Contribuciones a la economia

"Contribuciones a la Economía"
es una revista académica mensual
con el Número Internacional Normalizado
de Publicaciones Seriadas ISSN 1696-8360

Valoración de empresas en la nueva economía

Alfonso Galindo Lucas
Universidad de Cádiz
alfonso.galindo@uca.es

Para citar este artículo en cualquier documento puede utilizar el siguiente formato:
---------
Galindo Lucas, Alfonso (2001): "Valoración de empresas en la nueva economía"  en Contribuciones a la economía de La Economía de Mercado, virtudes e inconvenientes
 http://www.eumed.net/cursecon/colaboraciones/index.htm consultado el (poner fecha de consulta).

Resumen

 

     La información, que hasta hace no mucho se consideró un factor productivo, determinante en procesos tales como la valoración de carteras o de la propia empresa, se convierte, al amparo de un paradigma teórico emergente, en un recurso específico susceptible de ser capitalizado y, por tanto, digno de ser valorado como parte de la empresa. La solución al problema de valoración del conocimiento de entiende necesariamente aproximativa, debido a que este tipo de activos está basado, en muchas ocasiones, en acuerdos informales. La información puede ser estudiada como coste o como activo, o clasificarse, desde el primer punto de vista, en función del origen, el grado de registro o el fenómeno a que se refiere; como activo, puede dividirse en humano, organizativo, tecnológico o relacional.

 

Palabras clave: Valoración de empresas, información, conocimiento, intangibles, nueva economía.

    

1.      Introducción

 

La Nueva Economía es algo mucho más importante que la práctica del comercio electrónico, las tecnologías de la comunicación y los sistemas de información. En el ámbito académico, se están estudiando desde hace tiempo las organizaciones multilaterales y entes supranacionales, los procesos de integración económica y otros aspectos del capitalismo global que, en fechas más recientes han sido motivo de disturbios.

En el estricto dominio de la Economía de la Empresa, se han identificado los factores claves del éxito empresarial con activos inmateriales e intangibles relacionados con el conocimiento; relacionados, por tanto con la especificidad del trabajo intelectual e, indirectamente, con aspectos organizativos. Los factores productivos antagónicos, capital y trabajo, se confunden en forma de recursos productivos, en la medida en que los procesos productivos se alejan del tradicional diseño taylorista, basado en mano de obra no especializada. La visión específica de la Valoración de empresas en este contexto es la que, hasta el momento, no ha sido explicitada.

         El precio observable en los mercados donde la empresa cotiza no se corresponde con la suma algebraica de los valores de los elementos que forman parte de dicha empresa. Esta diferencia se ha achacado, indistintamente y sin poder discernir la medida exacta de cada efecto, a la imperfección en los mercados de valores (especulación) y a la existencia de elementos, dentro de la empresa, no individualizables, provenientes del funcionamiento conjunto de todos los demás o de la interacción entre éstos y agentes o factores externos a la organizacición.

         La especificidad del trabajo desempeñado por el personal de la empresa, la creación de rutinas organizativas o un modo de trabajo o producción propios de la organización, así como la existencia de contratos implícitos con los suministradores de factor capital o trabajo o los agentes anteriores y posteriores de la cadena de valor (proveedores y clientes), Administraciones públicas, etc., todos ellos, son recursos basados en la información.

   

2.     La doble importancia de la información en la valoración de empresas

 

En el proceso de valoración de empresas se pueden utilizar muchos modelos, dependiendo del sujeto que valora y la finalidad con que lo hace. Sin entrar en discernir cuáles son las virtudes e inconvenientes de cada uno de ellos, se acepta como más idóneos los basados en descuentos de flujos económicos. Con independencia de modelo que se utilice, en todo proceso de valoración, se necesitan fuentes de información lo más objetivas posibles acerca de la empresa, a fin de comparar con un eventual precio de mercado el valor que ésta pueda tener para cada sujeto decisor, ya sea en mercados organizados o en la negociación privada. No es en la búsqueda y tratamiento de dicha información donde entra en juego la situación o interés de cada agente (comprador potencial o vendedor), sino en la posterior formulación de métodos valorativos, donde se utilizará de un modo u otro las cantidades objetivamente obtenidas. Así pues, antes de aplicar cualquier método de valoración hará falta cuantificar una serie de circunstancias referentes a la empresa, unas más cuantitativas que otras y muchas de ellas, además, en forma prospectiva. Sin el trascendental proceso de cuantificación, cualquiera de las pretenciosas fórmulas de valoración de empresas o de acciones no deja de ser una entelequia. Es más, los métodos considerados teóricamente más adecuados son los que más padecen la dificultad de estimar las variables de que constan. Para todos y cada uno de los modelos formulados, sus detractores han objetado como principal inconveniente la dificultad de concretar las estimaciones o las mediciones de hechos cualitativos. La escasez de información es la principal causa de la imperfección en los mercados y la consecuencia, a su vez, de imperfecciones en los mercados en que se adquiere.

En los siguientes epígrafes se pone de manifiesto algo que se encuentra reflejado en la Figura 1. La información y sus consecuencias son a un mismo tiempo origen y destino de la valoración, input y output, es decir, elementos que posibilitan el proceso de valoración y que, a su vez, deben ser correctamente valorados. El primer aspecto conforma a la información como un factor productivo, que se sumaría a los clásicos capital y trabajo. “Las normas contables proponen que sean contabilizados como gastos del ejercicio” (Salas, 2001, p. 8). El segundo aspecto, la información como recurso productivo susceptible de valoración, es objeto de los más novedosos estudios y muestra una complicación tal que aún no ha sido resuelta de forma satisfactoria la obtención “de alguna medida directa del valor de reposición de los intangibles...” (Ibídem., p. 8). A su vez, el cálculo que resulte de dicha resolución es un dato que ha de utilizarse sucesivamente como input de un nuevo proceso valorativo.

Una vez definida la información como     input (recurso) y output (activo), procede una clasificación más exhaustiva, dentro del primer aspecto, según el origen o fuente (interna o externa), según el nivel de registro (contable o extracontable) y según el fenómeno a que se refiera. En el segundo aspecto, los activos basados en la información se clasifican en el cuarto apartado.

 

 

 

3.     La información como input de la valoración

 

Para realizar las estimaciones o comprobaciones que permitan poner en práctica los métodos de valoración, se requieren datos que, en su forma más elaborada, se denominan información. Su utilización facilita el cálculo del valor de la empresa en dos niveles, según estén más o menos concretados numéricamente y exactamente registrados.

 

Según el fenómeno a que se refiera, se puede extender la clasificación de la información en: Relativa al entorno jurídico, la competencia, la organización, el producto, el proceso, etc. En cuanto al conocimiento de la situación interna, por parte de los directivos, existe determinada bibliografía[1] referente a los problemas derivados del crecimiento, de donde parece desprenderse que el problema de escasez de información afecta de forma grave al denominado “intorno” de la empresa.

         Por su origen, esa información suele ser clasificada en dos tipos, con características bien diferenciadas. Aparte de esas fuentes de información, el agente que valora ha obtenido necesariamente ‘conocimiento’ acerca de la forma en que la utilizará y las fórmulas que aplicará.

 

3.1.-      Fuentes de Información Directas

 

Son las que se obtienen directamente de la empresa objeto de la valoración, formuladas por los miembros de ésta y elaborada a cargo de la entidad, con los recursos de que dispone. Incluye la que se expresa oralmente o por escrito y, lógicamente, suelen ser más accesibles a la persona que pone en venta la empresa o sus acciones que al potencial comprador.

         La principal ventaja para éstos es el carácter confidencial o privilegiada que tiene dicha información, en relación con aquellas disponibles para agentes externos. Para éstos, el principal inconveniente que pueden tener las fuentes de tipo directo es su subjetividad, debida a la parcialidad de quien la elabora.

El análisis de las Cuentas Anuales es, de las fuentes internas, las que más se utilizan, tanto por compradores como vendedores, exceptuando algunos casos de inversores particulares en acciones, ante Ofertas Públicas de Venta. En general, el carácter reglamentado de dichos documentos les confiere gran objetividad y, sobre todo, una publicidad garantizada, aunque no exenta de costes para interesados externos. Permiten, entre otras operaciones, el análisis de la cuenta de deudores (solventes, insolventes, dudoso cobro, etc.) y la de acreedores (inminentes, a corto plazo, preferentes, subordinados, etc.), la consulta de los saldos y características de los depósitos mantenidos en bancos y cajas de ahorro, para clasificarlos en función de su disponibilidad inmediata.

El proceso de negociación entre la empresa y un eventual comprador interesado en el cálculo de su valor puede permitirle el acceso a las Cuentas Anuales, de forma anticipada, es decir, antes de que sean depositadas en el Registro, así como a los inventarios de existencias y otros documentos contables cuya publicidad no es obligatoria. El Informe de gestión suele elaborarse obligatoria y expresamente con vistas al depósitos de aquéllos documentos, por lo que no suelen estar disponibles con demasiada antelación.

Las peritaciones de seguros proporcionan información fiable, ya que es suministrada por expertos profesionales. Se encuentran en poder exclusivo de la empresa en venta, aunque en un proceso de negociación pueden darse a conocer a otros interesados.

De la misma forma, se puede permitir la observación directa consiste en la realización de visitas personales a las instalaciones para conocer las características físicas del negocio, revisar información y completar datos.

La declaración de bienes es una relación escrita de los elementos patrimoniales de la empresa, firmada y sellada por su apoderado o propietario, que sirve como prueba documental sobre la fincabilidad, la calificación de terrenos, los gravámenes, el estado de conservación o el interés de terceros en esos bienes.

La entrevista forma parte del proceso de negociación privada y suele ser ineludible en la compraventa de empresas, incluso aquellas que se pueden adquirir libremente en mercados organizados.

La cartera de inversiones financieras de la empresa puede ser sometida a comprobación cuantitativa, sin apenas costes, mediante la aplicación de cotizaciones actuales (precio de liquidación), para aquellas empresas participadas o emisoras de títulos que estén admitidas a cotización en los mercados bursátiles.

 

3.2.-     Fuentes de Información Indirectas

 

Este tipo de información es suministrado por terceras personas no interesadas en la transacción. Su utilidad es verificar la información obtenida antes por otros medios. Tienen un coste explícito, habitualmente expresado en tarifas, y superior, en general, al de las fuentes de información directas.

Los Registros de la Propiedad acreditan la titularidad de los bienes inmuebles que aparecen en balance e informan sobre las cargas o gravámenes que pesan sobre ellos. Es conveniente la comprobación de la situación registral, incluso si se ha accedido a las escrituras de propiedad, porque puede ocurrir que existan anotaciones posteriores al otorgamiento de las mismas.

De los datos que ofrece el Registro Mercantil se puede extraer información acerca de los accionistas de la sociedad, su grado de concentración, la composición del Consejo de Administración, el capital suscrito y desembolsado y la identidad de los representantes y apoderados de la compañía, así como sus estatutos. En estos últimos, pueden detectarse ciertas cláusulas que restrinjan la transmisión total o parcial de la empresa. Esta posibilidad es relevante en el caso de empresas privatizadas, aunque el tema de la “acción de oro” permanece contencioso a la fecha de esta publicación. En el Registro Mercantil se pueden obtener estados de años anteriores, a fin de comprobar la veracidad de la evolución que los dueños actuales de la empresa hayan manifestado mostrar en determinadas magnitudes (cuota de mercado, rentabilidad, etc.).

También se dispone de las relaciones de suspensiones de pagos y quiebra y del Servicio Central de Información de Riesgos del Banco de España. Existen agencias informativas que publican las demandas judiciales presentadas en los juzgados. El Registro de Aceptaciones Impagadas es un servicio de carácter confidencial para uso exclusivo de la banca, cuya finalidad es ofrecer una relación de los librados que no atienden a su vencimiento los efectos aceptados. En ciertas ocasiones, se puede conseguir de las entidades bancarias informes relevantes para la valoración

Una de las fuentes más costosas es la obtenida de los exhaustivos informes exhaustivos de auditoría externa, pero en determinadas operaciones (salida a bolsa, fusiones, etc.) es obligatoria su realización.

Por último, existe la posibilidad de acudir a los estudios publicados por organismos tales como la Comisión Nacional del Mercado de Valores o las distintas Bolsas o consultar: Boletines de Estudios Económicos de Universidades, Boletín Estadísticos del Banco de España, Business Week, Instituto Nacional de Estadística, etc.

 

Tabla 1. Fuentes de información directas e indirectas

 

 

Ventajas
Inconvenientes
 
Directas o internas

  Privilegiada

  Inmediata

  Barata

  Subjetiva

  Accesible sólo al vendedor

 

Indirectas o externas

  Objetiva

  Accesible a todos

 

  Concurrida
  Retardada

  Cara

 

Actualmente, los avances experimentados en las Tecnologías de la Información suponen un ahorro en tiempo y coste, lo cual reduce los principales inconvenientes de las fuentes indirectas y las hace más idóneas para la valoración de empresas, por parte de los adquirentes, dada su objetividad. Las nuevas tecnologías no han favorecido tanto el contenido y la calidad de la información como el acceso a las mismas, sin embargo, ha aumentado el número de emisores de información indirecta.

Hay infinidad de empresas que venden informes comerciales y financieros en línea sobre otras empresas, por ejemplo Control de Riesgos Financieros (www.crf.es), Dealing World, S.A. (www.dealingw.es) y Cinco Días (w3.infotel.es/5dias).

Tanto el Registro Mercantil como el de la Propiedad ofrecen sus servicios en tiempo real con sólo teclear www.registradores.org .

La web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (www.cnmv.es) permite la consulta gratuita por entidad de todas y cada una de las compañías admitidas a cotización. Muestra sus datos, la información económica y financiera (informes de auditoría y cuentas anuales), folletos de emisión y oferta pública de venta, hechos relevantes, etc. Con similares características, tenemos la web de la Bolsa de Madrid (www.bolsamadrid.es).

Los llamados portales financieros constituyen otro nuevo tipo de oferentes de información veraz, instantánea y muy barata, al alcance de los pequeños inversores. Contienen noticias, cotizaciones en línea, servicios de seguimiento a empresas, etc. Dos ejemplos son Invertia (www.invertia.com), perteneciente a Terra Networks, e Infobolsa (www.infobolsa.es), creado por la Bolsa de Madrid.

La información obtenida de fuentes directas también se ha abaratado para el vendedor y su proceso de elaboración, en general, tiende a reducirse. En último término, este abaratamiento y prontitud termina beneficiando al comprador, en aquellos casos en que tenga la posibilidad de acceder a ellas.

 

Figura 3. Efecto de las nuevas tecnologías en las fuentes de información directas e indirectas

 

 

4.     Formación del conocimiento

 

El trabajo intelectual fue identificado como principal recurso productivo de la “sociedad del conocimiento” en Drucker (1989, p. 263 y ss.) y parece configurarse como un tipo de recurso distinto de los factores trabajo y capital. El factor trabajo, tal y como se le conoce en la Teoría Económica Clásica, no es activable; por el contrario, el conocimiento es asimilado al capital, porque los beneficios que reportan a la empresa no cesan con la salida de la producción que incorpora ese factor. El conocimiento, como recurso basado en la información, es actualmente capitalizado y amortizado en varios ejercicios económicos. Especialmente paradigmático es aquel que se contiene en los denominados “Sistemas Expertos”, que consisten en dotar a una máquina cibernética de datos y algoritmos que le permiten, mediante “redes neuronales” u otros mecanismos, dar respuesta a realidades contingentes, casos concretos. Las nuevas tec­nologías, en lo tocante a Sistemas Expertos, pueden permitir que se materialice el conocimiento más allá de su original poseedor, de forma intemporal y más fácilmente apropiable, almacenable y mejorable.

 


 

Figura 4. La gestión del conocimiento en la empresa

 

         En estas tres etapas de elaboración del conocimiento inciden tanto el esfuerzo inversor de la empresa su gestión expresa, así como el celo y aptitudes del empleado, a quien se le puede atribuir una inversión de tiempo o salud a favor de la empresa. En todo momento, está presente la posibilidad de recurrir al mercado en la obtención o procesamiento de datos o de información, la publicidad, la formación profesional, el reclutamiento de aptitudes ya formadas, mediante la incorporación de nuevos empleados, contratas o servicios externos. Desde un punto de vista racional, la inversión en gestión del conocimiento abarcará aquellos aspectos en que la empresa pueda ser más eficiente que el mercado, es decir aquellas cuya imputación anual a costes sea menores que los gastos de obtención y contratación externa.

         En relación con el tema de la apropiación del conocimiento, se presenta una razón de peso para no activar los posibles intangibles: “Si estamos hablando de conocimiento del que son portadoras las personas,... el conocimiento es un activo de los trabajadores y no... de la empresa” (Salas, 2001, p. 11). Como quiera que la corriente neoliberal imperante no termine por hacer obligatoria para el trabajador la relación de dependencia laboral, podemos seguir proclamando que no existe esclavitud. Eso es un argumento a favor de la prudencia valorativa, para una empresa determinada; sin embargo, en términos agregados, el trabajador siempre estará en la “economía del conocimiento”. No es menos cierto que su conocimiento valdrá menos fuera que dentro de su empresa original y, debido a su falta de especificidad, pasaría de ser un recurso a un factor, pero siempre es defendible que la experiencia que el trabajador ha adquirido en una empresa concreta le hará fácilmente aprensible el funcionamiento de otra. Por la primera razón, se puede estimar bastante reducida la probabilidad de que el trabajador de conocimiento abandone la empresa y debido a la segunda, que la empresa deje escapara fácilmente a un empleado antiguo que haya recorrido un cierto itinerario promocional. Por lo tanto, valorar los intangibles en términos de probabilidad no sólo no implica actuar al margen del Derecho laboral, sino que obedece a una situación real aplicable a aquellos servicios que dentro de la empresa se prestan con carácter personalísimos. La fidelidad del empleado, como la del cliente, constituye, desde este punto de vista, un contrato tácito o implícito.

         El conocimiento, como recurso específico, reutilizable en la empresa, a diferencia del trabajo no especializado, puede ser acumulado, al igual que el capital. Al menos en cierta medida, el capital intelectual se autofinancia cíclicamente, ya que del conocimiento producido no todo se incorpora al producto o servicio que se vende, sino que se reutiliza en gran medida para el incremento de los beneficios futuros, es decir, se reinvierte.

 

 

 

 

5.     La relevancia de hechos cualitativos

 

    Los aspectos cualitativos de la economía son, paradójicamente, los más importantes cuantitativamente, es decir, aquellas magnitudes económicas (los servicios) que son menos cuantificables en unidades físicas, suponen un montante mucho mayor en unidades monetarias. En la mayoría de los casos, la valoración económica de servicios prestados es efectuable por mecanismos de mercado y, por ende, contabilizable. Sin embargo, hay servicios que quedan fuera de mercado, como los que puede prestar el personal o el inmovilizado exclusivamente en una empresa y no en otras. En cada proceso productivo existen elementos difíciles de cuantificar, tanto en unidades físicas, como monetarias, derivados de la existencia de contratos o de un diseño determinado del trabajo conjunto. Esos elementos son generalmente inversiones en bienes inmateriales basados en el conocimiento, pero su efecto en los resultados y en la cotización de una empresa hace sospechar que su valor es muy superior a la fracción contabilizada.

    Como hemos visto, la contabilidad parece ser la fuente de información más inmediata para valorar el montante de recursos económicos y financieros con que cuenta una empresa. Sin embargo, conforme ésta evoluciona va adquiriendo o creando elementos de naturaleza material e inmaterial y los registra según determinados principios, que se ven desbordados por las denominadas competencias distintivas y otras circunstancias cualitativas, como la existencia de sinergias, la reputación, etc.

    Las limitaciones que más se han achacado al procedimiento contable vienen precisamente de los criterios o normas de valoración. Por ejemplo, la contabilización de inmovilizados a costes históricos, sin posibilidad de revalorizaciones, o determinados métodos de amortización o de registro de existencias pueden infravalorar los activos, de la misma forma que el posible exceso de provisión debido al principio asimétrico denominado de prudencia valorativa. Las posibles revalorizaciones que hubiera lugar contabilizar, de no atender a dicho principio, serían calculadas por la diferencia entre el valor de mercado de los activos y el valor neto registrado y reflejarían una percepción excesivamente pesimista, por parte de su propietario actual, de las posibilidades de rendimiento de dichos elementos. Dicho de otra forma, el mercado descuenta al momento actual los beneficios esperados de su utilización y constituye un montante superior al contable.

    El fundamento de aquellas capacidades específicas de la empresa viene dado por su capital intelectual, que es un conjunto o sistema de inversiones en su mayor parte intangible. Su naturaleza es similar al inmovilizado inmaterial, pero más amplia y de mayor magnitud. La importancia de la parte extracontable puede explicar por qué los mercados de capitales inicialmente diseñados para PYME se han ido convirtiendo en mercados tecnológicos (NASDAQ, EASDAQ, EURO.NM): La admisión de empresas cuyo activo contable es pequeño o mediano, pero que se abre paso en sectores de alta tecnología, asumiendo el riesgo característico a su tamaño, supone el reconocimiento de unos recursos que van incorporándose al activo inmaterial, en forma de aplicaciones informáticas o propiedad industrial e incrementando el tamaño de la empresa, pero que, en parte, siguen siendo intangibles.

      En cualquier caso, las limitaciones teóricas de la contabilidad no vienen dadas por un descuido o un planteamiento equivocado, sino por la dificultad de valoración de los intangibles. "La incertidumbre sobre sus rendimientos [y] su explotación... conjunta" dificultan su tasación[2]. Por este motivo, "buena parte de su valor económico está condicionada a la continuidad de la relación empresarial de que forman parte. [Como consecuencia] el valor de liquidación o transferencia es muy bajo"[3] y la contabilidad asume la prudencia de provisionar los activos según el precio de mercado. Esas sinergias derivadas del diseño del trabajo conjunto es uno de los argumentos más acertados en contra de la disolución de las compañías y a favor de una mayor implicación de los acreedores en su gestión[4]. Por otra parte, sucede que los usuarios de la contabilidad son múltiples y la información sobre intangibles puede hacerlos más imitables por su mera incorporación a las Cuentas Anuales.

 

 


6.     La información como output de la valoración

 

A resultas de los dos apartados anteriores, el denominado “capital intelectual” está formado, por una parte, del saber y la experiencia de los empleados y, por otra, de determinados hechos cualitativos, siempre basados en la información y el conocimiento. Los activos derivados de la información, entendidos como elementos capaces de generar rentas, tienen carácter inmaterial o naturaleza “intangible”. No se trata de objetos, como maquinaria e instalaciones, ni derechos, como concesiones administrativas o los saldos de deudores, sino de promesas, expectativas o probabilidades de beneficios futuros. Tanto los intangibles debidos a empleados como a directivos representan una parte de su conocimiento que, por su carácter específico en relación con la empresa, les a sido ‘expropiado’ por ésta, quien se verá en disposición de activarlo, en alguno de los siguientes conceptos:

 

 

    Del concepto genérico de factor productivo, que prácticamente sólo es aplicable al capital, surgió en la Economía la necesidad de designar "recursos" que se caracterizan por ser específicos de una empresa, es decir, por tener más valor dentro que fuera de ésta. "Entre los factores económicos que se han considerado tradicionalmente como fundamentales no se encuentra la información. Sin embargo, paulatinamen­te, se la va reconociendo como recur­so, cuyo tratamiento correcto adquiere cada vez mayor im­portancia".[5] La información ha sido el argumento empleado "para comprender mejor la idea de activos intangibles"[6], ya que en la evolución datos/informa­ción/conoci­­miento, desde fuera de la empresa, éste último se cons­tituye como un activo específico, dentro de la misma. “En la medida en que los conocimientos generan rentas... son... activos de la empresa” (Salas, 2001, p. 4).

    Tratar de cuantificar, aun de forma aproximada, el incremento de valor que en una empresa representa el factor información se configura como resultado de un exhaustivo análisis de diseños organizativos, gestión de recursos humanos, reputación en acuerdos de cooperación o entre los llamados "agentes frontera" (clientes, proveedores, empleados, Administraciones, etc.). En cualquier caso, los métodos de valoración considerados teóricamente más idóneos son los basados en estimaciones de las rentas futuras debidas a dichos activos. En su aplicación aparece, en primer lugar, el problema de la separabilidad, puesto que si el beneficio de la empresa es debido al diseño del proceso productivo y a la existencia de economías conjutas, ¿qué parte del beneficio generado corresponderá, por ejemplo, a la reputación de la empresa?¿Con qué realidad concreta se corresponden los conceptos de reputación o fidelidad, solvencia personal, etc.?[7] El segundo problema es el de la cuantificación, que a continuación se comenta.

 

6.1.-      Problemática de la cuantificación:

 

En la valoración de activos y empresas, los modelos de cálculo más sencillos, basados en masas patrimoniales, son considerados también los más incorrectos, por no considerar como activos los intangibles. Los modelos basados en el valor actual de flujos futuros de renta son más idóneos, desde el punto de vista teórico, aunque son también los menos exactos, pues dependen de la estimación, en términos probabilísticos de dichas corrientes, así como de la tasa de descuento para cada periodo.

Por la intangibilidad de los servicios que el conocimiento ha de prestar a la empresa, la problemática de su cuantificación puede deducirse de la estimación de incrementos de renta derivados de la utilización de ese factor.       Como se ha dicho, subsiste la controversia sobre la separabilidad real de tales elementos, así que la única alternativa es intentar evaluar, de una forma externa, el conjunto de activos intangibles, bajo la denominación decimonónica de “fondo de comercio”[8]. Para ello, se utiliza a veces la diferencia entre el valor teórico de la empresa y su capitalización bursátil, en caso de que sus acciones estén admitidas a cotización en mercados organizados. En cualquiera de los casos, la valoración es ambigua y se pueden alegar distintos problemas de medición. En principio, para todos los activos, incluidos los tangibles, se puede defender cierta relación numérica entre su valor de reposición y el resultado de la siguiente estimación:

 
 
 

 

    Para las estimaciones globales de intangibles, las cantidades están siempre basadas en fenómenos de mercados. Normalmente, los mercados de capitales son imperfectos y muy inestables y es muy difícil estimar las cotizaciones de un día para otro. En caso de no existir cotización oficial, el valor es aún más volátil, pues en las negociaciones entre dos partes influyen factores más relacionados con el azar que con el valor del negocio, como son las dotes negociadoras en una operación determinada. Resolver la otra parte de la identidad tampoco es fácil, ya que no existen elementos cuantificables que permitan estimar qué parte de los rendimientos futuros serán un incremento debido a la inversión en conocimiento.

      Por otra parte, el cálculo del valor de dichas partidas supone un coste y una incertidumbre adicionales, que de alguna forma, también deben ser registrados, deducidos del valor estimado para el intangible. El coste de la información abarca su obtención, tratamiento, difusión, aprendizaje, reciclaje, etc., teniendo en cuenta el tiempo requerido para ello. Por eso, los incrementos de beneficio obtenidos con su aplicación llevan el coste de oportunidad K, por unidad de tiempo.

En cuanto a la aleatoriedad de las previsiones, se puede recoger definiendo los rendimientos y costes futuros en términos probabilísticos. Los ingresos previstos se definirían mediante una regresión con variables cuantificables (patentes conseguidas, premios recibidos, contratos firmados, etc.) de índole positiva y los costes, en función de otros factores (gastos en I+D o en formación, coste administrativo, etc.):

 
 
 

 

 

 


6.2.-     Manifestación de un nuevo “principio de incertidumbre”

 

    Hace unas décadas, un físico llamado Werner Heisenberg (1978) formuló el denominado “principio de incertidumbre” que venía a decir, a grandes rasgos, que no es posible medir de forma exacta la posición de una partícula subatómica, porque para hacerlo, había que localizarlo con un haz de luz que le comunicaría un incremento de energía suficiente para hacer variar su órbita, de manera que la posición inicial sólo era estimable en términos de probabilidad. El asunto era más complicado y afectaba también a su masa y a su carga, pero la idea principal es extrapolable a las Ciencias Sociales.

    Concretamente, en el fundamental problema económico del valor, la información desempeña, con respecto al activo, la misma función que los fotones al electrón. Aquélla siempre ha sido empleada con la finalidad de reducir el componente aleatorio, “ε” en la tasación o valoración de empresas. Dado que esa información suponía un coste, minoraba el valor de aquello cuyo valor precisaba; es decir, existía una función por la cual, al reducirse la variabilidad de la estimación, se menguaba también la media de ésta. En el supuesto de racionalidad, los dueños de la empresa o su adquirente potencial, dejarían de usar información cuando su coste no suponga una disminución significativa en la aleatoriedad de la estimación y sí una notable merma de valor.

    Valorar el conocimiento no es como valorar otros bienes La realización de contratos implícitos, el seguimiento de su grado de cumplimiento, el diagnóstico de su éxito, etc., implica necesariamente incurrir en costes de información y en estudios o adquisición de experiencia potencialmente activables. Por tanto, la valoración del capital intelectual padece el mismo problema que la de cualquier otro elemento y además, ahora la información utilizada no constituye netamente un coste que deteriore el valor medido, sino que puede suponer una inversión que se sume al importe de lo que se está valorando, en caso de que sea susceptible de ser utilizada en posteriores procesos valorativos. Por otra parte, la utilización de información también puede consistir en el uso y consiguiente depreciación de un activo intangible, distinto de aquel que se está valorando. En definitiva, la variable medible, a efectos de su valoración, es función de la que se utiliza para medirla. Para reducir el término “ε” se podrá ver incrementado tanto el término de los costes, que aparece restando en el segundo miembro, como el valor que se pretende estimar, en el primer miembro de la igualdad.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

v       Bueno Campos, Eduardo (1998): “El capital intangible como clave estratégica en la competencia actual”. Boletín De Estudios Económicos, vol. LIII, nº 164 - Agosto 1998, pp. 207 - 229.

v       Caballer Mellado, V. (1994): Métodos de valoración de empresas. Pirámide.

v       Cabrera Monroy, Francisca y Galindo Lucas, Alfonso (2000): “La importancia de la Información en la Valoración de Empresas”. La Empresa del Siglo XXI: Finanzas, Tecnologías y Sistemas de Información (Volumen I), pp. 555 – 564. Diputación de Cádiz. Jerez de la Frontera.

v       Cabrera Suárez, Mª K. y Santana Martín, Domingo Javier (2000): “La valoración de empresas familiares. Una adaptación del modelo de descuento de flujos”. Actualidad Financiera, mayo, pp. 43-52.

v       Castillo Merino, D. y Serradell López, E. (2000): “Identificación, valoración y gestión de activos intangibles: Una aproximación teórica”. IX ENCUENTRO DE PROFESORES UNIVERSITARIOS DE CONTABILIDAD (Tomo 2). Centro de estudios financieros, pp. 539 - 553.

v       Cuervo García, Álvaro (1993): "El papel de la empresa en la competitividad” (páginas 372 y 373).

v       Cuervo García, Álvaro (1994): “Análisis y planificación financiera de la empresa”. Civitas. Madrid.

v       Díaz, Leonor, García, Ana y Sotomayor, Sebastián (1998): “Cómo optimizar la información como forma de financiación”. Estrategia Financiera,  nº 146, diciembre 1998. Madrid.

v       Drucker, Peter F. (1989): “Las nuevas realidades”. Edhasa.

v       Fernández, P. (1998): “Valoración de empresas”. Gestión 2000.

v       Grant, Robert M. (1996): “Toward a Knowledge-Based Theory of the Firm”. Strategic Management Journal, vol. 17(Edición especial de invierno), pp. 109 - 122.

v       Heisenberg, Werner (1978): “Física y Filosofía”. Albin Michel.

v       IASC (1999): Norma Internacional de Contabilidad nº 38 (NIC 38). “Activos Intangibles”. International Accounting Standards Comittee. Londres, 1999.

v       Itami, H. (1991): “Mobilizing Invisible Assets”. Harvard University Press. Cambridge y Londres.

v       Martín Marín, José Luís y Ruíz Martínez, Ramón J (1992): “El inversor y el patrimonio financiero”.  Ariel. Barcelona.

v       Martín Marín, José Luís y Trujillo Ponce, Antonio (2000): “Manual de valoración de empresas”. 1ª ed. Ariel Económica. Barcelona.

v       Real Decreto 1643/1990, de 20 de diciembre, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad (B.O.E. nº 310. de 27 de diciembre).

v       Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas.

v       Rivat, L y Nulty, K. (1998): “Accounting for intangible Assets”. Boletín De Estudios Económicos, vol. LIII, nº 164 - Agosto 1998, pp. 251 - 264.

v       Rojas Tercero, J.A., Nevado Peña, D. y Muñoz Arenas, A. (2000): “La utilidad de la información sobre activos intangibles para los usuarios de la contabilidad financiera”. IX ENCUENTRO DE PROFESORES UNIVERSITARIOS DE CONTABILIDAD (Tomo 2). Centro de estudios financieros.pp. 513 - 525.

v       Salas Fumás, Vicente (1993): “Factores de competitividad empresarial. Consideraciones generales”. Papeles de Economía Española, nº 56.

v       Salas Fumás, Vicente (1996): “Economía y gestión de los activos intangibles”. Economía Industrial, nº 307, 1996/1, pp. 17 - 24.

v       Salas Fumás, Vicente (2001): “Sobre valor y coste de los intangibles”. Actualidad Financiera. Enero, pp. 3 – 11.

v       Selva Domínguez, Manuel J. (1993): “Reflexiones sobre la problemática económico-financiera de la dirección ante la gestión de la información”. Revista Europea de Dirección y Economía de la Empresa, Vol. 2, nº 2.

 



[1]    Ver por ejemplo, CINCO DÍAS (1995): Gestión de desarrollo en la pequeña y mediana empresa (I). Biblioteca Cinco  Días. Ediciones Pirámide. Páginas 11 a 21.

[2]    Salas Fumás, Vicente (1996): Economía y gestión de los activos intangibles. Economía Industrial, nº 307. Página 19.

[3]    Ibídem.

[4]    Salas Fumás, Vicente (1993): Factores de competitividad empresarial. Consideraciones generales. Papeles de Economía Española, nº 56.

[5]    Selva Domínguez, Manuel J. (1993): Reflexiones sobre la problemática económico-financiera de la dirección ante la gestión de la información. Revista Europea de Dirección y Economía de la Empresa, Vol. 2, nº 2, página 107.

[6]    Itami, H. (1991): Mobilizing Invisible Assets. Harvard University Press. Cambridge y Londres. Pág. 18.

[7]    Sobre la cuantificación de la “reputación” y la utilización de modelos productivos con economías conjuntas, ver Galindo Lucas, A. (2001): “Revelaciones del estudio de las variables de diseño de incentivos”. Alta Dirección, nº 219. Sptiembre-Octubre 2001.

[8]    Este concepto obedece, en realidad, a un fenómeno de formación de precios, más que a un proceso estimativo de valoración, dado que sólo es contabilizable el sobrevalor que se produzca en la transmisión de empresas o negocios o partes escindidas de éstos, así como en diferencias positivas de consolidación.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet