OBSERVATORIO DE LA ECONOMÍA LATINOAMERICANA

 

Revista académica de economía con el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas  ISSN 1696-8352.
Vea aquí los números más recientes.

 

ECONOMÍA DE ECUADOR 

EL MODELO ECONÓMICO INDUSTRIAL EN EL ECUADOR

 


 

Carlos Alfredo Uquillas (CV)
auquillas@fundacionesperanza.org.co

 

1.1.- INTRODUCCIÓN

El presente trabajo, tiene como objetivo estudiar y analizar brevemente el desarrollo económico industrial del Ecuador; Los periodos Agroexportador y Desarrollista se revisarán en forma general, en tanto que el periodo de Ajuste Estructural (Neoliberalismo) se analizará en forma particularizada. Analizaremos el Producto Interno Bruto, la inversión, la industrialización y en conjunto el Fenómeno Político en relación con la economía.

Además del análisis de los hechos, estadísticas y fenómenos económicos más relevantes, para caracterizar cada periodo en estudio se intentará dar un enfoque institucionalista de los paradigmas y concepciones dominantes, los cuales son conceptos mucho más explicativos de las transformaciones sociales, políticas y económicas acaecidas en el país durante el siglo pasado.

El pasado ha sido estudiado sobre todo como fuente de explicación de la realidad socio-económica contemporánea, principalmente la etapa Agroexportadora con herencia colonial profunda, en la que inicialmente se formó algunos núcleos incipientes de producción y de explotación de la fuerza de trabajo y la conformación de relaciones sociales de dominación.

 

Para ver el artículo en formato completo comprimido zip pulse aquí


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Uquillas, C.A.: "El modelo económico industrial en el Ecuador" en Observatorio de la Economía Latinoamericana, Número 104, 2008. en http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/ec/2008/au.htm


 

Durante gran parte de nuestra historia económica, prácticamente desde la independencia en 1824 hasta 1950 el manejo de la economía por parte de los gobiernos de turno se basó en la administración de la política monetaria y cambiaria, salvo pequeños periodos de excepción verificados en determinados gobiernos; Sin embargo también se observa que el Estado respondió en determinadas etapas de su historia a circunstancias más complejas, como el manejo de la moneda, tipo de cambio, transporte, comunicación, educación y saneamiento, pero estos son periodos de excepción; lo común era ver al Estado administrando la política monetaria y cambiaria.

En lo referente al comercio exterior, el sector exportador es el de principal importancia. De 1860 a 1920 comprende la denominada época cacaotera, cuya participación llegó a ser muy significativa en el total de la producción exportable del País. Luego el Ecuador entra un extenso periodo de transformaciones y conflictividad económica y política, las que están directamente ligadas a la producción cacaotera y al mercado internacional de dicha fruta.

El tramo de 1948 a 1965 es de gran importancia; en primer término porque comprende el auge bananero. Efectivamente la producción bananera es la que introduce al país dentro de las relaciones capitalistas modernas, así también el pago asalariado a trabajadores campesinos, modalidad que hasta ese entonces en el agro era casi nula; Y en segundo lugar tiene importancia esta etapa económica porque forma parte del periodo Desarrollista.

La economía ecuatoriana luego de su independencia tuvo un incipiente desarrollo, incorporándose al comercio internacional con exportaciones de productos agrícolas primarios, mercado que en ese entonces estaba dominado por el imperio Ingles.

Este periodo también se caracteriza por la utilización de las ventajas comparativas con la especialización en la producción de bienes agrícolas primarios bajo la utilización de modalidades precarias de explotación de la fuerza de trabajo indígena en las formas ya conocidas obrajes, mitas y encomiendas.

La producción bananera en el país permitió emprender un débil proceso de industrialización orientada por los lineamientos recomendados por la Comisión de Estudios Económicos para América Latina CEPAL, Organismo que institucionalizó en América del Sur el Modelo de Industrialización Sustitutiva de Importaciones ISI, el cual buscaba eliminar la importación de bienes de consumo e intermedios y erradicar el modelo Agroexportador de productos primarios que desde la independencia lo habíamos venido manteniendo; forzando en lo posible la modernización de la economía a través de la demanda interna para que sea ésta la generadora de una alta capacidad de empleo y valor agregado. El Modelo de Industrialización Sustitutiva de Importaciones ISI se basó en la interpretación Latina de la Teoría Modernizadora dominante en el mundo de la Post Guerra, la que sostenía que para alcanzar el desarrollo había que lograr un crecimiento económico sostenido, para lo cual la política del gobierno debía centrar su acción en los sectores de alta productividad como era el caso del sector industrial.

El Modelo de Desarrollo adoptado por el Ecuador desde 1950 acogió las recomendaciones de la CEPAL, en la que se señalaba que el rol central del Estado era la de suministrar servicios públicos, realizar obras de infraestructura y las demás que sean necesaria para crear la superestructura industrial que se consideraba indispensable para el desarrollo.

A partir de 1972, año en que empieza la gran explotación petrolera en el país el proceso de industrialización se intensifica el cual permitió generar ahorro interno e inversión y crecer la economía a tasas sin precedentes. Con el aumento de los precios del barril de petróleo la economía se intensifica.; solo en el periodo de 1970-80 la producción total del país se duplicó creciendo a un promedio anual del 9%. Según estudios la población creció a un ritmo del 2,9% anual, lo que permitió generar un incremento acumulado del producto per cápita del 75%. Los ingresos petroleros dieron lugar a que los gobiernos militares de la época incrementen sus gastos en forma desmedida, y producto de ese excesivo egreso corriente causó fuertes desequilibrios fiscales. La inflación en esta etapa no se disparó solamente porque el tipo de cambio permaneció estable durante todo este periodo debido a la capacidad exportadora del país y al fácil acceso al mercado financiero internacional, motivo éste último que condujo a un acelerado endeudamiento externo tanto público como privado. Mientras tanto la inversión publica descendió porcentualmente hasta el final de la década, igualmente la inversión privada experimentó un gran crecimiento en términos absolutos, sin embargo se advierte que la inversión total se mantuvo en los porcentajes que históricamente se habían venido dando.

Conforme queda anotado, gracias al petróleo y al endeudamiento externo el tipo de cambio permanece estable hasta el final de los 70, el que originó un cambio en la estructura del consumo pasando al componente de bienes importados y que la inflación interna supere la internacional en las décadas subsiguientes. La acumulación de recursos en el sector industrial urbano ocasionó la migración campesina a las ciudades, transformando su estructura que es desapercibida en términos de contabilidad nacional pero apreciable en el nivel de bienestar y cambio estructural observados; así, a finales de 1962 más de la mitad de la PEA se hallaba en el campo y para 1982 la mayoría se encontraba en la ciudad.

No hay duda que el modelo de Industrialización Sustitutiva de Importaciones formó un pacto implícito de “Modernización Social” entre trabajadores, empresarios y políticos, porque pudo consensuar un conjunto de instrumentos proteccionistas, el que se constituyó en la primera política de Estado; en unión con el progreso y desarrollo que se alcanzó; se llegó a pensar que era la mejor alternativa para superar el subdesarrollo.

Este Modelo Económico por perseguir la industrialización es Intervencionista. Por modificar la estructura como la tenencia de la tierra y el régimen tributario se lo considera como Reformista; Por regular los mercados internos y planificar la economía para realizar las inversiones públicas como privadas es llamado Tecnocrático; Por utilizar el proteccionismo arancelario, la selectividad del capital extranjero es Nacionalista; Por acoger criterios de justicia social en cuanto tiene que ver a salarios, protección laboral, subsidios es Redistribucionista; Finalmente por el esfuerzo modernizador, que creó varias instituciones públicas que absorbieron un amplio porcentaje del recurso humano calificado es considerado un Estado Empresario y Empleador.

Durante esta etapa tuvimos un prolongado periodo de prosperidad, estabilidad y desarrollo económico en el que conseguimos significativos progresos en todos los ordenes, así, se amplió el sistema de comunicaciones y la red vial; se desarrollo la industria, se modernizaron las ciudades, se redujo la mortalidad infantil y el analfabetismo; se amplió la cobertura de servicios públicos como educación, salud; se elevó el ingreso percápita; etc.; en definitiva se mejoró el nivel de vida de la población. Este Estado fue progresivamente multiplicando sus atribuciones, funciones y su acción de regulación de la economía, ejecutó ambiciosos programas sociales, lo que se denominó “Economía Mixta” o intervencionismo.

Este proceso es interrumpido bruscamente en 1982 cuando el Ecuador no puede cumplir con el servicio de la deuda externa y se ve obligado a declararse en mora. En este año se registra nuevamente un saldo negativo en balanza pagos, déficit presupuestario y la Reserva Monetaria Internacional sufre una profunda caída en mas de 300 millones de dólares, que junto con otros fenómenos acumulados en el Desarrollismo dan origen a las crisis económica de los 80, sus consecuencias fueron graves; la recesión económica, la inflación, el incremento del desempleo, la caída de los salarios reales, el empobrecimiento de la clase popular y media y en general el deterioro de los ingresos familiares.

Debido al agotamiento del modelo ISI se transforma radicalmente la política económica y se adopta un nuevo modelo de desarrollo, estas transformaciones empiezan con los llamados Programas de Ajuste Estructural que se ejecutó con la intención de restablecer el equilibrio macroeconómico, objetivo que se lo consideró como requisito principal para encontrar el progreso económico y social, así se ejecutaron severos programas de austeridad con el fin de sanear las finanzas públicas, corregir el desequilibrio en balanza de pagos, reducir la carga de la deuda externa, restringir las importaciones, y bajar la inflación crónica enemiga de los más desprotegidos.

Luego se ejecutó reformas estructurales dirigidas a reasignar eficientemente los recursos disponibles; se busco mejorar la competitividad de nuestros productos en el mercado internacional disminuyendo el control público de los precios y dejando que sea la oferta y la demanda el que los determine; es decir se redujo el papel del Estado como creador de empresas productivas y proveedor de servicios, el mercado sería el encargado de fijar la tasa de interés y la de cambios; se creó alicientes a la inversión extranjera, dándoles seguridad jurídica a la propiedad privada, se desreguló el mercado laboral, se redujo los aranceles, etc. Es decir el rol que mantenía el Estado disminuyó notablemente por considerar que los excesivos controles y la absorción de actividades que puede realizar el sector público eran las que ocasionaban el estancamiento económico.

Producto de la caída de los precios del barril de petróleo en el mercado internacional, la elevación de las tasas de interés de la deuda externa y el “simultáneo cese del flujo del crédito externo” originaron la caída del producto, el desequilibrio macroeconómico y el deterioro del nivel de vida de los ecuatorianos.

Para el diseño de programas de estabilización comentados anteriormente, bajo la premisa de generar excedentes en el sector exportador para cumplir con el servicio de la deuda externa, que se volvió prioritaria, el país tuvo que soportar macro devaluaciones y así eliminar el rezago cambiario que se venía manteniendo desde la década anterior.

Producto de estas medidas fue afectado el sector privado que se encontraba endeudado en dólares y la situación se torno insostenible a finales de 1982, y siendo Presidente Constitucional el Dr. Oswaldo Hurtado asume la deuda del sector privado y la transfiere a la del sector público algo mas de 1600 millones de dólares y la refinancia en sucres a través de los créditos de estabilización; complicando aún más la ya difícil situación de la deuda pública externa. Debido a la falta de recursos para atender el servicio de la deuda esta se vuelve inmanejable y para fin de siglo esta deuda se convierte en una carga tan pesada, siendo una de las principales causas por las que el país no puede encontrar la senda del crecimiento y al contrario se ha incrementado la pobreza, la miseria y el subdesarrollo.

La temática general durante los 80, 90 y fin del siglo es “la desaceleración productiva, profundización de los desequilibrios económicos, el persistente incremento de la inflación (que solo el INEC no es capaz de advertirlo) y las constantes macro devaluaciones” (hasta antes de la dolarización). Las políticas de ajuste se centraron en tratar de eliminar el rezago cambiario y controlar el déficit público y la emisión monetaria, renegociar la deuda externa y por último “contraer la demanda interna vía caída del salario real” como política que iba a reducir la inflación y las importaciones. El objetivo era mantener la estabilidad económica y lograr un saldo positivo en balanza comercial para poder atender eficientemente el servicio de la deuda externa.

En la Administración del Ing. Febrescordero 1984-88 prácticamente (al decir de Rafael Larrea en su libro “El Reto del Desarrollo”) se elabora la partida de defunción del modelo ISI, luego con el Dr. Borja en 1990 desmontan el andamiaje que construyó el modelo de industrialización ISI, así se derogaron las leyes de fomento industrial, se desreguló los mercados y se modificó la legislación laboral. La peor época del ajuste y neoliberalismo fue la correspondiente a la administración del Arq. Sixto Durán Ballén (1992-1996) periodo en la que proliferaron las instituciones financieras sin control alguno, años más tarde (1998-2000) varias de estas instituciones quebraron perjudicando a miles de pequeños ahorristas, comerciantes, etc., contribuyendo gravemente al consumo, a la inversión, al ahorro y a la crisis del aparato productivo en sí.

La política neoliberal a medida que avanzábamos a la finalización del siglo se fue profundizándose, así, a través del anclaje nominal del tipo de cambio se trató de eliminar las expectativas devaluatorias y la inflación, estableciendo la flotación controlada del dólar dentro de una banda preanunciada por la autoridad monetaria con base en una Reserva Monetaria Internacional fuerte; la que se logró fortificarla vía inversión especulativa e inversión directa y crédito externo que se obtuvo gracias a la renegociación de la deuda externa realizada en 1994. Pero para que se den estos flujos fue necesario atraer el ahorro interno y externo manteniendo altas tasas de interés que junto al deterioro de las importaciones por la apreciación del tipo de cambio real se contrajo la demanda agregada.

La modernización se condujo bajo profundas reformas estructurales con el objeto de reducir el rol del Estado, especialmente en el papel de suministrador directo de bienes y servicios, desregular el mercado y abrir la economía al comercio y finanzas internacionales.

Este periodo esta marcado por la crisis financiera sin precedentes ocurrida en el país, la que afectó directamente al aparato productivo, industrial, servicios y extractor de materias primas; siglo que culminó con la quiebra generalizada del sistema financiero; el peso de la deuda externa supera ampliamente el 100% del PIB la que ha obligado a que el Ecuador sea el primero en el mundo en declararse en moratoria de los Bonos Brady; la deuda privada se encuentra en mas de tres mil millones de dólares de las que se estima que mas del 85% de los créditos concedidos son incobrables e irrecuperables debido a las altas tasas de interés y las constantes devaluaciones; la inversión extranjera cayó drásticamente; por lo que al año 1999 cerraron mas de dos mil empresas y se despidió según datos estimativos a un mínimo de 200 mil trabajadores.

Sin lugar a dudas la economía ecuatoriana se encontraba sumida en una profunda crisis, y precisamente una de las señales más claras del mercado fue la pérdida de las funciones del dinero, por lo que los agentes económicos preferían el dólar estadounidense y se iba poco a poco consolidándose la dolarización informal en el país. En marzo de 1999 en un acto desesperado por detener la fuga de capitales se decreta el Feriado Bancario, pero la conflictividad social, política y económica se mantuvo y el estallido social se hizo presente derrocando al entonces Presidente Jamil Mahuad Witt, el cual salió del país dejando instaurado el Esquema Monetario de Dolarización, como forma alternativa de controlar la crisis. Ocho años más tarde, este Modelo Monetario no ha podido corregir los principales problemas ni atender las necesidades sociales más urgentes del país, por lo que no podemos determinar que se hayan producido grandes cambios y afirmar que nos encontramos en el camino del desarrollo.

El mundo en general asiste a un cambio de época en la que bajo la metáfora de la máquina la revolución tecnológica promueve una visión cibernética del mundo; bajo la metáfora del mercado la revolución económica promueve una visión mercadológica del mundo; bajo la metáfora de la trama de relaciones entre formas de vida, la revolución sociocultural promueve una visión contextual del mundo ; y bajo la metáfora del desarme de las grandes potencias asistimos a un cambio de manos del poder del mundo.

Por ello es que este Estado para estar acorde con los lineamiento sociales, políticos y económicos actuales y sobrevivir en este mundo actual y ser eficiente necesita de una reforma al aparato político, económico y social; un instrumento que por un lado equilibre y represente a la sociedad, por el otro lado sea capaz de organizar, condicionar y que confronte no en sentido de hostilidad pero si en el sentido de defender y proteger los diversos intereses de nuestro pueblo.

El crecimiento económico no será compartido por los sectores más postergados si sus efectos no son eficaces, la justicia social es un requisito insustituible y más aún es un punto de apoyo básico e importantísimo para emprender cualquier proyecto de transformación, reforma y consolidación estable de la democracia.

1.2.- SECTOR PRIMARIO

El Sector Primario de la Economía “comprende, la agricultura, silvicultura, caza y pesca” proveedora de “alimentos, materias primas industriales y de excedentes exportables para el intercambio internacional con bienes de capital, materias primas y bienes de consumo importados” . En el Ecuador el sector agrícola es una parte dinámica y vital de la economía, empleadora de una fuerte proporción de la fuerza laboral, que provee de ingreso para casi el 40% de la población y aporta casi con el 50% de divisas para el país. Así mismo produce una gran variedad de alimentos, fibras y otros productos que permiten alimentar y vestir a la población y además dota de los insumos esenciales para el proceso industrial. Con sus variados climas, y altitudes estas tierras están en condiciones de producir casi todos los productos agrícolas del mundo, desde los de clima tropical pasando por el serrano hasta aquellos de clima templado.

La producción agrícola se ha destinado principalmente para la exportación, característica que se ha mantenido durante buena parte de este siglo; este sector fue el principal proveedor de divisas hasta bien entrada la década de los 70 y solo es a partir de 1972 cuando empieza la gran extracción y exportación petrolera, que cambia la estructura del sector primario y se diversifica las exportaciones.

Esta producción agrícola exportable compuesta por unos pocos productos ha mantenido un comportamiento cíclico con altos y bajos; movimientos que se han originado por la caída de los precios, por la disminución del volumen exportable, fenómenos naturales y por los desfavorables términos de intercambio que se han ido dando en el comercio internacional. Es el caso del cacao que en principio de siglo contribuyó en gran medida al desarrollo del país y del sector, mismo que fue afectado en 1920 por la competencia internacional de precios, seguido por el banano con la sigatoca negra 1987 y el camarón con la mancha blanca 1998, etc.

Durante el periodo agroexportador el sector primario conservaba todavía rasgos del colonialismo y a nivel general la población en su mayoría se encontraba en el área rural; los de la Costa dedicados a la producción de cacao, café, tagua, caucho y cueros; en la Sierra los latifundios donde antes existían los grandes rebaños de ovejas que proveían de materia prima a los prósperos obrajes del siglo XVII estaban siendo explotados agrícolamente sin apremio alguno. Además existía una mano de obra abundante y barata que se utilizaba bajo la modalidad de concertaje y otros sistemas que sobrevivían aún hasta el gobierno de Alfaro. Y es en este periodo cuando se produce la migración serrana hacia la costa atraída por la demanda de mano de obra que exigía el único sector en expansión. Luego se llevó a cabo varias reformas alfaristas como la separación de la Iglesia del Estado en la que se redacta la Ley de Nacionalización de los Bienes de Manos Muertas, hecho que se constituye en el fermento del cambio, medida que transforma y expande la modesta economía de entonces.

Pero es afectado severamente el sector agrícola por la primera guerra mundial, la gran depresión de los años 30, y la inestabilidad política que ocurre en esta época en la que cae dramáticamente el aporte del sector al PIB; seguramente debieron ser años de gran pobreza, miseria y desesperanza.

En si el periodo agroexportador se caracteriza por ser una etapa eminentemente dedicada a la agricultura, que a pesar de su denominación sería lógico pensar que debió haber tenido un gran desarrollo y apoyo el sector agrícola; pero ocurrió lo contrario salvo los periodos en los que las exportaciones de cacao y banano estuvieron en auge.

Durante la segunda guerra mundial el arroz, la balsa, y otros productos se exportan en bajas cantidades, y permite salir de la gran parálisis que se encontraba la economía ecuatoriana; hecho que contribuyó a la ampliación y desarrollo del sector; luego en la post guerra hace su presencia el banano, producto que vuelve a modificar la frontera agrícola y en lo principal introduce a las pequeñas y medianas fincas de la costa al comercio internacional y al sector dentro de las relaciones capitalistas modernas, al incorporar el trabajo asalariado al agro, fenómeno que hasta entonces en el campo no era utilizado. Con el banano aparece la clase media con un interés propio, siendo la pequeña y mediana finca el eje dinámico de la economía, surgiendo los estratos medios de “agricultores, transportistas e intermediarios” .

El Ecuador desde 1950-80 emprende el modelo de industrialización sustitutiva de importaciones; época en la que los términos de intercambio entre la agricultura y el resto de la economía es desfavorable, producto de lo cual se reduce los incentivos a la inversión agrícola. Como una ayuda del Estado al sector se entregó créditos subsidiados a través del Banco Nacional de Fomento; Se constituyó Organizaciones Públicas para proveer de insumos agrícolas, fertilizantes, inseminación artificial y otras entidades de apoyo a la producción y comercialización de productos agrícolas. Estos programas en gran forma no cumplieron con su objetivo principal el cual era de asistir a campesinos de bajos ingresos y lo que sirvió fue para beneficiar a amplios sectores pudientes.

La ejecución de la política del modelo ISI provocó que por varios años la tasa de crecimiento del sector primario se mantenga por debajo de la tasa de crecimiento de la población, en completa parálisis. De lo que se infiere que el sector no estaba en capacidad de ofertar productos que cubra la demanda.

Para que se pueda desarrollar cualquier actividad económica es necesario que exista una sólida y suficiente demanda efectiva del producto. Cave el ejemplo mencionar que durante el periodo 1973-81 la producción agrícola crece al 2,5% mientras la población lo hacia al 3% sin poder proveer de suficientes alimentos y como resultado de esta deficiencia se incrementó las importaciones de productos básicos como el “trigo, arroz y leche en polvo” ; simultáneamente se puede verificar una tendencia decreciente de la tasa de crecimiento del sector primario .

Finalmente se concluye que: debido a la preeminencia de la política de expansión industrial se descuidó el agro y condujo a la involución del sector primario de la economía; que junto a la recesión internacional, la caída de los precios del barril de petróleo, la moratoria del servicio de la deuda externa y agravada por los desastres naturales como las sequías de 1979, 80 y a las fuertes lluvias causadas por la corriente cálida del niño de 1983 que inundó y destruyó casi por completo los sembríos y la red vial costera causó la caída de las exportaciones y los precios de los productos exportables.

Todos estos fenómenos en conjunto llevaron a la economía a una crítica situación. La difícil tarea de reconstrucción le tocó enfrentar al Dr. Oswaldo Hurtado Larrea, reconstrucción que lo llevó a cabo bajo los lineamientos de la Política Neoliberal, no logró conseguir grandes resultados, el aporte medio del sector al PIB es de 14.1% y su crecimiento fue mínimo 1.4%, muy por debajo del crecimiento poblacional; en 1983 prácticamente cayó al abismo el sector primario, nunca antes se experimentó decrecimiento igual en –13,9% ocasionado por el fuerte periodo invernal.

Las reformas son aceleradas durante el próximo gobierno las que causan una notable mejoría en la producción, creciendo de 1985 a 1988 a un ritmo superior al 8%. Hay que señalar que en la década de los 80 este sector crece al 4,13%, debido al empuje que recibe la agricultura en el periodo del Ing. Febres Cordero. En 1987 se ensaña la naturaleza causando un terremoto de gran magnitud, por lo que para este año el crecimiento y el aporte del sector primario al PIB es mínimo y lo hace en 2,5%, y 17,1% respectivamente, pero se recupera el siguiente año alcanzando un crecimiento de 7,7%; La peor contribución lo experimenta en 1983 con 13,1% donde inclusive su crecimiento fue negativo.

El mayor aporte al PIB corresponde al año 1990 durante la presidencia del Dr. Borja y se ubica en casi el 18%. Haciendo un breve análisis se tiene que durante el periodo 1997-2000 el sector primario decrece en –0,97%, lo que quiere decir que el sector no estaba en capacidad de ofertar suficientes alimentos a la población. Es un periodo muy difícil del cual nos da enojo recordar. El único año donde crece el sector es el correspondiente a la corta administración del Ab. Bucarám y lo hace al 4,1%, porque en los gobiernos posteriores el sector decrece, evidenciándose las falencias de política agraria;

El sector primario en la última década del siglo ha conseguido desarrollarse por debajo del crecimiento poblacional 1,43% y 2.11% respectivamente, y durante todo el periodo Monetarista el sector logra crecer solo al 3% en promedio.

El país no puede depender de la expansión del área cultivable, la mayoría de la tierra está ya ingresada a la producción por lo que para cubrir la demanda de alimentos deberá el gobierno tomar medidas urgentes, cabe señalar que la mano de obra agrícola escasea a un ritmo acelerado aunque aún el 38,7% de la fuerza laboral está empleada en este sector. Analizando los ingresos de los trabajadores agrícolas según el Informe del Banco Mundial señalan que encontraron más pobreza en el área rural que en la urbana.

El desafío para cualquier economía agrícola es el de desarrollar una eficiente política que impulse el cambio tecnológico y que sirva como base para el crecimiento económico acelerado; es decir debe sea capaz de superar la limitación natural, estructural y coyuntural que obstaculiza el crecimiento y hacer un eficiente uso de los recursos naturales, debe ser capaz de enfocar políticas para el desarrollo de nuevos conocimientos, tecnologías y sustituirlos por los escasos factores de la producción.

Varios son los problemas que enfrenta el sector, pues posee una deficiente base científica agrícola, sector que debe ser el pilar fundamental de la economía; esta situación de deficiencia se debe a que la inversión pública es muy pobre y a la escasa prioridad de la investigación científica agrícola.

Las inversiones en investigación han ido reduciéndose constantemente a tal punto de ni siquiera cumplir con la norma internacional de invertir el 1% del PIB agrícola en investigación, como resultado el aporte del sector al PIB ha sido restringido y simultáneamente las plantaciones se han visto atacadas por plagas, enfermedades, inestabilidad de los precios y el “deterioro de los términos de intercambio entre productos agrícolas y no agrícolas” ; factores que en lo principal han contribuido a generar bajos ingresos en la agricultura.

De esto se puede entender el porqué del empobrecimiento y que junto con el aumento de la demanda agregada ha originado que muchos campesinos destruyan bosques tropicales, desaparezcan manglares, “los páramos sean invadidos y los suelos estén erosionados” . Esta continua expansión agrícola hacia tierras marginales y la deficiente base científica existente se ha visto reflejado en niveles bajos de productividad, inclusive más bajos del estándar internacional.

1.3.- SECTOR SECUNDARIO

Se considera sector secundario de la economía a las industrias que transforman materias primas en bienes que satisfacen las necesidades humanas, acepción que lo ratifica Benalcazar en su Libro Análisis del Desarrollo Económico del Ecuador 1989, concluyendo que los países se diferencian por el grado superior de desarrollo así, en “industrializados”, “desarrollados” y los que proveen de materia prima “en vías de desarrollo”.

Dentro de este sector convergen una serie de subsectores que por ser transformadores de materia prima pertenecen a esta gran división, es el caso de la artesanía que por el uso débil de capitales oferta bienes con costos de producción y precios altos; no siendo el caso de la gran industria que por el hecho de utilizar grandes inversiones para su construcción, montaje y operación emplea tecnología de punta, y economías de escala lo que le permite abaratar los costos y ofertar bienes a menor precio en el mercado, desalentando y deprimiendo la competencia artesanal.

Tanto la artesanía, pequeña, mediana y gran industria han conseguido insertar bienes en el mercado internacional; las dos últimas en muchos de los casos se han constituido en empresas multinacionales, exportando una variedad de bienes finales, incentivando a la industria de menor desarrollo a la reinversión y a la incorporación de tecnología de punta. Pero a causa de la política crediticia que no oferta préstamos a largo plazo no se ha podido conseguir el desarrollo de las MiPime (microempresa, pequeña y mediana industria).

Regresando a nuestro tema de análisis se puede inferir que al menos en el Ecuador la formación del sector secundario tiene orígenes coloniales, así se advierte que antes de la llegada de los españoles ya existía una rudimentaria forma de industria dedicadas al “hilado, tejido, confección de vestidos” además producían una variedad de herramientas, “artesanías artísticas y utilitarios de cerámica en oro y plata” , las que aún en la actualidad se mantienen como actividades complementarias de la producción agrícola en la serranía y en algunos sectores de la economía.

Pero es en la Colonia como se mencionó líneas arriba donde se forma la industria manufacturera, alimenticia y la producción de sombreros de paja toquilla; la industria del cuero, carpinteros, fábrica de muebles y materiales para la construcción de viviendas .

Adentrándonos en el periodo de análisis advertimos que el sector secundario en 1900 mantuvo el mismo patrón colonial solo que con algunas variaciones. En la industria alimenticia se estableció los grandes ingenios de azúcar y fábricas de cerveza; En la industria manufacturara los grandes rebaños de ovejas que proveían de materia prima para la elaboración de prendas de vestir en el siglo XVII al inicio del XX se habían constituido en pequeñas fincas agrícolas y en el mejor de los casos sobrevivían pequeños telares dedicadas a la elaboración de prendas de vestir para la población rural. A pesar que este sector recibe un impulso desde la Independencia al levantarse la prohibición de producir tejidos de lana y algodón no puede desarrollarse porque conserva la misma estructura de antaño, igual caso sucede en la agroindustria dedicada a la producción de harinas, panela y aguardiente; la única rama que logra diversificar su producción es la industria tabacalera.

De 1900 a 1950 comprende un periodo de gran inestabilidad, convulsividad interna y externa; dentro del ámbito interno se registra la muerte de los más importantes representantes del Alfarismo, la Revolución Juliana, golpes de Estado, gobiernos defáctos, matanza de trabajadores, y otros; En lo externo ocurre la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión de los años 30, la Revolución Soviética, luego la Segunda Guerra Mundial; por la que el proceso de industrialización es lento y en algunos periodos llegó a paralizarse, e involucionar como ocurre en los periodos de 1915-19; 1930-34.

Antes de la segunda guerra mundial sostiene Benalcazar que producto de la migración de europeos los patrones de consumo se diversificaron, creándose una nueva demanda de bienes industriales como vehículos, radios, refrigeradoras, y otros electrodomésticos, para lo cual el gobierno debía proveer de divisas para abastecer la importación, la segunda opción era la de producir dichos bienes, lo que significaba que el país estaba siendo empujado hacia la industrialización, modelo de desarrollo que mas tarde efectivamente emprende el Ecuador bajo los lineamientos de la Industrialización Sustitutiva de Importaciones formulado por la CEPAL.

El sector se ve estimulado en los años de la post guerra, en el que se diversifica y crecen ampliamente las industrias que se dedican a la “producción de leche en polvo, tejidos de seda, sosa cáustica, productos elaborados de petróleo, cemento, alambre de púas, productos químicos y farmacéuticos” .

La distribución general por ramas según la ocupación y el capital en giro declarado” para el año 1950 se halló que las industrias mas importantes como alimentos, bebidas, tabacos y textiles ocupaban el 60% de la mano de obra y eran propietarios del 66% del capital y en lo relativo a su organización Benalcazar 1989 infiere que el sector mantenía la estructura tradicional y había cambiado en poco en cuanto tiene que ver a la organización normada por el Código Civil.

Como hemos mencionado líneas arriba la industrialización se venía en parte porque generaba trabajo, empleo y porque se iba a utilizar mejor los recursos naturales y materias primas; se evitaba el deterioro de los términos de intercambio entre productos primarios y secundarios; nos integraríamos al Mercado Subregional Andino y se sustituirían las importaciones, es decir se incrementaría el proceso de desarrollo económico.

El Estado por su parte generó el andamiaje que requería la industrialización, creó la Corporación de Fomento la que más tarde fundó 15 empresas industriales como la Cemento Chimborazo, la Empresa Eléctrica Miraflores y otras mas de gran importancia de apoyo al proceso industrial. Los mecanismos directivos que usó el gobierno para estimular la inversión fueron normados en las siguientes leyes:

Ley de Fomento Industrial

Ley de Promoción Industrial Regional

En la lista de inversiones dirigidas se contemplaba:

La Ley de Parques Industriales

Ley de Abono Tributario

Normas legales que fueron completadas con sus respectivos reglamentos.

De acuerdo con las estadísticas de Cuentas Nacionales el aporte del sector industrial al PIB fue del 6% anual durante el periodo de 1950 a 1985, aunque la muestra analizada tiene sus altos y bajos, así el menor crecimiento se registra de 1950 a 1955 creciendo medianamente al 5,5%, pero así mismo de 1956 a 1971 el sector se desarrolla a tasas superiores a las del resto de la economía, inclusive en el quinquenio posterior continua creciendo el cual alcanza el 9,8%. Este incremento industrial se debió a la ampliación de la demanda interna y a los incentivos, como la exoneración de impuestos, subsidios, créditos preferenciales, barreras arancelarias, prohibición de importaciones y otros.

Durante el primer quinquenio de los 80 el PIB industrial cae estrepitosamente al 1% anual, causado por la contracción de la demanda interna y la crisis que atravesaba el país; efectos que perjudicaron gravemente el desarrollo del sector, mostrando la alta sensibilidad a los cambios en la economía.

Instaurado el Neoliberalismo la política gubernamental cambia de dirección y se dedica a corregir los desequilibrios macroeconómicos como el déficit fiscal, la inflación, eliminar el rezago cambiario acumulado en los últimos años del Desarrollismo, reducción de aranceles, etc. Medidas que en lo fundamental se ejecutaron con el propósito de disminuir el intervencionismo estatal en la economía. Durante la década de 1981 a 1990 se produce la desindustrialización ubicándose el PIB industrial en 0,3%; así lo demuestra que durante el gobierno del Dr. Hurtado fruto del rezago del Desarrollismo todavía el sector logra crecer al 1,75%, siendo su mejor año en 1981 con el 8,8%, superando inclusive el crecimiento del sector petrolero; el mayor aporte al PIB lo consigue en 1983 con 19,3%, siendo nuevamente superior que el PIB petrolero, cabe señalar que esta ventaja lo obtiene porque los precios del barril de petróleo se encontraban a la baja. El peor periodo en esta década le merece a la Administración del Ing. Febres Cordero, debido a que la política lo dirigió a fortalecer el sector agrícola y la construcción, siendo el PIB industrial 0,57%; pero es en los dos primeros años de gobierno del Dr. Borja cuando el sector encuentra el punto mínimo de inflexión y prácticamente se detiene así lo indica la estadística 0,125%.

Años mas tarde continua la recesión industrial apenas alcanza el 0,47%; siendo superado ampliamente en el Gobierno del Dr. Noboa con 5,3%; el peor decrecimiento se registra en 1999 con –7,2%.

Durante los años 1991 al 2007 el sector secundario de la economía crece únicamente al 2,4%, indicador un poco mayor que el crecimiento del PIB registrado en el mismo lapso de tiempo 1,8%. El desarrollo industrial en los 27 años de Neoliberalismo esta marcado por el estancamiento y parálisis de la industria, la media es 1,2% anual. Hoy que nos enfrentamos a procesos globalizadores e integracionistas, nos preguntamos cuales son las reales posibilidades de que las industrias prosesadoras de materia prima enfrenten los retos que plantea la mundialización de la economía?; con que clase de eficiencia, tecnología y ventajas competitivas nos enfrentaremos a los grandes centros industriales?.

El mercado interno no puede seguir operando bajo los lineamientos de total aperturismo al mercado internacional porque no poseemos un parque industrial sólido, fuertemente desarrollado, que ostente economías de escala; no hay una verdadera política crediticia que proporcione préstamos a largo plazo para realizar la gran inversión productiva, tenemos problemas de dependencia tecnológica, somos únicamente ensambladores y grandes importadores de maquinaria liviana y pesada. El aperturismo es conveniente cuando los sectores primario y secundario se encuentran en amplio desarrollo y la tendencia histórica de la regresión determina un coeficiente hacia el crecimiento; el coeficiente de correlación debe ser superior a 0,8 y este en el Ecuador no lo es; la sensibilidad del sector industrial a los problemas económicos y políticos no debe ser muy alta; si el sector no posee estas características es preciso que la política estatal proporcione incentivos con medidas proteccionistas tal como lo hacen los Estados europeos, asiáticos y USA, inclusive este país ejecuta medidas proteccionistas a sus industrias, siendo la meca del capitalismo esmithiano.

1.4.- EL SECTOR TERCIARIO

Este sector esta conformado por las actividades destinadas a “la generación de servicios de electricidad, gas y agua, construcción y obras públicas, comercio, hoteles, bares y restaurantes, transporte, almacenamiento y comunicaciones, finanzas, bancos e inmobiliarias, alquiler de vivienda, servicios prestados a empresas y a hogares” conforme la estructura de Cuentas Nacionales.

Debido a la naturaleza de los servicios que generan los subsectores que conforman el sector terciario de la economía, son utilizados por los hogares y en ocasiones cuando el país está en capacidad de exportar lo hace al mercado internacional; Pero en su mayoría son insumidos por los sectores productivos que se hallan interactuando entre sí y provocan el dinamismo de la actividad económica.

De acuerdo al desarrollo de los sectores agrícola e industrial los servicios se intensifican, es decir hay una relación de dependencia, su oferta y demanda depende del dinamismo de los sectores antes mencionados, Benalcazar 1989 considera que este sector es complementario o suplementario, que debe merecer atención permanente de la política de desarrollo y la planificación de alternativas que coadyuven a su crecimiento; la generación adecuada y oportuna de estos servicios causa la confianza del inversor. A nuestro parecer esta rama se circunscribe a constituirse en la estructura que hace posible el desarrollo de los otros sectores, así, a modo de ejemplo la construcción de obras públicas como; puentes, caminos, carreteras, dinamizará la agricultura, el comercio, etc; Igualmente la prestación de los servicios financieros, la electricidad, ayudará al desarrollo de las industrias.

Dentro del análisis al Modelo Agroexportador, se observa que efectivamente el subsector Servicios Financieros fue el que tomó mayor realce en la época, luego en el periodo Alfarista es la obra civil, transporte y comunicaciones; En 1927 se incrementa la prestación de los servicios gubernamentales, aunque la electricidad, gas y agua hasta bien entrada la década de los 50 se hallaba relegada,

El Ecuador de 1905 según estimaciones tendría una población cercana al 1´150.000 habitantes de los cuales la mayoría vivía en el área rural; Con una economía de escasa dimensión, casi primitiva, con rostros dejados por la Colonia y dominada por las exportaciones de cacao; no podía haber crecido tan rápidamente y al contrario lo único que habría logrado crecer lentamente pero crecer son las exportaciones de cacao y registrar un saldo positivo en balanza comercial. El tiempo de todas formas iba cambiando, dejando atrás los rezagos coloniales y en su paso fue formando la burguesía que día a día se desarrollaba, invertía y demandaba servicios.

A principios del siglo el propio Guayaquil no tenía canalización de aguas servidas y se moría de sed por lo que algunos años antes en 1896 un gran incendio casi terminó con la ciudad, debió haber sido un gran holocausto casi inimaginable. La sierra se encontraba en peores condiciones basta con apreciar que el único camino que unía las dos regiones era la vía Flores que se transitaba a lomo de mula; El Quito de ese entonces era una pequeña ciudad con mentalidad tradicional y una reducida administración pública, el tono general era de pobreza, no poseía servicios de luz eléctrica, canalización, ni mercados; El resto del país vivía casi en un aislamiento total, unidos por la vieja carretera García Moreno la que apenas lograba comunicar a unos cuantos pueblos; en la costa la comunicación lo hacían vía navegación fluvial.

Algunos datos pueden completar la imagen del desarrollo económico de este periodo, así, el ingreso per cápita según estimaciones no debe haber sido mas de 50 o 60 dólares; Hasta 1950 muy poco había pasado en la economía por lo que no se puede precisar que sucedió con el sector terciario, solo establecer estimaciones. Durante el periodo de 1950 a 1985 el sector servicios aportó a la economía con el 44% del PIB en promedio, con un crecimiento del 5,4%.

La tasa de crecimiento más alta de los subsectores corresponde a la electricidad, gas y agua que se desarrolló a un ritmo del 10,8% anual, luego está el petróleo y minas; esto se debe a que el Modelo Desarrollista producto de los fines que perseguía el Estado tuvo que invertir y construir la obra pública necesaria para el desarrollo de la industria, como puentes, carreteras, plantas hidroeléctricas agua potable, canalización, servicios bancarios y otros. Bajo esta dirección se dirigió la planificación económica, la construcción, la obra pública, se desarrollo el comercio, hoteles, restaurante, servicios financieros, bancos e inmobiliarias que lograron crecer al 5,3% anual, confirmando el hecho de que los servicios se desarrollan conforme la demanda de los sectores productivos .

Durante la década de 1981 a 1990 dentro del periodo de Ajuste Estructural los servicios crecen a un promedio levemente superior a la media del PIB, así 2,9 y 2,2% respectivamente; aunque su aporte crece en comparación con el periodo anterior pasando a 54,3% del PIB. Durante el gobierno del Dr. Hurtado igual que en los otros sectores los servicios decrecen en –1,5%, siendo su peor año en 1983 con –4,8%; se recupera en la administración del Ing. Febres Cordero, debido al gran impulso que recibió la agricultura y la construcción alcanzando 4,1%; En los dos primeros años del periodo presidencial del Dr. Borja su desarrollo es igual al que experimenta el PIB a excepción de 1989.

Para la próxima década caen los servicios en idéntica forma que el PIB, así lo demuestra las estadísticas 1,3 y 1,8% respectivamente; En el periodo del Arq. Duran Ballen el sector se amplía mínimamente al 2%, siendo el 54% el mayor aporte que hace al PIB; En los cuatros años finales del siglo el sector terciario de la economía prácticamente decrece en –0,65%, como de igual forma lo hacen los demás sectores, a excepción del petrolero; La media de crecimiento del sector durante el periodo analizado es del 2% confirmando la regla de que el PIB se desarrolla en igual forma que el sector servicios, el aporte al PIB esta en el orden del 54%, siendo su mejor año en 1989 con 54,7% experimentando un desarrollo del 3,7%.

1.5.- SECTOR PETROLERO

Durante la década del boon petrolero de 1972 a 1980 el sector minas y petróleos aportó al PIB con el 12,3%, luego en las posteriores décadas de 1981 a 1990 y de 1991 al 2000 con 12,6% y 14% respectivamente. En lo referente al periodo analizado de Ajuste Estructural lo hace con una media de 13,25% de aporte al PIB y durante los 35 años de extracción con el 13%.

Crece a una media del 13% de 1981 al 2007; el mayor crecimiento se registra en la primera década con 10,42% y bajando drásticamente en la próximo decenio de 1991 al 2000 con solo 4,3%. En el gobierno del Ing. Febres Cordero logró desarrollarse ampliamente a un promedio del 18,2% siendo el mejor año 1988 con 115,8% de crecimiento, así mismo, el peor año experimenta en 1987 con –54,7%. El mayor aporte al PIB corresponde al 2000 bajo la administración del Dr. Noboa con el 15%.

Los ingresos estatales que recibe el Estado de 1972 al 2007 es superior a los 40.770´366.000 dólares, cifra mucho mayor a la deuda, que si añadimos los subsidios a los hidrocarburos y el contrabando fácilmente llega a los 50 mil millones de dólares , estos datos lo publica la Asociación de Compañías Petroleras de Exploración y Explotación de Hidrocarburos del Ecuador, por lo que si se puede considerar confiables.

Si se suma los ingresos que ha generado el sector petrolero público y privado superan los 140 mil millones de dólares sin contar con el valor agregado que genera las instalaciones de Esmeraldas en la refinación ni el impuesto a la renta; lo que se advierte que ningún otro sector ha generado tanta riqueza como el petrolero.

La cantidad de crudo que se ha extraído desde 1972 hasta el 2007 es mayor a 3.849.015 MB de los cuales se exportó en promedio 2.864.917 MB por un valor mayor a 46.107¨460.000 dólares; durante los 35 años de exploración de petróleo tiene una producción igual a 69 mil millones de dólares. El petróleo ha sido un factor decisivo para el desarrollo de la economía, con los ingresos que ha generado este el Estado ha podido financiar grandes obras de infraestructura y hacer posible el bienestar de la sociedad ecuatoriana, así mismo ha servido de botín político y caja chica de los políticos de turno.

1.6.- LA INVERSION

La inversión comprendida como el mecanismo que hace posible el dinamismo de la economía, llevada a cabo por el sector público y privado, pudiendo ser este último de origen interno y externo; A lo largo de la historia el país ha encontrado grandes obstáculos para financiar la inversión, no ha podido generar el suficiente ahorro público y privado por lo que se ha visto forzado a acudir al endeudamiento externo o a la contracción de la demanda interna vía caída del consumo para poder hacer posible el financiamiento de proyectos públicos y privados, capitales que en todo momento han sido escasos; De ahí las causas por las cuales la economía ha mantenido un lento crecimiento durante el siglo pasado, a excepción del periodo Desarrollista que comprende 1950 a 1980. En lo relativo a las cinco décadas de Agroexportación la inversión en gran medida se ha visto relegada, a excepción de cortos periodos donde la inversión pública contribuyó al crecimiento de esta variable, como puede apreciarse en la primera administración de Don Eloy Alfaro en 1897 en la que empieza a generarse la obra pública en gran medida; La misma construcción del ferrocarril Quito–Guayaquil que para su financiamiento el Estado acudió al endeudamiento externo; Luego décadas mas tarde el Desarrollismo desencadenó grandes inversiones del sector público y privado; Para finalmente en el modelo Neoliberal disminuir ampliamente el gasto público y con ello la formación bruta de capital fijo, dejando para que sea el sector privado el que emprenda la inversión, fomente el crecimiento y desarrolle la economía, bajo el auspicio de la política crediticia y fiscal asignada por el Estado.

Al analizar las exportaciones, particularmente el cacao, el cual con el desarrollo del comercio hizo posible que la inversión se traslade a la formación del Sistema Financiero Nacional, consolidando amplios grupos económicos, y parte de esta inversión se destine a la ampliación de las plantaciones cacaoteras, sector que en ese entonces se encontraban en gran expansión la que amplió la frontera agrícola; Pero debido a la mal formación del espectro político y los mercados interno y externos en la época determinaron en gran medida que los capitales no se dirijan a la inversión productiva y se siga manteniendo las mismas plantaciones, a excepción de las inversiones que se destinaron al financiamiento de las haciendas arroceras y otros productos que después de la segunda guerra mundial permitieron salir de la parálisis económica. A causa del incremento de las importaciones tampoco se pudo generar un ingreso de divisas que conforme el ahorro público y garantice la inversión. El débil crecimiento del PIB 3,8% durante este periodo junto a la recesión económica internacional, las guerras y los conflictos políticos originaron que la inversión privada sea escasa especialmente en el sector industrial, el que se encontraba en crisis excepto aquellas subramas dedicadas a la industria textil que utilizaba tecnología colonial, las industrias azucareras y las fábricas de tabacos.

El auge bananero que empezó en 1948 sirvió para financiar el proceso de industrialización en el país, por lo que la inversión de 1961 a 1970 creció al 5,13%.

La inversión prácticamente se duplicó en 1967 en relación a 1961 al pasar del 8% al 16.2%; de igual forma lo hizo las exportaciones con una evolución del 71% en relación al mismo año; inclusive el PIB se incremento sustancialmente al ubicarse en 4,5 puntos más que el año anterior. Esta mejoría se debió a que el Estado emprendió grandes obras de infraestructura y se encontraba dedicado a la promoción industrial; Este periodo formó un parque industrial débil, aseveración que se sostiene por las enormes prebendas, preferencias, barreras anticompetencia y otros políticas concedidas por el Estado que a la postre llevó a una falsa industrialización y no permitió que la industria interna sea competitiva y que en todo momento necesite de la ayuda de la política estatal. El descubrimiento de yacimientos petrolíferos en el oriente con la seguida explotación por parte del Estado causó que se incremente el gasto público vía inversión en formación bruta de capital; Es el periodo 1971–1980 en el que se invierte en la construcción de varias, grandes y magníficas obras de ingeniería civil como la represa hidroeléctrica, edificios para la administración pública, carreteras, puentes, escuelas y otros; la tasa de inversión de 1972 a 1975 es una de las más altas 21,4% solamente superada en el quinquenio siguiente de 1976 a 1980 con 23,3%, durante esta década la tasa de inversión se ubica en 10,8%.

La acumulación acelerada que mantenía el sector industrial como principal beneficiario y como cualquier otra rama de la economía necesitaba de la acción de un sistema financiero que le proporcione créditos en cantidades adecuadas para que pueda financiar planes de inversión, reinversión y el capital de trabajo, bajo un costo aceptable y con plazos que le permita pagar sus obligaciones con las utilidades provenientes de lo que genera la inversión. Estas condiciones básicas no existía en el periodo Agroexportador y es seis décadas más tarde específicamente en 1963 cuando se norma las reglas, deberes, funciones, atribuciones del sistema financiero ecuatoriano, cuyo objetivo primordial era el de proporcionar financiamiento a mediano y largo plazo a la inversión privada, especialmente las que se dirigían al área industrial; En el periodo analizado junto con la promoción y la creación de leyes de fomento industrial el sistema financiero gradualmente fue creando y adecuando, de acuerdo a las circunstancias la política crediticia que favorezca a los sectores productivos especialmente el manufacturero el que obtenía financiamiento en condiciones ventajosas de la banca interna y externa.

Hacia finales de los 70 la situación económica del país se complicó, debido a que producto del crecimiento del PIB y de las exportaciones en especial la oferta monetaria creció, para poder atender las importaciones y hacer posible el crédito; En el mercado internacional se mantuvo los precios del barril de petróleo altos por una buena temporada, por lo que para el Estado y los empresarios privados no les fue difícil obtener créditos en el sistema financiero internacional, por la calificación de ser considerados sujetos de crédito.

La represión financiera interna originada por mantener la tasa de interés muy baja desalentó el ahorro; juntamente con la sobrevaluación cambiaria de los últimos años apoyó el sobredimencionamiento de la inversión y de la demanda de crédito; consecuentemente para el quinquenio de 1981 a 1985 la tasa de inversión cae al 17,6% continuando hasta finales de los 80 y terminar en 1990 con solo el 13,2%. Las causas expresadas líneas arriba coadyuvado con el incremento de la tasa de interés Prime desestimuló la inversión descendiendo ampliamente durante esta década al 16,2% en comparación con la anterior 21,4% había disminuido en cinco puntos. El incremento de la deuda externa vía transferencia de la privada a la pública sumado con lo anterior causó que el Estado no pueda cumplir con los pagos por servicio de la deuda externa y desaliente la inversión pública y privada.

La misión para los nuevos gobernantes y la autoridad monetaria consistió en obtener recursos frescos, con los cuales volver a reactivar el aparato productivo del país vía crédito a largo plazo e inversión pública. Las principales alternativas de fondeo consistía en la obtención de recursos eliminando subsidios, emisión inorgánica, endeudamiento externo, incremento de impuestos directos e indirectos y tasas de los servicios públicos, la meta era generar suficiente ahorro público y privado restringiendo el consumo interno y deteniendo el alza salarial.

La inversión en la construcción, prácticamente es la subrama que dinamiza en cadena otras actividades productivas, siendo negativa en -0,36% en promedio de 1991 a 1995. El último quinquenio del siglo levemente se recupera en 1,4%, y a pesar de los esfuerzos por incrementar el ahorro publico y privado no se ha conseguido que la población opte por el crédito a largo plazo y prefiera el de consumo, justamente por el temor a las altas tasas de interés que en ves de estimular abiertamente la inversión productiva lo desalienta y más bien fue el capital foráneo a corto plazo el que hizo su presencia y conformó el ahorro externo más halla del 4% creando graves distorsiones en el sistema financiero al terminar el siglo XX, debido a que estos capitales salen a la misma velocidad con la que entran, a los que se les ha llamado capitales golondrinas.

La ley para el desarrollo de la industria ecuatoriana, aprobada en 1965, fue el primer paso importante que se hizo en el sector industrial. Ese marco legal facilitó el establecimiento de fábricas de textiles, de refrigeradoras y de farmacéuticos, entre otros productos, en diversas partes del Ecuador. Ya en 1978, el parque industrial del país estaba conformado por 1.342 compañías, legalmente constituidas. En tanto, que 2004, el número ascendió a 3.074, según las estadísticas de la Superintendencia de Compañías. El crecimiento de este sector se evidenció, desde que el país entró en su etapa democrática, a finales de los setenta, aunque tuvo una pequeña desaceleración en 1982. El desarrollo industrial suscitado en ese lapso fue impulsado en buena parte por la banca privada. “Estas entidades financieras llamaban a las empresas a ofrecerles préstamos a largo plazo y en cantidades infinitas”. Sin embargo, luego vino una crisis regional originada por un problema petrolero que se dio en el Medio Oriente. “De ahí que se produjo una macrodevaluación (crecimiento insostenido del precio del dólar), lo que significó que el poder adquisitivo del sucre se fuera a pique”. El presidente de esa época, Oswaldo Hurtado, impulsó la sucretización de la deuda. En 1990 se constató una expansión industrial, impulsada por la creación y el creciente auge de las maquiladoras. Sin embargo, al analizar las estadísticas, entre ese año y 2001, Ecuador apenas ganó el 0,05% del mercado mundial de manufacturas basadas en recursos naturales, y menos de un 0,02% en fabricaciones de baja y media tecnología, según un estudio desarrollado por la Organización de Desarrollo Industrial de las Naciones Unidas. Por ello, es fácil concluir que el país aún no logra posicionarse en gran medida en los mercados internacionales, siendo la agroindustria y pocos sectores manufactureros la excepción.

Después de la moderada recuperación en el año 2000, la economía ecuatoriana registró en 2001 el crecimiento más alto de la región y el mayor de los últimos 13 años. A pesar de que el nivel del PIB apenas llega al de 1998, este desempeño no deja de ser importante, dada la gravedad de la recesión de 1999. Las tendencias del año 2000 se agudizaron en 2001. Una vez más la recuperación fue el producto del dinamismo de la demanda interna, ya que la externa fue afectada por la desaceleración del crecimiento global y por la disminución de los precios de petróleo.

En contraste con el año 2000, en el que la recuperación quedó restringida a algunos sectores, en 2001 todos registraron tasas positivas. Destaca el dinamismo de la construcción, gracias al comienzo de las obras ligadas al OCP, las obras públicas y la construcción privada de viviendas, comercio, restaurantes y hoteles; ambos sectores tuvieron tasas de crecimiento superiores a 10%. La industria manufacturera acusó un crecimiento de 5% por segundo año consecutivo, con participación destacada de la producción automotriz con 40%. El sector petrolero se expandió menos que el año anterior, al igual que el de electricidad, gas y agua. Los sectores de servicios financieros y agropecuario crecieron por primera vez en cuatro años: el primero se benefició de los esfuerzos destinados a recuperar la confianza después de la crisis financiera, y de la mayor estabilidad macroeconómica; el segundo registró un desempeño favorable en todos los rubros salvo el banano y el café, principalmente por las condiciones climáticas adversas para estos cultivos.

La producción de café fue equivalente a la mitad de la cosecha ecuatoriana habitual de este cultivo. La recuperación lenta de la producción de camarones, que todavía sufría el síndrome de la mancha blanca, le permitió llegar a un tercio del nivel alcanzado antes de la plaga, y algunos productos importantes en el consumo cotidiano (papa, arroz, maíz) también tuvieron buenas cosechas.

Entre 1993 y 2004, la industria incrementó su participación en el Producto Interno Bruto en el 19%. En el primer año, la manufactura, sin incluir la refinación de petróleo, significaba 2.717 millones. Mientras que, en 2004, la industria aportó con 3.246 millones de dólares al PIB. Aquello representó alrededor del 10,7% del PIB, motivado por las 227 nuevas empresas de este sector que registró la Superintendencia de Compañías. El 129% fue el crecimiento del parque industrial en el país, entre 1978 y 2006. El número de industrias el año anterior cerró en 3.074.

Si bien el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) al Ecuador creció durante la década pasada, la incidencia de estos recursos en la economía aún está lejos de ser la deseada para fomentar el sector manufacturero, especialmente debido a que la IED está concentrada en las actividades petroleras.

En términos de transferencia de tecnología, mejoramiento de las capacidades y habilidades de la fuerza laboral local, mejoramiento de la competitividad de las exportaciones y reestructuración de empresas, es muy difícil establecer el grado de incidencia que la inversión extranjera directa petrolera ha tenido en el resto de la economía ecuatoriana. Lamentablemente, no existen estadísticas oficiales sobre la inversión extranjera que permitan identificar la participación de la extracción de petróleo por un lado, y de la refinación de petróleo por otro, lo que impide analizar el impacto que cada actividad ha tenido. La industria de petróleo crudo, a pesar de tener importantes encadenamientos hacia delante, presenta escasos encadenamientos hacia atrás. En cambio, la industria de petróleo refinado tiene más vínculos con el resto del aparato productivo y, por lo tanto, la IED en este subsector podría generar mayores niveles de desbordamiento del conocimiento y externalidades positivas hacia el resto de la economía. Tampoco existen estadísticas respecto a la transformación tecnológica o al know-how empresarial que hayan generado estas inversiones. Sin embargo, se sospecha que la incidencia de estos dos aspectos podría ser baja debido a que el Ecuador no cuenta con programas de capacitación de proveedores locales de Investigación y Desarrollo (I+D), ni tampoco esquemas de incentivo fiscal o tributario para atraer inversión extranjera como sí tienen otros países.

La poca dinamia de la IED en el sector manufacturero no es deseable desde el punto de vista de la competitividad de la economía, ya que el Ecuador, de forma general, presenta los menores niveles de competitividad en el sector manufacturero y, por lo tanto, es el sector que más se beneficiaría de un proceso de transferencia de tecnología y de know-how empresarial. Asimismo, la manufactura, por ser el sector que, por sus características, demanda gran cantidad de insumos, podría generar más externalidades positivas hacia otros sectores de la economía a través de encadenamientos productivos y desbordamiento de conocimiento en general.

CAPITULO II. RASGOS DE LA INDUSTRIALIZACIÓN EN EL ECUADOR

2.1.- EL PERIODO AGROEXPORTADOR

Nuestra inclinación a transplantar modelos económicos de otros estados o latitudes es una gran verdad fuera de duda aún cuando este transplante no sea tal sino que en el mejor de los casos se aparezca a un injerto y el resultado sea en sustancia, forma y fondo otro ser distinto al original. Esto es lo que ocurrió a inicios del siglo XX, Estado que empezaba a conformarse bajo las premisas y objetivos de otra ideología y gobernado por la misma derecha de antaño y a la sombra de una Nación carente de cultura política, como lo indica Lenin Uquillas 2000. Cultura Política que hace “referencia a los valores, principios, éticas, pragmáticas, que orientan las conductas de los actores y norman la relación entre ellos”, características que asignan la identidad a un pueblo “que implican que las representaciones y las prácticas se enlacen”. Fenómeno histórico que hasta nuestros días se viene manteniendo junto con “la informalización de la política y deslegitimación en sus valores y eficacia”.

Este vacío de cultura política fortificó a la oligarquía hasta 1930 donde en cierta forma se ve fragmentado por el efecto del Estado Liberal incidiendo directamente en el manejo de la economía, seguido por periodos de transición y populismo.

En los instantes que el viejo ferrocarril de Alfaro anuncia su llegada a Quito comienza a dibujarse en los rostros de la gente con cierta resistencia al inicio los cambios y transformaciones que traía la moderna vía de transporte y comunicación. El progreso tan ajeno a nuestra realidad empieza a adquirir un significado concreto; por fin las dos regiones tradicionalmente dominantes se unían y conquistaban un medio idóneo de relación constante entre sí, medio que sin duda alguna fue decisivo para articular la geografía del Ecuador.

Pero a pesar de estas transformaciones el país hasta 1920 levemente había cambiado, aún se podía distinguir las dos formas sociales con características coloniales. Así en la costa se podía observar la concentración de la capacidad industrial productiva bajo el cultivo de cacao destinado a la exportación, fenómeno que permitió consolidar un estrato social dominante que controlaba la producción y exportación del aurífero fruto, ejerciendo el control total del comercio internacional, y con estrecha vinculación con el Sistema Financiero Nacional, representado éste por el Banco Comercial y Agrícola, el cual debido a las finanzas y a la política de prestaciones a favor del Estado controlaba abiertamente la economía del país. El otro bloque estaba conformado por importadores y comerciantes requirentes de giros o letras sobre el exterior, cuyo centro de operación era el Banco Central del Ecuador, pero ambos dependientes de las exportaciones cacaoteras.

La sierra a excepción del Azuay y Loja dedicados a la producción para satisfacer el consumo interno, la que se basaba en el sistema hacendario bajo el control de los grandes terratenientes que manejaban la economía de la región. Aunque hay que anotar que varios de ellos incursionaron en la actividad industrial especialmente la manufacturera y en poca medida dedicados a las importaciones, pero siempre dependientes de las divisas que generaba la economía guayaquileña. Otros grupos se pueden observar con menos capacidad de decisión como la burocracia estatal en crecimiento, artesanos, aprendices, obreros, campesinos y las empresas de servicio público.

Cabe anotar que la inversión nacional se ve rezagada por el capital extranjero que se hizo ampliamente presente en la minería, ferrocarriles, petróleo, alumbrado, saneamiento; Consecuentemente siendo el mayor porcentaje de demanda de mano de obra las grandes plantaciones cacaoteras, los latifundios serranos y la artesanía. Esta situación entraña complejas relaciones sociales entre los diferentes estratos analizados; Por una parte los dueños de las plantaciones y los latifundios con amplia prevalencia de privilegios, Por otra parte los sembradores y campesinos, en absoluta relación de dependencia con los primeros. A consecuencia de esta división de regiones prácticamente autónomas entre sí, condujeron a una situación de desorden fiscal en lo que se refiere a la recaudación de tributos. Por lo que es normal encontrar en cada región sus propias leyes con intereses y clases de rentas diferentes. Sin pensar en conformar un sistema general de recaudación de impuestos y mucho menos un Estado Unitario Nacional con intereses afines.

Pero no es solo el problema de rentas sino además la falta de organización contable y operacional de catastros y estadísticas que debe tener el aparato estatal; Así tenemos que los presupuestos siempre fueron deficitarios y aplicados para distintos periodos económicos en ausencia de una política fiscal y de planificación del gasto público. De manera que la obra pública se vio relegada o simplemente no se realizaba, en contra posición con los gastos militares que siempre se iban incrementando.

En conclusión la falta de conciencia por construir un Estado Nacional sumada la ausencia de un poder central, condujo a un Estado de Crisis donde la estabilidad, el crecimiento era un paradigma, sin factores que articulen la economía al comercio exterior, motivos que empujaron al país a ser un asiduo importador de productos manufacturados. A partir de 1950 la economía se dinamíza gracias a la producción y exportación bananera; explotación que incorporó a la pequeña y mediana finca intensa en capital y que paga salarios al desarrollo nacional.

2.2.- EL PERIODO DE INDUSTRIALIZACION SUSTITUTIVA DE IMPORTACIONES

Los antecedentes en cuanto a la formación del Estado Desarrollista se refiere, se encuentra en los últimos años de la década de los 40 y a principios de los 50, el Ecuador un poco atrasado ingresa al proceso de industrialización apoyado por un grupo de profesionales del Banco Central del Ecuador, cuya influencia despertó las primeras motivaciones modernistas del Estado, así el 25 de febrero de 1948 el país se incorpora a la CEPAL solicitándole a este Organismo realizar el análisis del proceso de desarrollo económico; Estudiar las condiciones económicas y sociales del país; y, finalmente proponga las políticas que oriente y facilite la cooperación técnica y económica entre países. La CEPAL para ese entonces fue un auténtico Organismo promotor del desarrollo económico, con temas modernos y controversiales en cuanto se refiere a las funciones del Estado; así, proponía la incorporación del Estado en el desarrollo, especialmente en las áreas de promoción y orientación de inversiones a través de la planificación. Dada la vulnerabilidad de la economía y del mercado interno proponía la sustitución de importaciones por la industrialización y solo en los casos donde la inversión privada sea mínima asociarse y suplir la deficiencia.

Por todo lo anotado, el Estado se convirtió en promotor, intervencionista y fuerte; gobernando y administrando en un mercado plenamente interferido. En 1953 la CEPAL presentó el informe sobre “El Desarrollo Económico en el Ecuador”, mencionando enfáticamente que el país tenía “una economía primitiva, precaria y una base institucional exigua que impedía la concepción y aplicación de una política de desarrollo”; en vista de las conclusiones a las que llegó esta institución el país las acogió y fue lo que dio origen a una era donde la economía adquirió mayor complejidad y alternativamente demandó la necesidad de incorporar un desarrollo institucional más especializado; así se pudo advertir en la implementación de la infraestructura económica; en la modernización del Estado al asumir las necesidades que demandó el desarrollo y en el fomento de la industrialización.

El objetivo era atacar las causas que originaba el atraso, teoría que culpaba el subdesarrollo a la carencia de un sector industrial en crecimiento “capaz de remontar la relación centro periferia”. Con el fin de sustituir las importaciones la CEPAL propuso el abastecimiento del mercado interno con producción nacional. Entonces el crecimiento se haría vía expansión industrial, considerada como sector dinámico, empleador y que utiliza abundante capital, que a la larga se constituiría como medio ineludible de abastecimiento de la producción interna, y la nueva demanda que se forme por la expansión de los ingresos debía satisfacerse por medidas importaciones de tal forma que se logre equilibrar las necesidades y la capacidad de importar a fin de preservar el equilibrio en balanza de pagos.

El ahorro nacional se llegó a la conclusión de que era insuficiente para financiar el desarrollo, por lo que era necesario la inversión y el ahorro extranjero; los prestamos internacionales; y el incremento de tecnología. El desempleo fue explicado a través del concepto de la heterogeneidad, mencionando que era producto de un rezago estructural respecto al centro; el progreso de “los centros condicionaba a nuevos niveles de disparidad de densidad tecnológica”. Concepto que expresamente explicaba el desequilibrio intersectorial de la producción; éste relacionado con la estructura de la propiedad y la tenencia del suelo contribuían a demostrar el desempleo laboral y la deficiencia de la oferta agrícola del sector primario. Para poder instaurar un Estado moderno era necesario adoptar políticas de protección y fomento industrial basado en políticas fiscales, crediticias, de precios de bienes públicos e inversiones en infraestructura.

En resumen la política de desarrollo que se esperaba darle al país era una transformación tan grande y amplia; con una estructura organizacional diferente, distinta a la que se venía manteniendo; por lo que significaba en términos de recursos humanos y financieros nuevos servicios, competencias, órganos e instituciones. Varios estamentos públicos ampliaron sus competencias como es el caso del Ministerio de Hacienda, que luego se denominó de Ministerio de Finanzas; luego se estableció la JUNAPLA cuya responsabilidad principal fue la elaboración de los programas quinquenales de: carreteras, electrificación y los planes industriales; siendo estos programas el mayor aporte que en la época se realizó; porque a pesar de que no se cumplieran en las fechas planificadas estos programas todos ellos a la final se llevaron a cabo. Igualmente para la ejecución de la política industrial se necesito de nuevas instituciones que apoyen la medida, principalmente las de financiamiento. Así se creo la Comisión de Valores la que más tarde se constituyó en la Corporación Financiera Nacional; Para la Promoción y Asistencia Técnica el CENDES; Para la formación de recursos humanos el SECAP; Para la responsabilidad de la normalización INEM; y finalmente para la promoción de productos de bienes de capital CEBCA.

La política agrícola para que tuviera éxito fue fortificada y robustecida con instituciones de apoyo como el BNF y el INIAP organismos que buscaban el rápido crecimiento y la expansión agrícola; y el IERAC como la principal institución de la Reforma Agraria y Colonización y además de otras dependencias públicas de apoyo a los otros sectores, a fin de que el gobierno tenga la suficiente base institucional y las condiciones necesarias para impulsar y orientar el desarrollo.

A partir de 1972 con el petróleo el proceso de industrialización se intensificó, lo que provocó un grave distanciamiento entre el crecimiento del sector industrial y el agrícola; demostrando los desequilibrios intersectoriales y regionales que empezaba a tener la economía ecuatoriana. Por un lado el sector industrial se hallaba en amplio crecimiento, por otro lado el sector agrícola se encontraba rezagado, creciendo a una tasa menor que la poblacional; Por lo que el país necesito de una abundante cantidad de divisas para financiar las importaciones de bienes alimentarios y poder abastecer la demanda y la canasta familiar principalmente. A fin de mantener la inflación baja y controlada el gobierno subsidió la importación de los principales bienes alimenticios deficitarios.

Por otro lado a pesar del comportamiento que venía manteniendo la economía en los últimos años de la década de los 70 el sector público se expandió y creció la inversión en obras de alcance nacional pero sin un programa de inversión pública que tenga un criterio de beneficio socioeconómico, es decir que en esencia esta inversión no fue totalmente planificada; motivo que causó un deterioro en la situación financiera del sector público, arrojando déficits fiscales con graves problemas de financiamiento. Causas suficientes que explican el endeudamiento externo masivo, y posteriormente convirtiéndose en la clave del desequilibrio fiscal provocado por la expansión del gasto; la rapidez con que la brecha de necesidad de financiamiento se amplió demuestra la conmovedora situación con la que fue cortado de raíz el periodo más dinámico del Estado Desarrollista.

2.3.- CRISIS DE LOS 80 AJUSTE, NEOLIBERALISMO Y DOLARIZACION

La evolución de la economía ecuatoriana en las casi ya tres décadas esta marcada por el advenimiento y agudización de desequilibrios a que dio lugar el desarrollo industrial del Estado Desarrollista; precisamente la crítica a la política ISI estableció el inicio de una nueva ideología, el neoliberalismo; entendida por los contradictores no como el agotamiento del patrón de crecimiento sino como una política que estaba en contra de la ineficiencia, del intervencionismo estatal y de la industrialización.

A inicios de los 80 se detectó en el sector secundario de la economía una estructura industrial poco competitiva y desintegrada, debido al proteccionismo estatal que no permitió que se desarrolle el mercado y que los empresarios conduzcan su preocupación por mejorar la productividad. Transformándose la estructura económica y social del país de ser una economía agraria a urbano industrial; así mismo el desarrollo industrial originó un desarrollo tecnológico imitativo, legándolos a los países centros el papel dinamizador de la tecnología al permitírseles el libre ingreso a los sectores de avanzada.

Las variables ingreso, ahorro, inversión, se manifestaron en completo decrecimiento en estas décadas causando un insuficiente dinamismo de la economía, incapaz de absorber el creciente empleo y de adaptarse a las innovaciones tecnológicas que hace posible el aprovechamiento pleno de recursos propios. Agravado en los años posteriores con la pésima distribución del ingreso, el incremento de la miseria, el atraso, la baja posibilidad de exportar y por la insuficiente capacidad instalada que no permitió generar bienes intermedios sofisticados.

Todas estas malformaciones surtieron efecto durante los 20 años últimos del siglo pasado, sumergiéndolo al país en un gran retroceso económico, en extrema recesión, altas inflaciones, crisis en balanza de pagos, etc. A partir de los inicios de los 80 la política económica se dirigió a realizar dos procesos fundamentales con el fin de corregir los defectos mencionados:

1.- A asegurar la transferencia de recursos hacia el mercado financiero mundial; y,

2.- A controlar la estabilidad del mercado interno, especialmente las variables monetarias, crediticias y financieras.

Para conseguir estos procesos fue necesario dar prioridad al combate de la inflación, a la que se le consideró como un fenómeno que se originaba por la expansión de la demanda interna, la que entrañaba una distorsión en el sistema de precios relativos, demanda que en lo principal estaba afectada por una política económica equivocada, especialmente en las áreas de comercio exterior, fiscal, monetario, crediticio y salarial, a las que se les culpó la falla del normal funcionamiento; Por tales razones se consideró como necesario restablecer el equilibrio, asegurar el desarrollo económico racional y sostenido en el mediano y largo plazo .

En el área de Comercio Exterior se consideró que el déficit en cuenta corriente de balanza de pagos era causado por el proteccionismo, por el manejo de un tipo de cambio sobrevaluado y por los altos aranceles que influían directamente en el intercambio con el exterior, ante lo cual se recomendó la devaluación de la moneda. En el campo Fiscal para detener el crecimiento de los gastos en relación con los ingresos del sector público, se aconsejó que el gasto público disminuya y a la par se elimine los subsidios. Se culpó a la política Monetaria-Crediticia como causantes de la inflación, originado por la expansión de la masa monetaria y del crédito, ante lo cual se recomendó la restricción del crédito al sector público y el alza de las tasas de interés. Al ámbito salarial se le adjudicó la responsabilidad de que éste a través de los incrementos salariales expandía la demanda interna y agravaba el proceso inflacionario por no guardar relación con la productividad del trabajo .

Este esquema descrito de consideró como medio de análisis necesario para emprender cualquier posibilidad de desarrollo; expuesto así este enfoque asigna la responsabilidad de la inflación solo a la órbita de lo fiscal y a los mercados cambiario, monetario-crediticio y del trabajo; En síntesis este estudio aparentemente no posee un proyecto de desarrollo que en su accionar involucre a los distintos sectores de la economía, pudiendo darse talvez en un escenario distinto al analizado y donde la política económica estatal no exista. La responsabilidad del Estado debe ser el asegurar el bienestar de sus miembros mediante la acción plena en el desarrollo del país; Ninguna ideología puede o debe exonerar el Estado de sus obligaciones y que puestos en términos de política económica corresponde a las funciones de velar por el pleno empleo y el crecimiento efectivo de toda la sociedad. Política económica Neoliberal que al carecer de esta perspectiva considera que el incremento del trabajo conduce al incremento de la inflación; asignando la responsabilidad del crecimiento económico a la eficiencia y a la especialización productiva, la cual encuentra amplia contradicción con el sector empresarial y laboral, condicionándolo a la primera a la apertura externa; vinculando el desarrollo al capital financiero internacional; sistema financiero que en su necesidad por recuperar sus prestamos y ganancias confinan a una grave dependencia financiera, deuda para constituir reserva, deuda para financiar las finanzas estatales y el capital de trabajo, deuda para financiar la deuda, y deuda especulativa. La deuda es el resultado perverso de la intensa vida de relaciones internacionales la que causa dependencia y perdida de autonomía a la hora de tomar la política nacional, imposibilitándole de resolver los problemas económicos, sociales y políticos.

La convulsibidad social llegó a su límite a finales del siglo XX, cuando el 21 de febrero de 1999 una gran mayoría derrocó por segunda ocasión a un Presidente elegido democráticamente, se trata del Dr. Jamil Mahuad Witt, quien a causa de su desesperación por llegar al poder conformó alianzas con la burguesía financiera y al no poder cumplir con las ofertas de campaña y los intereses de sus aliados, su gobierno pasó por graves aprietos, como la crisis financiera y que en un acto de vil infortunio para la economía ecuatoriana el 10 de marzo de 1998 congeló los depósitos del sector público y privado, fenómeno que se lo denominó “congelamiento bancario”. Hecho que ocasionó el más grave deterioro social y económico; en lo social condujo al grueso de la población a la miseria, cerca del 80% de la población no estaban en capacidad de adquirir la canasta básica de subsistencia; Los sectores de la economía se hallaban en amplia involución, por lo que más de 2000 empresas cerraron sus puertas y condujeron a la desocupación a más de 200 mil trabajadores. Mahuad antes de abandonar el poder dejó oficialmente dolarizada la economía.

El término Dolarización es utilizado para describir un “proceso de fuga de capitales, para explicar el comportamiento del tipo de cambio en el mercado negro, para redefinir el uso de la moneda extranjera como reserva de valor, unidad de cuenta y como medio de pago en el mercado interno y finalmente para entender la relación entre estabilidad macro-económica, inflación y grado de sustitución monetaria”. Conceptualizándo el término se refiere al proceso a través del cual la unidad monetaria interna es reemplazada por el dólar, el cual absorbe las tres funciones del dinero mencionadas anteriormente. La dolarización encuentra cabida en economías donde el público ha perdido la confianza en el Estado y en la posibilidad de cumplir sus compromisos; donde los distintos agentes económicos y el Estado vía devaluación se han apropiado de los ingresos y la riqueza de los ciudadanos. En economías donde es normal financiar déficits fiscales con emisión monetaria inorgánica.

El Ecuador optó por este modelo monetario de mediano plazo que en sus inicios tuvo tres etapas:

1.- Fijar el tipo de cambio a 25.000 sucres,

2.- Reformas legales que se llevaron a efecto a través de la ley de Transformación Económica I, II, III, conocidos como “Ley Trole”,

3.- Extracción progresiva de los sucres y puesta en circulación de los dólares y moneda fraccionaria.

Siete años más tarde, el país medianamente ha podido ir poco a poco retornando a la senda del desarrollo, pero sin poder encontrar el camino de la paz social y la seguridad jurídica, así se demuestra que nuevamente un presidente elegido democráticamente fue depuesto. Estos hechos causan que los agentes económicos pierdan la confianza en el país, decidan no invertir y lleven su dinero a otros países, y que producto de estas causas haya mayor desempleo, pobreza y que las desigualdades se incrementen.

2.4.- COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL

Características generales del país

El Ecuador, denominado así por su ubicación sobre la línea ecuatorial, extiende su territorio hacia los hemisferios norte y sur. La cordillera de los Andes, que lo atraviesa longitudinalmente, modifica las condiciones de zona tropical para dar lugar a pisos geográficos que van desde el nivel del mar hasta cumbres nevadas por sobre los 6,000 metros de altura. Así, entre declives y planicies se encuentra una gran variedad de microclimas, de recursos naturales y una de las mayores diversidades biológicas en el mundo, en apenas 256,379Km2. También existen vastos humedales en las tres regiones: Costa, Sierra y Amazonia, que a más de servir a varias actividades sociales y económicas, constituyen una valiosa reserva para la supervivencia del planeta.

A esta imagen peculiar del área continental se suma el archipiélago de Galápagos situado en el Océano Pacífico a 1,000 kilómetros de la costa ecuatoriana. Tanto su extensión territorial de 8,010Km2, sumadas las 13 islas y pequeños islotes, como su reserva marina han sido declarados Patrimonio de la Humanidad porque albergan especies de la fauna y flora, únicas en el mundo, constituyendo un valuarte científico y laboratorio natural incomparable.

La población actual del país alcanza 12.9 millones de habitantes, con un ingreso per cápita anual de 2,350 dólares en 2007 y de 2,380 dólares proyectados para 2008.

La economía ecuatoriana

Luego de la crisis monetaria y financiera de fines de la década anterior, el país se encuentra en franca recuperación como demuestra el crecimiento del PIB calculado por el Banco Central del Ecuador (BCE), en el orden de 3.7% en 2007; aunque debe afrontar todavía secuelas sociales que limitan la posibilidad de alcanzar una sólida reactivación productiva en el corto plazo. Se puede, sin embargo, afirmar que se está gestando una transformación en la estructura económica global, por el surgimiento de nuevas actividades productivas que tienden a superar en importancia a sectores tradicionales; algunas de ellas responden a la dinámica en que se desenvuelve el nuevo orden internacional.

De acuerdo con las proyecciones efectuadas por el BCE, se espera una expansión real de la economía para el año 2008 sustentada en parte, por el uso del oleoducto de crudos pesados, OCP; nuevo medio de transportación petrolera que permite elevar la producción y las exportaciones de crudo de la amazonía ecuatoriana. Para garantizar que los recursos frescos provenientes de este crecimiento no se transformen en gastos improductivos, sino más bien, se destinen a consolidar el clima de seguridad a través de la inversión en proyectos de desarrollo social que inciden directamente en el bienestar de la población, se dictó la Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal. Esta Ley demanda equilibrios fiscales y la reducción del peso de la deuda pública, para lo cual creo el Fondo de Estabilización, Inversión Social y Productiva y Reducción del Endeudamiento Público – FEIREP, cuyo destino principal, en su primera fase, es la recompra de la deuda interna y externa, pero, que en el gobierno anterior fue reemplazado por los CEREPs. La disciplina fiscal y la visible disminución de la inflación desde 2001 y lo que va de 2008, dan a la sociedad local e internacional signos claros de estar en el camino correcto hacia la estabilidad económica y social del país y sientan premisas para asimilar los nuevos desafíos que exige la necesidad de elevar sustancialmente los niveles de competitividad del aparato productivo nacional. Así mismo el sector financiero, que atravesó una grave crisis en los años 1998 y 1999, muestra actualmente resultados positivos que se reflejan en los saldos crecientes de depósitos y en los mayores plazos de las inversiones monetarias de clientes. Es relevante, en especial, la recuperación de significativos niveles de credibilidad del público como se observa en las tendencias de las captaciones de bancos privados: entre diciembre de 2001 y diciembre de 2007, los depósitos de ahorro aumentaron en 50% y los de plazo fijo (30 días y más) en 56%, mientras que los depósitos a la vista crecieron en 24%.

El Gobierno, y la Asamblea Constituyente por su parte, están trabajando para ofrecer, a través del Banco Nacional de Fomento (BNF) y la Corporación Financiera Nacional (CFN), líneas de crédito orientadas al fomento del sector productivo, microempresarial, con preferencia a proyectos asociativos en marcha. El sector agropecuario es particularmente importante para la economía del país porque genera puestos de trabajo para un 30% de la población económicamente activa y aporta con el 26% a las exportaciones. Sin embargo, al examinar su evolución en los últimos 10 años se encuentra poca sostenibilidad en sus tendencias, como consecuencia, obviamente, de fenómenos climáticos y la propia sensibilidad de los bienes primarios en el mercado global. El comportamiento del sector minero y de hidrocarburos está determinado por la producción de petróleo. Esta actividad que en el año 2007 representó el 13% del PIB, en 2008 se prevé un incremento del 14%,como resultado del incremento proyectado por el Estado en la producción con una meta de 192 millones de barriles según estimaciones del Presupuesto Fiscal; es decir 40 millones de barriles más que lo programado para 2007. Si, junto con la mayor posibilidad de producir, transportar y exportar petróleo, se mantiene alto el precio del crudo en el mercado internacional, el país estará en capacidad de alcanzar las metas de crecimiento económico que ha trazado y podrá distribuir los probables excedentes hacia programas sociales postergados y al fomento de la producción.

Desarrollo industrial

El crecimiento de la industria es, sin lugar a dudas, uno de los pilares fundamentales del desarrollo nacional. Sin embargo, su competitividad ha estado permanentemente expuesta a factores }limitantes como: contracción de la economía local durante varios años de crisis; una inadecuada distribución del ingreso que resta capacidad y tamaño al mercado interno, por un lado y que, por otro, incentiva la importación de bienes de consumo; también, la dependencia tecnológica de lenta innovación que afecta a la productividad. Pese a estos problemas, el sector industrial se expandió en los siete años que va de la presente década y contribuyó, desde años anteriores, a la diversificación y aumento de las exportaciones nacionales. Las proyecciones macroeconómicas del BCE asignan a la industria manufacturera una perspectiva de crecimiento real de 3% para el año 2008.

Inversión extranjera directa

Un elemento significativo para el crecimiento económico del país ha sido el aporte de la inversión extranjera directa. En términos per cápita la inversión extranjera directa pasó de 13.1 dólares en 1990 a 42.1 dólares en1995y a 122.8 dólares en 2007. Así mismo, mientras este agregado representó en 1990 el 1.2% del PIB, en 1995 se elevó al 2.2% y en 2007 al 5.7%.

2.5.- REALIDAD Y BALANCE

El Ecuador sometió su economía a un proceso de modernización y estabilización mediante importantes reformas en la estructura monetaria, administrativa y legale, en orden a restablecer los equilibrios macroeconómicos, a fortalecer los sectores productivos y a preparar su inserción eficiente en el mercado mundial comercial y de capitales. Sobre la base del programa económico que aplica el gobierno nacional y los esfuerzos empresariales sostenidos, aún en las condiciones adversas de las crisis pasadas, se encuentran indicadores de progresiva estabilidad y crecimiento en la economía interna y resultados positivos en las cuentas del frente externo; favorecido, todo esto, por el afianzamiento del régimen de la dolarización.

En este contexto de estabilidad macroeconómica y apertura comercial, las autoridades económicas del país buscan promover y estimular la inversión directa en sectores productivos. Por no disponer la autoridad económica información consolidada al 2008, se realizará un análisis de las industrias por sectores al 2007.

a.- SECTOR PRIMARIO.-

AGRICULTURA, GANADERIA, CAZA Y SILVICULTURA

La información disponible en el Banco Central del Ecuador (BCE) dentro de las previsiones económicas, muestra que el sector Agricultura, ganadería, caza y silvicultura, sigue siendo un eslabón importante dentro de la economía del país, pues en la estructura porcentual del Producto Interno Bruto (PIB) durante los últimos 6 años, ha participado con cifras que están alrededor del 10%.

Desde el punto de vista del crecimiento, se puede ver que la variación obtenida en 2006 (2.1%), fue equivalente a menos de la mitad de lo obtenido en 2005. La actividad Agricultura está conformada por las sub-actividades Banano, Café, Cacao; Otros cultivos agrícolas; Producción animal; Silvicultura y extracción de madera, y Productos de la caza y de la pesca. En este conjunto de actividades se puede ver que durante 2006, la de mayor dinamia en cuanto a crecimiento, fue la silvicultura y extracción de madera (4.5%); seguida por productos de la caza y de la pesca (3.8%); y, para 2007, la situación será similar añadiendo la variación favorable que tendrá la producción animal (3.8%).

Desde el punto de vista del Valor Agregado Bruto por Industrias se puede apreciar que la última cifra disponible, esto es al tercer trimestre de 2006, el sector de la agricultura varió desfavorablemente con respecto al trimestre anterior en -2.73%; y con respecto a similar período del año 2005, lo hizo con la misma tendencia al -3.89%. Esto confirmaría que hubieron dificultades durante el tercer trimestre de 2006, debido a diversos factores naturales como sequías, heladas o inundaciones, dependiendo de las regiones.

Banano, Café y Cacao

Durante el año 2006 el PIB del Sector Cultivos de Banano, Café y Cacao tuvo una variación positiva del 2.0% con respecto a 2005. Para 2007 se prevé una situación similar. Es conocido que el banano, luego del petróleo, es el principal producto de exportación. El PIB de estos tres productos generó en 2005, en términos absolutos, 527 millones de dólares; 537 millones en 2006. La estructura porcentual del PIB señala que la actividad participó con el 2.6% del total en 2005; 2.5% en 2006.

Otros CULTIVOS Agrícolas (incluye Flores)

El PIB de la actividad Otros Cultivos Agrícolas, presentó durante 2006 una variación favorable de 0.5% con relación al año 2005. En términos absolutos la producción llegó a 751 millones de dólares y su participación en la estructura porcentual del PIB fue similar a la de varios años atrás (3.5%).

Productos de la Caza y de la Pesca

Dentro de las subdivisiones del sector agricultura se encuentra la actividad Productos de la Caza y de la Pesca, la cual obtuvo un crecimiento muy importante (16%) durante 2005 y finalizó 2006 con el 3.8% de variación. Para 2007 se espera una posición similar a 2006. La generación de recursos durante 2006 llegó a 317 millones de dólares en lo que respecta a pesca fresca. La participación en la estructura porcentual del PIB durante 2006 fue del 1.5%. En lo que tiene relación con el valor agregado bruto por industrias trimestral, se puede apreciar que el tercer trimestre de 2006 con respecto al segundo, la actividad Pesca tuvo un crecimiento equivalente a 2.73%, mientras que con respecto al tercer trimestre del año 2005 varió favorablemente en un 15.7%.

Extracción De Petróleo Crudo Y Gas Natural

La extracción de petróleo crudo y gas natural, la más importante fuente de ingresos para la economía del país y además la de mayor peso en la estructura porcentual del PIB (21.2% en 2006), se ha desenvuelto en un medio en el cual ha prevalecido últimamente la variable precio del barril. La información disponible en el BCE, muestra que la actividad creció un 1.7% durante 2006, posición mucho mejor que 2005 (0.9%).

En términos absolutos, la generación de recursos de la extracción de petróleo y gas natural durante 2006 alcanzó 4.537 millones de dólares. Las previsiones para 2007 señalan que la actividad tendrá un crecimiento de 0.7%. En términos trimestrales, la información del valor agregado bruto por industrias muestra que la explotación de minas y canteras, de la cual forma parte la explotación petrolera, varió positivamente (0.74%) durante el tercer trimestre de 2006, con relación al segundo; y frente a similar período del año 2005, lo hizo en 3.09 puntos porcentuales positivos.

b.- SECTOR SECUNDARIO

Industria Manufacturera

La Industria Manufacturera durante los últimos 6 años presentó variaciones positivas en la generación del PIB. El último año (2006), según el BCE, presentó un crecimiento del 4.4% cifra que se aproxima a la mitad de lo conseguido en 2005. En términos absolutos el crecimiento de 2006 se tradujo en una generación de recursos equivalente a 2.866 millones de dólares. Este volumen de recursos permite establecer que en 2006, la industria manufacturera participó en la estructura porcentual del Pib con el 13.4%. Desde el punto de vista del Valor Agregado Bruto por Industrias, se puede apreciar que el tercer trimestre de 2006 con relación a su período inmediato anterior presentó un crecimiento de 2.28%; mientras que con respecto a similar período del año 2005 también varió favorablemente al 8.67%, lo cual indica los esfuerzos del sector por mantener su eficiencia y productividad.

Al interior del sector de la Manufactura se puede apreciar que durante 2006, las ramas denominadas Fabricación de Maquinaria y Equipo; Fabricación de otros productos minerales no metálicos; Productos de madera y fabricación de productos de madera; Elaboración de Bebidas, fueron los de mayor dinamia durante 2006 pues sus crecimientos se ubicaron en 8%; 5.6%; 5.4% y 5.2%, respectivamente. En términos absolutos, la actividad Carnes y Pescado Elaborado, la Fabricación de productos Textiles y Productos Alimenticios Diversos, fueron las ramas que generaron la mayor cantidad de recursos en 2006 (921, 455 y 309 millones de dólares, respectivamente).

Las exportaciones de productos industrializados (excepto los derivados del petróleo) durante 2006 alcanzaron la cifra de 2.044 millones de dólares, cifra que con relación a las del año 2005, fueron superiores un 13%. Los rubros de mayor peso en las exportaciones industrializadas son los denominados Otros Elaborados de Productos del Mar y Manufacturas de Metales con montos equivalentes a 503 y 470 millones de dólares, respectivamente, cifras que frente al total de exportaciones considerado, representan el 28% y 26%, respectivamente. Tanto las empresas medianas como las pequeñas disminuyen en 5.82% y las grandes en 2.02%. El precio promedio de las ventas del sector industrial de los últimos tres meses aumentó levemente. En efecto, en diciembre de 2006, los precios aumentaron en 0.15% con respecto al mes anterior, este aumento fue impulsado por las empresas grandes, ya que las medianas y las pequeñas disminuyeron 2.11% y 0.68%, respectivamente.

Carnes y pescado elaborado

La actividad Carnes y Pescado Elaborado es una actividad que en los últimos 5 años tuvo variaciones positivas, llegando el último año 2006 a obtener un crecimiento del 3.9%; este crecimiento se tradujo en una generación de recursos que en términos absolutos ascendió a la suma de 921 millones de dólares. Este valor obtuvo una participación en la estructura porcentual del PIB de 4.3%. Se considera que en esta rama de actividad está incluida la manufactura correspondiente a Productos elaborados de carne y pescado (diferentes variedades) y camarón. Dentro de las exportaciones totales del país se puede apreciar que en el rubro industrializados, productos elaborados del mar, en la que la mayoría es atún camarón y pescado empacado o enlatado, se exportó durante 2006 una cifra equivalente a 503 millones de dólares, cifra récord de los últimos diez años, que representó una variación positiva del 1.1% con respecto a 2005. El volumen exportado durante 2006 superó las 250 mil toneladas.

Cereales y Panadería

Esta industria ha presentado variaciones del PIB positivas durante los últimos cuatro años, aunque de esas variaciones, 2005 fue la mayor (4.9%); luego de finalizar 2006, presentó una variación de 3.5%. Este crecimiento se tradujo en términos absolutos en una cifra de 94 millones de dólares valor que permitió alcanzar una participación en la estructura porcentual del PIB del 0.4%.

Elaboración de Bebidas

La actividad Elaboración de Bebidas luego de haber atravesado por dificultades durante 2002 y 2003 presentó recuperación en sus variaciones del PIB para los años siguientes. Justamente el año 2006 finalizó con un crecimiento equivalente a 5.2%, valor mayor al logrado en 2005 (4%). El crecimiento experimentado en 2006 se tradujo en una generación de recursos equivalente a 90.5 millones de dólares.

Textiles

La Fabricación de Productos Textiles y Prendas de Vestir, según la información del BCE, los últimos tres años, presentó variaciones positivas en su PIB. El último año 2006 varió a un ritmo de 3.5% inferior a la de 2005 (5.1%), la más alta de los últimos 6 años. La generación de recursos, en términos absolutos, durante 2006 alcanzó la cifra de 455 millones de dólares.

Producción de Madera

El sector de la Producción de Madera y Fabricación de Productos de la Madera luego de atravesar dificultades en 2003, se recuperó en los tres últimos años, llegando a variar al 3.1%, 5.8% y 5.4%, respectivamente. En términos absolutos la generación de recursos durante 2006 llegó a la suma de 277 millones de dólares, valor que dentro de la estructura porcentual del PIB participa con el 1.3%.

Otras Actividades de la Industria Manufacturera.-

En cuanto a la actividad Industria del Papel, de conformidad con la información reportada a la Central de Riesgos, se determina que a Dic/06, se benefició del 1.2% de la cartera de crédito y contingentes registrada por el SFNA, cifra superior a la registrada en Dic/05 que fue de 0.7%.

c.- SECTOR TERCIARIO

Constricción

El sector de la construcción ha continuado, a lo largo y ancho del país, con su permanente desarrollo, especialmente lo que tiene que ver con la edificación de viviendas, preferentemente en las ciudades y cantones urbanos. Lo comentado se explica en la información del PIB. Durante el año 2006, el PIB del sector obtuvo un crecimiento de 5.1% obteniendo una generación de recursos en términos absolutos, equivalente a 1.811 millones de dólares cifra superior a la generada y al crecimiento experimentado durante 2005. La importancia de este sector se aprecia también en la proporción de su participación en la estructura del PIB (8.5%).

Desde el punto de vista del valor agregado bruto por industrias, que publica trimestralmente el BCE, se puede apreciar que el tercer trimestre del año en curso, con relación a su inmediato anterior, el sector tuvo un crecimiento de 2.3%; mientras que con relación a similar período, pero del año 2005, la variación equivalió a 1.6%.

Según las encuestas de coyuntura del BCE, la demanda laboral en el sector de la construcción continuó disminuyendo; en efecto en diciembre de 2006 se contrajo en 7.1% respecto a noviembre; las empresas grandes resultan ser las que más se reducen con el 7.44%, seguidas de las empresas medianas con el 3.93% y las pequeñas con el 2.58%.

Comercio Al Por Mayor Y Al Por Menor

El sector Comercio al por Mayor y Menor es uno de los sectores de mayor participación en la estructura porcentual del PIB, en 2006 lo hizo con el 14.6% del total; La evolución del PIB muestra que los últimos 6 años el sector ha presentado variaciones positivas, finalizando el año 2006 con un crecimiento del 4.6%, lo cual se tradujo en una generación de recursos igual a 3.121 millones de dólares.

Desde el punto de vista de las tasas de variación presentadas en el valor agregado bruto por industrias trimestral, se aprecia que el sector durante el tercer trimestre de 2006 con respecto al período inmediato anterior, presentó un crecimiento de 0.49%; y con relación a similar período pero del año 2005 lo hizo a un ritmo interesante de 3.97%.

De las publicaciones de coyuntura que presenta el BCE, se ha extractado lo siguiente: la demanda laboral en el sector comercial continuó aumentando; en efecto, en diciembre de 2006 se incrementó en 2.21% con respecto al mes anterior, impulsado principalmente por las empresas medianas (8.18%), pequeñas (4.43%) y grandes (2.02%). El valor de ventas del sector comercial ha incrementado en los últimos cinco meses del año 2006, en diciembre aumentó en 10.40% con relación al mes anterior. La previsión para el mes de enero de 2007 indica que el valor de ventas disminuirá en 6.32% con respecto al mes de diciembre, originada principalmente por las empresas grandes (6.43%) y medianas (6.40%) y en una menor proporción en las empresas pequeñas (1.06%).

Transporte Almacenamiento Y Comunicaciones

El sector Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones por sexto año consecutivo ha logrado obtener variaciones positivas incrementales en el PIB, lo que explica un continuo movimiento de recursos en el sector, pues las variaciones han pasado de 0.5% en 2001 hasta llegar a 4.7% en 2006. Para el presente año 2008, se espera un crecimiento de 3.8%, lo cual en términos absolutos equivaldría a una generación de recursos equivalente a 1.655 millones de dólares; este volumen de recursos permite apreciar la importancia del sector en la estructura porcentual del PIB (7.5% en 2006). Si se consideran las tasas de crecimiento trimestral que muestra el Valor Agregado Bruto por Industrias (no incluye comunicaciones) se puede apreciar que el sector obtuvo durante el tercer trimestre de 2006 una variación favorable de 0.94% con relación al período inmediato anterior ( II - 2006); y, con relación al período correspondiente del año 2005 (III - 2005), presentó un crecimiento importante de 4.76%.

Intermediación Financiera

El sector de los Servicios de Intermediación Financiera ha tenido resultados favorables en los últimos cinco años finalizando el último año 2006 con un crecimiento con respecto al año anterior, del 13%, y además colocándose en el segundo mejor año luego de 2005 que fue el de mayor variación. Al parecer estos resultados son fruto de las condiciones económicas que atraviesa el país luego de haber adoptado la dolarización y eliminado las permanentes y dañinas devaluaciones.

En términos absolutos la generación de la actividad llegó en 2006 a 433 millones de dólares, lo cual dentro de la estructura porcentual del PIB equivale al 1.9%. De la información disponible respecto al valor agregado bruto por industrias trimestral, el sector durante el tercer trimestre de 2006 presentó un crecimiento de 4.16% con respecto a su período inmediato anterior; y con respecto al trimestre correspondiente de 2005, varió sustancialmente a un ritmo del 18.75%. El riesgo del sector con relación al comportamiento del PIB durante 2006 se ubicó en el nivel Bajo y se prevé que para 2008 mejore y se ubique en el nivel Medio Bajo.

CAPITULO III

3.1.- CONCLUSIONES

1.- El periodo agroindustrial se caracteriza por la utilización de las ventajas comparativas con la especialización en la producción de bienes agrícolas primarios bajo la utilización de modalidades precarias de explotación de la fuerza de trabajo indígena en las formas ya conocidas obrajes, mitas y encomiendas.

2.- La producción bananera en el país permitió emprender un débil proceso de industrialización orientada por los lineamientos recomendados por la Comisión de Estudios Económicos para América Latina CEPAL, Organismo que institucionalizó en América del Sur el Modelo de Industrialización Sustitutiva de Importaciones ISI, el cual buscaba eliminar la importación de bienes de consumo e intermedios y erradicar el modelo Agroexportador de productos primarios que desde la independencia lo habíamos venido manteniendo; forzando en lo posible la modernización de la economía a través de la demanda interna para que sea ésta la generadora de una alta capacidad de empleo y valor agregado.

3.- El Modelo de Industrialización Sustitutiva de Importaciones ISI se basó en la interpretación Latina de la Teoría Modernizadora dominante en el mundo de la Post Guerra, la que sostenía que para alcanzar el desarrollo había que lograr un crecimiento económico sostenido, para lo cual la política del gobierno debía centrar su acción en los sectores de alta productividad como era el caso del sector industrial.

4.- A partir de 1972 con el petróleo el proceso de industrialización se intensificó, lo que provocó un grave distanciamiento entre el crecimiento del sector industrial y el agrícola; demostrando los desequilibrios intersectoriales y regionales que empezaba a tener la economía ecuatoriana. Por un lado el sector industrial se hallaba en amplio crecimiento, por otro lado el sector agrícola se encontraba rezagado, creciendo a una tasa menor que la poblacional

5.- A inicios de los 80 se detectó en el sector secundario de la economía una estructura industrial poco competitiva y desintegrada, debido al proteccionismo estatal que no permitió que se desarrolle el mercado y que los empresarios conduzcan su preocupación por mejorar la productividad y competitividad. Transformándose la estructura económica y social del país de ser una economía agraria a urbano industrial; así mismo el desarrollo industrial originó un desarrollo tecnológico imitativo, legándolos a los países centros el papel dinamizador de la tecnología al permitírseles el libre ingreso a los sectores de avanzada.

6.- El periodo neoliberal esta marcado por la crisis financiera sin precedentes ocurrida en el país, la que afectó directamente al aparato productivo, industrial, servicios y extractor de materias primas; siglo que culminó con la quiebra generalizada del sistema financiero.

7.- Se aprecia que el sector manufacturero está menos expuesto a los shocks externos, cambios de precios en mercados internacionales o condiciones climáticas. Al contrario de las exportaciones de productos primarios que enfrentan un declive de la valía comercial y que son susceptibles a la constante fluctuación de precios internacionales, las manufacturas tienen tendencias estables y crecientes.

8.- El sector manufacturero es el vehículo principal para el desarrollo tecnológico. La mayoría del progreso tecnológico se da en el sector manufacturero porque utiliza la tecnología de muchas formas y a niveles muy diferentes para incrementar los retornos de las inversiones. Esto se hace, principalmente, a través del cambio tecnológico que permite la especialización en actividades de mayor valor agregado y contenido tecnológico.

9.- E sector manufacturero lidera y difunde la innovación. Financia y ejecuta el grueso de los gastos mundiales en Investigación y Desarrollo I+D. Ofrece mucho potencial para las actividades informales que favorecen a la innovación. Además, tiene un 'efecto de empuje' en otros sectores de la economía. El desarrollo del sector manufacturero estimula la demanda de más y mejores servicios, como los seguros, bancos, comunicaciones y transportes. Sin ellos, el sector manufacturero no puede evolucionar, y sin el sector manufacturero ellos tampoco pueden generar un volumen de negocio considerable.

3.2.- RECOMENDACIONES

1.- Hay que dar énfasis a la competitividad industrial, porque esta se justifica por si sola, particularmente, en países en desarrollo. La evidencia muestra que el sector manufacturero en el país es uno de los motores principales del crecimiento económico jugando así un papel clave en la transformación económica. La industria favorece el paso de actividades simples, basadas en recursos naturales y de escaso valor agregado, a actividades más productivas que generan mayores rentas y que están más ligadas al desarrollo tecnológico y a la innovación.

2.- A nivel general, tanto el gobierno como el sector privado necesitan conocer la situación competitiva del país, y entender los factores que la determinan para poder actuar coherentemente. Por ello es importante contar con datos concretos de la situación competitiva de la industria, es el primer paso para poder llegar a un consenso político que lleve al diseño de políticas industriales eficaces que reflejen la realidad del país. Sin conocer la realidad en este sentido, la discusión se torna difusa y sin puntos de referencia sobre los cuales se pueda acordar o disentir.

3.- A la industria, hay que incentivarla a ser competitiva, porque esto supone el incremento de la presencia industrial en mercados domésticos e internacionales, y transformar las estructuras productivas hacia sectores y actividades de mayor valor agregado y contenido tecnológico. Por ello la política industrial deberá estar orientada a la adopción de la innovación y el aprendizaje como estrategia para competir. Esta estrategia generará mayores y más sustentables rentas industriales.

4.- Para el éxito industrial se requiere de empresas que sean capaces de crear competencias tecnológicas en productos y procesos. Esto es costoso y arriesgado, sobre todo en países en desarrollo como el nuestro, donde las fallas de mercado son más críticas y el marco institucional mucho más débil. A fin de crear estas capacidades industriales, el país deberá poseerlos siguientes factores:

• La existencia de un buen ambiente de negocios. Un buen ambiente de negocios es un prerrequisito indispensable para la competitividad industrial. La inflación, el tipo de cambio y las tasas de interés son elementos importantes que afectan a la competitividad.

• La existencia y fortaleza de los sistemas industriales nacionales. Los sistemas industriales se pueden dividir en las industrias propiamente dichas y sus actores económicos a nivel micro, los sistemas de apoyo a nivel meso y la gobernabilidad industrial a nivel macro.

3.3.- BIBLIOGRAFIA

•Banco Central del Ecuador.- Boletines Estadísticos. Información Estadística

Mensual. Estadísticas de Exportaciones e Importaciones.

•Ministerio de Agricultura y Ganadería.- Proyecto de Información SICA.-

Cadenas Agroindustriales.

•Superintendencia de Bancos y Seguros.- Información de la Central de

Riesgos y Fichas Sectoriales.

•Pulso Ecuador, Inteligencia de Mercados.

•Periódicos.- Dinero Revista de Negocios; El Comercio, Diario Hoy, Líderes.

Artículos varios.

•Multiplica.- Reportes Sectoriales.

•Cámara de la Construcción de Quito.

República del Ecuador

•Superintendencia de Bancos y Seguros Estudio Sectorial

Subdirección de Estudios

Autor.- Eco Carlos Alfredo Uquillas.

Email.- alfuquillas@hotmail.com

Especialista en Gestión de Proyectos, MBA,


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Observatorio de la Economía Latinoamericana

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

7 al 24 de
octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre
Globalización y Crisis Financiera




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

10 al 29 de
octubre
II Congreso EUMEDNET sobre
Arte y Sociedad

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias

17 al 28 de
noviembre
II Congreso EUMEDNET sobre
El Derecho Civil en Latinoamérica y Filipinas: Concordancias y Peculiaridades

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet