y un sistema legal uniforme que dé seguridad a largo plazo a los inversionistas, debe crearse un perímetro de seguridad básico, así como armonizar las normas de higiene y de salud, contar con proyectos de infraestructura que no compitan y crear un mercado de trabajo regional y corregir los desequilibrios en el desarrollo” .
Pareciera, pues, que ésas son las áreas de una nueva “negociación”, pero, si nos fijamos con cuidado, corresponden fielmente a la agenda de las llamadas “reformas estructurales de segunda generación” enarboladas como imprescindibles e inevitables por el gobierno foxista.
Durante el gobierno panista de Fox y a raíz de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, sobre las cuestiones de seguridad y migración Estados Unidos decidió unilateralmente la creación del Comando de Norteamérica (que engloba a Canadá y México), la imposición de la vigilancia por el FBI de los aeropuertos mexicanos y aun podríamos argumentar que está detrás de la más reciente promoción televisiva de la necesidad de implantar la pena de muerte contra los secuestradores, pues es otro elemento clave para completar en América del Norte el clima de endurecimiento contra el terrorismo y, en nuestro país, de endurecimiento “contra la delincuencia organizada”.
De esas medidas adoptadas desde el 11 de septiembre de 2001, emergen también con fuerza las políticas estadounidenses de criminalización creciente de los migrantes, que dentro de nuestro país se expresan mediante la aceptación operativa de un perímetro de seguridad básica que ya se extiende desde Estados Unidos hasta la frontera de México con Centroamérica .
En concreto, el acoso creciente a los inmigrantes indocumentados puede verse en julio de 2004 con el anuncio de un doble programa de retorno de los atrapados por la patrulla fronteriza: el “Programa Piloto de Repatriación Voluntaria de Migrantes Mexicanos” a firmarse próximamente entre Estados Unidos y México; y el “Acuerdo de Repatriación Segura y Ordenada de Extranjeros Centroamericanos” que ya fue firmado por los gobiernos de México y Guatemala, pero que despliega unilateralmente el Instituto Nacional de Migración de la Secretaría de Gobernación .
Ya hemos dicho que el perímetro de seguridad, en materia migratoria, comienza en la frontera sur de México; por eso, las detenciones de migrantes indocumentados en la zona crecen vertiginosamente. En esta materia, las órdenes del imperio no se discuten: se acatan y se cumplen.
Respecto al delicado tema energético, insistimos en lo dicho: el gobierno panista ha empujado en los hechos y unilateralmente, como lo exige el gobierno de George Bush Jr., una desregulación energética, una política de precios preferenciales y la exportación masiva del crudo a Estados Unidos. En efecto, sin capacidad política para construir una coalición legislativa que haga viables las reformas constitucionales respectivas, el gobierno de Fox decidió unilateralmente avanzar en la concesión de ilegales contratos de servicios múltiples (CSM) con empresas trasnacionales, lo que ha generado una conflictiva disputa judicial sobre el tema , a la que se ha sumado el malestar nacional por la actitud depredadora de las reservas de PEMEX y por la discriminación de precios que la empresa tiene en contra de los consumidores mexicanos. Un litigio largo y complejo, judicial, político, social, se avecina en este tema.
En educación, también unilateralmente, el gobierno foxista empuja cambios drásticos en los contenidos de historia de la educación pública secundaria y cambios conceptuales en la universitaria tecnológica, para cumplir con una vieja exigencia de las élites estadounidenses de modificar nuestras identidades disminuyendo los contenidos de historia sobre nuestras culturas indígenas, borrando el robo de la mitad de nuestro territorio y ahora tratando de “formar alumnos que se adapten pronto a otras culturas” .
Respecto a la reforma de la seguridad social, no cabe duda de que, en el contexto que llevamos analizado, las propuestas de corte empresarial de desmontar el régimen de pensiones y jubilaciones del IMSS son sólo la cabeza de playa de un gran proyecto global privatizante, que pretende llevar el esquema de las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES) hasta sus últimas consecuencias depredadoras: la apropiación del uso privado del fondo de ahorro de los trabajadores. La privatización de la seguridad social, no lo olvidemos, es ingrediente clave de las ahora llamadas “reformas estructurales de segunda generación”, que coinciden puntualmente con las pretensiones globales de liberación del sector de los servicios y de destrucción del Estado de Bienestar que se negocia solapadamente en el GATS y la OMC.
En el tema del desarrollo de la infraestructura, la miseria presupuestal que ha impuesto el neoliberalismo sobre las finanzas públicas de México desde los tiempos del priista Ernesto Zedillo para “prevención ante riesgos de recaídas en la crisis”, en rigor, se combina no tan paradójicamente con la lógica de desarrollar como prioridad la infraestructura carretera y, dentro de ella, las carreteras que ligan al sureste de México con Estados Unidos, sin olvidar que el sur-sureste del país concentra una parte mayoritaria del petróleo, el agua, la electricidad, el gas, los recursos forestales y la biodiversidad con que contamos .
En resumen, el gobierno panista de Vicente Fox continúa trabajando activa y unilateralmente en la agenda de profundización de la integración de México con Estados Unidos y avanza, en ello, de manera segmentada, consolidando la integración realmente existente en la zona norte y promoviendo “planes de desarrollo” para abrir, desregular y privatizar todo lo que se pueda en el sur-sureste del país, reserva estratégica de nuestros recursos naturales y culturales más preciados: comunidades indígenas, petróleo, gas, electricidad, agua, biodiversidad.
El panismo confía en que la integración profunda nos hará olvidar al TLCAN porque en adelante se llamará “Sociedad para la Prosperidad”. Como ya hemos probado con Vicente Fox, las reformas de segunda generación, si no se legitiman en el Congreso, se imponen por la vía de los hechos: neoliberalismo a fuerzas.

 

III. Promesas y realidades de la integración: un recuento elemental

El periodista y fotógrafo estadounidense David Bacon nos recuerda que, dentro de EU, el TLCAN fue ofrecido bajo la promesa de que aliviaría en México las presiones a emigrar y que disminuiría el flujo de migrantes. Fue precisamente el entonces presidente Carlos Salinas quien antes de la firma del acuerdo hizo un recorrido por varias ciudades de Estados Unidos advirtiendo que, si el TLCAN no se aprobaba, una avalancha de mexicanos se vería forzada a emigrar hacia el Norte. “Sólo el TLCAN, aseguraba Salinas ante sus audiencias, podría crear los empleos y elevar los salarios en México y, por lo tanto, aliviar la presión a migrar” .
Veamos entonces lo que pasó con el empleo y los salarios desde los tiempos de Miguel de la Madrid (1982), pasando por los de Salinas de Gortari (1988) y Ernesto Zedillo (1994), hasta bien entrados los tiempos de Fox (2004), remarcando que es el largo periodo de operación real del modelo neoliberal el que cubre y sobrepone la puesta en marcha del TLCAN.
Dijimos que el TLCAN tenía como objetivo amarrar las reformas estructurales aplicadas en los ochenta y aunque en el caso de la política salarial ningún documento oficial reconoce la contracción salarial como meta, sería ridículo sostener que el deterioro de los salarios ha sido un resultado “no esperado”, pues el discurso de la austeridad primero, de los pactos económicos después y finalmente el de preservar la competitividad, ha insistido en eso, ya fuera mediante la “concertación” entre los actores sociales y/o prometiendo el equilibrio entre precios y salarios. Concertados o por la fuerza, los topes salariales se impusieron como triste realidad de millones de trabajadores mexicanos.
En épocas de fuerte inflación, el rezago del poder adquisitivo fue tremendo y descarado cuando hubo devaluaciones; en los tiempos de baja inflación, los aumentos de acuerdo no con el deterioro acumulado por los salarios, sino según la “inflación esperada”, han jugado como mecanismo estelar.
El resultado concreto es que esas políticas han mantenido artificialmente deprimido el poder adquisitivo de los salarios en México, en aras de mantener nuestra “competitividad”. El salario mínimo general a precios de 1994 y deflactado con el índice nacional de precios al consumidor, era de 15.91 pesos diarios, en tanto que para 2000 era de sólo 10.58 pesos diarios.
De acuerdo con diversas fuentes mexicanas, el deterioro de los salarios reales, desde que el TLCAN entró en vigor y hasta la fecha, indica una pérdida de 80 por ciento en el poder adquisitivo de los salarios mínimos y, como es en la zona fronteriza donde es más alto el nivel de dichos salarios, se explica que el primer impulso a la migración se haya vuelto imparable aún en la frontera.
Los datos del salario horario en la manufactura mexicana, respecto a su equivalente en Estados Unidos, son que representaba apenas el 22 por ciento en 1980, pero cayó al 12 por ciento en 1983, pasó al 15 por ciento en 1994 y cayó a 8 por ciento en 1996, aunque en 2000 andaba del orden de 10 por ciento . Como vemos, la caída salarial nos dice que dentro de la región del TLCAN el nivel general de salarios está comprimido a la baja por el efecto de ancla que tienen los niveles de los salarios mexicanos.
Ese es nuestro “exitoso aporte” a la competitividad de la región y fue posible por la debilidad general que impuso sobre los asalariados el desempleo, por la represión a la actividad sindical independiente y por el control corporativo de los sindicatos.
Veamos entonces el recuento por el lado del empleo, donde los expertos coinciden en señalar que ha sido una de las grandes fallas del TLCAN, que prueba que, en nuestro caso, el aumento exponencial del comercio no significa mejora automática en el bienestar debido a varias tendencias: uno, a la insuficiente generación de empleos incluso para sólo enfrentar el reto de una población que se incrementaba en un millón de personas a la edad de trabajar durante los últimos catorce años.
Dos, debido a la precarización de los pocos empleos generados, esto es, a la creación de empleos en microempresas de hasta 5 personas o en ocupaciones de tiempo parcial. Tres, por la lenta e insuficiente generación e inclusive pérdida de empleos industriales (pasaron de 1 millón 390 mil, en 1994, a 1 millón 80 mil, en 1996, a 1 millón 400 mil, en 2000 y a 1 millón 260 mil, en 2004). Y cuatro, por la destrucción masiva de empleos en la agricultura (ahí tuvimos una pérdida de casi millón y medio de empleos entre 1993 y 2004), así como una ampliación relativa de las ocupaciones en el sector de los servicios .
El deterioro salarial estructural, más la debilidad crónica en la generación de empleos formales, la oleada de importaciones quebrando a productores, así como las devaluaciones periódicas del peso frente al dólar, son los factores que han empujado crecientemente a emigrar.
Pero no sólo eso, pues del otro lado, esa presión expulsora ha coincidido con la fuerza centrípeta de la reestructuración estadounidense en la industria, la agricultura y los servicios, que aunada al cambio demográfico que alteró el peso de sus regiones dentro de Estados Unidos, también se convirtió en un poderoso factor de atracción de una enorme masa de trabajadores migrantes.
Sabemos que en los últimos años éstos ya no son campesinos en su mayoría, ni en su origen ni en su destino, sino que ahora predominan entre los migrantes mexicanos los jóvenes (hombres y una proporción creciente de mujeres), urbanos y aptos para el trabajo industrial y los servicios, incluyendo un sector amplio de trabajadores con nivel de educación universitaria, cuya formación previa representa un enorme ahorro para Estados Unidos y para México una inaceptable transferencia y desperdicio de recursos humanos .
Recordemos, además, que el TLCAN fue ofrecido como un tratado que estaba pendiente de la vigencia y respeto a los derechos laborales. La realidad es muy otra: en materia laboral, como parte integral del TLCAN podemos contabilizar violaciones sistemáticas al derecho de organización sindical, especialmente en la zona norte de México.
Cuando los trabajadores de las maquiladoras se han lanzado a la lucha, la respuesta ha sido el cierre de plantas, el rompimiento de las huelgas, la represión física y la intimidación sistemática. En diez años de vigencia del TLCAN, en la industria maquiladora no ha sido legalmente reconocida ninguna organización sindical .
Si se había anunciado que con el TLCAN el esquema de las “maquiladoras” tendería a desaparecer, las evidencias indican lo contrario más allá de la fuerte sensibilidad histórica que han mostrado ante el ciclo económico estadounidense: no sólo siguen creciendo en forma impresionante y son una de las fuentes de empleo de mayor dinamismo, sino que el “núcleo exportador” es pequeño (no son más de 3 mil empresas) y en conjunto no representan más del 5.6 por ciento del empleo total nacional . Más grave es que avanzan hacia el interior del país y hacia el Sur-sureste ofreciéndose como gran alternativa.
En otro orden, el TLCAN se presentó en su momento como un tratado “verde” por sus preocupaciones ambientales, pero la realidad es que ha empujado a la especialización del país como basurero de desechos tóxicos. En estos últimos diez años, se han multiplicado los proyectos de construir basureros para desechos peligrosos en Baja California, Sonora, Chihuahua, San Luis Potosí e Hidalgo, para sólo mencionar los casos más conocidos por la opinión pública mexicana.
En suma, bajo el esquema actual del TLCAN y el neoliberalismo, no hay margen de maniobra para atender creativamente la magnitud y la complejidad de los intereses vitales de la gran mayoría de los mexicanos. Hemos vivido un crecimiento económico errático, se ha concentrado aún más el ingreso, el deterioro social abarca a decenas de millones de mexicanos desempleados, la inestabilidad financiera está contenida pero sigue a la orden del día y los esquemas de libre comercio sólo ahondan la ruina de los micro, pequeños y medianos empresarios.
En un entorno que previsiblemente estará cada día más marcado por relaciones intergubernamentales antagónicas, resistencias sociales más claras y aguerridas, crisis política más profunda y estancamiento económico sin perspectiva, podemos augurar que la “Sociedad para la prosperidad” perderá su atractivo con rapidez superior a como la perdió Fox.
Deben, pues, replantearse a fondo, no profundizar, los esquemas de libre comercio, para formular un acuerdo norteamericano primero y hemisférico después que asuma las asimetrías, reconozca la realidad de las migraciones, reconozca la importancia de una redefinición profunda de las políticas de desarrollo, reconozca las diferencias intra-regionales y la necesidad de contar con políticas públicas activas para equilibrarlas y que respete la diversidad cultural y la especificidad de las instituciones y las comunidades nacionales e indígenas.
Es un camino largo y difícil, pero –como no hay marcha atrás en la integración– tenemos que avanzar en las alianzas sociales a nivel continental, comenzando con las fuerzas sociales que dentro de Estados Unidos y Canadá resisten al neoliberalismo y al imperialismo.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet