ÉTICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL EN LAS RELACIONES LABORALES

Armando J. Camejo R.

Relaciones Laborales como Sistema Relacional Emergente

La globalización económica  y cultural es un fenómeno amplio que convive hoy con las más diversas formas sociales de vida y de trabajo, instituyendo además condiciones y posibilidades a las diversas estructuras organizacionales existentes en la sociedad. Desde este nuevo espacio de acumulación capitalista, es de vital importancia discernir sobre el contexto de  las relaciones laborales o más específicamente, sobre la ética de la responsabilidad empresarial como atmósfera paradigmática cambiante para el mundo laboral.

Si reflexionamos, más detenidamente sobre el capitalismo globalizador apuntamos que la época adiciona grandes cambios en las derivaciones de la ciencia y en los sistemas sociales; es decir, apunta a una restructuración productiva desestabilizadora del clima social y mas específicamente del ámbito laboral. Esta afirmación, revela que los mismos mecanismos emplazan al mundo empresarial y a sus espacios organizacionales a tener que reflexionar sobre sus círculos de actuación de simple visión en la rentabilidad económica como eje de sobrevivencia del nuevo mundo paradigmático empresarial. Sumado a ello, es pertinente indicar que se extienden dispositivos societales tales como: crisis de valores, exclusión social, malas condiciones laborales y tercerización.  Categorías estas que  estimulan reacciones sociales de mucho riesgo al mundo democrático.

Desde este contexto, asentimos en que los distintos modelos de relaciones laborales tales como: Taylorismo, Fayolismo y Fordismo, evidenciaron una convivencia real en una nueva corriente denominada Toyotista; esta última no ha dejado también de perturbar la dignidad de los trabajadores por sus mecanismos de flexibilización. Como resultado,  la existencia de estos modelos de relaciones laborales no es producto del azar, sino que está en consonancia con la crisis del capital o cuando los modelos no responden a sus expectativas, ante esta situación su reestructuración es inminente, modificando y adaptando las relaciones sociales de producción, previstas en cada momento coyuntural. Esta necesidad por parte del capital conduce a que la organización del trabajo y las relaciones laborales se modifiquen tomando en cuenta la racionalidad económica que requiera los intereses del mercado.
Frente a  ello, recordamos las palabras de Juan Pablo II (1981) 1 quien afirmó que  el mundo del trabajo es uno de los aspectos fundamentales de la vida social, que exige constantemente una renovada atención y un decidido testimonio en la medida en que surgen ante nuestros ojos nuevas interrogantes y problemas; nacen siempre nuevas esperanzas, pero nacen también temores y amenazas relacionadas con esta dimensión fundamental de la existencia humana.  

Como es sabido en  el contexto socioeconómico latinoamericano y mundial, se viene aplicando una desmaterialización de la producción, donde los sectores de trabajadores tradicionales pierden importancia, y en cambio emergen con creciente magnitud, formas precarias de inserción laboral, aumenta el desempleo y subempleo, la informalidad e inestabilidad y se reducen los ingresos reales de los asalariados.  Estas afirmaciones se sintetizan en el hecho cierto que los procesos de reestructuración productiva  imponen al mundo laboral nuevas condiciones. Es decir, la dinámica del sistema exige a muchas empresas conservar niveles de productividad que generen ganancias para atraer a inversionistas. Esto conlleva a romper los récord de los volúmenes de producción así como el de incrementar los márgenes de las ganancias para lograr el ingreso y permanencia en los mercados, desarrollando aceleradamente la implantación de novedosas formas de organización del trabajo.

Desde este escenario, el mundo del trabajo no sólo exige optimizar los procesos de producción y la  modernización de equipos y maquinarias, sino también respetar las condiciones ambientales y los estándares laborales. En esto influyen las presiones sociales crecientes de los consumidores. Esa tendencia ha dado lugar a la adopción por parte de las empresas en un gran número de países de una ética de “responsabilidad social empresarial” que se traduce en la valoración de las prácticas laborales.


1 Ioannes Paulus PP. II (1981) Laborem Exercens  a los venerables Hermanos en el Episcopado, a los Sacerdotes, a las Familias religiosas,  a los Hijos e Hijas de la Iglesia y a todos los Hombres de Buena Voluntad  sobre el Trabajo Humano en el 90 aniversario de la Rerum Novarum.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados

El conjunto de métodos aplicados al conocimiento de la ciencia, derivan de la Epistemología, que es una rama de la filosofía. La Epistemología es la aplicación de los principios de la Teoría del Conocimiento, en este caso, al conocimiento de la ciencia Económica. Al dar comienzo a esta obra, postulo que la ciencia económica y, con ella, su método, es la más teñida por los intereses ideológicos.
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

2 al 16 de octubre
I Congreso EUMEDNET sobre

Economía y contextos organizativos: nuevos retos

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga