LA IMPARTICION DE LAS ASIGNATURAS MICRO Y MACROECONOMÍA
Observatorio de la Economía Latinoamericana

 


Revista académica de economía
con el Número Internacional Normalizado de
Publicaciones Seriadas  ISSN 1696-8352

 

Economía de Cuba

LA IMPARTICION DE LAS ASIGNATURAS MICRO Y MACROECONOMÍA: RETO IMPUESTO A LA DISCIPLINA TEORÍA ECONÓMICA



Ana Gloria Madruga Torres (CV)

Arístides Pérez Romero
amadruga@fe.uho.edu.cu



Resumen
Los cambios que acaecieron en la década del noventa en la Economía Mundial, exigen de un economista capaz de analizar con suficiente profundidad los problemas económicos tanto a nivel microeconómico como a escala macroeconómica. Esta es la razón por la cual, las Comisiones Nacionales de las Carreras con perfil económico, a partir de 1990 iniciaron una reestructuración de las Disciplinas Básicas Específicas, que aportan la formación del profesional en las universidades del país y en ellas se han incluido nuevas asignaturas como la Micro y la Macroeconomía cuyos contenidos son necesarios para la formación del profesional de hoy, pero, no es menos cierto, que sus contenidos, dotados de un instrumental teórico-práctico que no ha sido desarrollado por la experiencia socialista, imponen un gran reto a la Teoría Económica Marxista.

Palabras claves:
macroeconomía, microeconomía, teoría económica, impartición de asignaturas de corte subjetivistas en la carrera de economía en Cuba.


Para citar este artículo recomendamos utilizar este formato:

Madruga Torres y Pérez Moreno  : "La impartición de las asignaturas Micro y Macroeconomía: reto impuesto a la disciplina Teoría Económica." en Observatorio de la Economía Latinoamericana Nº 71, diciembre 2006. Texto completo en http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/cu/


INTRODUCCIÓN

Las primeras líneas del infierno de Dantes reflejan perfectamente los problemas que encuentran los economistas cubanos, desde que en la década de los 90 desapareciera el Campo Socialista: "En medio del viaje de nuestra vida, me encontré en un bosque oscuro en el que el camino recto se había perdido."

Los cambios que acaecieron en la década del noventa en la Economía Mundial, exigen de un economista capaz de analizar con suficiente profundidad los problemas económicos tanto a nivel microeconómico como a escala macroeconómica. El desarrollo de la Economía Cubana no puede estar ajeno a estos cambios de la Economía Mundial; con el objetivo de insertarse en ella, debe formar un economista que tenga en su haber el conocimiento del conjunto de categorías y leyes económicas que le permita no sólo controlar y dirigir económicamente una empresa sino responder con calidad a las exigencias profesionales del capital extranjero invertido en nuestra economía y fuera de ella.

Esta es la razón por la cual, las Comisiones Nacionales de las Carreras con perfil económico, a partir de 1990 iniciaron una reestructuración de las Disciplinas Básicas Específicas, que aportan la formación del profesional en las universidades del país y en ellas se han incluido nuevas asignaturas como la Micro y la Macroeconomía cuyos contenidos son necesarios para la formación del profesional de hoy, pero, no es menos cierto, que sus contenidos, dotados de un instrumental teórico-práctico que no ha sido desarrollado por la experiencia socialista, imponen un gran reto a la Teoría Económica Marxista.

Tal desafío no es nuevo, los países ex socialistas ya lo vivieron, pero nunca lograron poner esa dialéctica "sobre sus pies". Por lo que el paulatino proceso de asimilación del instrumental teórico-burgués, sin una conciencia crítica de esa dinámica, terminó por absorberlos.

Puede que la conciencia teórica de este reto exista al más alto nivel en el que se toman las decisiones económicas, pero de lo que si no nos queda duda es que aún no forma parte del debate teórico entre los profesores de Economía Política, ni está refrendada por la forma en que se imparten las asignaturas teóricas.

Parafraseando de nuevo a Dantes, y esto no quiere decir que tengamos una visión dantesca del mundo, pero si muy bien que esta frase expresa la situación actual en la que nos encontramos. Virgilio, el compañero de Dantes en su viaje por el infierno, deja muy claro que sólo hay un camino para escapar: "Vos debéis tomar otra senda, si pretendéis escapar de este paraje desolado".

Hecho científico: Existencia de contenidos propios de la disciplina Micro y Macroeconomía alejados del necesario enfoque marxista, por desvinculación entre la disciplina propiamente dicha y la de Teoría Económica.

Enunciación del Problema de la investigación: ¿Cuáles son las categorías fundamentales de estas asignaturas a las que se le debe dar un tratamiento metodológico?

La presente investigación se propone como objetivo general: Determinar las categorías fundamentales con el propósito de perfeccionar la impartición de las asignaturas Micro y Macro como de la propia Teoría Económica Marxista.

I. Retos para la Economía Política en General.

A la carrera de Economía tributan varias disciplinas, entre las que se destacan las de la profesión, las básicas y las básicas específicas. En las básicas aparece la disciplina Teoría Económica, la cual cumple varias funciones: la metodológica, la económica y la política e ideológica. En las básicas específicas se encuentran las disciplinas de Microeconomía y Macroeconomía, que como parte de la teoría económica, aporta a la formación del economista los fundamentos básicos del funcionamiento de la economía desde el punto de vista microeconómico y macroeconómico. Estas dos disciplinas pertenecen a la teoría económica, sin embargo su sistema de conocimiento al llegar al estudiante en diferentes años, crea una dicotomía que genera una contradicción teórica, metodológica y política e ideológica, luego, nuestra reflexión es en la necesidad de buscar una lógica del conocimiento de la teoría económica con un enfoque único: Marxista Leninista y tercermundista y con la utilización de un método común: el dialéctico materialista.

Es conocido que la Economía Política Marxista Leninista, como toda ciencia, tiene su propio objeto de estudio, es decir, estudia las relaciones sociales de producción en su interacción dialéctica con el desarrollo de las fuerzas productivas, como ciencia económica tiene gran importancia:

1.- Constituye la base metodológica para el resto de las ciencias económicas concretas, pues les proporciona el conocimiento teórico previo del conjunto de leyes y categorías económicas, que desde el punto de vista técnico, utilizan las demás ciencias

2.- En la investigación realizada por Marx, expuesta en El Capital sobre el surgimiento, desarrollo y desaparición del modo de producción capitalista, expresa las regularidades económicas generales que enmarcaron el nacimiento del modo de producción capitalista, pero que a pesar de los años, hoy aunque transformadas, en esencia, tales regularidades se mantienen, como por ejemplo:

• La propiedad privada sobre los medios de producción.

• Las clases sociales propias del capitalismo: burguesía y proletariado.

• Los métodos del capital para someter el trabajo.

• La ley económica fundamental del capitalismo.

• La contradicción fundamental del capitalismo, etc.

3.-En esta misma obra, Marx nos entrega el método de exposición e investigación, armas indispensables y únicas para cualquier investigador.

4.-Como parte de las Ciencias Sociales, contribuye a la formación de la concepción científica del mundo en los estudiantes.

Todas estas funciones las cumple como teoría económica.

Hoy, después que el sistema socialista mundial ha desaparecido y los países ex socialistas transitan hacia una economía de mercado (economía capitalista), los detractores de la teoría económica marxista, la sientan en el banquillo de los acusados, haciéndola responsable del derrumbe de una sociedad que se concibe teóricamente pero que se lleva a la práctica por seres humanos y que destruyeron esos mismos seres humanos, alejándose de la aplicación de la teoría marxista leninista. En todo este contexto, a los economistas cubanos y en particular los que llevan la enseñanza de la Economía Política a las aulas universitarias, se les plantea un problema serio, servir de abogados ante el tribunal que mundialmente acusan de culpable, por su ineficacia, a la teoría económica marxista leninista en la construcción del socialismo.

Y en este sentido, se debe aclarar que los que hoy no quieren oír hablar de la teoría económica marxista leninista y la acusan al mismo tiempo del derrumbe del sistema socialista mundial, es porque jamás la han estudiado y si lo han hecho no la han entendido y mucho menos aplicado consecuentemente. Lamentablemente, los que la han enseñado han caído de una u otra forma en el dogmatismo, criticando otras teorías económicas no marxistas, sin estudiarlas, sin conocer sus principales postulados, por lo que se han limitado a realizar una crítica de la crítica y no una crítica real y efectiva, y por tanto científica, nos hemos limitado a recibir los que otros criticaban de tales teorías económicas, sin entrar en un análisis creativo.

Es necesario entonces señalar que la economía política enfrenta varios retos en la actualidad:

• Ni teorías burguesas ni marxistas disponemos hoy, en el campo de la EP, de una teoría integral para entender los fenómenos que tienen lugar actualmente en el capitalismo.

• El insuficiente desarrollo de la EP Marxista en el campo de cómo hacer funcionar el socialismo, afecta más que nunca a las experiencias de construcción socialista que han sobrevivido al derrumbe. (Prácticamente del capitalismo al socialismo)

• Las contradicciones del capitalismo están afectando más que nunca la supervivencia del sistema. Esto es entendible:

 Si comprendemos que el derrumbe no vino de afuera, sino del interior mismo de estas experiencias, que no fueron capaces de sostenerse. Por lo que tal proceso descrito no responde a que el capitalismo haya probado su efectividad sobre el socialismo para solucionar los problemas sociales.

 Ni tampoco que el socialismo haya perdido su viabilidad.

Hoy tanto la Economía Política Burguesa como la Marxista son insuficientes en su estado actual de desarrollo para abordar las grandes metas estratégicas que tienen por delante. No es difícil entonces percatarse de que cada EP tiene lo que a la otra le falta. Por lo cual entonces llegamos a la conclusión de que entre ambas debería producirse un intercambio, una suerte de síntesis, donde cada una asimile de la otra lo que necesita. Asunto este que no es posible abordar al margen de las implicaciones político- ideológico de tal proceso:

- Dado que la separación que se produjo entre ambas ciencias respondió sin dudas, entre otras, a las funciones sociales clasistas diametralmente o puestas que le venían asignadas.

- Dado que en la sociedad dividida en clases las ciencias sociales no pueden sino tener un carácter clasista.

- Sus objetivos clasistas las separan, pero su carácter de ciencias lo comunica.

- Sus funciones ideológicas diametralmente opuestas las enfrenta, pero su función práctica instrumental las vincula.

La teoría económica es la forma en que los economistas organizan conceptualmente los diversos componentes interdependientes de que consta la realidad económica, tales como, producción, mercado, consumo, precios, capital, trabajo, exportaciones e importaciones, ahorro e inversiones, etc. Mientras que la economía como disciplina estudia ¨la forma en que los recursos escasos, tanto humanos como materiales, se utilicen con la máxima eficiencia para lograr el bien común, la Teoría Económica es su cuerpo generalmente aceptado de conceptos y principios sobre el comportamiento económico, que si son formulados apropiadamente y utilizados correctamente pueden ayudarnos a comprender y explicar mejor el funcionamiento de un sistema económico, aquí el método seleccionado para la exposición y desarrollo de la teoría económica, juega un papel fundamental, pues permite formular las hipótesis y construir los modelos a partir del conocimiento o abstracción de los fundamentos básicos de una realidad económica.

Los modelos económicos pueden ser más simples o más complejos, pero su esencia son simplificaciones de la realidad, es decir, la práctica del desarrollo económico y como dijera Lenin, " La práctica es el criterio valorativo de la verdad ", ella es la única que nos puede decir si el modelo económico convertido en una política económica es efectiva o no.

Tanto la teoría económica como la política económica que emane de ella, debe ser capaz de modelar la realidad económica de la nación, es por ello que tales supuestos y abstracciones deben ajustarse a esa realidad económica concreta y no representar un paradigma sin modificaciones para todas las economías sin importar Historia, Población, Recursos naturales, laborales y financieros, situación geográfica de la nación, etc.

Cuba ante todo es un país subdesarrollado, que decidió independientemente del derrumbe del Sistema Socialista Mundial, continuar su camino hacia la construcción de una sociedad socialista, con la aplicación de un modelo económico propio, a partir de su propia realidad, donde predomina la propiedad social socialista, quien convive con la propiedad privada (asociaciones económicas con el capital extranjero) y la pequeña propiedad privada, donde su renglón fundamental es la azúcar de caña, donde el proceso de industrialización, que va en busca de una mayor diversificación, se detuvo por la crisis del 1990, a lo que fue llamado como Período Especial, donde circulan dos tipos de monedas y la nacional sufre una devaluación, de la cual, aún no se ha recuperado del todo, donde la empresa social socialista padece del síndrome de la ineficiencia económica y por otro lado, socialmente, Cuba ha mantenido e incrementado los servicios y resultados de la salud, la cultura, la educación y el deporte y donde existe un pueblo que ha resistido durante nueve años una crisis que en cualquier otro país hubiera sido causa de estallidos sociales serios.

Luego, surge la interrogante ¿En Cuba quién o quienes son los máximos responsables de crear un modelo económico capaz de convertirse en una política económica aplicable a las condiciones económicas y sociales y que contribuya a que su economía se recupere?

Evidentemente que esa responsabilidad cae sobre los hombros de los economistas actuales y ante todo de la institución que los formó: La Universidad, luego es ésta y no otra la que debe impartir en sus aulas una teoría económica que responda a la realidad económica cubana actual, que dicho sea de paso no es el reflejo de la Microeconomía ni la Macroeconomía que se imparten hoy en nuestras aulas, ni su método de exposición e investigación es el nuestro.

La Microeconomía es la teoría de la elección marginal del "un poco más o un poco menos" que suele ser poco apropiada para los países subdesarrollados que están obligados en el mundo de hoy a obtener mucho más en el período de tiempo más corto posible. Por otro lado supone que son las preferencias más agregadas de todos los consumidores las que determinan qué y cuánto producir. Tales preferencias se revelan a través de las curvas de demanda para cada bien material. Aquí se supone que los productores se limitan a responder a estas preferencias del consumidor "soberano" y compiten entre ellos en términos de igualdad en la compra de factores de la producción, y en la venta de productos, guiados por su afán de maximizar los beneficios.

Para todo este proceso es esencial la noción que tienen de una competencia perfecta, dentro de este supuesto, los precios, los salarios, los tipos de intereses, quedan determinados por el libre juego de las fuerzas de la oferta y la demanda, es decir, por el mercado.

Por último referimos el papel en todo este proceso de la acción de la "mano invisible" del capitalismo (A. Smith) : Si cada consumidor, productor u oferente de fuente de recursos, persiguen su propio interés, están promoviendo los intereses generales de la sociedad, como si lo hiciera "la mano invisible".

En la historia del capitalismo "la mano invisible" actúa no para promover el bienestar sino para enriquecer más a los ricos y empobrecer más a los pobres.

Ahora ¿Qué tienen que ver estos postulados de la Microeconomía con la actualidad económica de Cuba?

Una última reflexión, la globalización económica que vive el mundo actualmente, no se limita sólo a la Economía, sino que se extiende a la cultura, a la educación, a la política y a la ideología. Y la enseñanza de la Microeconomía y macroeconomía en la formación del economista en nuestras universidades, es un reflejo de lo que se hace en otras universidades del mundo, tanto en países industrializados como subdesarrollados. ¿No es esto una muestra de la globalización en la educación? Cuando Cuba inició la aplicación de una nueva política económica en los años 90, aunque su contenido monetarista la hacen microeconómicas y macroeconómicas. ¿En esta han prevalecido las medidas micro y macroeconómicas con conceptos neoclásicos o neokeynesiano de corte neoliberal o ha prevalecido el enfoque marxista leninista y martiano de colocar al hombre y a la sociedad como el principal protagonista y beneficiado con la aplicación de esta política económica? ¿Esta política económica va encaminada a resolver los problemas de la producción o del mercado?

¿Pueden las universidades cubanas prescindir hoy de la enseñanza de la Micro y la Macroeconomía?

Ambas asignaturas, a pesar de pertenecer a la Teoría Económica no marxista, hoy tienen particular importancia para la formación del futuro economista cubano, pues:

• La Microeconomía proporciona un conjunto de instrumentos para comprender el funcionamiento del desarrollo del mercado como mecanismo económico en una Economía de Mercado.

• Proporciona los conocimientos necesarios para comprender los instrumentos utilizados por una Economía de Mercado en pos del equilibrio económico, donde el mercado a través de la relación Oferta - Demanda, juega el papel fundamental.

• El lenguaje económico universal actual, es micro y macroeconómico y debemos apropiarnos de él.

• Las decisiones del capital extranjero, presentes en la actual Economía Cubana, aunque no es mayoritario y no ocupa los sectores claves, si se organiza y sobre todo, toma decisiones según la lógica de la Economía de Mercado.

• Tiene un carácter instrumental, que bajo ciertas condiciones, puede estudiarse la posibilidad de ser adaptada para el análisis económico y la toma de decisiones en la acción de una producción determinada, aclaro, estas acciones deben ir dirigidas a lograr cambios sustanciales en la producción y que de hecho, repercuta en el mercado.

• Una gran cantidad de bibliografías económicas de otras asignaturas de la carrera, utilizan técnicas y enfoques microeconómicos.

• La microeconomía, como parte de la Teoría Económica, busca fundamentación en los análisis microeconómicos.

Por su parte, la Macroeconomía:

• Entrega instrumentos para analizar la economía en su conjunto trazar una política económica determinada y en este sentido:

• Permite conocer los niveles de inflación y su influencia en la producción, empleo, consumo y las inversiones.

• Permite analizar el contenido de la política fiscal y su aplicación consecuente a los intereses de la sociedad y no en contra de esta, de tal forma que el Estado sea capaz de poseer medios monetarios necesarios para sus gastos y lograr el equilibrio económico entre ingresos y gastos.

• Conocer el contenido de las categorías macroeconómicas necesarias para el análisis del crecimiento o decrecimiento económico de la nación, se refiere al PIB y su contenido, etc.

• El análisis del lugar de las inversiones en el PIB y su prioridad en uno u otro sector.

• El papel del PIB per cápita en el análisis económico social de la sociedad.

• Los gastos públicos a partir del presupuesto estatal, para el fomento de la producción, los servicios, la educación, la salud y la seguridad social y qué correspondencia tienen con el PIB creado en un año determinado.

• Diferenciar políticas económicas coyunturales y estructurales a corto y a largo plazo respectivamente y analizando el contexto económico social cubano, determinar cuáles si o no aplicar, cómo aplicarlas, en qué momentos y qué mecanismos utilizar para su aplicación.

Creemos que una reflexión profunda y seria al respecto nos aportará un resultado satisfactorio en la formación de un economista con una concepción científica del mundo acorde a nuestros tiempos y a favor de los intereses de la sociedad cubana que se forma y no del capitalista que penetra y puede penetrar, para éste, será el Estado el encargado de regular su actividad económica.

Conclusiones

Esta dicotomía (micro, macro) deriva de la diferente manera de abordar el análisis teórico en Economía, bien desde un punto de vista general (macro) o individual (micro).

La micro estudia los comportamientos básicos de los agentes económicos individuales y los mecanismos de formación de los precios. De este modo la micro sitúa la lupa de su análisis en el ámbito mas reducido del consumidor o de los productores. La macro, por el contrario, analiza comportamientos agregados o globales y se ocupa de temas como el empleo, la inflación o el producto total de la economía. Se entiende como el enfoque teórico adecuado para aplicarlo globalmente a un contexto económico nacional o supranacional.

Por esta razón, es que podemos afirmar que la historia del pensamiento o teoría económica se ha desarrollado sobre la base de la crítica. Marx critico a la Escuela Clásica, a la Pequeño Burguesa, a la Vulgar, etc, y todas ellas analizaban la economía en general (análisis macroeconómico): la renta nacional se descompone en los ingresos.

Sin embargo, a partir de la década del 70 del siglo XIX, se da un viraje en la teoría económica en cuanto al plano de análisis (de la macro se pasa al micro) sobre la base de la critica a Stuar Smill, C. Marx, etc, por los llamados neoclásicos, no porque fueran continuadores de los clásicos, sino, que surgen de la critica, como dijimos anteriormente. Los mismos mantienen algunos postulados, pero barren con todo lo anterior, del plano de análisis de la producción (la oferta) pasan al consumo (al demanda). Del estudio del costo se paso al de la utilidad. Es necesario tener esto presente si se desea entender el pensamiento de muchos economistas, su razonamiento lógico.

El análisis económico nunca navego entre dos aguas: o fue macroeconómico, con una orientación objetivista en el análisis como los clásico; o subjetivista como en el caso de Keynes, en respuesta a los problemas surgidos por la Gran Depresión de los años treinta. O microeconòmico, como en los años posteriores a 1870 con una orientación totalmente subjetiva en el análisis de los fenómenos económicos. Es solamente después de la posguerra, con la aparición de la Síntesis Neoclásica, que se abordan al unísono las dos vertientes, es decir, la macro y la micro.

Con esta investigación aún no terminada por lo complejo de su realidad, lo que pretendemos es provocar la reflexión y el debate que obligue a los que imparten las asignaturas Micro y Macro a introducir sus formulaciones dentro de un contexto de economía política marxista y de construcción socialista. . Lo cuál implica que la EP Marxista deberá ser abordada, desde una comprensión a priori de la utilidad del instrumental burgués, e incluso, ejemplificar con este último sobre una base teórica marxista.

Recomendaciones.

- Dos herramientas resultan indispensables para estos empeños:

 La EP de Marx, su método. El análisis dialéctico- materialista, clasista, provee el método y la finalidad investigativa en su sentido más amplio.

 La técnica y la tecnología del análisis económico burgués moderno, especial significación cobra la modelación macroeconómica.

BIBLIOGRAFÍA

Baber, William J. Historia del Pensamiento Económico/ William J. Barber, versión española Carlos Solchaga, Gloria Barba. Madrid: Ediciones Alianza, 1967.

Bayón Sosa, Martha L. Crítica a las Teorías Burguesas II (I y II parte). La Habana: Universidad de La Habana, 1991.

Carso, Robert B. Qué Saben los Economistas. Argentina: Heliasta S. R. L., 1995.

Karataev, Ryundina, Stepanov y otros. Historia de las Doctrinas Económicas. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1964.

Marx, Carlos. El Capital. Tomos I, II y III. La Habana: Ediciones Venceremos, 1965.

Maynard Keynes, John. Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1968.

Pesenti, Antonio. Lecciones de Economía Política. La Habana: Estudios, 1968.

Rosenberg, David J. Comentarios a los tres tomos de El Capital. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1979.

Seligman, Bero B. Principales corrientes de la Ciencia Económica Moderna: el pensamiento económico después de 1870. Barcelona: Ediciones Oikos – Tau, s. a., 1966.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet