Contribuciones a la Economía


"Contribuciones a la Economía" es una revista académica con el
Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas
ISSN 1696-8360

EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LA UNIÓN EUROPEA



Manuel de Jesús Agüero Ramírez (CV)
manuel_aguero2012@hotmail.com
José Carlos Gallegos Muñiz (CV)
carlo_ss_10@hotmail.com
Fernando Hernández Contreras
fernando@uat.edu.mx
Universidad Autónoma de Tamaulipas


Resumen:
La crisis económica que está viviendo el mundo, trajo consigo una serie de cambios tanto financieros como productivos, donde la economía global no volverá a ser como la concebimos hasta hoy. Por lo cual las medidas adoptadas por  los gobernantes de los países implicados deberán estar sustentadas en una concertación global para afrontar la crisis económica, salir de ella y enfrentar consigo el nuevo orden de la economía, enfatizando en el bienestar de millones de personas. Una de las zonas más afectadas por el actual desequilibrio económico es la Unión Europea (UE) donde provocó una importante reducción de la actividad económica.
Esta investigación pretende plasmar las repercusiones de la crisis económica de los Estados Unidos en la unión europea, con la finalidad de prever el impacto negativo de la onda expansiva  en la economía mexicana.  
Palabras clave: Unión Europea, Crisis económica, Economía global.

Summary:
The economic crisis that is experiencing the world brought a series of changes financial and productive, where the global economy will never be as we conceive it today. Therefore the measures taken by the leaders of the countries involved should be supported in a global consultation tackle the economic crisis, leave it and deal with the new economic order, emphasizing the welfare of millions of people. One of the areas most affected by the current economic imbalance is the European Union (EU) where it caused a significant reduction in economic activity.
This research aims to capture the impact of the economic crisis in the United States in the European Union, in order to anticipate the negative impact of the shock wave in the Mexican economy.

Keywords: European Union, Economic crisis, global economy.

Para ver el artículo completo en formato pdf comprimido zip pulse aquí


Agüero Ramírez, Gallegos Muñiz y Hernández Contreras: "Efectos de la crisis económica de los Estados Unidos en la Unión Europea " , en Contribuciones a la Economía, abril 2012, en


ANTECEDENTES:

En un mundo cada vez más complejo, donde los ajustes a los cambios  son  más delicados ya que este avanza con una velocidad impresionante, las instituciones económicas tienen la responsabilidad social de actuar para contribuir activamente al mejoramiento social y económico  de nuestras sociedades ya que no son la excepción ante esos cambios. El crecimiento  acelerado del que se habla anteriormente tiene sus raíces en la globalización que se ha  generado en los últimos años, en las exigencias del ambiente y deben enfrentarse a un  entorno inestable donde el cambio es constante. Así pues, si quieren sobrevivir y prosperar,  tendrán que adaptarse a dichos cambios de una manera rápida, eficaz y responsable. 

La desaceleración económica en el mundo, fue causada en gran parte por la disminución del mercado de la vivienda en los Estados Unidos, las hipotecas especializadas en la concesión de créditos de elevado riesgo, 'hipotecas basura' o 'suprime' las cuales desplomaron el sector económico por su gran tasa de impago. Lo que parecía un problema para Estados Unidos pronto adquirió dimensiones globales debido a que la globalización contribuye a multiplicar los efectos de la crisis debido a los nexos financieros globales entre los países.

El propósito del presente estudio es tomar como ejemplo las repercusiones que tiene la crisis económica de Estados Unidos en la Unión Europea para prevenir una posible problemática económica en otros países, a la vez motivar a las empresas a incrementar su competitividad haciendo frente a la crisis; enfocados en una mayor regulación de las entidades financieras y una política comercial más agresiva que permita no solo blindar  a las naciones ante la situación actual,  si no aumentar la productividad de las empresas para confrontar la crisis global desde una perspectiva diferente transformándola de amenaza a oportunidad, con la finalidad de mostrar un enfoque diferente hacia los distintos impactos de la crisis estadounidense, enfocándonos en el caso de la crisis de la eurozona  para así poder brindar una pauta de acción encaminada hacia la prosperidad económica. Tomando en cuenta los riesgos derivados de la misma.

Se realizara una reseña sobre la crisis global así como análisis estadísticos que muestran la relación entre la crisis estadounidense y su impacto a nivel mundial en las diferentes ramas de la economía. Se consideraran teorías de competitividad, economía y políticas públicas. 

El problema se basa en que la  crisis económica global repercute negativamente en todos los niveles económicos, lo cual desencadena una secuela devastadora en los sectores financiero y productivo,  esta investigación se enfoca en la manera en que impacta en Europa y la forma de prevenir un golpe similar por este fenómeno.  El aumento de la competitividad de las empresas aunado a la disminución del gasto público, el fomento al ahorro y la regulación de las entidades financieras pueden disminuir los efectos negativos de la crisis económica global.

El estallido de la crisis mundial.

La profunda crisis económica que vive el mundo hoy, tiene origen en el sector financiero de Estados Unidos pero que va a impactar a toda la economía norteamericana y se ha expandido afectado al resto de las economías desarrolladas y emergentes la cual se agravo gracias a la interconexión del sistema financiero y ha llevado a repercusiones mundiales.

Los culpables serían los esforzados trabajadores estadounidenses que se endeudaron para comprar la casa propia, el gran sueño americano. Pero no es así. El sector financiero actuó con mala intención y sevicia y hay suficientes pruebas de ello. La ambición rompe el saco. En muchos casos, los propietarios no sabían de la letra chica de las hipotecas que los iba a colocar en situación imposible. Aquí es cuando Alan Greenspan afirmó: “Estoy en estado de estupor”. El Profesor Leopoldo Abadía, español, habla de la crisis NINJA: (No income, no Job, no Assets, refiriéndose a los pobres estadounidenses que quedaron en la mitad del conflicto), descripción mucho más clara y pragmática de todo lo que está pasando. Pero además, explica el Premio Pulitzer, Thomas Friedman: “El banco que daba la hipoteca eludía el problema porque se la pasaba a un agrupador, y el banco de inversión que agrupaba esas hipotecas, lo eludía porque se podía ganar mucho dinero dándoles buenas calificaciones, así que por qué pararse demasiado”… partes de Wall Street empezaron simplemente a sacar dinero del dinero mediante ingeniería financiera1 .

Ni la culpa es de los compradores de casas, ni el sector financiero es inocente. Por el contrario, hay culpables por acción y por omisión, entre los que se destacan, tanto los ambiciosos banqueros (banksters), pero también todos aquellos que favorecían la desregulación a ultranza del sector financiero, pasando por el mismo modelo económico y el modelo de Estado que nos han querido imponer.
Las hipotecas de alto riesgo, conocidas en Estados Unidos como crédito subprime, eran un tipo especial de hipoteca, preferentemente utilizado para la adquisición de vivienda, y orientada a clientes con escasa solvencia, y por tanto con un nivel de riesgo de impago superior a la media del resto de créditos. Su tipo de interés era más elevado que en los préstamos personales (si bien los primeros años tienen un tipo de interés promocional), y las comisiones bancarias resultaban más gravosas. Los bancos norteamericanos tenían un límite a la concesión de este tipo de préstamos, impuesto por la Reserva Federal2 .
En primer lugar, la enorme burbuja especulativa ligada a los activos inmobiliarios en los Estados Unidos, como en muchos otros países occidentales, y tras el estallido tecnológico de principios de siglo XXI, entre los años 2000 y 2001, se produjo una huida de capitales de inversiones tanto institucionales como familiares en dirección a los bienes inmuebles. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un clima de inestabilidad internacional que obligó a los principales Bancos Centrales a bajar los tipos de interés a niveles inusualmente bajos, con objeto de reactivar el consumo y la producción a través del crédito. La combinación de ambos factores dio lugar a la aparición de una gran burbuja inmobiliaria fundamentada en una enorme liquidez3 .

Un primer aspecto que hay que tener en consideración respecto a esta crisis es que en gran medida es resultado de la política monetaria que ha aplicado el gobierno de EU en los últimos años4 .
Así, es conveniente considerar, en primer lugar, que en plena recesión económica a fines del año 2000, la Reserva Federal (la FED), decidió bajar la tasa de interés de Fondos Federales (Federal Funds Rate) desde el 6.5% a 1% . Asimismo, la tasa hipotecaria fija a 30 años bajó en 2.5 %, pasando de un 8% a 5.5%; y las tasas de interés ajustables a un año pasaron de 7% a 4% (Federal Reserve Board “Statistics: Releases and Historical Data”, 2008)
Estas tasas tan bajas dieron lugar a que los bancos pudieran ofrecer créditos hipotecarios muy baratos, lo que muchas personas aprovecharon para comprar casas; generándose una demanda inusitada de bienes inmobiliarios, que en poco tiempo provocó un incremento impresionante en el precio de ese tipo de bienes.
Pero el escenario cambió a partir de 2004, año en que la Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó a subir los tipos de interés para controlar la inflación. Desde ese año hasta el 2006 el tipo de interés pasó del 1% al 5,25%. El crecimiento del precio de la vivienda, que había sido espectacular entre los años 2001 y 2005, se convirtió en descenso sostenido. En agosto de 2005 el precio de la vivienda y la tasa de ventas cayeron en buena parte de los Estados Unidos de manera abrupta. Las ejecuciones hipotecarias debidas al impago de la deuda crecieron de forma espectacular, y numerosas entidades comenzaron a tener problemas de liquidez para devolver el dinero a los inversores o recibir financiación de los prestamistas.[] Hacia 2005, los precios de las viviendas en algunas regiones de los Estados Unidos empiezan a caer y la burbuja inmobiliaria empieza a desinflarse (sin realmente todavía estallar). Todo esto hace aumentar la tasa de morosidad, y el nivel de ejecuciones, y no solo en las hipotecas subprime. La crisis sería una de las típicas de las que se leen en los libros de texto: cuando la situación económica es buena, los inversores están dispuestos a aceptar cierto riesgo. Al continuar el crecimiento económico, toman aún más riesgo. Pero cuando empiezan a haber indicios que la economía está por frenarse, se dan cuenta que tienen demasiado riesgo en sus portafolios, momento en el cual empiezan a deshacerse de sus activos más riesgosos, iniciando la crisis. El total de ejecuciones hipotecarias del año 2006 ascendió a 1.200.000,[] lo que llevó a la quiebra a medio centenar de entidades hipotecarias en el plazo de un año.

Para el 2006, la crisis inmobiliaria ya se había trasladado a la Bolsa: el índice bursátil de la construcción estadounidense (U.S. Home Construction Index) cayó un 40%. En el año 2007 el problema de la deuda hipotecaria subprime empezó a contaminar los mercados financieros internacionales, convirtiéndose en una crisis internacional de gran envergadura, calificada por algunos como la peor desde la segunda guerra mundial. A fines de julio, dos fondos del banco Bear Stearns quebraron, pero el pánico entre los inversores se generalizó el 6 de julio, cuando la American Home Mortgage, el décimo banco hipotecario de los Estados Unidos, anunció su quiebra. Otra importante empresa financiera, Countrywide, quedó también al borde de la bancarrota. Esto impacto en todo el mercado, y particularmente en los hedge funds (entre los cuales se encuentran los de Bear Stearns, y uno de BNP Paribas que también anunció su quiebra), son instrumentos de inversión privados, que al estar desregulados les permite una mayor flexibilidad en el momento de decidir una estrategia5 .
                                              
La información de que se dispone[ ] parece indicar que el origen de la crisis se encuentra en una incorrecta valoración de los riesgos, intencionada o no, que habría sido amplificado por la automatización del mercado de valores, la desinformación de los inversores particulares y la liquidez sin precedentes del período 2001-2007. Asimismo, parece ser que las entidades bancarias recababan liquidez mediante la técnica de retirar de sus activos el dinero prestado por la vía de "colocar cédulas hipotecarias o CDOs, de CLOs y de CMOs u otras obligaciones respaldadas por paquetes de activos corporativos e hipotecarios".[] El riesgo de las subprime habría sido transferido a los bonos de deuda y las titulizaciones, y de ahí a fondos de pensiones y de inversión.[] De hecho, las entidades de valoración de riesgo (como Standard s & Poors, S&P, o Moody´s) comenzaron tras la crisis a ser investigadas por su posible responsabilidad,[] y sólo cuando la crisis se desató, las agencias de calificación de riesgo endurecieron los criterios de valoración.[ ] Asimismo, los legisladores norteamericanos y europeos comenzaron a barajar un endurecimiento de los criterios de concesión de hipotecas.
[]
Secuencia cronológica de los principales hechos de la crisis global.

A principios de agosto Bear Stearns vuelve a cerrar un fondo de inversiones. La compañía Blackstone anuncia su quiebra el 2 de agosto[] y la American Home Mortgage, el décimo banco hipotecario de los Estados Unidos, anuncia el despido de todo su personal el día 4 y la quiebra el día 6. Para entonces ya se sabe que la crisis financiera ha llegado a Europa de mano del banco alemán IKB, expuesto a inversiones en hipotecas subprime, que ha sido rescatado por una entidad financiera pública para evitar la bancarrota. Ese mismo día el National City Home Equity se declara en quiebra.

El 9 y el 10 de agosto la crisis se traslada a todas las bolsas del mundo, que comienzan a caer, especialmente al hacerse público que uno de los principales bancos europeos, el BNP Paribas, suspende tres fondos ya que la falta de liquidez "no permite establecer una valoración justa de los activos subyacentes y así calcular un valor liquidativo". Los bancos centrales de la zona del euro y de EE UU. Responden con inyecciones masivas de liquidez, para calmar las tensiones del mercado interbancario derivadas de la crisis. El principal banco alemán, Deutsche Bank, sufre también pérdidas sustanciales en uno de sus fondos vinculados a la financiación inmobiliaria.
El viernes 10 el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush pide calma ante la escalada de la crisis y asegura que hay liquidez en el mercado. El Banco Central Europeo advierte que comienza «una crisis financiera en varias etapas por pinchazo del capital riesgo y las hipotecas ‘subprime’».
Pese a todo, al final del día 10 de agosto se conoce la bancarrota de otra entidad, en este caso el Home Banc. Todas las bolsas del mundo registran importantes pérdidas de capitalización al terminar la semana. El ministro de economía español, Pedro Solbes, descarta el día 12 que la crisis de las hipotecas de EE UU. vaya a incidir en España.

Ante lo que interpretan como una falta de liquidez del sistema, los principales bancos centrales inician una serie de inyecciones en concepto de ajuste fino, de varios cientos de millones de euros en diferentes divisas. Las inyecciones de liquidez, coordinadas entre la FED, el Banco Central Europeo, el Banco Central de Canadá y el Banco Central de Japón continúan el 13, 14 y 15 de agosto.
El lunes 13 de agosto las bolsas se mantienen con ligeras ganancias, para volver a caer ligeramente el 14 de agosto, especialmente por las cotizaciones bancarias. Ese día se conoce que la exposición a créditos de alto riesgo orientados al consumo del Banco de Santander tiene un valor de 2200 millones de euros, exposición que se considera baja, pese a que el día anterior se había asegurado que la banca española se encontraba a resguardo de la crisis. También ese día se tiene noticia de que uno de los mayores bancos del mundo, el Citigroup, presenta una exposición a créditos inseguros de entre 2.000 y 3.000 millones de dólares. El día 15 de agosto la mayoría de las bolsas continúan su caída pese a las nuevas llamadas a la calma del día anterior, esta vez de Jean-Claude Trichet.
El 16 de agosto se hace público que la Banca March congela un fondo de inversión (el Parvest Dynamic ABS), afectado colateralmente por la exposición de riesgo de BNP Paribas. Así mismo, la entidad hipotecaria australiana Rams Home Loans cae en su cotización más del 50%, y el primer banco hipotecario norteamericano, Countrywide, sufre pérdidas en sus cotizaciones ante rumores, no confirmados, de bancarrota. También circulan rumores del inminente colapso de un gran hedge fund, recordando lo ocurrido en 1998, durante la crisis de LTCM.
El 17 de agosto a pesar de repetidas inyecciones diarias de diferentes divisas el mercado de valores no mejora. Tras una contundente caída de la bolsa japonesa, y cuando las bolsas europeas se tambaleaban nuevamente, la FED recorta en 0,5 puntos el tipo de interés interbancario, pero manteniendo el tipo federal (es decir, rebaja el precio del dinero a los bancos, pero no a los consumidores particulares), lo que provoca la remontada de todas las plazas europeas y norteamericanas. El presidente de la Reserva Federal afirma que "las condiciones de los mercados financieros se han deteriorado", lo que se evidencia en el hecho de que la hipotecaria Countrywide deba acudir a financiación de emergencia por valor de 11.500 millones de dólares, todo ello en un clima de preocupación ante su posible situación financiera al tiempo que se conocen las millonarias pérdidas de un fondo de pensiones británico, por valor de 27.000 millones de libras.

El 20 de agosto, tras la rebaja de tipos primarios de la FED las bolsas comienzan a recuperarse, y en el caso de las asiáticas de manera espectacular, si bien algunos analistas, como el semanario The Economist, lo consideran un compás de espera. Ese mismo día se conoce que el banco regional público germano Sachsen LB ha necesitado ser rescatado por un grupo de cajas de ahorro por valor de 17.300 millones de euros, dada su peligrosa relación con las hipotecas subprime. Durante los días anteriores muchos analistas y actores financieros presionan para evitar una nueva subida de tipos tanto en Europa como en Estados Unidos, e incluso el Gobierno japonés se dirigió a su Banco Central para evitar una nueva subida, dado el deterioro de los mercados financieros. Otros analistas, en este caso el Bundesbank, aprecian que no se dan las condiciones para evitar una nueva alza de tipos.
El 22 de agosto, así como el 23 continúan las inyecciones de liquidez de distintos bancos centrales, que no se habían dejado de producir en todos los días anteriores. El 23 se conoce que al menos 13 fondos españoles se encuentran afectados por la crisis, mientras continúa la incertidumbre sobre la estabilidad financiera internacional. El día 23 se hace pública la quiebra de una de las entidades hipotecarias más importantes de Estados Unidos, la First Magnus Financial: en total, ya son 90 entidades las afectadas por la crisis en ese país. Por su parte, el FMI destaca que la crisis financiera dañará el crecimiento mundial.
El 24 de agosto continúa la inquietud por la marcha de la crisis. Los bancos centrales siguen inyectando liquidez en el mercado, y ese mismo día se conocen los primeros datos de la exposición a hipotecas subprime en China: sus dos bancos principales (Commercial Bank of China (ICBC) y Bank of China) tienen 8.000 millones de euros en inversión hipotecaria subprime.
Si bien las bolsas se mantuvieron relativamente estables durante la última semana de agosto, los datos económicos estadounidenses provocan un nuevo desplome mundial bursátil el 5 de septiembre.[] El BCE anuncia nuevas inyecciones de liquidez, que se suman a las de la FED. El día 6 de septiembre, y pese a las intenciones declaradas con anterioridad, el BCE decide no subir los tipos de interés manteniéndolos en el 4% (lo que se considera un aplazamiento de la subida), al observar una gran incertidumbre y volatilidad en el mercado financiero. Como consecuencia de la medida, el euribor interbancario se estabiliza, lo que no impide que las bolsas continúen cayendo.
Conatos de pánico bancario en Inglaterra: colas de clientes frente a las oficinas del Northern Rock para sacar los ahorros.
El 11 de septiembre se conoce que la compañía británica Victoria Mortgage, con una cartera de créditos valorada en 440 millones de euros, se declara insolvente. Ese mismo día, el presidente del BCE insiste en el riesgo inflacionista en la eurozona, lo que interpreta como una negativa a bajar los tipos de interés en el corto plazo. El 13 de septiembre el Banco de Inglaterra debe acudir al rescate del Northern Rock,  quinto banco hipotecario del país, y en cuyas oficinas comienzan a crearse colas de clientes para retirar sus depósitos. Esta entidad continuará teniendo problemas durante los días siguientes, sufriendo fuertes caídas en bolsa.
Nuevamente el 17 de septiembre hay un desplome bursátil, al mismo tiempo que, tras ciertos rumores, el Banco de España desmiente que ningún banco español haya solicitado financiación de urgencia.
El 18 de septiembre la FED baja el tipo de interés un 0,5% (una bajada inusual), provocando espectaculares subidas en las bolsas, unidas a revalorizaciones históricas del euro frente al dólar mientras continuaban las inyecciones de liquidez.  El 29 de septiembre se conoce la quiebra de un banco estadounidense pionero en Internet Netbank, que es absorbido por ING, entidad que no garantizará la totalidad de los depósitos.
El sistema bancario sigue dando síntomas de deterioro. El 1 de octubre de 2007 el banco suizo UBS anuncia pérdidas por valor de 482 millones de euros por causa de la tormenta hipotecaria, y el Citigroup, el mayor grupo financiero del mundo, anuncia una reducción trimestral del 60%  en sus beneficios tras declarar unas pérdidas de 6.000 millones de dólares. El 5 de octubre la mayor correduría del mundo, Merrill Lynch, anuncia pérdidas por valor de 4.500 millones de dólares. Los días posteriores hubo una fuerte elevación bursátil, al mismo tiempo que una de las mayores inyecciones del BCE desde el mes anterior.
El 11 de octubre varios diarios económicos  informaban que la relación entre las entidades financieras españolas y la crisis hipotecaria de Estados Unidos eran mayores de lo que hasta el momento se intuía. Al mismo tiempo señalaba al BBVA y a otros bancos como Banco Sabadell y Banco Popular de haber invertido en fondos avalados por hipotecas subprime así como la relación de distintas inmobiliarias y constructoras españolas con el tocado y dañado mercado de la construcción en Estados Unidos. También se informó que varios organismos financieros internacionales señalaban a España como uno de los países con más posibilidades de sufrir una crisis como la de Estados Unidos debido a la burbuja inmobiliaria, el incremento de la morosidad, el aumento de hipotecas de alto riesgo y el incremento de los tipos de interés.
El presidente del banco de inversiones estadounidense Merrill Lynch, Stan O'Neal, renuncia a su cargo el 30 de octubre de 2007. La renuncia de O'Neal, se produjo después de que la compañía se viera obligada a reconocer que su nivel de deudas incobrables alcanzaba los 7.900 millones de dólares. Merrill Lynch fue una de las primeras compañías en reagrupar ese tipo de deuda en garantías negociables. El valor de estas garantías cayó en picado, ya que el impago de hipotecas batió el pasado año un nuevo récord debido a las elevadas tasas de interés.

El presidente de la mayor empresa de servicios financieros del mundo, Citigroup, Charles Prince, renuncia a su cargo el 4 de noviembre. Prince fue luego sustituido por Vikram Pandit. La posición de Prince se vio debilitada después de que la institución que presidía anunciara una caída del 57% en sus beneficios trimestrales. En el mes de diciembre la crisis de liquidez y la desconfianza interbancaria hacen tomar medidas a los principales bancos centrales de manera coordinada, con objeto de respaldar el dólar estadounidense. La FED baja ese mismo mes el tipo de interés un 0,25% y el BCE los mantiene. Debido a las dificultades para solucionar la crisis del banco británico Northern Rock el gobierno británico decide nacionalizarlo La crisis de liquidez continúa hasta final de año, provocando máximos en el euribor interbancario, que se aleja de los tipos oficiales contenidos por el BCE mientras la prensa británica (que en ocasiones ha sido acusada de publicar noticias poco neutrales sobre la economía española pone en duda la solvencia del sistema bancario español 6.

La situación actual de Europa debería mirarse en el espejo estadounidense, capaz de integrar a inmigrantes de todas partes del mundo y conseguir que contribuyan al bienestar común a la vez que al propio, pero en lugar de eso prefiere crear un falso problema y, en torno a él, construir soluciones que no harán sino acelerar su declive, los europeos se dirigen hacia el suicidio económico, pues con las actuales tasas de natalidad su población en edad de trabajar será cada vez menor y tendrán que hacer frente a mayores gastos sociales para sostener a una población dependiente y envejecida.

Se dice que la crisis económica es la culpable, pero no es del todo cierto. El principal riesgo de ruptura del proyecto europeo no proviene de la crisis en sí misma: al fin y al cabo, Europa ya ha estado en crisis en otras ocasiones y ha salido reforzada de ellas. Ante la crisis de los años ochenta, presionados por la pujanza tecnológica de Estados Unidos y Japón, los Gobiernos europeos decidieron dar un salto cualitativo en la integración. Entonces, los líderes europeos visualizaron de forma clara lo que entonces se denominó "el coste de la no-Europa", es decir, la riqueza y bienestar que se podría crear eliminando el conjunto de trabas que ralentizaban el crecimiento económico.

Hoy, con todo lo serios y difíciles de solucionar que son los desafíos que penden sobre la economía europea (especialmente en cuanto al envejecimiento de la población y la pérdida de competitividad), existe un amplio consenso sobre cómo superar dichos problemas. La cuestión debe entonces buscarse en otro sitio: en la existencia de lecturas irreconciliables sobre cómo entramos en la crisis del euro y, en consecuencia, cómo saldremos de ella. Para unos, liderados por Alemania, estamos ante una crisis que se origina en la irresponsabilidad fiscal de algunos Estados. Ello supone que para salir de la crisis, dichos Estados simplemente tienen que cumplir las reglas de austeridad que estaban en vigor y que ahora han sido reforzadas. Todo ello se acompaña de un sermoneo moralizante y condescendiente, como si el déficit o el superávit de un país reflejaran la superioridad o inferioridad moral de todo un colectivo humano. Muchos desean una Europa a dos velocidades, pero no basada en el mérito, sino en los estereotipos culturales y religiosos: en la primera clase, los virtuosos ahorradores de religión protestante; en la segunda, católicos gastosos de los cuales uno no se puede fiar y a los que hay que mantener a raya o, incluso, si es necesario, poner de patitas en la calle.
Esa narrativa de la crisis, que va camino de acabar con Europa, debe ser contestada. Que países tan diferentes como la pobre Grecia y la rica Irlanda, la primera campeona del dirigismo corporativista y la segunda del neoliberalismo y la desregulación, se encuentren en situaciones parecidas obliga a explicaciones algo más sofisticadas. Estamos ante una crisis de crecimiento, lógica en un proceso de construcción de una unión monetaria donde la existencia de una única política monetaria, no complementada adecuadamente por políticas fiscales y de regulación del sector financiero, va generando desequilibrios que se van acumulando hasta provocar los problemas que vemos actualmente. Ante esa tesitura, dado que la unión monetaria se diseñó sin tener en cuenta los mecanismos necesarios para que pudiera capear crisis como la actual, lo lógico parecería discutir cómo perfeccionar dicha unión para que funcionara de forma equilibrada y, como parece necesario, mejorar su gobernanza dotándola de nuevos instrumentos y reforzando la autoridad de sus instituciones.
Pero en lugar de tomar el camino de la profundización de la unión, lo que estamos viendo es la aplicación de una lógica de vencedores y vencidos en la que unos aprovechan la coyuntura para imponer a otros su modelo económico, como si todos los países tuvieran las mismas condiciones y pudieran funcionar bajo los mismos supuestos. La consecuencia de todo ello es que, en ausencia de medidas más ambiciosas, nos instalaremos en un sistema de crisis permanente. Mientras tanto, los ajustes y recortes asociados a los actuales planes de rescate agravarán la crisis que sufren algunos países en lugar de ayudarles a salir de ella. Por esa senda, el deterioro será inevitable, pues si el crecimiento y el empleo no aparecen pronto, las sociedades se rebelarán contra los ajustes y la excesiva carga de la deuda o, alternativamente, los mercados y Gobiernos acreedores se coordinarán para expulsar de la zona euro o poner en cuarentena a los países con problemas de insolvencia. De seguir así, la Unión Europea acabará siendo para muchos europeos lo que el Fondo Monetario Internacional fue para muchos países asiáticos y latinoamericanos en los años ochenta y noventa: un instrumento para la imposición de una ideología económica que carecerá de legitimidad alguna, pero al que se obedecerá en ausencia de otra alternativa. Puede incluso que funcione, pero esa Europa no será un proyecto político, económico o social, sino simplemente una agencia reguladora encargada de velar por la estabilidad macroeconómica que, con toda razón, sufrirá un grave déficit democrático y de identidad 7.

Ante la falta de liderazgo en la UE para afrontar la crisis y guiar a la zona al restablecimiento de la estabilidad y desarrollo económico parece ser que los presidentes de Alemania y Francia han decidido tomar este rol de una forma decidida y hasta en una forma agresiva, pero que de otro modo no se puede enfrentar una crisis de tal envergadura, que ha dañado todos los sectores, económico, financiero y social.  

Durante más de medio siglo, el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial significó que la mención del   aumento del poder alemán causara escalofríos en Europa. Ahora, Alemania, cada vez más, está dictando políticas para todo el continente, pero a nadie parece preocuparle, ya que lo que los países están enfocados en salir de la crisis y algunos otros en no ser contagiados por las crisis de sus vecinos y socios comerciales

“Probablemente soy el primer canciller polaco que lo dice, pero aquí va: ‘Yo temo menos el poder alemán que lo que estoy comenzando a temer la inacción alemana’”, (Radek Sikorski, 2011). Frase que muestra como el canciller de un país azotado en la segunda guerra mundial, en la cual perdió millones de personas tras la invasión nazi, observa la falta de liderazgo en la UE y buscan de la ayuda y el cobijo de la primera potencia europea.

Frente al avance de la crisis y lastre de la economía global los líderes europeos han aceptado gradualmente el liderazgo alemán, y esto se puede observar en que mientras el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi rechazaba la interferencia alemana, el nuevo primer ministro Mario Monti dice que la cultura alemana de estabilidad es una de sus mejores exportaciones, rompiendo de esta manera la cerrazón hacia Alemania. De igual manera, el presidente español, Mariano Rajoy, es considerado mucho más abierto a un liderazgo alemán que su antecesor José Luis Rodríguez Zapatero.

Ante la preocupante situación económica, los líderes europeos están nerviosos por una deuda insostenible que pudiera afectar la economía global. Todos apuntan a Alemania la mayor economía europea– en busca de guía para salvar al continente.

Al igual que Alemania y su presidente Ángela Merkel, el Presidente francés, Nicolás Sarkozy liderea la gestión de la crisis europea, especialmente frente a la crisis en Grecia y señala:
"Lo que hacemos, no lo hacemos por gusto sino por necesidad", "Si no hubiéramos hecho lo que hicimos, se habría planteado la cuestión del liderazgo" de Francia y Alemania.

Europa se enfrenta a un momento de transformación. La crisis ha echado por tierra años de Progreso económico y social y expuesto las debilidades estructurales de la economía europea.
Mientras tanto, el mundo se mueve con rapidez y los retos a largo plazo (mundialización, presión Sobre los recursos, envejecimiento) se intensifican. La UE debe tomar en sus manos su propio futuro. 
Europa puede tener éxito si actúa colectivamente, como Unión. Necesitamos una estrategia que nos ayude a salir fortalecidos de la crisis y convierta a la UE en una economía inteligente, Sostenible e integradora que disfrute de altos niveles de empleo, de productividad y de cohesión Social. Europa 2020 constituye una visión de la economía social de mercado de Europa para el siglo XXI.
 Las 27 economías de la UE son muy interdependientes: la crisis subrayó los nexos y efectos mutuos entre nuestras economías nacionales, particularmente en la zona del euro. Las reformas en un país, o la falta de ellas, afectan al comportamiento de todos los otros, como ha quedado demostrado por los  acontecimientos recientes; además, como consecuencia de la crisis y de los drásticos recortes en el gasto público, algunos Estados miembros tienen ahora más dificultades a la hora de asignar fondos suficientes a las infraestructuras básicas que necesitan en ámbitos como el transporte y la energía, no solo para desarrollar sus propias economías, sino también para que puedan participar plenamente en el mercado interior.

La reciente crisis económica no tiene precedentes en nuestra generación. Los constantes progresos en materia de crecimiento económico y creación de empleo registrados durante la última década han desaparecido: nuestro PIB cayó un 4 % en 2009, nuestra producción industrial retrocedió a los niveles de los años 90 y 23 millones de personas (el 10 % de nuestra población activa) se encuentran actualmente en paro 8. La crisis ha provocado un fuerte choque para millones de ciudadanos y ha sacado a la luz algunas carencias fundamentales de nuestra economía. La crisis también ha complicado en extremo la tarea de garantizar el futuro crecimiento económico. La situación todavía delicada de nuestro sistema financiero está frenando la recuperación porque las empresas y las familias tienen dificultades para obtener créditos, gastar e invertir.

Nuestras finanzas públicas se han visto gravemente afectadas, con un déficit medio del 7 % del PIB y niveles de deuda superiores al 80 % del PIB; de esta forma, dos años de crisis han borrado veinte años de saneamiento fiscal. Durante la crisis, nuestro potencial de crecimiento se ha reducido a la mitad. Muchos proyectos de inversión, talentos e ideas podrían perderse debido a la incertidumbre, de la demanda y a la falta de financiación.
La UE añade valor en el mundo y solo tendrá influencia sobre las decisiones políticas mundiales si actúa conjuntamente. Una representación exterior más fuerte deberá ir acompañada de una coordinación interna más fuerte. La crisis no ha sido un acontecimiento excepcional que nos permita reanudar nuestras ocupaciones como si no hubiera ocurrido nada. Los retos que nuestra Unión debe superar, son mayores que antes de la recesión, mientras que nuestro margen de maniobra es limitado. Además, el resto del mundo no se ha quedado de brazos cruzados. El papel reforzado del G-20 ha demostrado el creciente poder económico y político de los países emergentes.
La crisis económica ha provocado una importante reducción de la actividad económica en la UE que ha ido acompañada de la pérdida de millones de empleos y ha supuesto un enorme coste en términos humanos. Las deficiencias estructurales que precedieron a la crisis y que no se subsanaron adecuadamente en su momento han quedado al descubierto de forma muy patente.

La crisis ha tenido un elevado coste social en Europa, con un marcado aumento del desempleo9 . En 2008, el desempleo representaba en la UE-27 el 7 % de la población activa. En 2010, se situó casi en el 10 % y está previsto que en 2012 se mantenga por encima del 9 %. La tasa de desempleo es particularmente elevada en Estonia, Irlanda, Grecia, Eslovaquia, Letonia, Lituania y España, países en los que alcanza tasas superiores al 12 %. El desempleo de larga duración, es decir, el de las personas inactivas por un periodo superior a un año, se ha incrementado considerablemente y representa en la actualidad en torno al 40 % del desempleo total de la UE. Queda así patente  el riesgo de exclusión prolongada del mercado laboral. La tasa de desempleo es particularmente elevada entre los trabajadores poco cualificados, los inmigrantes y los jóvenes. El desempleo juvenil supera el 20 % en más de la mitad de los Estados miembros de la UE, llegando a  alcanzar el 42 % en España.

Los Estados miembros de la UE se ha visto expuestos a condiciones fiscales y exteriores muy diferentes, lo que ha exigido la adopción de medidas específicas para cada uno de ellos. Estados  miembros es particularmente acuciante la necesidad de sanear unas finanzas públicas que han dejado de ser viables y corregir los desequilibrios exteriores. Aplicar un enfoque uniforme carecería de eficacia, y las prioridades de los Estados miembros en 2010-2012 deberían fijarse, entre otras cosas, atendiendo a los riesgos que  se ciernen sobre la sostenibilidad de  las finanzas públicas y a  la necesidad de corregir los desequilibrios. Los Estados miembros con graves  desequilibrios fiscales o macroeconómicos cuentan con un margen de actuación muy limitado, por lo que deberían dedicarse prioritariamente a corregirlos. Por su parte, los Estados miembros que no presentan problemas macroeconómicos importantes ni riesgos apreciables, deberían esforzarse en mejorar sus factores impulsores del crecimiento a largo plazo, tratando de evitar al mismo tiempo futuros desequilibrios.

Aunque la crisis haya afectado a los presupuestos públicos de todos los Estados miembros de la UE, la situación de las  finanzas públicas varía significativamente de unos países a otros. A diferencia entre  el déficit estructural (es decir, el déficit corregido en función del ciclo económico y de las medidas puntuales) y los objetivos presupuestarios a largo plazo es particularmente elevada (más de cinco puntos porcentuales del PIB) en doce Estados miembros. Los Estados miembros que antes de esta crisis económica sin precedentes habían adoptado una política presupuestaria más prudente se encuentran ahora en una situación relativamente más  favorable. Dado que disponían de un mayor margen de maniobra en el ámbito presupuestario para hacer frente a la recesión, han acumulado menores desequilibrios fiscales durante la crisis.

La economía global está en medio de la peor recesión de las últimas décadas. La producción industrial cayó con celeridad a finales del 2008. Tanto en E.E.U.U. como Japón han registrado una importante disminución del PIB, mientras que el crecimiento de China fue el más bajo desde el 2001, lo que refleja la drástica caída del comercio mundial.

A medida que se extendía la crisis, la importancia de la dimensión de la EU era cada vez más clara. El mercado único ha constituido la base de crecimiento económico de la UE durante los últimos quince años, un motor de crecimiento que ha creado millones de empleos y ha hecho que Europa sea más competitiva y más eficiente. Ha construido una interdependencia sin parangón que supone que los comerciantes, los proveedores, los fabricantes y los consumidores están más interrelacionados que nunca. Todos los estados miembros comercian más entre sí que con el resto del mundo. Así pues, la mejor manera de impulsar la economía consiste en seguir el hilo de esta interdependencia, evitando cualquier intento de limitar de forma artificial el impacto de las medidas de recuperación.

Esto resalta la importancia de la coordinación. Si bien se reconoce que existen claras diferencias en las situaciones sociales y económicas de los estados miembros, cada uno de ellos dispone de un amplio abanico de instrumentos para hacer frente a sus circunstancias particulares. Estos instrumentos serán más eficaces si se utilizan en un marco de la EU bien definido. Por ejemplo, las medidas nacionales de impulso de la demanda tendrán a menudo un efecto positivo trasfronterizo sobre los bienes y servicios de otros estados miembros, contribuyendo así  a un círculo virtuoso de recuperación para el entorno de Europa.

Las diferencias en el ritmo de recuperación entre las economías europeas, que se manifiestan en  dificultades que aun enfrentan muchos países del sur, guardan una estrecha relación con el grado de recalentamiento y expansión del crédito al estallar la crisis. El hecho de que el ritmo de recuperación sea aún más desigual entre las economías emergentes de Europa se debe a factores de vulnerabilidad específicos de cada país, junto con las dificultades para obtener financiamiento externo y el diferente grado de dependencia de la demanda externa. Las presiones inflacionistas son moderadas en las economías avanzadas, si bien en las economías emergentes de Europa, debido a que presentan mayores diferencias en sus regímenes cambiarios y en sus estructuras económicas, el panorama es de nuevo más heterogéneo.

Las medidas de política sin precedentes, y con frecuencia sincronizadas, que se han adoptado han ayudado a evitar un colapso financiero y económico, y continúan apoyando la recuperación. La política fiscal apuntalo la demanda agregada y el consumo privado, mediante medidas discrecionales de estímulo y el funcionamiento de los estabilizadores automáticos. Una serie de medidas monetarias y financieras impidieron que se produjera una cascada de quiebras bancarias y pusieron freno al riesgo financiero sistemático. En las economías emergentes más vulnerables y afectadas de Europa, la asistencia coordinada del FMI, la Unión Europea (EU) y otras instituciones multilaterales amortiguo el inevitable ajuste a las retracciones considerables más dirigidas en materia de financiamiento externo. La provisión de un gran volumen de financiación oficial, que se concentró al principio del proceso, posibilito correcciones más graduales en la balanza en cuanta corriente y ajustes de las políticas más suaves de lo que habrían sido posibles en otras circunstancias.

La UE acordó la creación de un Plan Europeo de Recuperación Económica (PERE) para detener el ritmo de la ralentización y crear las condiciones para una mejora. La comisión y los estados miembros han respondido de forma positiva a la necesidad de tomar medidas para hacer frente a la crisis y prepararse para la recuperación. Por una parte, el plan propone actuar a corto plazo a nivel de las empresas, las personas y los bancos. Por otra parte, pretende, a largo plazo, desarrollar una economía limpia que emita poco CO2 y que favorezca el crecimiento futuro.

El Plan Europeo De Recuperación Económica es la respuesta de la crisis  global, que ha afectado a la economía real de 2008.  El plan pretende reforzar la colaboración de la unión europea con sus socios internacionales en el ámbito económico y climático. Asimismo, la unión europea debe cumplir los compromisos adquiridos con los países en desarrollo en el marco de los objetivos de desarrollo del milenio (OMD) y de ayuda oficial al desarrollo (AOD) creando instrumentos nuevos que ayuden a estos países a responder a las consecuencias directas de la crisis, fomentando al desarrollo sostenible.

Frente a la crisis, el plan europeo de recuperación económica pretende servir de base para un acuerdo rápido entre los estados miembros con objeto de reactivar la economía europea. Aunque este plan incluye acciones a corto plazo, también son medidas que se inscriben en la estrategia de Lisboa10 .

La mayoría de los países han logrado recuperarse de la pasada crisis mundial, mas sin embargo comienzan a avistarse nuevos peligros provenientes de la grave situación financiera que vive Grecia, la que se viene gestando incluso antes de la quiebra de Lehman Brothers y la inmediata crisis subprime, que terminó afectando a todo el mundo.

El peso mexicano, es una de las monedas afectadas por esta crisis Griega, ya que este se depreció cerca de 0.50%, debido al nerviosismo que existe entre los inversionistas tras la incertidumbre sobre la aceptación definitiva de las reformas propuestas a Grecia para otorgarle el préstamo de más de 100 mil millones euros.

En el mercado financiero trascendió que los líderes de los partidos políticos griegos se reunieron para buscar un acuerdo de reformas que permitan al país recibir un nuevo rescate internacional, tras varias postergaciones que han llevado a advertir que la zona euro puede vivir sin Atenas; sin embargo, los acreedores de Grecia discutirán un plan de canje de bonos que apunta a recortar la enorme deuda11 .

En cuanto Grecia se vea impedido para solventar sus compromisos, se prevé un efecto en cascada en Europa, y el impacto para México viene si hay un problema aún más serio de lo que existe en Grecia y contamina a países como España con una fuerte inversión en México lo que obligaría a estas empresas a recapitalizar sus empresas matrices y se presentaría un caso de salida de inversión extranjera para México, muy importante para el crecimiento y estabilidad económica 12.

Conclusiones.

La enorme crisis económica que se originó en Estados Unidos generó una onda expansiva que trajo consigo una serie de repercusiones financieras y productivas a nivel global y en poco tiempo afectó las economías estables de la Unión Europea (UE), debido a la interconexión y desregulación del sistema financiero global. La UE debe adoptar su papel del bloque económico mas integrado que el mundo conoce estrechando las relaciones entre sus países para evadir la crisis del sistema lo que brindaría más fortaleza. Además lo que debe hacer Grecia es aplicar un fuerte plan de austeridad, realizar un pacto social entre partidos, empresarios, sindicatos para poder realizar las privatizaciones necesarias y aplicar una reforma fiscal que permita obtener ingresos.

Recomendaciones.

Una de las medidas más importantes para protegerse de la crisis económica global originada en Estados unidos son mantener y aumentar  las reservas de divisas de este gran bloque económico, ya que les brindaría mayor protección ante las fluctuaciones en los mercados financieros internacionales que incentiven un ataque especulativo.    

Es importante monitorear que no se disparen los niveles de deuda, en México han adquirido algunos Estados deudas muy grandes y el gobierno federal ha incrementado su deuda desde el año 2006 pasando de dos mil 189 millones a 13 mil 832 millones de pesos”.

Bibliografía:

Barcelata Chávez, H.: (Abril 2010) "La crisis financiera en Estados Unidos" en Contribuciones a la Economía, disponible en línea:  http://www.eumed.net/ce/2010a/

BBC mundo. “La crisis financiera: una cronología”  (agosto 2007-septiembre 2008) (23 de Septiembre de 2008)  Disponible en línea en: http://aquevedo.wordpress.com/2008/09/23/la-crisis-financiera-internacional-una-cronologia-agosto-2007-septiembre-2008/

Bellod Redondo, J. F. (2007); “Crisis de las hipotecas subprime” Disponible en línea: http://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_de_las_hipotecas_subprime

Comisión Europea. (2010). Bruselas, Bélgica “Una Estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador”  Disponible:
http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/president/news/documents/pdf/20100303_1_es.pdf

Comisión Europea. (2011) .Bruselas, Bélgica: Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, Disponible: http://ec.europa.eu/europe2020/pdf/2_es_annexe_part1.pdf

EUROPA PRESS, Madrid (24 de octubre 2009) “Las turbulencias financieras y el 'subprime', las sorpresas negativas de 2007”

José Ignacio T. (15 de mayo del 2011)”Cinco Razones por las que Europa se Resquebraja” Disponible en Línea en:
 http://www.elpais.com//articulo/reportajes/razones/europa/resquebraja/elpepusocdmg20110515 elpdmgrep_1/tes

Madrid (2010) ‘’Guía Práctica de la Unión Europea”. Se puede encontrar en internet en: http://www.madridi.or/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobtable=
MungoBlobs&where=1271907004230&ssbinary=true

México (Abril 2012) Disponible en:  http://mx.finance.yahoo.com/noticias/Situaci%C3%B3n-Grecia-afecta-al-eluniv-7801495.html

México (Abril 2012) Disponible en: http://www.altonivel.com.mx/10939-la-crisis-griega-afectara-a-mexico.html

Salama, A. (2007) “Causas y consecuencias de la crisis financiera”. Universia Disponible en línea: http://noticias.universia.com.ar/ciencia-nn-tt/noticia/2007/08/29/366399/causas-consecuencias-crisis-financiera.html

Sánchez Salamanca L. B. (Noviembre 2007)  “Un paseo por la crisis económica mundial. Un recuento de la crisis y algunas moralejas de la crisis financiera internacional...hasta ahora” Disponible en línea en: http://www.eumed.net/rev/ea/03/lbss.htm#*

1 Sánchez Salamanca Lilia Beatriz (Noviembre 2007)  “Un paseo por la crisis económica mundial. Un recuento de la crisis y algunas moralejas de la crisis financiera internacional...hasta ahora” Disponible en línea en: http://www.eumed.net/rev/ea/03/lbss.htm#*

2 Bellod Redondo, J. F. (2007); “Crisis de las hipotecas subprime” Disponible en línea en : http://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_de_las_hipotecas_subprime

3 Salama, A. (2007) “Causas y consecuencias de la crisis financiera”. Universia Disponible en línea en: http://noticias.universia.com.ar/ciencia-nn-tt/noticia/2007/08/29/366399/causas-consecuencias-crisis-financiera.html

4 Barcelata Chávez, H.: (Abril 2010) "La crisis financiera en Estados Unidos" en Contribuciones a la Economía, disponible en línea en http://www.eumed.net/ce/2010a/

5 Madrid (24 de octubre 2009) “Las turbulencias financieras y el 'subprime', las sorpresas negativas de 2007” (EUROPA PRESS)

6 BBC mundo. “La crisis financiera: una cronología”  (agosto 2007-septiembre 2008) (23 de Septiembre de 2008)  Disponible en línea en: http://aquevedo.wordpress.com/2008/09/23/la-crisis-financiera-internacional-una-cronologia-agosto-2007-septiembre-2008/

7 José Ignacio T.(15 de mayo del 2011)”Cinco Razones por las que Europa se Resquebraja” Disponible en Línea en: http://www.elpais.com//articulo/reportajes/razones/europa/resquebraja/elpepusocdmg20110515elpdmgrep_1/tes

8   Comisión Europea. (2010). Bruselas, Bélgica  “Una Estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador”  Disponible:
http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/president/news/documents/pdf/20100303_1_es.pdf

9 Comisión Europea. (2011) .Bruselas, Bélgica: Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, Disponible:
http://ec.europa.eu/europe2020/pdf/2_es_annexe_part1.pdf

10 Madrid (2010) ‘’Guía Practica de la Unión Europea”. Disponible en: http://www.madridi.or/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobtable=
MungoBlobs&whee=1271907004230&ssbinary=true

11México (Abril 2012) Disponible en:  http://mx.finance.yahoo.com/noticias/Situaci%C3%B3n-Grecia-afecta-al-eluniv-7801495.html

12 México (Abril 2012) Disponible en: http://www.altonivel.com.mx/10939-la-crisis-griega-afectara-a-mexico.html


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Contribuciones a la Economía

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

8 al 25 de
julio
VIII Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

7 al 24 de
octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre
Globalización y Crisis Financiera

10 al 29 de
octubre
II Congreso EUMEDNET sobre
Arte y Sociedad

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet