Diccionario de economía política

de Borísov, Zhamin y Makárova

 

FUNCIÓN ECONÓMICA DEL ESTADO SOCIALISTA: actividad económico-organizadora del Estado que se expresa en la transformación revolucionaria de la economía capitalista en economía socialista, en el desarrollo y en el perfeccionamiento de la producción social, en la dirección planificada de la economía del país, en el control sobre la medida del trabajo y sobre la medida del consumo, en la formación de una nueva disciplina laboral y de una actitud comunista hacia el trabajo. La actividad económica del Estado socialista se basa en la propiedad social sobre los medios de producción y en las relaciones socialistas de producción condicionadas por dicho régimen de propiedad. En su actividad práctica, el Estado parte de las exigencias de las leyes económicas objetivas del socialismo, de las exigencias ya maduras de la vida material de la sociedad, de las condiciones concretas de la situación interior y exterior, y orienta el desenvolvimiento de la economía en interés de la edificación del socialismo y del comunismo. La función económica del Estado socialista se amplia y se perfecciona a medida que se desarrolla la economía y la sociedad avanza hacia el comunismo. En el período de transición del capitalismo al socialismo, el Estado socialista constituye la palanca fundamental de la transformación revolucionaria de la economía capitalista en socialista, del establecimiento de las nuevas relaciones de producción. El Estado nacionaliza los medios de producción más importantes pertenecientes a las clases explotadoras, ocupa los puestos de mando en la economía nacional. La propiedad socialista estatal (de todo el pueblo), desde los primeros pasos empieza a desempeñar el papel rector en toda la economía. Partiendo de esta base, el Estado lleva a cabo la transformación socialista de toda la economía. Dirige el proceso de industrialización del país y la colectivización de la agricultura, ayuda a los campesinos a unirse en cooperativas de producción. Con la victoria del socialismo, con el establecimiento del dominio absoluto de la propiedad socialista en sus dos formas (de todo el pueblo y cooperativo-koljosiana), el Estado concentra en sus manos la masa fundamental de los medios de producción, y ello le permite convertirse en el organizador del desarrollo de toda la economía del país. En estas condiciones, la función económico-organizadora del Estado socialista se desarrolla en toda su plenitud, y su manifestación concreta se refleja en lo siguiente: el Estado, a través de sus órganos de planificación y de administración, dirige y administra la economía nacional sobre la base del principio leninista del centralismo democrático. Planifica el volumen de la producción, sus ritmos de crecimiento y su estructura, determina la magnitud y la estructura de las inversiones básicas, el emplazamiento de las fuerzas productivas, etc. Orienta el desarrollo de la ciencia y de la técnica. A través del sistema de empresas comerciales, el Estado orienta también el movimiento de la masa fundamental de mercancías, dirige la actividad del comercio cooperativo, y en virtud de los derechos inherentes al monopolio estatal lleva a cabo todas las operaciones del comercio exterior. El Estado organiza el sistema de finanzas y la circulación monetaria en el país, ejecuta lo establecido en el presupuesto. Fija los precios en el comercio estatal y los precios de compra sobre la producción agrícola. Establece el sistema de salarios y el modo de abonarlos en concordancia con el principio socialista de la distribución con arreglo al trabajo. La función económico-organizadora del Estado comprende, asimismo, la preparación planificada de personal calificado y su distribución en las ramas de la economía nacional. La función económica del Estado socialista se manifiesta en el hecho de que organiza el trabajo de millones de personas, las educa en una nueva disciplina laboral y forja la actitud comunista hacia el trabajo. El Estado socialista organiza una estrecha colaboración y ayuda mutua económicas con los otros países socialistas en el marco de todo el sistema económico socialista mundial, y ello sobre la base del desarrollo planificado de la división socialista internacional del trabajo, de la coordinación de los planes de economía nacional, de la especialización, y cooperación de la producción, del intercambio de experiencia técnico-científica, etc. El Estado socialista presta ayuda económica a los países en desarrollo para que alcancen su independencia económica frente al imperialismo. Manteniendo consecuentemente el rumbo leninista de la coexistencia pacífica entre estados con diferentes sistemas político-económicos, el Estado socialista establece asimismo lazos económicos con los países capitalistas. El Estado socialista despliega su actividad económico- organizadora sobre bases rigurosamente científicas bajo la dirección del Partido Comunista, fuerza organizadora, dirigente y orientadora de la sociedad. La entrada de la sociedad socialista en el período de la edificación del comunismo en todos los frentes exige que siga intensificándose la función económica del Estado. Se debe ello a las crecientes dimensiones y al nivel técnico de la producción social, a la necesidad de resolver la tarea histórica de construir la base material y técnica del comunismo, lo que requiere el perfeccionamiento constante de las formas de dirección y de planificación de la economía. A medida que se forja la sociedad comunista, en la gestión de la economía nacional se introducen principios sociales, se incorporan a ella organizaciones sociales y amplias masas del pueblo, con lo que se manifiesta el proceso de transformación gradual de la organización estatal socialista en autogestión social comunista. En la sociedad comunista desarrollada, "los organismos de planificación y contabilidad, los de dirección de la economía y de fomento de la cultura, que en la actualidad son estatales, perderán su carácter político y se convertirán en organismos de autogestión social" (Programa del P.C.U.S.).


Volver al Diccionario de Economía Política
de Borísov, Zhamin y Makárova

Volver al índice de Diccionarios de Economía y Finanzas

Volver al índice de la Enciclopedia de Economía EMVI

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


Real como la economía misma
Por: Armando Roselló
Un desfile de historias y de personajes. El cazador paleolítico, el agricultor neolítico, el rey sumerio, el ciudadano romano, el abad medieval ... Además de una historia económica de la humanidad, los comentarios intercalados a esas historias van mostrando conceptos básicos de Economía y explicando su funcionamiento. Pero además de los conceptos clásicos el autor propone su propia visión heterodoxa de muchos problemas económicos.
Libro gratis
Congresos

3 al 20 de diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre

Desarrollo Local en un Mundo Global
Próximos congresos

9 al 26 de enero
X Congreso EUMEDNET sobre

Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del S. XXI

5 al 20 de febrero
X Congreso EUMEDNET sobre

Educación, Cultura y Desarrollo

5 al 20 de marzo
II Congreso EUMEDNET sobre

Economía Crítica

8 al 23 de abril
IX Congreso EUMEDNET sobre

Ética, Gobernanza y Desarrollo

Enlaces Rápidos


Suscribase a nuestros boletines
y recibirá toda las novedades.
Introduce tu email.

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga